Parador Nacional de Turismo de Trujillo

Ordenar por:

relevancia fecha

30/03/2013

Un remanso de paz

Un precioso parador, antiguo convento del siglo XVI. A la entrada un pequeño patio con una fuente da acceso a recepción, donde aun se puede ver el torno que usaban las monjas de clausura para comunicarse con el exterior.

El interior con un agradable claustro donde tomar una copa por la noche en verano, alrededor del cual se distribuyen las habitaciones. Las habitaciones son amplias y con una original decoración. Totalmente renovadas, no se parecen mucho a las de otros paradores.

Muy bonito el restaurante y el comedor de desayunos, que está habilitado en la zona de la capilla, son preciosos.
Lamentablemente el restaurante está cerrado, aunque se puede tomar algun plato caliente en cafetería.

14/03/2011

Buena comida

No me quedé a dormir sino que paramos de camino a Madrid para comer algo y seguir nuestro camino. Una estupenda opción si quieres evitar comer en la típica cafetería de carretera. Es fácil llegar y salir del pueblo. Comes por 30-35 euros.

Servilletas y manteles de tela.

26/04/2013

Edificio con mucho encanto, habitaciones soberbias, precioso restaurante. La comida es mejorable para lo que cabe esperar de un lugar así.

07/05/2011

precioso, lo mejor desayunar en la antigua iglesia del convento :)

19/03/2008

BigInJapan lo descubrió en marzo de 2008

Convento del Siglo XVI

En la monumental ciudad de Trujillo, cuna de descubridores, se alza este hermoso Hotel sobre el antiguo convento de Santa Clara conservando el ambiente de paz y sosiego que le imprime su estructura conventual.

En su interior destacan dos hermosos claustros, uno de ellos renacentista con arcos y columnas; el segundo proporciona al conjunto una nota de luminosidad que embellece el entorno.

Ideal para el descanso, el ocio y el trabajo, el Hotel cuenta con estancias y detalles de carácter monacal, salones amplios, tranquilos y agradables, habitaciones nobles en las que prima la madera y un bar-cafetería situado junto al luminoso claustro del Parador.

Una experiencia fantástica.