Ordenar por:

relevancia fecha

10/01/2018

Nou Manolin, nunca me decepciona

Nou Manolín, nunca me decepciona

Resumen
VISITADO: Octubre de 2017
PRECIO: €€€ (menos de 35€ por persona sin bebidas)
Tomamos los dos los platos del día, pero es fácil pasar de 35€ en la factura final, bebida aparte.
DISTINCIONES: Coctelería; Relacion satisfacción precio; Guía Michelín; Guía Repsol; Recomendado
VIDEO: youtu.be/DoLuFsei76M

Hacía bastante tiempo que por unas circunstancias u otras no habíamos visitado uno de nuestros restaurantes favoritos, Nou Manolin … y como siempre salimos encantados.
Llegamos sobre las 14 30 y la barra era un auténtico hervidero de personas, colores y olores que abrían el apetito, pero nosotros somos mucho más del restaurante, que es donde habíamos reservado mesa.

Al llegar nos encontramos con Casto, jefe de sala y con su amplia sonrisa nos dio la bienvenida y nos acomodó. Cuando vayas Nou Manolin y esté Casto de servicio, lo mejor es que te pongas en sus experimentadas manos, que te aseguro saldrás satisfecho; eso hicimos nosotros.

Precio:
─ La nota de esta comida fue de 39€ por persona todo incluido y de 32€ por persona sin incluir las bebidas (vino, agua, cafés, cervezas, refrescos, copas…).

Entrantes:
─ Cuando llegas tienes el rosco de pan clásico de la casa y te sirven como aperitivo un vasito de caldo, otro clásico.
─ Ensaladilla rusa (1 x 3,85€). Muy buena. Y como ya sabes lector últimamente estamos por pedir este plato allá donde vamos y la verdad es que la ensaladilla estaba muy rica pero desde nuestro punto de vista con un exceso de encurtidos y ese ligero toque avinagrado que dejan....
─ Pulpo con vieiras y papada Joselito (1 x 17,6€). Excepcional. El pulpo es un producto que nos gusta mucho a los dos pero que últimamente estamos dejando de pedir pues todo el mundo hace recetas muy parecidas y nos estaba resultando monótono. Este pulpo fue todo un descubrimiento donde el “mar y montaña” está perfectamente conseguido. De los platos que permanecen en la memoria y por los que merece la pena volver a un restaurante.

Principales:
─ Canelones de rabo de toro con turrón de Jijona (1 x 14,30€). Muy buenos. Esto lo ofrecían como plato del día y fue un plato muy satisfactorio pues el sabor de fondo de turrón les da un toque muy especial. La ración no era muy grande pero también hay que decir que es casi imposible comer muchos más pues el toque dulce del turrón hace que no te permita comer grandes cantidades.
─ Arroz con pata y vieiras (1 x 17€). Muy bueno. Otro “mar y montaña” perfectamente conseguido, un plato lleno de sabor y que no resulta nada pesado y donde Cesar Marquiegui demuestra su maestría con los arroces. En mi opinión, la ración se queda un poco corta.

Postres:
─ Buñuelos de chocolate (1 x 7,70€). Excelente. Es muy difícil de describir pero en este caso los sabores se combinan y complementan a la perfección. En el fondo del plato hay trocitos de lima que tienen todo el sabor de la lima pero a los que han eliminado la acidez; me sorprendió y me gustó muchísimo.
─ Unas trufas de chocolate para el café que aunque no tomamos nos sirvieron.

Bebida
─ Lopez Cristobal roble (1 x 14€). Le pedí a Casto que me sorprendiera con un vino bueno, bonito y barato y acertó en casi todo. Fue bueno y barato pero no me sorprendió, pues conozco y aprecio desde hace tiempo los vinos de la familia López Cristóbal y me da gran placer ver sus vinos con cada vez más frecuencia en las cartas de los restaurantes de Alicante.

Para terminar ya que teníamos el coche en el parking, decidimos que lo mejor era quedarse allí a tomar el gin tonic. Fuimos invitados por Silvia propietaria del restaurante que se acercó a ver qué tal habíamos comido y estuvimos charlando un buen rato; una charla muy muy agradable, ya que me encanta aprender nuevas cosas y ver los toros desde el otro lado de la barrera. Entiendo que como clientes tenemos el derecho de expresar nuestras opiniones y quejarnos si lo consideramos oportuno, pero muchas veces somos muy poco conscientes del trabajo de estos profesionales y no valoramos el esfuerzo que se hace en el gremio de la hostelería.

Gath

Excelente lugar, si señor.

11 de junio de 2014

spider72

Jo, 100% alicante...de toda la vida...aunque a mí me gustaba más Piripi. Lo mismo me da que me da lo mismo...

12 de junio de 2014

Gath

Efectivamente, como diría aquel : Todo queda en casa,....!

12 de junio de 2014

Eduardo

Dos de las mejores barras de España, yo suelo ir mas al Piripi, por lo visto hace un año han comprado la antigua casa de Francia y la van a remodelar para abrir otro local mas, con su jardin, con su terraza, al aire libre, etc, se llama Pópuli bistró y no sé cuando será su apertura, esèremos que para este verano esté abierto.

12 de junio de 2014

Fernando Medina

El objetivo que tienen es que este abierto para el verano y poder aprovechar ese magnifico jardin, pero hasta donde se, no hay fecha.

Sobre Piripi se que son el mismo, pero por alguna razón yo siempre salgo mas contento de Nou Manolin, para mi esta un peldaño por encima, hablo de restaurante, no de la barra.

12 de junio de 2014

Gath

Arroz, arroz, ..... , cada vez que leo algo sobre Nou Manolin, automáticamente, salibo.

12 de junio de 2014

Sr Rodriguez

jo, pues la de años que llevo sin ir a Nou Manolin y nunca he visitado Piripi. Me apunto lo del Pópuli porque este verano un par de visitas caen fijo

12 de junio de 2014

je suis béatrice

Qué recuerdos más buenos me trae el Nou Manolin, siglos sin ir...

12 de junio de 2014

Aitor Haro

De lo mejor de Alicante, con la mala fama que tiene el Levante para la comida he de decir que en esta ciudad se come de maravilla en muchos sitios (pagando eso si).
El Piripi es el restaurante hermano de Nou Manolín y es una delicia también.

12 de junio de 2014

spider72

Cuando yo iba -años ha- el precio era de rejoncillo...pero ¡qué arroces!

12 de junio de 2014

je suis béatrice

Yo en los tiempos en los que iba vivía por encima de mis posibilidades....

12 de junio de 2014

barbara

Maravillosa barra,para repetir mil veces.Que recuerdos las cenas de los viernes en barra o arriba degustando un arros de sepionets,o de ajos tiernos................

27 de abril de 2016

07/02/2017

LA barra alicantina.

Al menos una vez al año cae visita a este templo.

En víspera de navidades le pegan duro al tema marisqueo (220€/kg de gamba roja) pero controlando esas tentaciones sigue siendo un lugar asumible.

Lo de pasar a las 13:00 y ver una cola al estilo Nakeima el día 31/12 ya es de traca. Espacio de barra muy cotizado.

----------------------------------------------------
Diciembre 2015.
Al estilo E.T.............."mi barra, ohhh mi barra". Lunes noche y petado ¿qué tendrá?

Sólo el plato de alcachofas, cardo y velo de panceta ibérica Joselito ya merece la visita.

Primer repaso a la carta de vinos y sorpresón. En comida habrá rejones, sobretodo si le pegas al marisqueo, pero la bebida tiene unos precios ajustadísimos, en algunos casos casi sin margen. Nos dimos a un Agustí Torrelló que hizo un apaño a 13.90€

De regalo, fotos de la carta de barra.
------------------------------------------------------------
Abril 2015, cena y 5*

Ya nos quedamos más tranquilos después de visitar este templo del producto.

Qué peazo de barra, oigan. Si lo que más destaco en sitios como Laredo es la atención, estos tíos del Nou Manolin lo bordan y superan con diferencia. Esta barra tiene muchos quilates (a la cuenta me remito).

Llegamos justo a tiempo para quedarnos con el último pedacito de barra libre y un asiento. Menos mal porque vimos esperas de cerca de media hora para cenar. Cañas previas y el típico aperitivo de rico fuet.
Ambiente distendido, mucho guiri "bien", locales habituales y parejas de "hoy toca homenaje". Pese a que a veces es incómodo, tienes camareros pasando por un lado y otro y las estrecheces, buen rollo que aquí se viene a disfrutar.

La carta tiene mil y una cosas apetecibles y si ya te empiezan a cantar los extras y ya si ves en el mostrador otras delicias ya te vuelves loco. Tenemos que volver y no tardando a darle a ese salpicón de bogavante que vimos pasar un par de veces y era de dar palmas la pinta que tenía

Nos quedamos con una tapa de ensaladilla que hay que probar. Muy buena, no de las mejores del mundo mundial, pero con unos trozacos de bonito que ya le hacen merecer la pena probar

Dos salmonetes de los del mostrador de "estoy lo hay hoy" y que estaban para comer diez más, acompañados con unas verduritas plancha que casi casi les hacen sombra. Plato a repetir y del que sólo se le pide esto, buen producto y sacarle el mayor partido.

Sashimi de jurel. Bueno sin más. Quisimos probar a ver cómo hacían un plato "moderno" y sin estar malo creo que faltaba sabor al jurel y exceso de "cama" de pimientos que se comían el sabor del pez.

Quisquillas, fuera de carta también y otro acierto. Si vas a producto, estás en buen sitio.

Para rematar y terminarnos el vinito nos hicieron "a petición" un bocadito de pan de cristal con tomate y mojama (y qué mojama)

Los vinos por copas los cantan un poco "asín". En el caso de los blancos, a elegir entre un rueda pasable como Perro Verde, el típico y dulzón Marina Alta y un albariño apañado y ultra frío que fue nuestra opción (al estilo alicantino, pasado de precio)
De tintos alguna opción maja como La Montesa vimos pasar por allí.

El resultado se nos antojó un pelín subido en precio pero reconocemos la calidad del producto y una atención de diez. Típico sitio que ojo con salirse de la carta y sobretodo con pedir marisco pero que es merecedor de su fama y de más visitas.

Aún así ya está entre nuestro favoritos de la zona. Ahora comparamos con otros fijos del producto como Taberna del Gourmet o similares y Nou Manolin está muy por encima.

---------------------------------------------------------------------
Noviembre 2014. Sólo aperitivo y ya 4*

Torpeza la mía. Años pasando por la puerta y haciendo amago de entrar al local con más carisma de Alicante y media vuelta al ver la carta en la puerta. Pocas cosas, mucho embutido y poco más.

En un arrebato de gallardía ale, a tomar el aperitivo. El local (la barra) es perfecta, espacio aprovechado al máximo, lleno de taburetes (aqui casi nadie come de pie) y algún barril. Decoración ochentera, clásica que no rancia. Es como Laredo antes de hacerse moderno. Camareros que saben hacer su trabajo con los ojos cerrados y la sonrisa puesta y ¿qué me encuentro? que me dan una carta más del doble de extensa que la que llevan colgada en la puerta desde hace años con mil y una cosa rica y apetecible.....

Nos quedamos en un par de cañas y dos svarorskys que vienen a ser canapés. Caros pero con calidad incuestionable. Uno de ensaladilla con anchoa (qué ensaladilla....ya está apuntada una ración para Semana Santa) y otro de jamón (Joselito, of course) con huevo de codorniz.

La 5ª estrella estoy deseando dársela

spider72

Ains que recuerdossssssssss.

Y cómo anda de preu?

11 de noviembre de 2014

Sr Rodriguez

De precio imagino que como siempre, no barato.
Una cena en barra, a partir de 35pp con copas de vino. Si le pegas al marisco (vaya ejemplares de gamba roja tenían en mostrador) ya la cosa se irá a dónde ellos quieran

11 de noviembre de 2014

11/10/2017

Muy pero que muy bien!

Imprescindible en Alicante

A pesar de que tuvimos algún problema con la reserva cuando llegamos, y con alguno de los platos ambos fueron solventados por parte del maître, lo que denota una gran profesionalidad, al contrario de las compañeras que están recibiendo a los comensales.
———-

Agosto 2016. 4++

El Nou Manolin es sin duda uno de los grandes clásicos de Alicante, es de esos restaurantes que siempre te habla bien la gente, que se come fenomenal y que prepares cuartos que no va a ser barata la broma. Yo tenía muchas ganas de pisarlo, más la zona del restaurante que la barra que si bien la vi y era un espectáculo los pinchos que tenía también la gente que había por allí, lo ideal es plantarse allí pronto pero eso con mi Santa madre es algo más que complicado así que reservé en el restaurante al mediodía y de paso degustar los arroces que de toda la vida he sido muy arrocero.

Al estar en el centro de la ciudad, lo de ir en vehículo de cuatro ruedas es un inconveniente sobre todo para aparcar, teniendo en cuenta que nos acompañaba mi abuela que como buena matriarca se apunta a lo que haga falta pese a casi tener un siglo de edad que se dice pronto, pero bueno esas generaciones a todo se adaptan, están hechos de otra pasta no me cabe duda.

El restaurante tiene varias entradas, una por la barra y otra por una calle perpendicular dotada de ascensor y por esta nos decantamos, ni que decir la magnitud de este grupo hostelero que tenía salones en varias plantas del edificio. El salón al qué fuimos si no recuerdo mal tenía por nombre "Sigüenza",precioso pueblo de la provincia de Guadalajara en el que se come muy bien por cierto, era espacioso, con mesas separadas y muy cómodo, la primera impresión muy buena.

Nos acomodamos y echamos un vistazo a la carta, muy variada y apetecible, la idea era picar algo y luego comer arroz y para probar varios pedimos dos de abanda y dos de bogavante, pero luego nos comunicaron que se habían quedado sin bogavante, algo que me pareció incomprensible la verdad así que lo cambiamos por arroz con alcachofas y sepionets (vamos arroz negro). De entrante pedimos media de sesos, plato del que mi madre es muy fan, a mí me apetecía probar las bravas, que parecerá mentira pero algo tan simple es difícil encontrarlo que esté bueno y aquí tenía que estarlo, y mi padre dijo también de pedir unas berenjenas con salmorejo, fácil de comer y efectivo. Arriesgar arriesgamos poco, pero mi abuela que si bien come de todo sin rechistar tiene las limitaciones que todos tendremos con la edad.

Los sesos a mi madre le encantaron a mi, psss sin más, no es algo que me guste. Las bravas muy ricas, al igual que las berenjenas qué estaban ricas pero imposible llegar al nivel que trabajan en Córdoba este plato junto con el salmorejo.

Con los arroces vino el nivelon, yo probé ambos a medias con mi pater. Primero el negro delicioso, arroz en su punto y sabroso y eso que ambos los pedimos con poca sal, que depende el sitio tienes que beber más agua que corriendo por el desierto. El arroz abanda que siempre ha sido uno de mis favoritos también estaba de nota alta, vamos que deje el plato impoluto.

El personal estuvo muy atento y agradable, como tiene que ser, unos profesionales de su oficio y la RCP excelente, bebiendo agua y cerveza salimos a algo menos de 30 por cabeza, vamos que me pareció barato, es cierto que no pedimos vino ni postres, pero estaba muy lejos del palo que me comentaban que iba a ser, quizá en los últimos años tuvieron que adaptarse a los tiempos económicos que corrían, no lo sé, pero a mí me gusto mucho y al resto de la familia también que es lo importante.

Nou Manolin eres un grande!

15/07/2016

Nou Manolin ¡qué bárbaridad de barra!

Excelente comida en Nou Manolin.

Había oído hablar maravillas de esta barra en el centro de Alicante, y la verdad que ya se por qué.

El sitio es para ir a disfrutar sin remordimientos, ya que es para paladares exigentes y de calidad.

Bebida: Cervezas (aunque tienen unos vinos de escándalo)

Picoteo:
- Ensaladilla rusa: Simplemente amor (8/10).
- Sepionets en salsa monastrell: Vicio (8/10).
- Buñuelos de bacalao: Nada grasos. Para comer media docena (7,5/10).
- Mini pepito y Pepito Popeye: Ricos montaditos (7/10).
- Quisquilla hervida: Manjar (8,5/10).

Postres:
- Milhojas con caramelo: Putisima barbaridad (8,5/10)
- Leche frita flambeado de turrón: Otra locura (8/10).

Comida para 2 personas. 42e por cabeza.
Desde ya entre mis favoritos

09/08/2016

La mejor barra y la peor birra

Poco hay que decir de este sitio:

- Los taberneros (creo que quedan pocos) son súper profesionales, muy agradables, son psicólogos, trabajadores, listos, saben cuando se tienen que acercar y cuando no, si vas solo detectan cuando quieres charla, para nosotros un camarero perfecto es un tabernero, y de esos quedan muy pocos. Mención honorífica especial de la leche para Luis, madre mía como controla, qué majo!

- La comida, PERFECTA, por no hablar de la reina de la casa como la llaman ellos (mega gamba roja de mega Denia). No hemos probado otra mejor. Cualquier cosa que pidas con los ojos cerrados te gustará.

- El local en todo el centro de Alicante, barra de siempre en U. Decoración castellana.

Un fallo muuuuuy grande que se lleva una estrella: ¡quitad esa Heineken de la barra por Dios! Siempre nos obligáis a pedir vino.
Poned cualquier otra pero Cruzcampo y Heineken no por favor. Ya han sido prohibidas en Europa porque perjudica seriamente la imagen del local y porque daña el paladar de por vida. Me permito recomendación por este orden: Mahou Clásica, Estrella de Levante o Galicia, Alhambra, cualquiera....

Conste en acta que nos referimos a la barra, para nosotros la mejor de España. El restaurante no nos aporta tanto.

Totalmente recomendable si no vais de cañas.

01/05/2016

Un basico en Alicante.

27-4-2016. Mediodía.

No era el sitio elegido, pero a veces, lo que podría ser negativo, - rechazo de reserva hecha con antelación de casi un mes, apenas una hora antes de la cita mediante un lacónico mail ¿Quien dijo que los estrellados también se caracterizan por sus buenas maneras? -, hace que escudriñes tu archivo portátil y encuentres el lugar idóneo.

Siete años después de la ultima visita, y ahí sigue, tal cual lo recordaba, con la misma decoración, el mismo apartado en el piso superior y la misma mesa que ocupamos en aquella ocasión. ¿Será casualidad?

Centremonos que me disperso.

Importante carta, llena de platos sugerentes. Complicada la elección, salvo que vayas a tiro hecho.

Igual el tema de vinos, aunque aquí es mas fácil, siempre me decanto por los vinos blancos de la zona, y de esta solo hay tres, y uno de ellos, se desconocido para mi, Essens, un chardonnay con algo de barrica, que ha gustado.

A modo de aperitivo, una tibia crema de puerros.

Sepionets de la bahia, espuma de patata y salsa de vino monastrell. Buen producto, pero en su conjunto un plato discreto, la salsa un tanto insípida que pierde la fuerza con la crema de patata.

Colmenillas con foie, crema y huevo. Hermosas colmenillas, parecen colmenas, bien rellenas con el foie, un plato muy sabroso. Un muy buen plato.

Arroz de rape y almejas. Con su alioli y sus rodajas de limón. El reencuentro con el pasado. Impresionante, no ha quedado ni un solo grano. ¿Por que no encontramos estos arroces en los madriles?

Leche frita con espuma de turrón. Un tanto pesado, los trozos son demasiado grandes, provoca cansancio. Esta bueno, pero ....

Milhojas de crema y frutas del bosque. A recomendación de la sala. Postre muy suave y ligero. Muy agradable.

Cafés con hielo y unas copas de vino dulce Cristali, del que había oído hablar pero no había tenido la suerte de probar, y digo suerte, porque gustar ha gustado.

CubaLibre

Menuda pinta el arroz! Que envidia

27 de abril de 2016

Gath

Estaba muy bueno, 7 años despues de la ultima visita y sigue en plena forma.

27 de abril de 2016

28/03/2016

De lo mejor de Alicante

Comida festivo - marzo 2013

NOU MANOLIN es famoso sobre todo por su barra, considerada la mejor de Alicante. Nosotros íbamos en festivo y quisimos asegurar la mesa, por lo que reservamos en el comedor. Para acceder al restaurante hay que pasar por la barra, y efectivamente es todo un espectáculo lo bien puesta que está, el ambientazo y la buena pinta que tiene el condumio.

El sitio tiene varios comedores situados en los pisos superiores, en el que nosotros estuvimos era enorme, acogedor y muy bien decorado en madera de abedul de tonos claros. Tres personas, tras un aperitivo de una suave crema de champiñones, pedimos:

Buñuelos de bacalao, plato típico de Semana Santa, de buen tamaño, crujientes por fuera y aireados por dentro. Estupendos.

Sepionets monastrell. Los sepionets son cefalópodos de la misma familia que la sepia pero mucho más pequeños y sabrosos. Preparados en su tinta y acompañados de guisantes frescos. Bastante ricos.

Cardo y alcachofa con un velo de panceta ibérica Joselito. Este plato marcó un antes y un después en la comida, pues nos dejó con la boca abierta. Verdura suave y aterciopelada, con el contrapunto salado de la panceta. Brutal.

Terminamos con un arroz a banda con gamba y calamar, buen punto del arroz y bien cargadito de tropezones, pero menos sorprendente.

Carta de vinos muy completa, a precios moderados. Elegimos un tinto de Alicante de Enrique Mendoza, de uva monastrell y cabernet sauvignon, que fue todo un acierto. Servicio amable, mesas amplias y con buena separación y vajilla de nivel.

Por esta fiesta se pagó poco más de 90 euros. Buena precio vista la calidad de lo consumido. Nos quedamos con ganas de probar la barra que dejamos para una próxima vista, que sin lugar a dudas caerá.

04/08/2014

NO HAY BARRA COMO ESTA

Poco se puede decir que no esté dicho de este sitio. Un clásico que se mantiene en forma. La mejor barra - con permiso de Nakeima que es otra historia - en la que he estado. Por calidad, ambiente y servicio de primera.

Gamba roja que quita las penas, pescado fresco, anchoas de mojar pantalones, embutido y salazón galáctico, arroz al horno demoledor...hasta las croquetas y la ensaladilla rusa son de altura.

Todo ello en un ambiente tabernero-paleto-internacional que me encanta. Aquí encuentras guiris, turistas nacionales, putillas con nobles, jubilatas forrados, parejitas de aniversario, pijos, cuarentonas en pie de guerra....un show.

Si la cartera está floja, y a tu visa le da la risa, puedes ir a comer y tomar el plato del día.

05/03/2014

Completo

De lo mejor de Alicante. La gamba roja es espectacular. En algun plato flojea pero en general recomendable.

Gath

Es un gran sitio.

5 de marzo de 2014

je suis béatrice

Qué recuerdos de cuando vivía por encima de mis posibilidades...Ays..

5 de marzo de 2014

24/01/2014

Bastante acertados los platos. Ibamos con muchas expectativas. No es para tanto. Todo correcto con algunos platos exquisitos. Caro.

13/09/2010

cuando estás en una barra como la del nou manolín y disfrutas de la gastronomía en su sentido amplio de la palabra: Buen servicio, buena materia prima, buenos postres, buenos vinos... no quieres que el tiempo pase. Sitios tradicionales en los que te sientes como en casa, atendido por profesionales y servido por gente que disfruta con lo que hace.
un placer de barra.