Bar japonés. Especialistas en Okonomiyaki, Takoyaki, tartas caseras de elaboración propia. Y los domingos preparamos... ¡¡¡ Bentos !!!

Ordenar por:

relevancia fecha

11/11/2016

Oferta de dulces japoneses escasa. Local estética "Kitsch" y muy tétrico con frikis bordes atendiendo. Para no volver.

Nuestra experiencia es corta y traumática...

Me encanta la buena pastelería y la japonesa me parece una pasada. Tenía este sitio pendiente y, aunque no me motivaba mucho la estética del local y lo veía todo muy "amateur", tenía que darle una oportunidad al haber tan pocas pastelerías japoneses en la capital.

Así que llegamos allí un día tras dar un paseo por Malasaña con mi hermana y mi sobrino de 13 años de visita en la ciudad y visitar algunas tiendas con ganas de un frappés de té verde y algún dulce típico japonés. La puerta ya es toda una declaración de mal rollo ya que cuesta encontrarlo y es la típica puerta que te tienes que "atrever" a pasar en lugar de invitarte a entrar. En fin, imposible de describir, si vais lo entenderéis. Entramos y como hay una vitrina nos acercamos a ver qué tienen. Pues bien, local desangelado donde no había nadie pero la vitrina de pasteles más desangelada aun... Cuatro tartas y ninguna con ingredientes japoneses... Y entonces decidimos preguntar a una chica muy joven y con un marcado aire "freak" que está como de dependienta/camarera (no tenemos nada en contra de los freaks, pero bueno, por el trato que nos dio creo que hay que dar datos y dejar claro que con ese tipo de persona en la puerta eliminas de un hachazo a muchos clientes potenciales). Y así empieza esta bonita conversación:

- Perdona, ¿tenéis algún dulce japonés?
- Sí, lo que veis en la vitrina.
- Ajá... pero no vemos nada japonés. ¿No tenéis mochis, dorayakis o algo de bollería japonesa?
- No. Pero esta tarta de aquí es muy japonesa y sin gluten- nos dice apuntando a una tarta de fresa y nata que identificamos como un intento de una tarta occidental que sí es cierto que se vende en Japón con el nombre de "Shortcake" ["shôtokeki" como lo pronuncian allí], sobre todo en Navidad.
- Ahm, genial que no tenga gluten. De todas maneras buscábamos algo con té verde, azuki o yuzu. ¿Entonces no tenéis nada más?
- No, pero vamos, que esto es una pastelería japonesa y esto es una tarta japonesa...- nos suelta con malas pulgas y poniendo ojos desafiantes.
- Bueno, esperábamos algo más tradicional y...
- Esta tarta- me cortó hablando- es la más tradicional que os vais a encontrar en Japón...
- ...la verdad que estábamos buscando otra cosa. Nos habremos confundido. Muchas gracias.

Y de esta manera salimos escopetados del sitio y acabamos en Le Pain Quotidien de fuencarral. Que cada cual se haga la idea que quiera, pero hay 3 cosas que nosotros dilucidamos en esta visita:

1.- Lugar muy triste, con una decoración muy rara y con ambiente muy raro que sus dependientes no ayudan con su simpatía a mejorar... A lo mejor al no ser perfil freak-joven no se enrollaron con nosotros, no sé... Pero yendo con un niño pequeño no me parece nada recomendable.

2.- Oferta de dulces japoneses casi nula (al menos el día que fuimos) y con la variedad que presenta la pastelería japonesa han puesto todo su I+D en hacer cosas sin gluten antes que en recetas de dulces japoneses que es lo que el cliente va buscando.

3.- No volveré y mucho menos acompañada porque ese día tuve que pedir disculpas y quedé como una idiota. No sé si tuvieron mal día o qué, pero está claro que si contratas a adolescentes sin formación para hacer el trabajo de profesionales pues pasan estas cosas. Además, el ambiente y el local no me gustó. Es muy loable ver ofertas diferenciales y entiendo la dificultad de mantener estable economicamente un concpeto nicho, pero hay que hacer las cosas con mimo... Siempre pongo de ejemplo a la pastelería Usagi en Barcelona como ejemplo de pastelería 100% japonesa de pocos recursos pero de máxima calidad, con una japonesa detrás que ha hecho un local hecho con cuatro duros pero con mucho encanto y buen gusto... y que se levanta cada mañana para hacerte viajar a Japón nada más entrar por la puerta y que va cambiando la carta constantemente con productos estacionales que te hacen querer ir todas las semanas... Un abismo.

08/08/2016

La comida rápida japonesa es algo más que sushi y aquí podrás disfrutarla.

Japón tiene una cultura de comida rápida para llevar y comer por el camino y de comida pequeña para acompañar una bebida tan variada o más que España. Las izakayas japonesas son el sitio de bebida y comida informal de allí, en la que se ofrecen bastantes cosas que no son sushi para acompañar la cerveza.

Okashi sanda es la apuesta de dos hermanos, mezcla de japoneses y españoles, por hacer una izakaya japonesa con un guiño joven y divertido, y con la intención de ofrecer platos típicos japoneses para picar distintos y alternativos al sushi que monopoliza la idea de "comida japonesa" en España.

Aquí podemos probar el takoyaki (trozos de pulpo dentro de una masa), el okonomiyaki (una especie de tortilla japonesa con base de huevo y col al que se le añaden muchos más ingredientes y salsas), el tori no karaage (pollo frito marinado), los o-nigiri (bolas compactas de arroz con ingredientes dentro como el umeboshi -ciruela amarga- o el tamago -tortilla-), pinchos de pollo con salsa teriyaki, gyozas (empanadillas de carne y verduras), edamame (judías de soja con sal)... Un catálogo de platos básicos en las tabernas japonesas, pero que no son demasiado conocidos en España, y que aquí preparan de forma artesanal.

Además, y por si no fuera poco tienen una repostería magnífica, sobre todo unas tartas artesanas, con base de tofu y té verde, imprescindibles y la curiosidad de una máquina para hacer algodón dulce.

Pero como toda izakaya la comida debe acompañar a una bebida, y aquí se beben bebidas japonesas: refrescos japoneses como el Calpis o el Ramune, cervezas y sobre todo cocktails reinterpretados con bebidas alcóholicas japonesas como el sake (vino de arroz) o el umeshu (licor de ciruela).

Ofrecen un mojitón de sake de un litro por menos precio del que en el resto de La Latina no te sirven ni un mojito pequeño.

La decoración del sitio es muy personal, alejada de cualquier tópico de "lo japonés", y representa un poco el gusto de los dueños y profundiza en la idea de un lugar japonés pero divertido y joven.

Un sitio que los conocedores de la gastronomía japonesa deberían conocer y visitar, por ser atípico no solo en la zona sino en todo Madrid.

Ningún sitio mejor para tomarse un calpis o un umeshu acompañado de un tori no karaage.

04/06/2017

Japo muy normalito

Carta con pocas opciones, básicamente platos de izakaya. Probablemente el curry más insípido que he comido nunca, una gran decepción. El karaage y katsudon, aceptables. No creo que repita.
A pesar de todo, el sitio, en plano Malasaña, es agradable, y el servicio atento.

11/08/2016

un japonés distinto

buenas tartas, pasteles, etc. que "para no ser yo muy de dulces" y estar en un restaurante japonés fueron todo un descubrimiento

Rosalía Martínez (Pi...

don deivid! tienen take-away repostero, o solo para tomar post-comida?

11 de agosto de 2016

dagger

no lo aseguro, pero diría que si tienen, pq a la entrada hay un mostrador del rollo mira-lo-que-tengo-límpiate-la-baba-apunta-con-el-dedo-y-llévatelo

11 de agosto de 2016

Rosalía Martínez (Pi...

oh qué bien, justo lo que me hace falta! De todas maneras yo creo que este sitio le tengo ganas. Mucho sushi o algo cocinado válido para mamíferas gestantes?

11 de agosto de 2016

dagger

cero sushi, es lo molón del sitio
BTW, actualizo la opi con una foto del expositor de tartas

11 de agosto de 2016

Rosalía Martínez (Pi...

pues se van de vacaciones, así que tendré que buscar otro destino para mi gordi-escapada. JOoooooooo ahora quiero dulceeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee japooooooooooo! Besitos para todos en la ofi, BTW!

11 de agosto de 2016

22/01/2016

Paraíso friki

A estas alturas de la party es difícil encontrar un sitio que te sorprenda y este sitio, con su estética friki-cumpleañera y la tele japonesa a todo trapo, desde luego que sorprende. Deliciososo los onigiris, las bolitas de pulpo, las tartas (tomamos una de matcha y nos quedamos sin probar la de tofu), pero el okonomiyaki es la estrella.

27/12/2014

sitio entrañable

Sorpresa encontrar un bareto de unos fanáticos de la cultura japonesa en medio de La Latina. La comida tiene sus más y sus menos, hay cosas que están muy ricas y cosas que me me parecieron menos conseguidas, y el sitio es cuando menos pintoresco. Pero está muy bien que se nota que van cambiando la oferta, que intentan traer cosas peculiares, evitar lo típico, y que les mueve la pasión. Además hacen muchas actividades. Son muy majetes. Un sitio entrañable y pintoresco que encaja como un perro verde en la calle Almendro.

Yanzoo

Este sitio siempre me ha llamado la atención y nunca me he atrevido a entrar.

27 de diciembre de 2014

25/01/2014

Japonés sin sushi

La comida japonesa no es sólo pescado crudo y este pequeño local del centro de Madrid se empeña en demostrarlo. Decorado como sólo alguien que ha estado en Japón podría hacerlo, su corta carta cuenta con interesantes platos típicos japoneses caseros.

A destacar la bolas de pulpo y el okonomiyake. Además, de manera puntual, hacen otros platos como ramen o bentos.

El local tienen un par de mesas "normales", luego unas pocas más bajitas, en las que te sientas sobre unas sillas cúbicas, y otras de bar con taburetes. No se lleva la 5ª estrella porque podría ser más cómodo y lustroso...

Si te gusta la comida japo más allá del sushi, merece la pena visitar el sitio.

19/06/2013

Tapeo a la japonesa

Llevaba tiempo buscando un japonés en Madrid que no fuera el típico de sushi (aunque me encante), y me encuentro con el Okashi Sanda.
Nada más entrar te encuentras con un bar, no un restaurante, con mesas altas, unas cuantas mesas bajitas, luz roja, vídeos musicales japonenes en la tele y una decoración entre anime y cosas colgando...vamos que nos pareció muy chulo .
La carta es cortita pero lo que probamos estaba muy bueno: takoyaki (bolas rellenas de pulpo) tremendo, pollo frito que estaba también muy bueno, y okonomiyaki, que es como un crep con un millón de cosas encima que también estaba muy rico, todo al centro para compartir. Bebimos cerveza japonesa, sake y granizado de mango.
Me gustó por que era un bar de tapas, un sitio relajado y barato (9 euros cada uno, éramos 5), donde ir a picar algo cuando das una vuelta por la latina.El camarero además fue muy majo y nos explicó los platos y los eventos que organizan. Repetiré en cuanto pueda!

27/04/2012

delicioso y diferente

Estuve el fin de semana en este curioso japones, y sali encantada! sobre todo porque al fin pude probar el takoyaki (bolitas de pulpo) y el okonomiyaki (tortilla-pizza japonesa) y....estaban deliciosos como era de esperar. Tambien comimos unas gyoza muy ricas y de postre una tarta de fresas con nata que alucinas! Tambien tienen refrescos japoneses calpis y cocteles con y sin alcohol deliciosossss
El ambiente es muy agradable y tranquilo, el local recogidito, como un bar de tapeo y los precios estan mas que bien.
Lo recomiendo a todos

26/05/2011

Diferente y agradable

Así me pareció el Okashi Sanda cuando lo conocí, hace ya algún tiempo. En la zona son una nota de color entre nuestros tradicionales bares de Madrid, con su concepto de bar/restaurante con comida y bebida japonesa. Tienen una variedad suficiente de cócteles y bebidas en las que se puede probar cosas genuinamente japonesas y otras un poco más arriesgadas, mezclando conceptos normales con licores de Japón, y también tienen una carta de comidas muy sabrosas, que cumple perfectamente con el espíritu del local. Además el personal es jovial y sociable, en seguida te sientes como en casa.

Un sitio perfecto para pasar un rato agradable saliendo de la rutina habitual.

09/10/2013

Aunque el camarero fue muy majo no cumplió nuestras expectativas,las tapas caras para lo que son y el local bastante cutrecillo.

Magenta

29/03/2010

Japobasura

Acudimos 5 amigos hambrientos a probar lo que publicitan en su puerta: algo más que pescado crudo y sushi. La experiencia fue desoladora. Es un sitio barato, pero tan alejado de los estándares japoneses, que no merece la pena ni comentar lo que "intentamos" tragar, que no comer: sólo decir que alguno de los platos llevaba hasta ketchup... Eso sí, es barato.

El camarero, al recoger los platos, incluso nos confesó que la mayoría de comensales "deja la mitad del plato". No digo más...

Como lugar de copas no juzgo su "mojitón de sake", el cóctel de la casa para compartir entre varios, pero ni el ambiente ni la presentación de la bebida nos llamaron a pedirlo.

The Ugly Kardashian

Perdona, Erishe I.S., si mi crítica de este restaurante te ha molestado, pero es mi opinión y la mantengo. Si que he estado en Japón, estuve haciendo un recorrido por el país de 20 días acompañada de unos amigos japoneses, que nos llevaron a conocer las cocinas más representativas del país. Un buen Okonomiyaki me lo comí, por ejemplo, en Dōtonbori, en Osaka, y aquí en Madrid te recomiendo el Hanakura en la calle Murillo (plaza de Olavide). Nada que ver con lo que estamos hablando, desde la calidad del plato a su presentación. Ese día en cuestión éramos cinco comensales y a ninguno les gustó nada de lo que pedimos, que fueron distintos platos... pero mira, probando es que se sabe y el quiera que lo pruebe y opine como yo.

Un saludo.

25 de julio de 2010

Cristina Muraoka

Lo siento mucho pero no puedo creer que de verdad hayas viajado a Japon, Tokyo esta plagado de Bares-Pubs de estilo bohemio como este, lo que tu llamas "Ketchup" no es mas que Okonomi Sauce, creo que cuando alguien esta dispuesto a hacer una mala critica sobre algo primeramente debe saber de lo que habla, estuve el fin de semana pasado con mi marido japones y la verdad es que nos parecio un sitio a tener en cuenta, es por ello que nos ha sorprendido mucho tu critica desproporcionada.

31 de mayo de 2013

31/08/2010

Comida japonesa casera en ambiente desolador

Diseño y ambiente nefasto para un local en la calle mas bonita de Latina.La comida es lo de menos en un desolador pub cutre con videos musicales a toda caña, decoración pésima y presentación de comida nefasta. Las tartas no responden para nada a lo que se supone gusto oriental, el té verde tan citado no destaca, mantequillota y queso en todos los postres. Carta sin duda curiosa e interesante. Los Calpis se pueden tomar. Una pena desperdiciar una muy buena ocasión...

03/08/2010

Un sitio cuidado donde los haya, muy personal!!Todo lo contrario a las grandes cadenas que tanto aburren... Probe una pizza japonesa llamada "okonomiyaki", que llevaba de todo! verduras, pulpito, pancetita y unas salsas buenisimas!! Para repetir otro dia sin duda alguna!! Ademas tienen unos cocteles muy originales y baratos, que eso se agradece hoy dia!! Pero sobre todo... mi boca experimento (y espero lo siga haciendo) la perfeccion en brownie... con te verde japones!! Valgame dios que bocado!! si os gusta el chocolate y en concreto el brownie, no podeis morir sin probar esta maravilla, que ademas es casera, como todo lo demas, y eso tambien es de agradecer!! ;)
SIn duda alguna un 10 para este localcito encantador, y sobre todo con material de primera para saborear y disfrutar :)

27/12/2010

probamos el mojito de sake y me sigo preguntando si realmente lo era...me pareció que estaba muy suave. Pero volveré para hacer una valoración adecuada. La decoración muy agradable, en negro y rojo, el sitio tranquilo, y los precios decentes, no tan prohibitivos como va ocurriendo con el resto de la Latina.