Ordenar por:

relevancia fecha

31/07/2017

Cocina de 8 y maridaje de 9.5

Comida con ciertas pretensiones y platos agradables que, en algunos casos, adolecen de sabor sin dejar de ser bastante ricos, ojo. Maridaje realmente bueno y sorprendente con vinos poco habituales de diferentes zonas geográficas y técnicas de vinificación.

Probamos el menú de 7 platos con maridaje y 30% de descuento con el cual se queda una RCP difícil de superar en el centro de Barcelona, chapeau a eso.

Si eres amante del buen vino es una ocasión fantástica para probar un maridaje a un precio sensacional y una comida con platos de 10 (burriquet con un vino blanco siciliano descomunales) y otros de 8 que en cualquier caso me parecieron agradables.

Yo que adoro el vino tinto eché de menos uno más dentro de las 7 copas y haberlo acompañado de alguna otra carne que no fuese cerdo pero entramos ya en el terreno de gustos personales.

En definitiva, un buen restaurante para disfrutar en pareja o con un grupo de amigos de platos finos y vino "disfrutón" dentro de un modelo que agrada más que el clásico primer plato, carne o pescado de segundo y postre. El servicio es bueno y desenfadado, lo que invita a interactuar con ellos y pasarlo bien

28/11/2014

Bien, pero falla el "envoltorio" y la imagen del personal.

Al comentar cosas de este restaurante tengo sentimientos opuestos.
Comida bien, muy buena relación calidad-precio.Menús de 35 y 55 euros, sin bebidas. Y se lo curran, una cocina creativa y no demasiado complicada.La diferencia entre los dos menús cerrados, era que en el más amplio incorpora foie de entrada y un segundo postre de chocolates para finalizar.
Tomamos el menú corto de 35 euros, más cubiertos, más 3 tónicas y 3 de agua, total 93 euros.,para dos personas.
Falla, el local, supongo que necesitan una reforma para ampliar o tirar tabiques, pero es lo que hay. En cuanto al personal, que sí son profesionales, pero se muestran algo atolondraos en el servicio muy amigable y cercano, y ante nuestra mesa para ir a otra habitación, desfilaron una serie de camareros o cocineros que parecian salidos del mundo calé, o napolitano. La imagen también cuenta.
La cocina más que correcta, bien presentada y pequeñas porciones. Supongo que la misma apretura de espacio, hace a los camareros depositar en el desbarase o traslado de platos, éstos mismos en rincones no propios para estas acciones, como balaustradas de las escaleras. O yo he visto como un camarero se arrodillaba para sacar manteleria limpia, en el suelo, a escasos 60 cmts de los pies de un comensale. Igual nadie se da cuenta de estos detalles, pero todo importa en ofrecer una imagen serena y profesional del local. Hacen lo que pueden, supongo.
Tomamos el menú de cena corto, puesto que ese mismo día para almorzar habia yo tomado los huevos a la republicana en Zaragoza.
Ahora cuelgo unas cuantas fotos de la cena del Osmosis, que no dudo que hagan justicia a lo que comimos. Es recomendable la comida, no tanto el local o ciertas cosas. Lo dicho, muy buena relación calidad-precio. Y en el centro de Bcn.

04/06/2012

Muy recomendable menu de degustación

Local algo raro en cuanto a la distribución, las mesas parecen estar "encajadas" al local con lo cual algunas tienen una ubicación un tanto extraña. Bonito cuarto de baño y un par de salones privados.

Solo hay opción de menu y todo estaba extraordinario (lo malo de esto, imagino, es que la recomendación se queda al menú que tuve suerte de probar). Para 3 personas:

- Entrante (fuera de menu): Micuit de Pato (individual)

- Degustación de Aceite con sal Maldón, Volcánica y Hawaiina
- Ensalada tibia de bogavante, con huevas de Salmón, patata y vinagreta de mango.
- Crema de calabaza con huevo poche y sobrasada.
- Arroz de setas e higos secos y hierbabuena.
- Mollejas de ternera con alcachofas y trufa.
- Cerezas con vainilla. (Maridaje con Vino dulce Domaine Thunevin-Calvet 2008)

Bebidas:
- 4 cervezas
- 1 Copa de Vino
- Botella de Noa (D.O. Priorato)
- 2 copas adicionales del mismo vino
- 3 Cafes

TODO: 188,46€

Destacar: el servicio atento, el detalle de rellenar las copas faltando poco para acabar la comida, el maridaje en el postre y que te pregunten si algo no te gusta antes de empezar ofreciéndote cambiártelo.

Por mejorar: Uno de los camareros se empeño en pasarme el brazo por delante para servir a la persona que tenía a mi lado (3 ocasiones) y cada vez que venía me obligaba a traducir el plato a la persona que tenía al lado que no sabía catalan.

16/11/2011

Sólo menú degustación

Un restaurante en un local alargado que hace casi imposible tener una mesa cómoda, todas están en pasillo, junto a la escalera o junto a la cocina. Pero es cierto que la extraña distribución de mesas se compensa con un trato cercano y agradable y una buena cocina respetando los materiales.

La principal pega es que funcionan sólo a base de menú degustación. En teoría es una forma de reducir los gastos del local y mejorar la eficacia de la cocina. Lo malo es que te toca comerte lo que te traigan, te guste o no. En nuestro caso nos preguntaron si había algo del menú que no nos gustase y, a pesar de pedir que me cambiasen el pato como plato principal, cuando llegaron los platos me metieron el pato. Allí se quedó el pato porque no me gusta, se dieron cuenta y, aparte de pedirme disculpas, no paso nada más, no me trajeron otro plato principal ni descontaron el pato de la cuenta. De lo que probamos lo que más me gustó fue la crema de coliflor con butifarra.

Tienen una buena selección de vinos y saben aconsejar sin pasarse en el precio, que se agradece. Cenar, con vino, sale por 55-60 euros, que es correcto para el local.

Servilletas y manteles de tela.

07/03/2013

El local es pequeño y muy extraño en cuanto a la ubicación de mesas. Nosotros éramos 3 y nos tocó en una mesa solitaria en el piso de arriba y estuvimos muy cómodos durante la cena. La decoración funcional y correcta.
Como se ha dicho en esta página solo tienen un menú degustación. Como ya veníamos avisados, no tuvimos ningún problema con ello.
Cocina creativa de mucha calidad. Por 2 entrantes + 5 platos + 2 postres, un alella blanco, cafés y dos copas de ron negro pagamos cerca de 60 euros.
A destacar el foie micuit con manzana a la vainilla, el plato estrella y el que siempre mantienen en el menú (junto con uno de los postres: los 3 chocolates).
El resto de platos los cambian cada 15 días,
Todos los platos nos encantaron. El de cordero se deshacía en la boca, el rape con arroz y langostinos perfecto, judías con setas (no recuerdo el nombre pero estaban muy sabrosas) y foie.
El postre de 3 chocolates fue quizás el que menos me gustó.
En general es un sitio excelente. De precios altos pero es que la comida y la elaboración de los platos es de primera.
La carta de vinos es completa y el servicio muy atento y amable.
Otro para darse un homenaje de vez en cuando.
Vale la pena reservar una mesa en el piso de arriba, porque las de la planta baja estaban demasiado juntas unas de otras.

15/02/2011

Buena elección

Conducido por el afán gourmand de una persona confiable, acudimos a este restaurante barcelonés de la zona alta. Local extraño de configuración, rápidamente se olvida por el correcto servicio. Se ofrece un menú de degustación, sí o sí. El camarero que nos lo ofertó, repitió casi literalmente las famosas estrofas de otros catalanes, los del claustro de la Universidad de Cervera a Fernando VII: "aléjenos Su Majestad, de la funesta manía de pensar". Un menú correcto, suficiente, trabajado y sin sorpresas:

Foie micuit con manzana a la vainilla ( lo mejor de la carta )
Crema de zanahorias rustida con vieira ligeramente ahumada
Judías verdes con coco, curri y jamón
Rape con sésamo y acelgas ( muy correcto y en su punto )
Escabeche de ciervo con chalotas y shitake ( prescindible )
Textura de manzanas ( un postre impecable )
Tres chocolates.

Una carta de vinos no demasiado extensa, pero suficiente y a precios no abusivos. Únicamente pagamos a precio de oro una minicopa de Riesling con el foie. 55 € por cabeza. Correcta relación calidad precio. Un servicio un poco premioso entre plato y plato qu ehace perder la continuidad si la conversación no es excitante.

Tres puertas mas abajo, en Aribau una coktelería de la que no recuerdo el nombre. Nada que envidiar a Boadas. Un fin de noche ideal ( pero sin fumar, nada mas que en el intermedio de la calle )

01/02/2010

Alejandro García Miranda lo descubrió en febrero de 2010

La crema está buenísima

No dejéis de probar la exquisita crema de calabaza, y además la carne de los segundos.
Siempre que estoy por Barcelona y puedo voy, y os lo recomiendo. Es muy acogedor, de precio es normal, 35 - 40€ por persona con vino...

Buen provecho!

28/05/2010

Menú degustación muy recomendable

El menú sale por 35+IVA. En total unos 105€ para dos. Platos muy variados y muy ricos. Buena calidad, presentación y servicio espectacular, muy atento y amable.