Ordenar por:

relevancia fecha

09/01/2016

Muy buena cocina. Repetible

Enero 2016

Como era repetible pues... repetimos. Me sigue gustando mucho esta zona, Miragaia, ahora hay muchos edificios de dos plantas reformados muy cucos y acordes con la gama cromática portuense.

Esta vez el local estaba lleno, tuvimos suerte de encontrar mesa. Repetimos crema de marisco y bacalhau papavinhos y probamos los lombinhos de porco con grelos y broa (crumble, migas) y patatas asadas, genial este último plato, genial la combinación de los tres ingredientes principales. Las cantidades siguen siendo muy generosas.

De postre de nuevo la deliciosa "delicia de bolacha" que me gustó pero el factor sorpresa esta vez estaba ausente, es lo que tiene repetir.

Precio total: 31'95€ dos personas, increíble comer eso por ese precio.

Comida 29 noviembre 2013.

Me gusta esta zona, pillas la Ribera, tiras, tiras, tiras, pasas por delante de la Alfândega, ves pintadas y casa chulas, cambias de barrio y sin darte cuenta te encuentras con Papavinhos.

No había más clientes pero nos quedamos porque el dueño desprendía muy buenas vibraciones y dedicado a su trabajo. Fue muy amable en todo momento, se interesó por nuestro nivel de satisfacción sin ser pesado.

Pedimos vino de la casa que estaba bien sin más (2'60€ media garrafa) y dos cremas de marisco (¿2€?). Hacía frío en la calle aunque había sol y yo tenía vistas al Douro, el mismo Duero que pasa por mi tierra; esa cremita con langostinos en el fondo nos sentó de cine, estaba deliciosa, buen comienzo.

Platos gordos: bacalhau a lagareiro riquísimo (11'50€), con patatas fritas en rodajas buenísimas. La tajada de bacalao era gruesa y con una textura espectacular. Genial este plato, redondo. Yo pedí pulpo a lagareiro, cocinado primero a la brasa y luego al horno, venía con acelgas, espinacas o yo qué sé qué planta verde que no era fruto de mi devoción y patatas asadas muy buenas. De sabor estaba bueno pero demasiado blando; mucho mejor el bacalao. Lo alucinante de estos platos es que tienen cantidades ingentes de aceite pero no saturan ni resultan grasientos en ningún momento.
Ambas raciones eran gigantescas.

Le comentamos al hombre lo del pulpo y muy humildemente nos dijo que unas veces quedaba más duro, otras más blando, para qué entrar en más detalles.

De postre, estábamos muy llenos pero sabemos que los postres portugueses nunca desmerecen, pedimos la recomendación del dueño/camarero y fue la delicia de galleta, una especie de tarta de galleta deconstruida con no sé qué más, tan rica que casi le damos besos a la cocinera.

Cuando terminamos la comida, el personal del bar se sentaba a comer en la mesa de al lado. Me encanta esta situación, cuando varios miembros de una familia hostelera comen juntos en la mesa, en este caso con un cazuelón de arroz a un lado y una fuente de jureles al otro, no sé, me da como paz y buen rollo.

La comida nos salió por unos 36€. Al pobre se le olvidó sumar las cremas de marisco en la cuenta pero como somos buena gente, enseguida se lo dijimos.

Le planto 5 stars porque estuve muy a gusto en este restaurante y nos trataron muy bien. Sin duda repetiré Papavinhos.

Gracias a Davidperezf por encontrárselo por la calle.

EandradA

Tenía los tickets encima de la mesa cogiendo polvo y siempre pendientes de comentar.

22 de enero de 2014

acme

son las críticas crianza y reserva de la Ean. Vienen con solera y mejor bouquet como la de Kabuki

22 de enero de 2014

02/04/2015

Sin miedo.

El miedo que te suele dar cuando vas a un sitio tan turistico como es Oporto, es que caigas en un restaurante para guiris y no le saques todo el jugo a la gastronomia local.

Papavinhos es un oasis en el desierto, un lucero en el alba. Osea que se come de la leche a pesar de estar a un paseo corto del puente de metal sobre el Duero, centro neurálgico del turisteo de la ciudad

Servicio lento, muy lento y atento, muy atento.

Probamos los tres tipos de bacalao y los tres de la leche, el pulpo excelente y de postre se tomaron una especie de galleta que se aplaudio mucho.

Sinceramente lo recomendaria...