Ordenar por:

relevancia fecha

10/08/2013

"está OK" peeerooo....

Fui con mi pareja el 20 de julio, sábado noche. Celebrábamos algo especial y quisimos probar un japonés nuevo.
Solemos ir al Hanakura, Donzoko,Oishii y poco mas.
Como he dicho, miré varias críticas, y vi este. Me metí en la página para ver los precios. Me parecieron aceptables.
nagoya.es/carta-restaurante.pdf
Por 13€ un surtidito de MAKI BUFFET. Bien...
Al llegar alli, muy amables, la chica que nos atendió muy familiar, incluso me tocó el hombro amistosamente, al decirme "no, no pasa nada por no reservar, pero es preferible". (Apuntaros lo de la reserva).

El Maki buffet me parecio "soso", me esperaba otra cosa. No se.., una presentación más apetitosa, como las que se ven en otros locales. Con algun toque de mayonesa por encima... Y el sabor tambien, no es de esos que se te ponen los ojos en blanco y te saca un "mhhhh"... Me sabia a maki de "catering sushita"

Yo me pedí un Ebi Tempura, (16€) Es un montón de verduras y langostino sobre una cama de arroz.. Me empaché. Pensaba que vendria mas arroz que tempura. Grave error. Vaya dosis de frito pal cuerpo!. Y ojo, parece pequeño, NO LO ES!!
Para compartir unos Gyozas. Muy ricos, pero creia que eran mas grandes... Otro error...
De postre, helado de té verde para él, y de judia para mi. 4,95€ cada uno.
En Donzoko al mismo precio, pero en una gran copa, con dos bolas de buen tamaño. Aqui en plato, dos y medianas.

De beber, botella agua.

Total a pagar 50€. Me parece excesivo, ya que la presentación y sabor del maki y gyoza no lo merece.Y tampoco pedimos sushi, asi que me pareció caro.
Un apunte. Los precios de la carta van si IVA. Algo que me cabrea.

Para hacer otra comparativa, en Donzoko (si, ya se que es obsesión), comemos un bento variado que incluye algun sashimi, un gran bol de oyako-don, y 6 piezas de maki salmón para picar, acompañado de dos copazas de helados, y botella agua. unos 35-40€.

En fin, hemos probado un sitio nuevo, trato agradable, pero la comida no es para tirar cohetes. No creo que volvamos.

24/03/2014

Otro chino disfrazado de Japonés

A veces me pregunto cuando la embajada de Japón pondrá un certificado de autenticidad a sus restaurantes. Lo mismo lo hay y no lo he visto...la comida muy mediocre, por no decir mala. Comimos sushi y sopa udon: insulsos. Mi recomendación es que busques un poco más, que esto no es lo que buscas si buscas un japonés.

04/03/2015

Esta bien, si algo destacaría sería el sushi que me parecio muy bueno. De precio no es caro sobre los 20 euros se puede comer.

02/06/2013

japonés por unos 30 euros

El Nagoya es un restaurante japonés con terraza y con precios bastante económicos para ir de vez en cuando a matar el gusanillo de sushi sin que se resienta la cartera.
La carta es muy extensa. Nosotros probamos niguiris de salmon, de atún y de pez mantequilla, tempura mixta, anguila y tallarines con pato. En general todo estaba bien, en línea con otros japoneses en Madrid con precios similares. Los mochis de alubia roja tampoco están mal.
Los camareros son correctos y amables.
La comida nos salió unos 25 euros por cabeza.

16/04/2013

auténtico

Me pareció bastante tradicional en cuanto a la carta, pero no quiero decir nada malo con ello, al contrario estaba todo buenísimo. Me sorprendió bastante que pusieran gamba cruda en el variado que pedí, pero estaba muy fresca y rica. Las gyoza y el tempura en su punto. El servicio es atento y agradable, tal como esperaba. Estaba lleno pero no tardaron mucho en servir, todo mas que correcto. Volveré sin duda

21/12/2011

Roberto lo descubrió en diciembre de 2006

Buen asiático

Posiblemente uno de los japoneses de Madrid en que me gusta más las variadas formas de preparar los rolls. Están todos buenísimos. Los crujientes especialmente. Además, el sushi está muy sabroso. Cada vez que voy lo aprecio más.

Tiene una carta amplia y variada, de esas en que te apetecen pedir muchos platos, buena anguila y buen tataki. En general todo muy bueno y una excepcional relación calidad precio.

Lo único malo del local es el propio local. Ruidoso, incómodo cuando hay mucha gente y algo alborotado. Para evitarlo en fines de semana.

17/01/2012

El sake sashimi de mi mujer, pues yo de japo poco

¿Qué valor puede tener la opinión de un tertuliano de Sálvame de Luxe sobre el Sincrotrón de Protones? Pues la misma que la mía sobre un restaurante japonés. En mis tiempos jóvenes había un restaurante chino en la calle Leganitos, otro en la de Valverde y el House of Ming como únicas alternativas para conocer la comida del lejano oriente. Y lo más parecido al sashimi eran los boquerones en vinagre. Vaya, pues, mi admiración y envidia a los cultivados en el conocimiento y paladar de tan importante cocina y mis excusas adelantadas por la osadía de meterme en este jardín (japonés) de opinar sobre algo que no entiendo.

Mi condición de consorte me hace ir muy frecuentemente a Nagoya. ¿Y por qué vamos Incluso con mi beneplácito? Bien, vayamos al asunto.

El lugar es espartano con sencilla decoración japonesa, mesas más bien juntas y normalmente lleno de gente joven. Sobre el servicio mi opinión es muy subjetiva, nos llaman por nuestros nombres, echamos buenas charletas, nos sabemos la vida de los más cercanos, hasta me reconocen la voz cuando llamo a reservar. Después de tirarme unos meses haciendo el ritual de reverencias que conlleva el saludo japonés, el día que le expresé al encargado mí más sentido pésame por el desastre del tsunami, interesándole por su familia, el hombre azorado me confesó que todos eran chinos. Sin comentarios.

¿Y que comemos? Pues hay que distinguir lo que come mi mujer, adicta al pescado crudo, y lo que como yo, sólo capaz de tomar atún crudo y según los días.

De platos compartidos tomamos unas ensaladas, siempre la de algas con sésamo y, según los días, la de algas y lechuga, pulpo con algas, algas y pepino. Además me encantan los rollitos fritos de marisco y, por supuesto, judías de soja verdes. En mi ignorancia y falta de contraste todo lo dicho me gusta.

Sobre el resto cada uno lo suyo, mi mujer toma dos o tres piezas de sushi fundamentalmente de pez limón, ventresca de atún o huevas de salmón e invariablemente su plato preferido: El sashimi de salmón, según me comenta es de los mejores que ha probado, en cambio no le convence el de atún. Yo pido Gyu-Teppanyaki (ternera en plancha teppan), o Saikoro (lomo de ternera) o Gyu Tataki, carne casi cruda que me gusta como a casi todo el mundo. Otros platos que no me gustaron fue el Maguro Teppanyaki, creo que no aciertan con el atún, y el Gyokai Teppanyaki (Mariscos y verduras a la plancha) que siendo el plato más caro de su carta es francamente regular.

De vino pedimos Ramón Bilbao crianza (17,50 más IVA) un poco caro. Su carta de vinos es bastante exigua y mal elegida.

Cenar lo comentado anteriormente, con el vino, cafés y sin postre varía entre 65-75€ a 32-37€ por persona. Teniendo en cuenta que pedimos platos algo caros de segundos y vino crianza, no es un mal precio.

Siguiendo la recomendación de amigos y opinantes de este foro tenemos pendiente de visitar Miyama, quien sabe si allí me arranque a tomar otras especialidades japonesas, pero creo que volveré siempre a Nagoya pues es "mi" restaurante japonés aunque no sea el mejor y todos sean chinos.

Globez Lopez

Pues tomo buena nota. Lo de ir a Miyama de Castellana es más por cercanía física, vivo a menos de 5 min. andando.
Se agradece.

9 de marzo de 2012

Fulano (sin Mengano)

Opino lo mismo que Gonzalo, Miyama, sobre todo el de Castellana, me parece MUY sobravalorado. Si estás dispuesto a rascarte el bolsillo Kabuki, 99 Sushi o Inagi.

14 de marzo de 2012

25/06/2013

Mi japo favorito hasta el momento

Descubri este restaurante por una amiga japonesa residente en Madrid y desde luego, siempre que voy, nunca me defrauda.

Acostumbrada a los precios de los restaurantes japoneses, lo encuentro bastante acorde calidad-precio.

El servicio es OK. Una cena para dos con cerveza (sin llenarse) aprox 40-50€

02/04/2012

Oxímoron

Oxímoron, según la RAE "combinación en una misma estructura sintáctica de dos palabras o expresiones de significado opuesto, que originan un nuevo sentido". Por eso cuando en 11870 leí varias opiniones diciendo que este un japo era barato y además bueno, no dudé en reservar mesa y comprobar si eso era posible. Por eso, y por la risa de ver al Mengano comiendo sushi con cuchillo y tenedor.

La respuesta es que no, el japo barato no existe, como tampoco existen los instantes eternos, los silencios atronadores ni la inteligencia militar. El oxímoron es una figura literaria pero no una realidad. Puede que este japo sea un poco menos caro, pero barato ni de coña. El poco ahorro se consigue mediante un local cutre a más no poder que recuerda al de las películas chinas (no puede evitar acordarme de Bruce Lee en El Furor del Dragón), un servicio estilo chino, todo a la vez y muy rápido para que te pires pronto y poder rotar la mesa, y las puñeteras servilletas de papel.

Lo de la decoración me la trae al pairo, ya he dicho en alguna ocasión que yo voy a comer y no a hacerme fotos. Lo del servicio me jode bastante más, no me mola que mi mesa se convierta en una pantalla del tetris, ni que tenga que ponerme la cerveza por debajo de los cubierto, y menos aún que lo caliente me lo tenga que comer frío. Con lo de las servilletas de papel paso de insistir más, que luego me caliento y no sé ni lo que digo.

Entre los dos nos trajinamos dos niguiris de salmón, dos de pez mantequilla, dos atún, dos de anguila, dos de pez mantequilla (un pez que sólo debe existir para los restaurantes japoneses porque lo que es en las pescaderías no existe), otros dos de pez limón, sake maki, tekka maki, maguro sushi tartar (atún marinado con crema de aguacate), Nagoya maki tempurizado (relleno de salmón, atún y cebebollino), kamo maki tempurizado (relleno de pato marinado y espárrago por fuera), gyuniku maki (rollo de ternera relleno de verduras), y kamo yaki-soba (tallarines fritos con pato y salsa teriyaki), y de postre mochi, una masa de arroz rellena de judía roja (suena mal, pero quien no arriesga no gana).

Ni mucho menos la leche pero bastante correcto. Niguiris buenos los de salmón y pez mantequilla, y malos los de atún (una pieza seca y casi sin sabor ni color) y anguila; los makis con el alga un poco chiclosa; ricos y originales los dos rollos tempurizados, aunque como lo sirvieron todo junto la mayoría de los trozos los comimos fríos y perdían bastante gracia; el rollo de ternera bastante original, pero con la carne muy reseca, como si lo hubieran calentado al micro; y los tallarines bien, aunque en esto era difícil fallar. El postre tan desagradable al paladar como al oído. Duración total de comida, poco más de 45 minutos.

Al final la broma, con cinco cervezas, salió casi a 130 euros. Vale que nos pusimos hasta las trancas y que podríamos haber pedido algo menos, pero aún así hubiésemos salido a 50 pavos por cabeza que sigue siendo una pasta, y más por comer con servilletas de papel. A la próxima arrimo un poco más y como en un japo que de verdad valga la pena y no en uno para pasar el rato.

Si quieres leer la opinión de mi amigo Mengano, ver las fotos de nuestra comida, o saber que nos parecen otros locales, pásate por lascomidasdefulanoymengano.com.