Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

Ver otros restaurantes cocina creativa en Madrid

Pajarita - CERRADO

No todo en la vida es diversión, pero comer sí que debería serlo, o por lo menos eso pensamos en Pajarita. Hacemos cocina fusión contemporánea, influenciada por cocinas de tod...

Ordenar por:

relevancia fecha

12/12/2016

Buen menú del día

Recomendación de @jorge y la verdad es que muy bien.

10,95€ el menú. Que viene con aperitivo, primero, segundo, postre y bebida.

Mi opción zanahoria inversa, un dos tres malasaña, que son unas patatas con acompañamiento muy rico, el baozi de cebón muy rico, y de postre papa francisco I, que es una mousse de chocolate. Con agua.

Muy buena opción para comer por la zona. Cantidad correcta, y bastante rico.

16/03/2018

Sitio de "tapas" fashion muy curradas, para probar un dia

El sitio es pequeño pero comodo, con gran atencion a los detalles.
Muy oscuro e intimo. Cuando fui habia bastantes parejitas y algun grupo de cuatro. La verdad es que para ser un miercoles a la hora de cenar estaba casi lleno.
El local es ok. La atencion es buena.
Ahora la comida. Es un lugar de "tapas", "pintxos" o como lo quieras llamar, todo fashion currado. A mi este tipo de sitios no me gusta demasiado porque soy mas clasica y me gusta mas el primero, segundo, postre, y tal. Dicho esto, el precio de los mini platos es de 5, 6, 6,5; 7 euros, y la mayoria son dos porciones, de manera que estan bien para parejitas. La carta ha cambiado un poco respecto a la que se muestra aqui (deberia haber hecho unas fotos, pero el sitio era demasiado oscuro para foticos). He mirado la pagina web del sitio y tampoco esta la carta actual, algunos platos han cambiado..ejemplo los huevos divorciados ya no existen, y hay otras cosas diferentes...
Lo que probe:
Arroz negro (tenia un nombre mas fashion) esto me pasa por no hacer fotos de la carta, la presentacion super bonita, eran unos canutillos con el arroz negro en su interior y salsa alioli por fuera, el canutillo era demasiado grande e insipido el resto ok.
Bomba de camaron, esto estaba rico caliente y en su punto. ok.
Ceviche???
Bao, que nos recomendaron diciendo que era el plato estrella del restaurante, muy muy rico, casi lo mejor que probe.
Quesadillas, tambien muy ricas.
Flautas, muy ricas.

La verdad es que a mi me parecio un sitio curioso y salvo el plato estrella creo que aunque no esta mal, no es muy para mi y no creo que vuelva. En su "estilo" no esta mal. El precio fueron 60 euros todo (incluido el vino, el vino ya eran 19 euros), si no te pides una botella de 19 euros pues sales a 20 euros por persona... un poco carillo, pero quizas lo valga, esta muy currado y nada estaba malo, pero tampoco era glorioso. Tiene un pase.

Tienen tambien un"menu" que se llama armonia para dos comensales que cuesta 36 euros y otro para cuatro comensales (no recuerdo el precio), quizas esto te salga mejor y pruebas los platos mas caracteristicos

Atencion: aceptan cheques gourmet, por si a alguien le interesa...

15/03/2018

Merece la pena repetir

La carta cambia cada cierto tiempo y merece la pena volver para ver qué hay ese día. Es cierto que el sitio es pequeño, pero eso lo hace encantador. En perores lugares hemos tomado copas y no nos quejamos.

El menú tiene muchos platos y veo difícil que no hay algo que te guste. El precio es bajo y el trato muy bueno. Así que yo creo que merece la pena volver de vez en cuando. No se puede poner el mismo listón de medir a un menú de 20eur que a otro de 50eur.

19/05/2016

Para repetir y repetir

Me chifla este sitio. Y me chifla porque los vinos son buenos, originales y a buen precio. La cocina es original, muy muy rica y no se pasan con los precios. Las raciones son pequeñas, para probar muchas cosas, y aún no he probado nada que me disgustase. Un gran trabajo en cocina y servicio. Ya he pasado dos veces por aquí y volveré mucho. Sólo le pondré una pega: que cambien los taburetes infames de las mesas altas. Son muy incómodos para estar dos horas cenando.

08/02/2016

FUSIÓN A PRECIO BAJO. MÁS BONITA QUE BUENA

Cena jueves Febrero 2016

Improvisando una cena con amigos a última hora, aprovechando que era mi cumpleaños, se me ocurrió visitar este sitio que tenía en pendientes hace tiempo.

Como soy un friki se me ocurrió de paso probar un Car2Go de estos aprovechando los minutos gratis y que iba a una zona poco car-friendly. La experiencia muy buena hasta que tocó aparcar, que el coche será pequeñito, pero si no hay sitio no hay sitio. Al final lo casqué a la desesperada en un sitio en el que pensé que no quedaría bien pero que resultó más que suficiente para el smart eléctrico (ya se sabe, los tíos siempre pensamos que manejamos más de lo que realmente tenemos entre manos...)

El local, sin ser un pasote, no está mal. Modernito, oscurito y agradable con la cocina a la vista.

Nos ofrecieron ir poniendo al centro los platos más “laureados” del lugar, para no tener que elegir, oferta que aceptamos. Así que, para 6 comensales:

HUEVOS DIVORCIADOS (2) – Plato muy original y rico. El trampantojo de la clara muy logrado y el conjunto muy bueno.

PIMIENTOS de padrón Popper (2) – Pimientos fritos rellenos de un líquido con sabor a mejillón en escabeche. A mí no gustó nada el “maridaje” a pesar de que ambas cosas me encantan, pero he de decir que en general en la mesa gustó.

Momento estelar ese en el que el camarero explica el primer plato (creo que los huevos divorciados) con un montón de detalle, ingredientes, explicaciones,… y cuando alarga el brazo para depositar los pimientos en la mesa y arrancarse a explicar el plato, le interrumpe uno de mis amigos (el paleto-crack) y le dice “Eso ya sabemos lo que es”. El camarero se queda loco, nos miramos todos incrédulos, mi amigo sonríe satisfecho por su hazaña, el camarero no sabe si seguir o salir huyendo. Tuvimos que amordazar al chaval para conseguir que nos explicaran que aquello no eran 6 simples pimientos de padrón fritos tirados encima de un tablero.

UN DOS TRES MALASAÑA (2) – Esto eran unas patatas fritas con piel que había que mojar en un tarrito con un huevo a 66º (parecía crudo) y después “rebozar” en un picado de ¿kikos? y algún otro fruto seco ó cereal. Bastante sencillo, un poco original, pero resultón y rico. (10 minutos debió de estar mi amigo paleto-crack buscando donde estaba la vuelta de tuerca de este plato comprobando que eran patatas fritas reales y que no estaban rellenas de algo jejeje)

QUEKAS (3) – Bueno, sin más.

BAO CACTUS (6) – Un bao verde. Buenísimo, dentro una combinación de sabores muy lograda.

BAOZI DE CEBON (6) – Sencillo y bastante bueno, pero el de Cactus es bastante más original y rico.

BOMBITAS DE CAMARON (2) – Aunque es “mezcolanza” como el que más, me pareció un plato, además de un poco feo, bastante malo de sabor.

PICANHA COQUETA (2) – Buena. Perfecta para saciar el ansia carnívora sin abandonar el carácter original de los platos de la carta.

Aquí ya habían dado por finalizado el despliegue, pero el comensal más comilón tenía ganas de más, y como yo no sé decir que no y nos acordamos de que al principio le habíamos comentado al camarero, sin que nos hiciera mucho caso, que nos apetecía el bacalao, pues…

DELICIA DE BACALAO (2) – Gran acierto, para mí de lo mejor de la cena.

Llegado este punto pedimos los postres y cafés. Solo un par de postres para compartir, y mientras tanto la camarera me trajo un amasijo como de restos de tarta en un plato pequeño con una vela encima para soplar. Desde antes de soplar, soplando y después de soplar yo le metía la mano directamente a los trozos de tarta y me los iba metiendo en la boca. Cuando ya había manoseado y ventilado una parte del plato caí en la cuenta de que el amasijo se trataba de uno de los postres. Sobra decir que a partir de este punto le quité el protagonismo al paleto-crack.

PAPA FRANCISCO I – Presentación poco cuidad (no incluye vela). No soy nada chocolatero y me encantó, así que a un chocolatero imagino que le volverá loco (o no). (Personalmente recomiendo comerlo con las manos)

COTTON CAKE – Lamentable, de los peores postres que he catado. Tenía espuma, insulso, y no se parece en nada a una tarta de queso.

BEBIDA. 4 copas de cerveza, 1 clara, 1 refresco, 1 agua, 3 botellas de EPICA ROBLE RIBERA (Típico vino "suave" que entra muy bien. 12€) y 4 cafés.

TOTAL: (y dándolo todo) 31€ por cabeza. (En la foto de la cuenta pone 7 comensales por un séptimo que llegó al final y no participó del ágape)

Buena atención, informal, pero muy simpáticos.

Me parece un sitio en el que, sin cebarse, se puede salir fácilmente sobre los 25€, así que es una opción bastante decente para algo informal, original y resultón cualquier noche. No me arrepiento de haber ido pero no veo muy probable volver.

ME GUSTA:
- Originalidad, Diversión, Fusión
- Es un sitio en el que puedes probar muchas cosas y platos diferentes. Nosotros, siendo 6 comensales, 9 platos y 2 postres.

NO ME GUSTA:
- Más adorno que cocina y producto. No engancha.
- Quizá tiene demasiados altibajos entre un plato y otro. Igual que algunos están muy buenos hay otros que más bien son malos.
- El ruido, música o sonoridad del sitio. No recuerdo si había música o qué era, pero sí recuerdo que había que hablar alto y costaba un poco oírse y oír a los camareros.

spider72

A mi me pareció un blufff total

8 de febrero de 2016

Sergiete

Es que yo creo que con tanto altibajo en los platos, según lo que pidas la cosa puede cambiar bastante. Para bien o para mal.

8 de febrero de 2016

Miss Migas

Mojando en huevo crudo??? HOLA????

8 de febrero de 2016

Sergiete

Estoy viendo que en la carta pone huevo 66º. Desconozco que le ocurre a un huevo al cocinarlo a 66º (no sé cuanto tiempo) pero te aseguro que parecía un huevo crudo. No se acercaba ni a pochado, ni a pasado por agua, ni escalfado. Totalmente líquido.

8 de febrero de 2016

Sergiete

A todo esto. Tengo una reserva para BACIRA este viernes a las 22:30, para 5 personas. No voy a poder ir así que si alguien la quiere aprovechar que me envíe un mensaje privado antes de que la cancele.

8 de febrero de 2016

26/12/2017

Mucho mejor de lo que me esperaba. Se come muy bien y el servicio es muy atento.

13/07/2015

Mejor corbata de nudo windsor. Cocina prefabricada sin alma. Servicio simpático. La nada absoluta.

Como pasa en algunas películas, lo mejor es el trailer.

En este caso, habíamos leído muchas cosas (y casi todas buenas) de esta Pajarita. Incluso en alguna publicación de cierta seriedad que podíamos estar ante un nuevo Bacira o Triciclo.

Curiosamente las peores críticas las habíamos leído aquí, en 11870, lo que demuestra muchas cosas, no sé si buenas o malas, pero qué narices...¡lo demuestra!

En este caso a nosotros nos ha supuesto una decepción mayúscula y este Pajarita es, como la velocidad y el tiempo, inversamente proporcional en calidad a lo que hemos leído de ella.

Local pequeñito pero apañado. No es la locura de cómodo, porque todo está ajustadito y metido con calzador pero no se está mal. Servicio rápido (más bien relámpago) y sonrisas mil. De hecho lo único que se salva de Pajarita es su servicio de sala.

Carta muy cortita, apenas 12-15 platos. Precios ajustadísimos: 3, 5, 6 euros...los más caros en torno a 10-11 euros. Las raciones eso sí, son acordes al precio, en algunos casos incluso más diminutas aún.

Cocina fusión, o ésa es la idea. La descripción de los platos es muy chula: Padrón Popper, Chalupa Baby o cosas así.

A priori es muy divertido. Luego no tanto.

NUESTRA OPCIÓN:

COCA GUANAJUATENSE. Crujiente de chimichurri con puré de aguacate, frijol y queso fresco.

Este plato refleja el elemento principal de la cocina de Pajarita: los purés. Purés que no saben a nada. Platos muy bonitos desde el punto de vista estético que sin embargo se mastican sin ningún interés. Malo. Anodino.

BOMBITAS DE CAMARÓN. Camarón en curry salteado sonbre causa limeña.

Pues de nuevo lo mismo. La salsa del curry es de lo poco salvable, pero hay poca, así que el plato pasa sin pena ni gloria.

MACARONS MEJICANOS. Macarons de cochinita pibil y mole poblano, o mejor dicho, de purés de esos ingredientes.

A más a más que dirían la alcaldesa de Barcelona, que algo pique no quiere decir que tenga punch. Macarons duros (más bien era merengue seco) con un relleno picante que sólo sabe a picante.

BAOZI DE CEBÓN. Correcto sin más, aunque de más nivel que los platos anteriores.

CORUÑÉS A 53.- Buey gallego sobre una cama de mermelada de pimiento de padrón. Cantidad ajustada, pero precio también. Buena carne marcada, se saborea muy bien con el pimiento de padrón. Rico y correcto. Funciona. Así sí.

Con una botella de Espacial a 19 euros, 49 euros todo lo anterior.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

Cenamos 5 platos en 39 minutos. Cada plato tardó unos 2 minutos desde que lo pedimos o terminamos el otro. Dos personas en cocina dan de comer a velocidad del rayo a un comedor pequeño pero con al menos 35-40 personas. ¿conclusión?. Los platos están ya preparados esperando salir. Dos churritos de puré con la manga y voilà. Esto no es cocinar, es manufacturar.

CONCLUSIÓN: Esto no es cocinar. No vale todo en la restauración. Esta Pajarita tiene trampa. Cuando uno ve los platos, le parecen apetecibles y como el perro de Paulov, levantamos el rabo con la visión de la comida. Sin embargo, la comida no es un ejercicio estético y la experiencia de la "cocina" (me resisto a llamarla así) cuando uno la come es realmente...inexistente.

Mal.

spider72

Tu y yo últimamente no vamos a la par Avelio...en La Jefa y Pajarita nos ha ido al contrario my friend...

13 de julio de 2015

Lady Spider76

Añado que hacía mucho tiempo que no comía tan mal, por debajo incluso de Marietas y similares.

A los dos minutos de cerrar la comanda ya teníamos el primer plato.....todo está más que hecho con anterioridad, y lo peor no es eso. Nada está bueno, ninguna mezcla funciona.

13 de julio de 2015

rosarosa

Bueno, sin ser tan sumamente critica como tu, es cierto que nos sirvieron a velocidad ultrosonica, algunos platos no estaban mal, a mi me decepciono un poco, pero en fin...
yo lo dejo en esta ok, es mas bonito que rico, eso sin duda

31 de agosto de 2017

19/05/2015

Picoteo moderno a precios y tamaños mini

Mayo 2015

Pendiente teníamos lo de ponernos la pajarita y lanzarnos al ruedo. Una carta apetecible, las leídas opiniones dispares y un tonto picoteo nocturno nos hicieron acercarnos hasta la lúgubre calle Apodaca.

Remodelado, mesas pequeñas y justas y un localcito agradable pero con altísimo nivel de ruido fue lo primero que nos encontramos. Lo siguiente fue un único chico en la sala, con algunos problemas para controlarla entera pero con extremada simpatía y una cocina en la que tampoco se veían muchas manos, pero todo fue saliendo bien y los tiempos no se alargaron excesivamente.

Oferta muy apetecible a precios de lo más comedidos, intuimos que las raciones son pequeñas, diminutez que comprobamos al llegar los primeros platillos.

Nos encantaron los PADRÓN Poppers rellenos de crema de mejillón, un vicio y genial para abrir boca, lástima que vengan sólo siete (razonable, porque la mayor parte de las mesas serán de 7 comensales) porque nos hubiésemos comido el doble.

Correctas las QUEKAS de champiñón con un potente sabor a harina de maíz tipo PAN, de la precocida, la que se utiliza para hacer arepas, y buena combinación de sabor en las BOMBITAS de Camarón con guacamole, que mejorarían con una causa de patata más refinada.

Atención a las cuatro rebanadas de pan de medio centímetro de grosor que sirven cuando pides un poco de éste; tuvimos que reclamar otras dos tandas más. Que ojo, lo cobran a 1€/persona.

Sosa la BERENJENA del sashimi pero ganando enteros al pedir un salero, buenísimo el punto que le da esa confitura picante que la acompaña, y riquísimas las ALITAS, súper crujientes y bien glaseadas, acompañadas de una confitura que en gruesos pegotones podría ser un poco invasiva.
Para terminar, su mini BAOZI de cebón, rico pero minúsculo.

No pedimos postre, quizás por una sensación de falta de alma a la propuesta. Prefiero pagar 6€ por los padrones y que me pongan una ración de verdad, o media. Y que los baos los pague a 5€ la unidad pero que me de para más de un bocado, para poder disfrutarlo. No es una crítica, para nada, es una reflexión sobre mi gusto personal. En pajarota hay buenos conceptos, buena ejecución y buenas ideas pero para mí le ha faltado eso, un poco de corazón.

Con una generosísima copa de blanco (el único ofrecido por copas) y agua del canal nos quedamos en 33€ que, definitivamente, es un precio fantástico. Pero Mr. tuvo que tomar postre en casa y se zampó dos tortitas con chocolate y nata para acabar bien el día, que se había quedado con falta de ese toquecito de varita final.

Carlos Griffo

Hay que decir que las tortitas estaban de muerte.

19 de mayo de 2015