Hemos abierto en Claudio Coello 116 un nuevo local con más sitio para poder atenderos con más comodidad. Aquí disponemos de 2 plantas con barra, comedor y reservado. La comida...

descripción completa de Nájera Claudio Coello

Ordenar por:

relevancia fecha

17/11/2016

Produc-trato

14/11/16

En un primer acercamiento a la sucursal "noble" de Nájera, he podido sacar varias conclusiones, os cuento.

Sí, el Najera de toda la vida tiene su encanto, por lo clásico y familiar, perfecto para disfrutar de su barra, pero para organizar una cena en condiciones el local de Claudio Coello me parece mucho más acertado, es bonito, moderno y amplio.

Al mando del restaurante está un simpático y hablador Ramón. A la hora de pedir dejaros recomendar ya que, él mismo controla el producto que entra en sus cocinas.

En un picoteo improvisado nos sorprendió con unas ALCACHOFAS DE JERUSALÉN, pues no, nos son alcachofas sino un atipico tubérculo; se presenta laminado y frito a modo de chips, acompañado de un huevo para mezclar.

Probamos también su aclamada ENSALADILLA y los CALLOS que son de lo mejorcito que yo haya probado, con su una salsa de sabor profundo y melosa, resultado de echar buen producto al puchero. Ahora mismo no recuerdo haber probado unos callos mejores.

Terminamos con un PICHÓN pasado por la plancha con un punto de cocción perfecto, venía acompañado de verduritas a la brasa. Aquí no hay trampa ni cartón, los sabores se respetan sin salsas ni aderezos.

Me encantan los restaurantes que pasan de las modas, que acuden cada mañana al mercado para ofrecer el mejor producto, y cuya máxima es el disfrute de sus clientes.
Creo que esa es la clave del éxito, y no caduca.

Miss Migas

Ramón es un crack, maneja el mejor producto siempre y en Claudio Coello se está la mar de a gusto. Y sí, sus callos son sublimes!!!!

hace 8 meses

fresandco

Este sábado volvemos, los callos me gustaron muuuuucho mas que los de La Taberna de Lucio (la salsa no nos provoco el efecto sticky lips)

hace 8 meses

Miss Superlike Aveli...

De mis basicos....aunque sigo pensando que la casa madre es dificil de superar

hace 8 meses

fresandco

Querida M.S. Avelia cada uno tiene su encanto

hace 8 meses

14/09/2016

De los del Nájera de Guzmán el Bueno

El Nájera de Guzmán el Bueno suele estar atiborrao de gente, en invierno el pequeño local está a reventar, y en verano las mesas se multiplican en su gran terraza. Sin embargo, no es el sitio ideal. Se come bien, pero no es cómodo. El éxito radica en una gran RCP, ese es el secreto.

Los propietarios sabían que al otro lado de Castellana hay que ofrecer algo más. El público del Bº de Salamanca es, de largo, más exigente, sobre todo en lo que respecta al local y puesta en escena, que el tolerante público joven moncloíta. Y me parece que han acertado. Recuerda todo a la evolución de Norte Sur: un local muy modesto en Cuatro Caminos, seguido del de Costa Rica, algo mejor sin ser la panacea, y rematando con el estrenado hace 2 años en Gral. Pardiñas. Ese ya es otro cantar.

Pues en Nájera ha pasado lo mismo, han dado con un local chulo a 2 alturas en pleno bullicio de Serrano y General Oraá y aplicando la receta de Moncloa, refinando la carta y subiendo algo el precio (el público salmantino tolera esto mejor que el olor a fritanga, no nos engañemos).

¿Y de comer? Bien, gracias. Clásicos populares: ensaladilla, carnes, pescados y mariscos. Todo suficientemente bueno como para desear volver.

Sergiete

¿Lo de los precios subidos en el nuevo es una impresión o está confirmado?

hace 10 meses

Frus

Dicen que son los mismos. Puede ser. A mí me dio la impresión de que en el global (platos + vino + copas) sube algo, no mucho, respecto al de Guzmán el Bueno, pero tampoco lo puedo certificar, ciertamente.

hace 10 meses

20/06/2017

Valor seguro

Tenía que reservar una cena con un grupo de gente conocida, de la que ignoraba sus gustos aunque sí sabía que eran poco aficionados a los exotismos y a los desparrames monetarios.

Así que, después de darle muchas vueltas, me decidí por este restaurante. Y fue todo un acierto.

El local me gusta. No es un top ten en decoración pero, dentro de su sencillez, resulta agradable.

Nos atendió una chica muy simpática y sus recomendaciones de platos fuera de carta fueron acertadas.

La cocina con buen producto y muy bien elaborada. El pisto estaba espectacular (y para que lo diga yo que me sale de cine...), el cazón con su punto de adobo y la firmeza justa. Los que pidieron los calamares en su tinta con merluza rebozada quedaron encantados. El atún en nuestro punto perfecto (es decir, poco hecho), etc.

Por supuesto que pedimos la tarta de queso que viene a ser como las del norte (las he visto similares en Santander y San Sebastián). Como no soy mucho de postres, no puedo opinar con mucho rigor.

Buena relación calidad/precio.

El sitio ideal para llevar a esos familiares/amigos que sólo de pensar en fusiones y exotismos les da urticaria.

22/03/2017

Comer como en casa

Comida casera, con sabor y buena calidad. Raciones generosas. Buena atención y servicio 10. Hasta la lengua de cordero (teniendo en cuenta que no soy nada amiga de las casquería) estaba buena. Rica ensaladilla y las tostas de aguacate con sardinas de 10. ¡Repetiré seguro!

04/07/2016

Producto, producto, producto

Junio 2016

Este nuevo Nájera nada tiene que ver con el otro menos por su producto y su carta, que son iguales respetando los precios. Pero aquí la sala es cómoda, las mesas más o menos grandes y la luz entra bastante al piso de arriba aunque abajo se quede más oscuro.

Fallos en la carta un lunes que, por serlo, nos comunican que no hay ni mollejas ni croquetas, porque no es el día y nunca los hay, así que habrá que volver en otro momento para probarlas.
Rica la ensaladilla aunque llega templada, también nos informan que es porque la han hecho esa mañana y no ha dado tiempo a que se enfríe, muy buena la fritura variada y soberbios los callos, sólo ellos harán que volvamos por allí.

Bueno, ellos y también por Ramón, el encantador propietario que tras una charla con él demuestra su pasión y su buen saber hacer. Ya tengo ganas de conocer más de Nájera, otro día que no sea un lunes, claro.

27/11/2016

Comida clasica sin pijerias

Este sitio es de los pocos que hay en Madrid, bien puesto, sin chorradas ni millones de euros en decoración, porque lo que prima en este sitio es el PRODUCTAZO y CALIDAD de todos sus platos.

Sin duda, una opción muy muy recomendable de todas las que hay por la zona.

12/09/2016

Sin el encanto de la casa original

pero cuidando el producto como en Chamberí. Cualquier cosa que pidas va a estar buena. Yo quitaría la tele para futbol, le da un rollo que no mola. Menos de 40 si vas contenido

16/04/2016

cocina clásica de calidad

Es de estos sitios que puedes llevar a cualquiera, contentaras a los foodies porque esta rico y al personal más clásico porque no hay lo que ellos entienden por "esas cosas raras que comes". Local bonito y con mucha luz, además nos pusieron en una mesa de la planta de arriba que daba a unos almendros en flor, y la verdad, se estaba muy bien, servicio muy amable, tiempos correctos y en cuanto a la comida pedimos todo al medio:

Ensaladilla: de aspecto regular pero de sabor muy buena

Salmonetes: ojito con estos salmonetes, que cosa más buena, diría que pensamos volver a Nájera aunque solo sea por este plato.

Fritura variada: buena calidad pero no fue lo mejor de la comida, y es que en general es un plato complicado, es difícil cogerle el punto a pescados diferentes a la vez.

Boquerones en vinagre: muy buenos y de buen tamaño, eso si, sin patatas, a mi me gustan con patatas los boquerones, llamadme loco.

Garbanzos con langostinos: estaban cojonudos, poco más que decir.

Entrecot: estaba bueno sin ser espectacular.

Teniendo en cuenta que mi parroquia de primeras puso cara de querer lincharme por llevarles a "un sitio pijo" y casi acabo saliendo a hombros por los salmonetes, pues mi opinión sobre este sitio no puede ser mala, sobre todo pagando 24 por barba, RCP que me pareció cojonuda.

16/03/2016

PRODUCTO Y COCINA SENCILLA

Cena Sábado Marzo 2016

Ya lo conocía del otro local y tenía ganas de probar este.

Local mucho más fino que el otro aunque con una distribución complicada y no muy acogedor. La barra no es que esté mal pero tampoco es que invite al cañeo.

Ojito al reservado que tienen. No pregunté detalles pero solo ver la silueta de sus moradores puro en mano (ver foto) dan ganas de organizar una comida de "gangsters" allí.

Me tocó hacer la visita a la cava, de la que no me siento orgulloso.

PAN y aperitivos 1,90€ por cabeza.

ENSALADILLA RUSA. Especialidad. Hubo que repetir por petición popular y casi nos comemos la segunda con el postre.

CALAMARES A LA ANDALUZA. Muy buenos, de buena calidad y bien fritos.

ENSALADA DE TOMATE Y ATÚN. Un tomate buenísimo, con muy buen aceite. El atún abundante y bien.

RAPE A LA BILBAINA. Sencillo, muy fresco y buenísimo.

ENTRECOT. Lo mismo que en el otro local, la carne está buena, sí, pero para un sitio que "vive" de tener buen producto me parece que la carne desmerece un poco. Está buena pero no es nada del otro mundo. Creo que ahí tienen margen de mejora.

TARTA DE QUESO. Muy buena. Estilo clásica al horno.

BEBIDA unas cañas, aguas, botella de Tarsus Crianza (20€) y Botella de Cepa 21 2010 (22€). Bastante mejor gastados los 22€ para mi gusto.

La atención es buena.

Con algún café 31€ por cabeza. Saliendo satisfechos me parece una relación calidad precio por producto, servicio y zona más que buena.

ME GUSTA:
- El producto como no. Saber que vas a un sitio donde te van a poner seguro producto muy bueno y fresco. Bien hecho pero con cero florituras, camuflajes ni adornos, y a un precio bastante contenido. Destacaría verduras y pescados.

NO ME GUSTA:
- No quedaban mollejas :(
- El local aun es algo frio. Ha ganado en muchos aspectos respecto al otro pero también ha perdido calidez y campechanismo.
- Lo de tener que ir a la cava a elegir el vino. Me parece bien mantenerlo como algo opcional al que le apetezca o haga gracia, pero habrá mucha gente que lo considere una incomodidad o contratiempo. Además, tendría más gracia en un sótano, lugar recogido, o rodeado de ladrillo y botellas. Dentro de una pecera de cristal y a la vista de todo el comedor es casi embarazoso. Mi visita más mi amateurismo vinícola resultó en un Tarsus "ramplón", el consejo de la casa con el Cepa 21 un acierto.

Miss Superlike Aveli...

Y encima cuando estuvimos nosotros la cava no tenia precios...o sea en la pecera preguntando continuamente...

16 de marzo de 2016

Sergiete

Pues sigue igual. Los iba cantando y tú haz memoria... Comentaron algo de que todavía no tenían la carta de vinos, así que imagino que al final la pondrán.

16 de marzo de 2016

14/02/2016

Taberna con un producto de primera

Nájera, la mítica taberna que lleva toda la vida dando bien de comer a buen precio en la calle Guzmán el Bueno, abre sucursal en la parte alta del Barrio de Salamanca.

Local grande y luminoso con una distribución un tanto complicada, dos niveles y mucha escalera. Barra en la planta alta y un comedor con unas veinte mesas y manteles de cuadros en la inferior. Decoración minimalista, tipo oficina, agradable aunque un poco sosa.

Carta calcada a la de la casa madre, basada en un producto excelente con preparaciones sencillas y reconocibles. Croquetas, boquerones, mariscos según mercado, carnes a la parrilla y algún guiso. Recetas clásicas, aquí no hay fusiones ni trampantojos.

Seis personas, tras unas aceitunas aliñadas y unos ricos buñuelos de bacalao de aperitivo, pedimos varias raciones para compartir:

Ensaladilla rusa, de justa fama, con los ingredientes cortados bien menuditos y en su punto de cocción.

Boquerones en vinagre, tersos y con un aliño suave, excelentes.

Fritura de pescado. Llevaba calamares, boquerones, pijotas y salmonetes. Ración generosa, buen producto, rebozado fino y sin pizca de grasa.

Steak Tartar, sabroso, aunque un poco falto de alegría, cuestión fácil de resolver dándolo a probar antes de servirlo.

Terminamos con entrecot a la parrilla fileteado en una base de patatas fritas y pimientos de Padrón. Un plato sencillo pero resultón si la carne es buena y ésta lo era.

De postre un platito de un recio queso zamorano y tarta de queso casera sorprendentemente rica.

No hay carta de vinos. La joven "sumiller" te acompaña a la vinoteca acristalada y te aconseja, aunque mejoraría la cosa si le pusieran precio a las botellas porque hay que andar preguntando lo que cuestan. Creo que acabarán poniendo una carta porque este sistema no lo veo yo muy operativo, y menos cuando el restaurante esté hasta arriba. Inexplicable también que tuvieran la refrigeración de la cámara apagada y sirviesen el vino caliente. Cosas del rodaje.

Sin postre ni café, pero con un gin tonic, aprovechando que estaban promocionando una suave ginebra de Cuenca llamada Ginial (25 grados) que no estaba nada mal, pagamos 35 euros por barba, que nos parece una buena relación calidad precio.

Pues nos ha convencido esta versión de Nájera, nos hemos quedado con ganas de probar más cosas. Volveremos.

19/03/2016

Buena impresion en primera visita.

Marzo-2016.

Apenas un primer acercamiento a este local, ubicado donde hasta no hace mucho tiempo se encontraba el peruano Viru, lugar bastante visitado por nosotros en el pasado.

Radical cambio de cara, ahora luce mas luminoso y alegre. Le han hecho un lavado de cara profundo ofreciendo un aspecto muy agradable. Personal muy amable, que gentilmente nos han mostrado las dos plantas.

Por lo poco visto a nivel de carta, merece una visita mas reposada para poder opinar con conocimiento de causa, pero apunta posibilidades de disfrute.

15/02/2016

Buen producto y precios contenidos. Fallos de rodaje (espero) y alguna que otra idea de bombero.

Visita a este "nuevo Nájera" en una cena muy divertida por varias razones, primero porque me equivoqué y me fui al "viejo Nájera" y segundo porque me pasó un poco como a Nati Abascal, que me sentó mal la mezcla de los medicamentos para el catarro junto con el vino y al final de la noche "los quería a todos".

Eso sí, el domingo no podía con mi "arma".

Local amplio y...vacío. Si el Nájera original tiene esa "solera" de bar de toda la vida, en el nuevo local se han limitado a pintarlo y poner un par de detallitos en forma de "maletas rollo Úrculo" o libros a los pies de la escalera. El resultado es que uno se siente como en un local a medio hacer, con una sensación de sitio más bien pop-up, como los que se montan en pabellones de feria o similar. Sólo los manteles de cuadros hace que no me sienta comiendo en una oficina. Me faltó mucho en este sentido.

La carta es clonada del antiguo en precios y en oferta. Precios muy ajustados y una calidad notable en una carta muy clásica pero que no defrauda: ensaladilla, carne, fritura...

NUESTRA OPCIÓN:

ENSALADILLA RUSA. Muy correcta. Fresca y en general apreciada por los seis comensales.

FRITURA DE PESCADO. Buen punto, nada grasienta y correcta de cantidad. Muy bien.

BOQUERONES EN VINAGRE. Pues de nuevo correctos, a pesar de que no es un plato que yo disfrute mucho por las noches.

STEAK TARTAR. Muy buena materia prima y buen corte a cuchillo pero llega sin ninguna gracia y en ningún momento se pregunta por el punto. Regular.

ENTRECOT FILETEADO. Pues de nuevo correcto y buena calidad de carne, aunque no me pareció de los más notables (tengo reciente mi segunda visita en Al Paseo, por poner un producto similar que gana muchos enteros comparado con éste de Nájera).

Con 3 botellas de un vino tinto de cuyo nombre no puedo, aunque quisiera, acordarme, un plato de correctísimo queso curado y una tarta de queso casera que está al nivel de las mejores que he probado (Cañadío incluída) salimos a 35 euros/pax. RCP correcta.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN (y que en este caso restan enteros al cómputo global):

No hay carta de vino y hay que entrar a la cava para elegirlo. Imagino que la idea es hacer algo original de cara al cliente. El resultado es un poco churro: la cava es oscura, uno no sabe qué elegir ni qué precios....vamos un Sindiós. Si es una mesa grandecita, tocará hacer cola para elegir el vino. Por si fuera poco el vino llega caliente. Un pequeño desastre propio de un newcomer, pero absurdo para un local con la experiencia de Nájera.

Entiendo que acaban de abrir, pero no se puede no tener ni croquetas, ni mollejas, ni callos.

Servicio-servicio-servicio. Más perdido que el soldado Ryan. Después de pedir mollejas o callos y recibir la noticia de "se nos han terminado", la opción es "tengo guisantes". Pues mira qué bien.

El pan es de cárcel.

CONCLUSIÓN: Si corrigen algunos fallos absurdos que considero propios del rodaje y le dan una vuelta al servicio y la decoración, puede ser un local con un recorrido en la zona.
Yo disfruté mucho en la cena aunque me temo que tuvo que ver más con la compañía que con la oferta gastronómica en sí.

A mi me ha faltado un nosequé.

EandradA

Uf, es verdad, el pan es demencial. El local es soseras, mucho más abrigadito el Nájera de Guzmán el Bueno.

15 de febrero de 2016

spider72

son completamente diferentes. Es que los vi los 2.

15 de febrero de 2016