Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

Ver otros restaurantes cocina creativa en Madrid

Pajarita - CERRADO

No todo en la vida es diversión, pero comer sí que debería serlo, o por lo menos eso pensamos en Pajarita. Hacemos cocina fusión contemporánea, influenciada por cocinas de tod...

Ordenar por:

relevancia fecha

13/07/2015

Mejor corbata de nudo windsor. Cocina prefabricada sin alma. Servicio simpático. La nada absoluta.

Como pasa en algunas películas, lo mejor es el trailer.

En este caso, habíamos leído muchas cosas (y casi todas buenas) de esta Pajarita. Incluso en alguna publicación de cierta seriedad que podíamos estar ante un nuevo Bacira o Triciclo.

Curiosamente las peores críticas las habíamos leído aquí, en 11870, lo que demuestra muchas cosas, no sé si buenas o malas, pero qué narices...¡lo demuestra!

En este caso a nosotros nos ha supuesto una decepción mayúscula y este Pajarita es, como la velocidad y el tiempo, inversamente proporcional en calidad a lo que hemos leído de ella.

Local pequeñito pero apañado. No es la locura de cómodo, porque todo está ajustadito y metido con calzador pero no se está mal. Servicio rápido (más bien relámpago) y sonrisas mil. De hecho lo único que se salva de Pajarita es su servicio de sala.

Carta muy cortita, apenas 12-15 platos. Precios ajustadísimos: 3, 5, 6 euros...los más caros en torno a 10-11 euros. Las raciones eso sí, son acordes al precio, en algunos casos incluso más diminutas aún.

Cocina fusión, o ésa es la idea. La descripción de los platos es muy chula: Padrón Popper, Chalupa Baby o cosas así.

A priori es muy divertido. Luego no tanto.

NUESTRA OPCIÓN:

COCA GUANAJUATENSE. Crujiente de chimichurri con puré de aguacate, frijol y queso fresco.

Este plato refleja el elemento principal de la cocina de Pajarita: los purés. Purés que no saben a nada. Platos muy bonitos desde el punto de vista estético que sin embargo se mastican sin ningún interés. Malo. Anodino.

BOMBITAS DE CAMARÓN. Camarón en curry salteado sonbre causa limeña.

Pues de nuevo lo mismo. La salsa del curry es de lo poco salvable, pero hay poca, así que el plato pasa sin pena ni gloria.

MACARONS MEJICANOS. Macarons de cochinita pibil y mole poblano, o mejor dicho, de purés de esos ingredientes.

A más a más que dirían la alcaldesa de Barcelona, que algo pique no quiere decir que tenga punch. Macarons duros (más bien era merengue seco) con un relleno picante que sólo sabe a picante.

BAOZI DE CEBÓN. Correcto sin más, aunque de más nivel que los platos anteriores.

CORUÑÉS A 53.- Buey gallego sobre una cama de mermelada de pimiento de padrón. Cantidad ajustada, pero precio también. Buena carne marcada, se saborea muy bien con el pimiento de padrón. Rico y correcto. Funciona. Así sí.

Con una botella de Espacial a 19 euros, 49 euros todo lo anterior.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

Cenamos 5 platos en 39 minutos. Cada plato tardó unos 2 minutos desde que lo pedimos o terminamos el otro. Dos personas en cocina dan de comer a velocidad del rayo a un comedor pequeño pero con al menos 35-40 personas. ¿conclusión?. Los platos están ya preparados esperando salir. Dos churritos de puré con la manga y voilà. Esto no es cocinar, es manufacturar.

CONCLUSIÓN: Esto no es cocinar. No vale todo en la restauración. Esta Pajarita tiene trampa. Cuando uno ve los platos, le parecen apetecibles y como el perro de Paulov, levantamos el rabo con la visión de la comida. Sin embargo, la comida no es un ejercicio estético y la experiencia de la "cocina" (me resisto a llamarla así) cuando uno la come es realmente...inexistente.

Mal.

spider72

Tu y yo últimamente no vamos a la par Avelio...en La Jefa y Pajarita nos ha ido al contrario my friend...

13 de julio de 2015

Lady Spider76

Añado que hacía mucho tiempo que no comía tan mal, por debajo incluso de Marietas y similares.

A los dos minutos de cerrar la comanda ya teníamos el primer plato.....todo está más que hecho con anterioridad, y lo peor no es eso. Nada está bueno, ninguna mezcla funciona.

13 de julio de 2015

rosarosa

Bueno, sin ser tan sumamente critica como tu, es cierto que nos sirvieron a velocidad ultrosonica, algunos platos no estaban mal, a mi me decepciono un poco, pero en fin...
yo lo dejo en esta ok, es mas bonito que rico, eso sin duda

31 de agosto de 2017

19/04/2015

Quieren pero no pueden.

cena de viernes 17/4/15

Después de varios intentos fallidos para encontrar mesa (siempre llamamos el mismo viernes a las 20h) ayer por una cancelación pudimos ir.

El local es pequeñito con decoración rollo underground, a lo malasaña; con mesas pequeñas y pegadas.

El servicio joven y simpático, pero perdido en muchas ocasiones. Te sirven el vino caliente, 10 minutos para que te pongan una cubitera; no saben llevar timings entre plato y plato,( o te servian demasiado rápido o te dejaban 15 minutos esperando).

La carta tiene propuestas muy interesantes fusionando cocina internacional a precios muy bajos, entre 4 y 9€ por plato. Proponen 2 menús degustación para 2 (a 32€) y 4 personas. Nosotros lo pedimos para no pensar mucho, que es viernes por la noche y queremos las cosas fáciles.

Empezamos con una COCA GUANAJUATENSE (4€) se supone que era un crujiente de chimichurri con puré de aguacate (guacamole vamos) frijol, queso de cabra y tomate raf. Sabía a guacamole y queso rallado el caserio.

- Bombitas de camarón (6€), camarón, curry, cusa limeña y aguacate (otra vez) puede ser el plato más elaborado de los que probamos, recuerdos de cocina thai, peruana y mexicana, pero tampoco está para tirar cohetes.

- Huevos divorciados (6€), yema de huevo, habitas, arroz crujiente y un trampantojo de miga de pan, que en verdad es la clara del huevo. Original la puesta en escena, pero de sabor no me dijo nada.

Estos tres platos nos los sirvieron seguidos y aquí se produjo una pausa largísima, tanto que reclamamos el siguiente plato del menú, que era el Macaron Mejicano (5€), nos comentan que se les ha acabado (el 99,99% de la gente que va a este restaurante pide el menú degustacion, me parece flipante que se les acabe el género a las 22,30) y que eligiéramos lo que quisiéramos para cambiar el plato; pedimos algo de carne, al rato nos traen unas Quekas (4€) diciendo que ese era el plato que sustituía los macarons; no dijimos nada pero me pareció un detalle feísimo, además te cambian por un plato de importe inferior. Echando un vistazo a los precios de carta, me percaté que los menús no compensan, te sale igual que si pidieras los platos a la carta, a nosotros nos salió un euro más caro por el cambio de plato (que el euro te da igual pero el detalle es imperdonable).

-Aún con todo las Quekas fue lo mejor de la cena, una quesadilla de champiñón con pesto de pipas y pico de gallo, sabia a quesadilla con pico de gallo y punto.

-Baozi de cebón 2uds (6€) el baozi mas pequeño y feo que haya visto, era como la mitad de lo normal. La masa no estaba mal, pero el relleno era normalito.

-Cotton Cake (5€) el puto aguacate hasta en el postre. Esta bueno.

Quieren hacer grandes cosas y deberían dominar primero los básicos, si lograsen hacer lo que pretenden sería un local muy a tener en cuenta. Ticket medio de unos 20€, que espero no volver a pagar.

Avelio

Siento la mala experiencia. A nosotros nos gustó, aunque con este sitio hay opiniones encontradas...

18 de abril de 2015

fresandco

totalmente david, debería de haber una asociación que velara por el uso controlado del aguacate, Amigos Verdes o algo así jajajajaja

19 de abril de 2015

fresandco

pues iba con ganas de que me gustara Avelio, pero ya ves que fracasó el plan.

19 de abril de 2015

11/01/2015

Precios bajos y original pero no me gusta

Recomendado por el foro en el que escribo, asistí a cenar noche de viernes. A tope de gente! Esperamos en la barra tomando un tinto de verano con limón (lo tienen de botellín, pero pedí que me hicieran uno), un camarero con más corazón que cabeza, pues el mismo venido de México, no llevaba una semana según nos dijo. Es un restaurante de mezclas, de gente, clientes, camareros y sobre todo comida. Con una cocina internacional, platos fusión mexicano-francesa, asiática, peruana, española con el buey gallego, etc. Pedimos unos pimientos padrón rellenos de crema de mejillones “padrón pepper”. Muy buena presentación al igual que el resto de platos. Cuando nos los trajeron, ya habíamos encontrado mesa, pequeña eso sí, un pelín arrinconados, pero con la cocina a la vista viendo al propietario, el jefe de cocina, un gran profesional como dirige desde dentro tanto la cocina como la sala. Los pimientos, bien, originales, pero resulta que pensábamos que iba a ir a más la calidad y salvando el bocado de baozi, el resto de platos defraudaron. Todos los platos originales, buen precio y mejor presentación pero al saborearlos no me sorprendieron. Seguimos entonces con el baozi de cebón, que se trata de entraña con ajetes tiernos en pan bao con alioli y chiles secos; original, exquisito, pequeño bocado que teníamos que haber repetido. Seguimos con la delicia de bacalao, sobre una cama de causa limeña puesto que no era según nos dijeron como viene en la carta con batata. La mayonesa flambeada por encima, tenía demasiado toque a gas. No nos gustó. El siguiente plato, los huevos divorciados, muy logrado, bonito, y fácil de comer. No me decepcionó como en el anterior pero tampoco me encantó. Es una forma distinta de comer huevos con yema y clara separada, haciendo un bizcocho con la clara y acompañado de tomate, habitas y granos de arroz. Terminamos con los macarons rellenos de cochinita pibil, pollo en moles poblano y guacamole. La pasta del relleno muy buena, pero al morder esto en macaron, es algo distinto, original, una mezcla de dulce y salado pero a mí sinceramente no me gustó. Realmente el orden en el que habíamos pedido los platos fue dejar para el final el baozi, pero fue de lo primero que nos sacaron. Un poco revuelto todo y a la vez los 3 últimos platos. Podría haber modificado el sabor final del menú. Tomamos otra caña y otro tinto de verano. Pedimos la cuenta y eso sí, no te puedes quejar, 41 euros para 2 personas. Mesas pequeñas y quizás un poco de ruido en el local. Servilletas de papel. Vinos pocos pero seleccionados acorde al restaurante. El servicio correcto, a algunos se les ve que están empezando pero el jefe de cocina, que es Mexicano, se le ve que sabe bastante. No tengo tan claro que triunfe este local, y si lo hace es por los precios.

Lady Spider76

Desde luego la RCP es brutal!

11 de enero de 2015