El nuevo proyecto del grupo El Paraguas ocupa el precioso local del antiguo Iroco. Con una propuesta de cocina italiana, la terraza que ocupa jardín del patio de manzana será el plato fuerte del verano, el proyecto de interiorismo lo ha diseñado Alejandra Pombo. Cocina italiana auténtica y diferente.

Ordenar por:

relevancia fecha

08/01/2018

Estrecheces y mal servicio

Numa Pompilio, es el último de los locales abiertos por El Grupo Paraguas. A diferencia de el original Paraguas, para mí lo primero que hay es un abismo en el servicio. No es ni medio aceptable pagar 60 euros por persona en un lugar tan estrecho, donde no puedes ni moverte porque das a tu compañero de al lado y donde el servicio es tan despistado, poco profesional y va todo el rato a carreras.

El local, precioso, como todos los del grupo, ha dado un gran cambio respecto al antiguo restaurante Iroco, anterior inquilino. Pero como anteriormente he dicho, muy estrecho, incómodo y falto de espacios tanto para el comensal como para los propios camareros.

La comida es buena, muy buena, pero se paga. Me gustaron mucho, por ejemplo, los aperitivos, con una exquisita mortadela y un buen parmesano. También notable la variedad de panes, acompañándolos con un aceite picante, muy bueno, tapenade y una crema de tomate seco.

La carta está repleta de recetas originales italianas con un toque español o asturiano, con acierto, aunque el precio, como digo, me resulte abusivo. Especialmente el carpaccio con espárragos de Granada (apenas dos lascas imperceptibles) y espuma de parmesano (poca). También probamos unas flores de calabacín rebozadas, con queso y anchoa dentro. Curioso, pero sin más. Especialmente notables las vieiras en carbonara, aunque la salsa estaba un pelín líquida. Y para mí, lo mejor sin duda, fueron los espaghettis con oricios. Una receta repleta de sabor a la par que original. Como nota a todos estos platos, diré que es imposible compartir o picar del centro,dado que en nuestra mesa de 4 personas, casi no se podía colocar por falta de espacio ni un solo plato al centro. Ojo al dato.

En el apartado de vinos por copas, de nuevo, me parecen abusivos los precios, que un correcto y corriente ribera cueste 7 euros por copa es bastante descarado. Lo mismo ocurre con las cervezas o el agua, pero en el caso del vino me pareció verdaderamente escandaloso.

El servicio, como digo, me pareció despistado, sin cariño ninguno hacia su trabajo. Como dato curioso, diré que dejamos en la entrada unos paraguas, que nos dijeron que recogerían y guardarían al momento con los abrigos, al salir del local después de la cena, descubrimos que allí seguían los paraguas desde que los dejamos. Es un detalle, que dice mucho del descontrol y la falta de profesionalidad de todas las personas que componen este local.

Es una pena, porque iba dispuesta a que me sorprendiese, a disfrutar y lejos de eso me pareció una tomadura de pelo, una decepción. Si tengo que volver a alguno de los restaurantes de este grupo, solo lo haría al Paraguas. En fin.

Local: 8 de bonito, 1 por espacio.

Bodega: 6 (completa pero cara)

Comida: 6,5

Servicio: 3

RCP: 4

Precio medio: 60€ pp

Alexo

Lo del vino es de juzgado de guardia... menudo robo.

hace 11 meses

12/04/2018

Experiencia condicionada por la mesa que te toque en suerte

30/03/18
Un restaurante que justifica sus altos precios en ofrecer una cuidada y elegante decoración no puede ofertar las 5 mesas del primer "salón", situado justo antes de pasar a la sala principal. Cenar en una de estas mesas me ha producido más estrés que placer. Ruidosa cocina a la vista, paso de comensales rozando la silla que entran al salón y a la terraza, paso de comensales rozando la silla que salen del salón y de la terraza, camareros cargados de platos sucios desfilando delante de tus narices durante toda la cena. Glamour ?, Ambiente?, Decoración?. Por 70 eur por cabeza, hay mesas que no se pueden ofertar a un comensal. Posiblemente en la terraza sea otra cosa, pero me lo tendré que pensar muy mucho antes de repetir. Y si alguien está pensando en solicitar en la reserva una mesa o sala determinada, que se vaya olvidando. Nuestra reserva se hizo con 3 meses de antelación y la italiana que tuvimos de vecina de mesa se pilló un buen cabreo porque había reservado expresamente en el salón interior, y ni put.. caso.
La comida buena y en cantidades suficientes. El canelón de ourizos ( 30 eur ) estaba muy bueno ( es exactamente igual a la lasaña de El Paraguas, pero en formato canelón ) y el tagliatelle nero con carabineros ( 25 eur ) tenía un gran sabor. De postre, el tiramisú está muy logrado. De vino, un pinot grigio del año ( 37 eur ), acompañó perfectamente. Por la comida le pongo 3 estrellas, pero por el resto, 2 y gracias.

07/09/2017

RINCÓN ROMÁNTICO EN EL MILLA DE ORO MADRILEÑA

Si bien es cierto que coincido con algunos comentarios de mis compañeros 11870, no es menos cierto que me hizo "touché". Mucho tiene que ver que fuera reserva sorpresa de mi pareja que desconoce por completo las aperturas gastros, los lugares de moda y menos aún entiende a su novia a quien le encantan todas estas cosas pues valora más otros criterios que los "places to be". El caso es que muy motivado por este esfuerzo y porque ayer fue mi aniversario, el sitio no me pudo gustar más.

Idílica terraza en el corazón de la Calle Velázquez, con candelabros llenos de velas, luces indirectas, sillas y bancos de forja en un patio interior que no te esperas encontrar. Montón de camareros perfectamente vestidos y chicas atendiendo las mesas perfecta y modernamente uniformadas; chaqueta al estilo "extreme colection" y "convers doradas". Ideales tod@s. Clientela TOP, adinerada y lo que comúnmente se conoce como "ambiente pijo", para ver y ser visto.

Comida italiana excelente. Abren el apetito con un aperitivo consistente en queso parmesano y mortadela. Pedimos lo siguiente:

- Carpaccio de mero salvaje con trozos de melocotón y brotes: Excelente
- Tagliatelle con carabineri e limone: Me flipó mi elección
- Gnocchi de gorgonzola y no recuerdo qué más.
- Panacota de vainillia: Pinchazo, dudé con el tiramisú que es el que tenía que haber cogido.

Vinos: una sumiller te explica la extensa carta de vinos donde principalmente tienen origen italiano, en menor medida españoles y unos cuantos internacionales. Nos decantamos por el italiano, nos dejamos aconsejar.

Un par de cervezas y café.

No os puedo decir lo que costó porque fue una invitación pero entiendo que el ticket medio ronda perfectamente los 60/65 € (todo depende de los vinos).

No sé como lo hacen Marta y Sandro, creadores del Paraguas, Quintin, Ten con Ten y Amazónico, para conseguir que un italiano con estos precios pueda tener esta demanda. A golpe de un miércoles de septiembre laboral y por la noche, estaba el restaurante lleno, no te digo ya la terraza, donde hacían dobles turnos!!! entre semana, dobles turnos!!! si no el interior, todas las mesas completas, desde la entrada hasta el fondo del local. INCREIBLE el poderío de este matrimonio.

Cristina Bertrand Pi...

¿Qué tal? Voy la semana que viene

7 de septiembre de 2017

Helen Holms

Comida italiana excelente, a un precio elevado, eso sí, con clientela potente y con una terraza maravillosa!!! Ya me dirás que te parece Cristina!

7 de septiembre de 2017

20/08/2017

No engañan a nadie.

Hay sitios a los que evidentemente no se va a comer. Este es uno de ellos, este es de los lugares donde se va a ser y ser visto.

Precioso local decorado con gusto, atendido con esmero. Carta corta. Precios disparatados.

Aparte de todo lo bueno arriba comentado, el restaurante no es más que un italiano con aceptables resultados en la cocina y carta de vinos de precios elevados.

Tomamos de entrada unas flores de calabacín aceptablemente buenas, una magnifica burrata. Ambas cosas para compartir y servidos en platos individuales.

Despues en la mesa pedimos Tabliatelles con salsa de tomate y langosta tristan y Tabliatelli con Carabineros y limón… las dos estaba buenos, más rico el del limón aunque con unos cabarineros de tercera regional, la de la langosta (en ningún caso langosta, cola de bogavante de toda la vida de dios) era generoso en el pescado pero el sabor estando bueno no era como para recordarlo.

Sablazo final aun que menor del esperado.

¿Volvería?, bueno, no soy yo mucho de ir a restaurantes donde comer no es la primera razón. Pero bueno, a veces hay otros intereses que debes de cumplir.

Va a ser sin duda un lugar de culto para todo pijo de provincias que quiere venir a Madrid a vivir lo más chick.

pandachorizo + seguir 61 sitios, 5 seguidores

26/10/2017

POSTUREO

No me voy a extender mucho, pagar casi 50€ por cabeza por un plato de pasta rico, un par de entrantes correctos sin más (entre 6), dos copas de vino y un helado para que te sienten en una mesa donde estás bastante apretado me parece una pantomima bastante grande, por mucha tapicería de terciopelo y madera de roble que le pongas. Un sitio para ir a ver y ser visto. Si te la sopla la comida y te sobra el dinero y lo que te gusta es ir a los sitios de moda a codearte con la "creme de la creme" de la alta sociedad , no dudes y ve reservando.

10/05/2017

Asís Basterra lo descubrió en mayo de 2017

APERTURA EN BREVE

En el local del antiguo Irocco