El local es bonito, la comida rica (deliciosa tarta de chocolate) y el personal amable.

Ordenar por:

relevancia fecha

01/12/2017

Antes bien...

2017.
No tenemos la culpa de cenar en un sitio con prisas por cerrar...
Y mas cuando reservas a las 22:30 y quieren estar cerrados antes de las 0:00..
Y mas aun si no te avisan de sus planes..

Llegamos y pedimos.
Nos sirvieron todo a la vez al mas puro estilo de Xinxuang, faltaba el plato giratorio en medio de la mesa.
Cuando estabamos en los segundos nos advirtieron que se “cerraba el garito” (asi lo dijo, literal). Ni postres, ni sobremesa, ni café, ni licores, ni ná...
Lo triste es que yo llevaba unos 10 años yendo y recomendando este “garito” y esa noche fuí con varios amigos a los que quería tratar bien.
No creo q lo vuelva a recomendar ni a ir.
Entiendo que la gente tenga ganas de cerrar e irse a descansar, pero eso se avisa en la reserva...

2009.
De estos sitios con los que te topas de casualidad un dia, te gusta, y ya repites. De menu muy bien y de no menu también. Ponen buenos vinos, Bea q es la experta lo confirma. Y hay platos como los raviolis de calabaza con los q lo flipas!

04/12/2015

Mucho más que un restaurante mono más

Si hace tiempo que nos lees sabrás que somos vecinos del barrio de La Latina y que solemos salir huyendo de la zona casi todos los fines de semana como alma que lleva el diablo. Y es que, tres años de croquetas congeladas y tostas de queso de cabra con cebolla caramelizada cobradas a precio de oro son más que suficientes para replantearse aquello de salir a “latinear” el domingo. Menos mal que, últimamente, hemos descubierto unas cuantas excepciones honrosas a la norma. Una de ellas, claro, es Naia Bistro.

Nadie diría que este preciosísimo local (tan a la moda, y a la vez, diferente) fue abierto hace más de una década. Pero lo cierto es que así es. Aunque ha pasado por unos cuantos lavados de cara (el más reciente es obra de Objetos Perdidos), Naia abrió sus puertas en 2004, antes de la dichosa crisis, antes del Facebook y el Instagram y, lo que es más importante, antes de que Susana fuera capaz de acercarse a una copa de vino sin arrugar la nariz y poner una tremenda cara de asco ( “esto para mezclar con Coca Cola y jugar “al duro””, decía la niña). Por aquel entonces, Arancha Costafreda -administrativa y foodie empedernida en sus ratos libres- se lanzó a la piscina y decidió dejar su aburrido y mecánico trabajo para acometer la locura de abrir un restaurante. Y así nació Naia Bistró (hoy Arancha cuenta con la ayuda de su pareja, el inglés Damian Forshaw, para gestionar el restaurante).

¿Y qué se come en Naia?, te estarás preguntando. La carta de Naia (tras la elección de los platos está la mano de la propia Arancha, que cuenta con el asesoramiento del jefe de cocina Eduardo García, con experiencia en restaurantes de Londres y en La Vermutería de Sergi Arola) apuesta por una cocina de mercado (muy pronto van a incluir sugerencias diarias fuera de carta), mediterránea, a base de platos sencillos, pero muy ricos y con muy buen producto (buenísimas las virutas de foie, el tartar de atún rojo o la presa ibérica). Nosotros, tenemos que decirlo, acertamos con todo (excepto, quizás, con los vinos). Por cierto, que también tienen un menú del día por 12 € con muy buena fama, ¡apúntatelo!

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/naia-bistro

Buen provecho e Eat & Love!

13/10/2014

cocina con entrega

Se agradecen los detalles que dan ese plus de cariño por lo que uno hace.Puedes poner en una ensalada unos trozos cuadraditos de melón y sandía( fácil), o bien hacer bolitas de ambas frutas (elaboración lenta).Pues bien, aquí tienen el detalle de no tirar por lo más sencillo sino por lo mejor, con, lógicamente, muy buenos resultados; de modo que tienes delante una exquisita ensalada parte de cuyo encanto son las bolitas de fruta que te demuestran que este cocinero no es un vago, como pasa tantas veces.
De segundo vieira y rape de resultado estupendo también.
En suma, un sitio a seguir con atención.No es barato, pero está a la altura.
Sillas y mesas un tanto incómodas.
--------------------------
visita 12-10-14.
Parece que hicieron reforma.Muy bien.Pero ¿a nadie se le ocurrió cambiar las sillas?
Son un tormento.Hay dos tipos: unas son incomodísimas (tienen el respaldo echado hacia adelante (??????), y otras bajitas para gente de más de 2 metros de altura.
Un horror.
La comida? Muy bien.

spider72

Paper man, por cuánto sale más o menos?

13 de octubre de 2014

el tío del periódico

Dos personas 60 euritos con: tres platos a compartir, dos postres, dos cervezas

13 de octubre de 2014

el tío del periódico

Ah, y sitio muy bonito, con ese estilo internacional-decapado que tanto se lleva ahora.

13 de octubre de 2014

spider72

ah interesante

13 de octubre de 2014

08/09/2014

Naia ¿Por qué no te conocí antes?

Este bistro situado en la plaza de la paja, contigua a la famosa plaza de la cebada, ha conseguido a base de calidad y originalidad, convertirse en uno de los imprescindibles de la zona. En su amplio local, decorado con un marcado aire rural, ofrece una propuesta atrevida e innovadora.

En cuanto a los platos que pudimos probar en nuestra visita, dentro de los entrantes, destacamos un curioso pulpo moruno con cebolletas braseadas y salsa tártara, que dan lugar a una combinación ideal, que potencia el sabor del pulpo sin enmascararlo.

Otra de las recomendaciones que os hacemos, ahora que viene el calor, es la del tartar de atun rojo, marinado en soja y jengibre.

Si hablamos de platos principales, para los amantes del pescado, desde Gastrotxusan os animamos a que probeis su bacalao confitado con ajada de naranja y alioli de aceitunas de Aragón. Un plato que auna esencias puras de la tierra y el mar.

No obstante si sois de los que preferis una buena carne, en Naia preparan una excelente presa ibérica braseada en miel y romero con patatas rústicas.

Para finalizar la cena de manera redonda, simplemnete os voy a decir que pidais la cookie

Antes de finalizar el post, queríamos destacar el excelente trato que recibimos de su personal, fundamentalmente de “Vicen”, (Con personal de esta calidad, no nos extraña que siempre esten completos).

Dentro de su carta de vinos, referencias clasicas que desentonan con la cocina y propuesta del local. Lo mejor es que os pidais una buena cerveza.

Podeis seguirnos en gastrotxusan.com

11/08/2015

buen menu del dia

Solo 2 primeros y 2 segundos, pero muy rico y bien cuidado.

18/01/2014

De este restaurante me ha encantado la comida, la decoración y lo simpático que era el camarero. Buena RCP y tiene terraza, así que es un 10!
Éramos 4 y pedidos todo de picoteo: una burrata (13,50€), las virutas de foie (12,70€) y el pulpo moruno (13,50€); junto al helado de cactus de postre, 7 cervezas, 1 tinto de verano y 2 botellas de agua, la cuenta ascendió a unos 87€.

09/02/2014

Recomendado

Uno de los mejores sitios para comer del barrio. Yo siempre lo recomiendo, sobre todo por el menú del día, cocina de mercado creativa, recetas tradicionales reinventadas. Es una gozada. Ya fuera de meno, los precios son algo mas elevados pero realmente merece la pena. La decoración de este bistro es muy agradable, maderas plantitas, es un sitio realmente acogedor, perefecto para una noche romántica. Ah!, y no nos olvidemos de su terraza en a plaza de la paja, genial cuando hace buen tiempo!. Muy muy recomendable!

03/05/2013

muy buena calidad/precio

Con muchas ganas desde hace tiempo de probarlo, fui animado por la oferta del -20% (aunque ya de por sí, la carta tiene precios contenidos). Es un sitio muy agradable por la decoración y ambiente, ideal para una cena de las de charlar sin prisas.

Muy bien atendido también, tienen una carta de varios primeros y segundos perfectos para compartir y así probar más cosas. Creo que hay cosas para todos los gustos/paladares.

Mención especial para los postres, originales y contundentes.

Una muy buena opción para comer/cenar por la Latina, si hace bueno tienen una terraza fantástica en plena Plaza de la Paja.

También entresemana menú fantástico en torno a los 12€

10/11/2013

Bonito y rico vs. lento y algo caro

Reservamos con el descuento del 20% en carta que ofrece el 11870.

El ambiente es muy agradable y la decoración del sitio muy chula. La carta es bastante interesante, tiene varias cosas llamativas y también puedes elegir entre varias opciones de menú según lo que quieras gastarte.

Nosotros de entrante pedimos la burrata, muy, muy buena, y después mi pareja se tomó la hamburguesa, de la que dijo que estaba rica aunque la hubiera preferido con el pan caliente, y yo los ravioli de calabaza, ricos sin tirar cohetes.

Para beber un Godello de Valdeorras, el Valdesil, que nos gustó a los dos.

De postre la cheescake con oreo, muy buena, y el brownie con helado de violetas, rico aunque mucho chocolate...

En total, gracias al descuento, 57 euros. Por ese precio creo que estuvo bien. Sin el descuento me habría parecido caro.

Les daría un punto negativo por la lentitud del servicio... tardaron muchísimo en empezar a servirnos y entre plato y plato. Creo que tenía más que ver con que en la cocina no daban a basto que con los camareros, que parecían bastante profesionales y entregados, y sobre todo la chica peliroja nos pareció encantadora y muy atenta.

03/01/2014

Enero 2014. Almuerzo diario

Buen menú del día por 11,5€. Mejor los primeros que los segundos. Me quedo con la ensalada de legumbres.

La sala es acogedora, en maderita-style. Mejor las mesas del fondo rodeando el jardincillo que las que están en la entrada, al lado de la barra, aunque hay un showstopper total en mi opinión. Las mesas de dos son de juzgado de guardia. Son mini escritorios tan estrechos que no puedes estar frente a tu contrincante, no sé si me explico. Además, las mesas están tan juntas que tienes que molestar al de al lado para entrar y salir. Pedimos que nos cambiaran y nos dieron una 2 cm más ancha y eso que eran las 15:00 de un Viernes y había mesas de 4 vacías. Muy mal detalle que se lo pasé porque era tarde y se trataba más de comer que de disfrutar pero en otras circunstancias me hubiese pirado fijo.

Con respecto al servicio pues correcto sin más. Mejor el que parece baranda, bastante majete. El otro camarero, efectivo pero recio de más.

Por lo que pude ver la carta es bastante clásica y con algún plato incluso algo pasadito ya de moda pero apetecible en general. Los segundos más orientados a la carne que al pescado. La carta de vinos aceptable.

Me lo pensaré para ir a la carta porque no las tengo todas conmigo. Quizás con la oferta del tenedor a cenar entre semana. No sé,....

02/07/2013

Nos sentamos en la terraza de Naia de casualidad, atraidos por lo bonito que se veía el local dentro.
La carta, bastante resumida, nos pareció resultona, buscando combinaciones acertadas y un poco de originalidad en los platos (Un ruego: la ensalada de queso de cabra, ¡Ya está pasadísima de moda!)
Sabores correctos sin nada estridente, presentaciones que intentan ir más allá y raciones un pelín escasas. La lasagna de verduras nos gustó mucho y no tanto el pulpo moruno. Las patatas dela hamburguesa, de verdad.

El servicio encantador pero lentíiiiiiisimo, igual que la cocina.
Decoración/ambiente, perfecto.

Precio: un pelín caro para la oferta. (25-30€/persona)