Pavilhâo Chinés

Ordenar por:

relevancia fecha

29/12/2016

Lugar curioso

Local con una decoración alucinante: bibelots por todas partes, abigarrada pero con mucho encanto. Cocteles y toda clase de bebidas bien servidas por camareros de uniforme. Publico exclusivamente extranjero. Aun así merece una visita.

16/06/2015

Genial, para tomar una copa y cotillear un rato. Muy correctos y amables, y sitio delirante, hay que ir!

26/05/2012

Parada obligatoria en Lisboa

No importa si uno tiene sed o no, el Pavilhâo Chinés es una parada obligatoria en Lisboa: En lo alto del Barrio Alto se esconde este bar, por llamarle de alguna forma a esta casa por lo que vale la pena hacer un recorrido por todos sus salones antes de decidir en dónde se quiere sentar, y entonces si tomarse algo.

Cada uno de los salones esta literalmente retacado de colecciones de todo tipo de objetos: cascos o gorros militares, abanicos, coches o aviones en miniatura, armas, mapas... por lo que más que un bar parece un museo antiguo y caótico o el escenario perfecto para una secuencia de Lynch o de Buñuel.

La especialidad de la barra son tés exóticos y cocletería clásica, con un cierto toque tiki, muy ad-hoc con la imagen del propio sitio. Ojo que lo que puede ser dulce, suele ser muy dulce.

11/05/2012

Indispensable

Un lugar para no perderse.
No sólo por su singularidad, para no dejar de mirar la decoración increíble que tiene, sino por mirar y remirar la carta (un libro precioso que está a la venta), con mil tipos de tés y cocktails, además de cervezas, tentenpiés para comer y otras muchas cosillas...
A precios razonables (ni caro ni barato, aunque más caro que en un bar portugués cualquiera), teniendo en cuenta que los camareros son unos auténticos profesionales, que te lo servirán con un gusto exquisito (por ejemplo: un té delicioso con tetera, un extra de agua caliente, azúcar en azucarero -no sobrecitos-; o un sandwich en una bandeja de época tapadita, y detalles así), y que pasarás horas en el local. Ese té costó 4,50€ en mayo de 2012.
Es enorme, incluyendo una sala grande con dos billares, donde se permite fumar (detalle nada despreciable).
Además, los sofás son comodísimos y la música perfecta.
Tiene un horario extraño, abre de 21h a 2h de la madrugada, y a partir de cierta hora hay que llamar al timbre de la puerta para entrar. Muy cerca de la zona de pubs de Chiado, Barrio Alto, Principe Real. Se puede reservar.
Incluso si vas sol@ no te aburrirás.

20/02/2011

Más que un local, un museo

Visita obligada si estás en Lisboa. Abren a las 18h, porque su finalidad es ir a tomar algo. Y mientras te tomas una cerveza (o lo que proceda) perderte en la decoración de cualquiera de sus salas.

Incontables la cantidad de cosas que tienen colgadas, muchas piezas de coleccionista. Podrías pasarte horas y no acabarías nunca. Y encima te sientas en sillones super cómodos, por lo que el rato es la mar de agradable.

Eso sí, la bebida se paga: 3€ la cerveza.

Nota para los novatos: hay que llamar a un timbre para que te abran la puerta.

11/12/2012

Sitio pintoresco con mayúsculas.

Esta especie de pub inglés decimonónico es un templo de lo kitch, con sus madelman, sus maquetas de aviones de combate, sus figuritas de caballeros, soldaditos de plomo y demás. Aparece en todas las guías y es muy comentado en los foros de viajes, así que es más un lugar de peregrinación de turistas que otra cosa. Resulta curioso.

06/02/2011

Hay que ir

El pabellón chino está en pleno barrio alto de Lisboa, y es una cafetería/bar de copas muy antigua y decorada con millones de objetos a cual más curioso. Parecedes, techos (por favor, miradlos) y suelos de madera, dando cabida a muchas estanterías con cristales que tienen colecciones de todo, ni siquiera puedo poner ejemplos. Es curiosísimo. Además tiene varias salas conectadas entre sí que suponen ambientes distintos y permiten, si vas en grupo, tener cierta sensación de intimidad. Tienen una extensa carta de cocteles, combinados, tés y cafés. Por la tarde se está mejor que por la noche. Si vasi a Lisboa merece muy mucho la pena acercarse.

27/05/2011

Hay que conocerlo.
Lugar recomendable a todos los que visiten Lisboa.
Mezcla de café y museo.
Bien decorado, infinidad de objetos que no te cansas de observar.
Tiene la curiosidad de que hay que llamar el timbre para entrar (creo que en los años 70 era costumbre en algunos locales lisboetas).
Los camareros parecen parte de la decoración con sus trajes oscuros con pajarita.
A nosotros nos tocó un camarero muy atento, pero sí que observamos que había algun otro bastante desagradable y casi espantaba a la clientela.
Una caipirinha exquisita 7.5 euros. Algo carillo, pero vale la pena.

26/08/2012

Precioso y tranquilo pub para tomar una copa tranquila y agradable. La decoración es super chula, recargada y curiosa en sus vitrinas puedes encontrar todo tipo de objetos singulares.
Un lugar a tener en cuenta en otra visita a Lisboa.

02/03/2011

pequeñas cosas

más que por las bebidas en sí, el pavilhâo chinés es interesante por todo lo que encierra, por los miles de objetos que atesoran. Es prácticamente imposible elegir uno (o diez si me apuras) pero es bonito intentarlo.

Uno se puede pasar horas mirando, en cualquier dirección y descubriendo pequeñas sorpresas.

Interesante y diferente.

20/01/2010

Unico

Las espectativas se cumplieron. El lugar es muy singular. Decorado hasta el techo, lleno de muñequitos y rarezas. Sillones de terciopelo y mesas de marquetería. Los camareros van con pajarita. La situación es algo cómica por el conjunto formado por la decoración y el look de los camareros.

La carta es interminable, compuesta por un infinito número de cócteles. Los precios son algo caros para Lisboa. No osbtante emrece la pena por el lugar.

Un must.

16/11/2009

Peculiar y antiquísimo bar / club / coctelería en el barrio alto lisboeta.

Su interior está dividido en distintas estancias en las que puedes degustar una amplia carta de cócteles (me quedo con los miguelinos 1 y 2) y cuya decoración, dentro de vitrinas es un auténtico museo del coleccionista.... ¡de todo! Figuras, sombreros, gorros y cascos militares, insignias militares, jarras, muñecos de plomo, etc.

Tiene también una sala de billar para quienes les apetezca. Yo con estar sentado en la estancia más militar con insignias que van desde la falange española hasta las estrellas comunistas rusas tengo suficiente. Te quedas embelesado mirando y mirando...

04/11/2008

Lugar curioso

Local muy curioso donde tomarse algo. Hay tantos sitios a los que mirar que quedarse sin conversación es complicado, ¡ simplemente comenta lo que ves!
Se trata de una antigua mercería, cuyas estanterías están llenas de figuras de coleccionista, soldaditios, muñecas, etc....

el lugar tiene varias estancias.

los adictios a coleccionar ir tienen visita obligada aquí! :)

Aquí os adjunto un link que habla del lugar... ( en portugués):

.fcsh.unl.pt/cadeiras/plataforma/foralinha/atelier/a/www/view.as...