Ordenar por:

relevancia fecha

02/03/2013

Un lugar con carisma en Alicante

01/03/2013

One one, en el centro de Alicante un restaurante de aire francés, carta cantada y al frente todo un personaje: Bartolo.

Lo que más me ha gustado:
Como siempre, el nivel medio es bueno.
La ensalada de langosta.
El bacalao, sorprendente.

Me habría gustado más si:
El tamaño de las raciones se había reducido o era más bien escaso.
No se puede servir eso como tarta de manzana.
La “carta” es demasiado corta.

Más información en: lasaficionesdefernando.blogspot.com.es/2013/03/one-one-alicante.html
___________________________

Creo que lo mejor que se puede decir del sitio es que casi nada a cambiado, tienen una terraza en la calle pero lo demás sigue igual, mismos platos, mismo comportamiento de Bartolo “el autentico”.

Lo que más me ha gustado:
Los platos siguen estando buenos, como siempre.
El amigo Bartolo, que a pesar de ser un copo carismático, es muy profesional.
El local tiene “encanto” .

Me habría gustado más si:
La factura fuera un poco mas clara, es un un simple papel con el total. Decir que uno no se siente en ningún momento engañado.
Carta de vinos.

Más información en: lasaficionesdefernando.blogspot.com.es/2012/06/one-one-alicante.html

05/02/2011

guillermo navarro lo descubrió en diciembre de 2010

el personal punto de vista de una alcachofa

Me encantan los restaurantes que no son otra más que la extensión de la personalidad de sus dueños. Lugares con un encanto especial debido al carisma de las personas que gestionan el negocio.
El one-one es un lugar así. Barto, el dueño, es un tipo especial, peculiar, las veces que hemos ido no hemos pedido más que las cosas que nos ha querido sacar él. Sobre todo las alcachofas que son su debilidad y la cocina las toca muy bien. Con foie, jamón, rebozadas...
Más o menos saldrás a unos 40 euros por cubierto, con vino café y demás. Pero la experiencia es única, el local es pequeño y las mesas y la decoración son geniales. Muy Barto.
Un sitio genial en el centro de Alicante.

20/01/2011

Delicioso, agradable y único

Este restaurante merece mucho la pena. No verás la carta y tendrás que esperar a que el dueño del local, un tipo muy simpático y agradable, te cante los platos del día. Es un comunicador nato y seguro que terminarás pidiendo lo que él te diga. Y acertarás.

Las alcachofas con jamón y foie, como he leído por aquí, son sensacionales. También hacen muy buenas ensaladas y los segundos, esencialmente de carne y con protagonismo del pato, están muy bien cocinados.

No os perdáis el helado de pistacho especialidad de la casa.

Manteles y servilletas de tela, sobre los 40€.

Ambiente insuperable.