Parador Nacional de Turismo de Lerma

Ordenar por:

relevancia fecha

06/04/2015

Agradable salón y bonito restaurante en histórico edificio

A pesar de la monumentalidad del edificio, lo que más me ha llamado la atención de este parador es su agradable y tranquilo salón, que ocupa la totalidad de uno de los patios del que fue gran palacio del Duque de Lerma. Ideal para tomarse algo tranquilamente en sus cómodos sillones, incluyendo una carta de gin-tonics premiun, eso sí, a precios de local de copas de moda del cualquier gran ciudad. Muy bonito y tranquilo igualmente el restaurante, con techo abovedado y velas en las mesas.
Las habitaciones amplias y el fácil acceso en coche lo hacen adecuado para una parada en ruta o para conocer lugares cercanos como Covarrubias, Santo Domingo de Silos, el Desfiladero del Yecla o la propia ciudad de Burgos, situada a menos de 30 kms por autovía.

16/02/2014

El Palacio Ducal del Duque de Lerma

Este palacio, mandado construir por el Duque de Lerma en 1601 muestra un estilo característico de la época de los austrias.
Un patio central con galerías de columnas a los lados (en la actualidad está cubierto y lleno de sillones, por lo que es muy agrdable tomarse aqui un café) y un exterior sobrio y compacto con cuatro torreones, uno en cada esquina rematados, al igual que el tejado, de pizarra

En el interior los espacios son amplios y las vistas desde la planta superior muy bonitas.

Habitaciones cómodas y amplias, de techos altos, con una bonita decoración

Estupendo restaurante basado en los productos de la tierra

14/07/2013

En la habitación de la torre....

Hay Paradores mejores y Paradores peores . El de Lerma es de los buenos . Por el mismo precio, si están disponible, se pueden pedir las habitaciones de las Torres . Te avisan varias veces (por email , cuando llegas en la recepción ) de que son habitaciones con características especiales. Con tanto aviso ya estaba intrigada por ver cómo eran . Lo que tienen de especial es que hay que subir unas escaleras para acceder a ellas y que el baño está integrado en la habitación . No tiene plato de ducha , sólo una bañera que está en la habitación ,lo que por ejemplo para lavarte el pelo es más incómodo . Pero tienen más encanto que las otras . Por lo demás , el Parador está bien situado y tiene una cafetería muy agradable en un patio interior . No hay wifi en las habitaciones pero en la cafetería sí y además rápido . Recomendable .

EandradA

Ya veo que tienes afición por los paradores...

14 de julio de 2013

je suis béatrice

Por España si, aunque a veces me llevo chascos...los Paradores son como los melones . A veces salen buenos y otros malos .

15 de julio de 2013

acme

La torre mola pero para un día max.

18 de julio de 2013

je suis béatrice

Tienes razón , para muchos días puede resultar un poco incómoda porque es más pequeña , yo solo estuve una noche y me encantó...

18 de julio de 2013

03/08/2014

una buena alternativa

Magnífico edificio y muy bien trato

13/04/2010

Parador Duque de Lerma

El Parador es un hotel de 4* ubicado en el Palacio del Duque de Lerma, valido de Felipe III y dueño de medio Lerma en la época. El edificio es de estilo herreriano (como El Escorial), está situado en la plaza mayor y es precioso por dentro y por fuera. Los encargados de la recepción son muy amables y junto a recepción hay una mesita con un caldo de bienvenida para los clientes y unos libritos con información sobre sitios para ver en la zona (la oficina de turismo está cerrada los domingos por la tarde).

La habitación que nos tocó era muy espaciosa, estaba decorada de forma sencilla y no nos molestó ni un solo ruido. La alfombra del pasillo tiene los mismos dibujos que los azulejos que flanquean las puertas, en los que están los números de las habitaciones.

Siendo Amigo de Paradores (tarjeta de fidelización) tienes aparcamiento gratis y una consumición de bienvenida en la cafetería (situada en el patio central). Lo único malo fue que cuando fuimos a tomar la consumición tardaron una barbaridad en atendernos, unos 15 minutos, y eso que no había casi gente y hay unos llamadores en las mesas para avisar a los camareros. Por lo demás todo muy bien.

08/10/2009

Palacio

Cafetería en patio porticado sin mucho que destacar, estilo medieval incluso en el personal que viste trajes de la época.

Sofás muy cómodos (de esos que invitan a quedarse) pero muy poca rapidez en el servicio, incluso algunos desistieron y se fueron por donde habían venido.

En mi opinión es demasiado caro, aunque sea un Parador.

21/03/2010

Buena comida y buen servicio

A medio camino entre Bilbao y Madrid. Muy buen lechazo en un ambiente de palacio.

25/11/2007

rdeheras lo descubrió en noviembre de 2007

Dormir en un palacio ducal

Un parador con mucho encanto cerca de madrid.

Es el palacio que el Duque de Lerma hizo construir en el S. XVII "copiando" el estilo del Monasterio del Escorial.

El edificio en sí mismo es singular. Nada más entrar impresiona el patio interior, las escaleras y los pasillos que llevan a las habitaciones.

Es posible hospedarse en la última planta y también los torreones. Habrá que apuntarlo para una próxima excursión romántica ;)

16/08/2009

Buen café en la carretera

Buena opción cuando esteís cansados camino del norte, para parar y tomar algo en un buen ambiente.

23/07/2010

Excelente parador. Si hay libres, las habitaciones de los torreones son curiosas.
El restaurante ok.

22/12/2008

Herreriano!!

Cuando Lerma era el valido de Felipe IV, mando construir este gigantesco palacio con sus edificios anexos desde donde planeaba "administrar el mundo".
Poco antes había construido el palacio de Ventosilla en Aranda de Duero con el mísmo estilo aunque de proporciones mucho más domésticas.
Cabe destacar las 4 torres (muy parecidas a las del Escorial) y ante todo las impresionantes arcadas toscanas del patio interior que ahora se ha cubierto para hacer las veces de Lobby.
Recuerdo haber visitado esta casa con unos 5 años cuando era todavía de la familia Lerma y tenían alquilada la planta baja y sótano a un almacen de comestibles. En fin los tiempos han cambiado

15/07/2008

Imponente

Sólo por disfrutar del patio cubierto y del espectacular soportal de columnas, en los cómodos sofás y sillones, merece la pena entrar, tomarse algo, y disfrutar de un edificio representativo de cuando España dominaba el mundo.
El restaurante no lo probamos pero el que lo conocía nos recomendó otro restaurante asador donde tomar lechal, ubicado en la misma plaza, ya diré cual. Clientela extranjera, e indumentaria de los camareros supuestamente típica-tradicional pseudofolklórica, habitual del servicio de paradores a partir de mitad de los ´90, en este caso menos ridícula e inapropiada que en Asturias.
Posee 70 habitaciones pero no las visitamos.
Visitar sin falta, para al menos un receso y tomar una copa de licor o un agradable café tranquilamente.

Fotos on coming