Un espacio perfecto para degustar una amplia oferta de tapas, disfrutar de un buen almuerzo, una deliciosa cena o unas divertidas copas. Desde nigiris, pescados, carnes, ceviches, tacos, cecina de León, jamón ibérico o croquetas de chipirón de anzuelo... a platos de cuchara, como los garbanzos con pulpo.

Ordenar por:

relevancia fecha

29/08/2017

Fernando Encinar lo descubrió en agosto de 2017

Lo tiene todo para ser un sitio estupendo

El local, abierto a primeros de agosto 2017, está en la esquina de Piamonte con Barquillo, espacioso, grande, con unos enormes ventanales a la calle y muy bien decorado, perfectamente insonorizado y agradable. El servicio de sala, cuando yo fui, estuvo hiper atento y muy amable, rápidos y eficaces. La carta no es muy larga pero todo lo que pedimos estaba realmente rico: las croquetas de chipirones, una ración generosa, muy ricas. El tartar de atún picante, excelente. Los boquerones en vinagre, quizá la opción menos acertada, aunque ricos no me entusiasmaron. Las albóndigas caseras, ¡caseras! con ese sabor magnífico del producto bien hecho (que curiosamente viene presentado con cúpula y humo... un poco innecesario). Como sorpresa, un guiño off topic en la carta: sushi de huevo frito con trufa. Ruquísimo! por fín un sitio que ha entendido la importancia del arroz y su temperatura. Y de postre, otra sorpresa más: un tiramisu delicioso presentado de la manera más original y divertida que he visto nunca para servir un tiramisú. Un hallazgo total!

Buenísima carta de vinos y buenísima relación calidad-precio: 30-35€ por persona. Si mantiene el nivel tan francamente bueno que he comprobado en su apertura puede hacerse un sitio en los imprescindibles de Madrid.

01/09/2017

Comer, cenar o picotear entre horas.

Sept-2017
Al mediodía la cocina la cierran a las 15:30 pero eso no significa que no puedas comer cosas riquísimas. Según me explican queda un cocinero de guardia que atiende la barra y las mesas altas para picotear con una carta más reducida.
En resúmen, que aunque vayas a deshora puedes comerte unas maravillosas croquetas de chipirones en su tinta, unos nigiri de huevos de codorniz con trufa que no hay que perderse y una ensaladilla rica, rica.
Y de postre, una original maceta de tiramisú.
Mojado con 4 cervezas... 47€. Todo rico, rico.
Sólo le falta admitir vales de empresa.