El Chef Jordi Esteve, nos ofrece el equilibrio entra la cocina creativa e innovadora y la tradicional de producto.

Ordenar por:

relevancia fecha

23/10/2013

El sitio ideal para comidas de negocios antes de tomar el Ave de vuelta a Madrid. A escasos 5-10 minutos andando de la estación, una cocina catalana de primer nivel, con platos originales, bien presentados y bien de precio (ojo, si eliges el menú del día, a la carta sale más caro). La sala el día que fui estaba algo vacía, apenas dos mesas, sorprendente para el buen nivel del chef y el buen servicio, ojalá les vaya bien porque el sitio vale la pena.

04/12/2013

Restaurante situado cerca de la estación de Sants y con estrella michelín otorgada en el 2012. Fuimos 4 personas a probarlo.
Menú degustación. no puedo acordarme de todos los platos: De los aperitivos destacaría un sorbete de foie tremendo.
Del resto de platos, el puré de alcachofas, el foie con palomitas caramelizadas: muy bueno, la ternera muy gustosa, etc. Los pescados bién
Los postres destacaría por excesivo, el lingote de oro hecho de chocolate.
Los platos muy bien presentados,
La cena se alargó 2 horas, el servicio es excesivamente intrusivo, La decoración algo sobria
La impresión que nos dió fue buena pero, prefiero locales como 11870.com/pro/alkimia o 11870.com/pro/manairo. ¿ Las razones ?. Demasiados platos en el menú degustación y un precio más elevado que los otros "estrellados" que hemos visitado en los que la RCP está mejor regulada.
Hay sitios en los cuales disfrutas más si pruebas su carta que un menú de degustación excesivo, y este parece ser un claro ejemplo.
Si vuelvo iré de carta.

02/01/2013

Cena agradable, y de calidad..

Un tanto alejado del centro, teniamos mesa reservada. Pocos clientes esa noche de sábado, diciembre últimos. Local agradable, y buena factura y elaboración en los platos. Salvo quizás en los aperitivos, nada llamativos y ya algo vistos. Cucharillas con distintas elaboraciones de micrococina. Perfecto luego ya el langostino con citricos, y también el pan con los aceites. Pedí foie rallado con gelé de Sauternes, como contraste dulce, un plato fresco y dulzón. 14 euros. Mi compañero pidió una crema de setas, de pino, servida desde jarrita, que estaba bien, algo más de 14 euros. Luego, él un calamar plancha, con guarniciones, 21`80 euros, y yo un San Pedro, servido al estilo Nectari, o sea plancha, con una cama suave de puerros pochaditos cortados en fina brunoise o salpicón. Encima, unos trigueros al dente. Esto fue, 30`75, un tanto salado de precio, porque tampoco era tan abundante. Pedí sal Maldón, porque me pareció algo soso.. de punto de sal..La camarera contestaba pacientemente a mis preguntas, incluso sobre cuestiones técnicas o de elaboración de tal o cual plato o guarnición. Maja y muy sonriente, ambas dos, más serio pero buen profesional, el maitre mayor de la sala.
El espacio es pequeño, bien iluminado, y decorado sin estridencias, tienen dos salas, con pocas mesas, y sólo estaba una de ellas, con 7 clientes. Al final ya quedamos solos. Un comedor reservados para reuniones, se adivinaba detrás de una puerta. Al final, salió el cocinero, , también amable, y accesible. Jordi Estevez que sabe hacer las cosas, él y su equipo. Creo que se lo curran y mucho, temporada de setas, restaurante para gourmets, actuaciones de magos, etc etc,, muy bien.
De bebidas, tomamos una cerveza, Damm, por 3'25, copa d vino blanco, verdejo, 4'25 ( es Barcelona, vaya,,) , una botella también de blanco catalán, creo,, Rita, sobre 19 euros, la conexión entre las dos uvas, no nos agradaron mucho, pero bueno, no estaba mal, y no de precio alto. En general los precios están muy ajustados, tal vez, menos mi San Pedro.
De postre, sólo optamos por una tabla de quesos, ricos, con panes calientes y guarniciones de membrillo, nueces y crocante de frutos secos, 11`75 euros. Hubo un prepostre, que al igual que el langostino, con citricos, en plan brocheta, no pedimos...pero amables nos sirvieron. El prepostre fue una crema fresca de fresa, con una quenelle de helado encima. Como colofón, aunque no tomamos café ni infusiones, nos servieron en una cajita mna, de esas de bazar, unas trufas cuadradas de eso, chocolate y otra con base de praliné. Buen detalle. Con la camarera, una de ellas, acabamos hablando de cocineros estrellas catalanes ( S.A,; R.F, etc,,) que se habian ido a la Capital, a la Villa madrileña, o de escuelas de cocina de Mey Hoffman, o de Dany Garcia en el Sur,,ahora tb en Nyork, creo..
Lo dicho, agradable local, y buena cocina, algunos dicen o se preguntan que por qué ya no la estella Michelin??..La carta cambia cada tres meses, siguiendo la estacionalidad, y así mismo, cada tres semanas , los menús.
Total con el iva, esta cena para dos, salió por 141 euros, con I.V.A., ya incluido. Tienen otros menús, de degustación, recuerdo sobre unos 55 euros, y otro ya más elevado sobre 80 o algo más, éste con maridaje de bebidas.
Un sitio, otro, a tener en cuenta en Barcelona, pero hay tantos,, Éste, menos mal, no estuvo mal, si lo comparamos con otros en los que hemos almorzado o cenado en Barcelona en estos casi 3 dias.

Cuando vuelva a Bcn, quiero probar otros como "Las 7 puertas",,,( estará tan bien la paella como dicen,,?), o el "Hisop", mucho más conceptual y moderna, o volver al "Gran café", en el Gotic, menús más que bien por 11 euros, bonito y gran viejo bistro, ,, Tal vez el "Avalon", de Freixa, en el Hotel central, de Via Layetana,, sí,,es bonito, y hasta con galeria de arte, hay tantos¡¡¡.
Eso sí, NO volver ni al Boca grande, o chica, ni tampoco al barin, de Delfin, en el Born, donde na, más bien malo, por mucho que diga, o se escude Claudio, el manager, o maitre, de que estaban a tope....,20 minutos o más esperando por una simple tortilla con butifarra de Felanix,,?¡¡¡..y he comido muchas mejores hamburguesas al punto en gastrobares,y restaurantes, mucho mejores que la que me sirvieron en el Delfin, y encima anulada por el queso de cabra. Na de na, quizás mejor el menú del día,suelen tener cosas como Sardinas a la sal.. Pero era domingo, a tope, poco personal, una terraza, una chica camarera majeta, pero agobiada o lenta, tal vez nueva?, y Claudio, el otro, y uno que reparte en moto, pues como que no daban más de sí, etc etc.¿Cómo un turista puede comer el marisco de un arroz con bogavante, sino se le pone pinzas para ello..?, na de na. ,, Hay cosas que van en contra de la calidad, y no depende del precio, sólo, de los platos. Ni siquiera cuando son tapas, los turistas no son tontos,tampoco los nacionales, quiero decir, del estado español, claro..
Por el contrario, el menu del Central, sí lo recomiendo.