Ordenar por:

relevancia fecha

29/08/2013

El silencio y el descanso están aquí

Como hotel, las habitaciones del nuevo edificio, además de ser preciosas, son tan silenciosas, que se duerme en la gloria.
La suite es muy bonita, pero cara.
El restaurante es excepcional, con platos típicos de la zona. Lo mejor, por supuesto, El BOTILLO.
Aprovechad para tomar un buen vino de su bodega, el reserva cuesta unos 19€ en carta y está riquísimo.
La atención buenísima, las señoras son todas encantadoras, y por supuesto Prada, pasa a saludar por todas las mesas.
También podéis hacer el tour por los viñedos, en un trenecito.
Muy muy recomendable!

23/07/2013

La culminación de un sueño.

Hay que descubrirse ante la iniciativa de José Luis Prada, el original e irrepetible personaje que está detrás de la puesta en marcha de todo el universo de productos y lugares que forman parte de “Prada a tope”. El Palacio de Canedo es sin duda la culminación de toda una vida de esfuerzo y trabajo. Se trata de un lugar precioso, que fue adquirido en 1987 en un estado lamentable de abandono, restaurado después con mimo, y que ahora justifica una visita, una estancia o una comida reposada. La tienda es una maravilla, un lugar de ensueño, como de cuento. Las habitaciones otro tanto, los comedores un auténtica delicia y todo, desde el más mínimo detalle está cuidado con esmero. En el restaurante ofrecen una carta muy atractiva, con referencias lógicas al entorno, y es posible disfrutar de productos autóctonos de gran calidad, en comedores o terrazas muy bonitas. Es posible realizar visitas guiadas por la bodega, comprar vino, recorrer los viñedos, y disfrutar con el goce de los sentidos porque desde la atención al servicio, todo está hecho con cariño y por ello, no tiene perdón pasar cerca de este lugar y no detenerse a disfrutarlo. ¡ Mi enhorabuena a quien lo ha hecho posible ¡

27/06/2013

Calidad y buen servicio.

El lugar estupendo, las camareras muy simpáticas y eficientes, y los productos de calidad (agricultura ecológica). No es barato, pero hay que darse de vez en cuando un homenaje.

13/02/2010

Bierzo en estado puro

Este palacio reconvertido en hotel-cafeteria-tienda-restaurante fué un gran descubrimiento, lo visito un par de veces al año, siempre que voy por la zona, esta en un entorno magnífico, Prada lo tiene montado con un gusto exquisito la verdad que aunque solo se pueda pasar un momento, merece la pena. La comida esta de escándalo, todo muy muy bueno y genero de 1ª, la atención por parte de las camareras es muy grata y te saben aconsejar en todo momento, Prada siempre se pasa por las mesas a preguntar a los comensales que tal y se queda un rato en cada mesa charlando, la verdad que es una persona entrañable.
Si la Suite no esta ocupada despues de comer la puedes subir a ver, es muy curiosa. También es recomendable la visita a la tienda y ya de paso comprar alguna cosita, vino del propio viñedo, el cual puedes realizar una visita guiada en un carricoche, también merece la pena, puedes comprar castañas, pimientos, higos, chacinas, etc....todo super apetecible. Se puede bajar a la bodega y ver todas las instalaciones, a las mujeres envasando pimientos, cerezas, castañas...y hasta al propio enologo del viñedo realizando su alquimia, la ultima vez que estuve coincidio con la vendimia, en fin y para acabar, si podeis teneis que ir.

09/04/2012

El Palacio de Canedo es un sitio muy bonito, en el se encuentran los viñedos y la bodega del grupo Prada a Tope. El complejo cuenta con una gran tienda, un hotel y el restaurante.

Quizás sea un poco caro pero se come bien y la visita merece la pena.

11/03/2011

Prada A Tope

Uno de los proyectos más señeros de la zona y una de sus bodegas más personales, peculiares y arraigadas, repite presencia en La Guía gracias a la perfecta interpretación que nos ofrece su tinto de maceración carbónica. Resultado de los sueños y desvelos de un autor/personaje visionario e inquieto, José Luis Prada, su propio nombre, Prada a Tope, y su moderna estética nos dan claras pistas sobre la personalidad de este proyecto vinícola, gastronómico, hostelero y, por qué no, cultural. Con sede en el Palacio de Canedo en Cacabelos, elabora una gama amplia de vinos de gran tipicidad, entre los que destaca el mencionado maceración carbónica, además de una gama de productos gastronómicos dignos de mención

Dispone de Hotel
Año de fundación:1972
Enólogo:José Manuel Ferreira San Miguel
Viñedo propio:30 ha.
Producción total en botellas:300.000
Parque de barricas:300 barricas de roble americano, francés y centroeuropeo

Leer más en todovino.com/Bodegas?___store=guia_es&id=545

Algunos vinos de esta bodega seleccionados por la Guia Todovino:
Palacio de Canedo Maceración Carbónica 2007, Palacio de Canedo Maceración Carbónica 2006, Palacio de Canedo Joven 2005, Palacio de Canedo Maceración Carbónica 2004

18/11/2009

Despues de treinta años dando a conocer los productos bercianos por España, Prada se lanza a la que puede ser la guinda de su pastel, reconstruyendo un antiguo palacete de hace tres siglos, con gusto y buenas viandas, así parece que esta posada, museo... resurja de las cenizas de los sarmientos de sus viñedos, dando un acomodo de lujo a una idea de consumo sostenible, que se supone que Prada defiende a muerte. Muy recomendable

18/06/2009

Prada a Tope

Este es el mejor lugar del Bierzo. Y las mejores meriendas del mundo las sirven en el Palacio de Canedo. Un campo de viñedos rodea todo el palacio y en su carta no faltan productos de agricultura ecológica: desde los exquisitos vinos D.O. hasta los pimientos del bierzo, pasando por todo tipo de confituras elaboradas de la forma más artesana. Productos típicos de la tierra rodeados de un entorno envidiable y acogedor. En el Palacio de Canedo también se pueden adquirir estas exquisiteces en la tienda contigua, además de contar con una posada de escepción. Una visita a la página web da una idea del maravilloso lugar, que sin duda es mejor ver en persona

03/09/2008

El mejor lugar para disfrutar de la gastronomía berciana

El Palacio de Canedo es la típica finca de viñedos a lo Falcon Crest, en un entorno montañoso inmejorable, casi de visita obligada en el paso por el Bierzo. Su decoración está cuidada al mínimo detalle, la atención es personal y la oferta de servicios (bar, restaurante, posada, tienda, museo...) excelente.

Es como un gran museo de la gastronomía berciana en el que se venden muy bien sus productos y su identidad.

Es fácil encontrarse por allí a Prada, el cual siempre está dispuesto a conversar, y, si bien no es un sitio barato, garantiza el éxito de la excursión a Canedo.