Pierre Loti Cafe

Ordenar por:

relevancia fecha

22/01/2010

¿Quedamos en el cementerio?

Hay que ir!
coge el teleférico y tómate un te o café admirando las pedazo de vistas!
Darse un paseo por el cementerio que lo rodea no deja de ser algo curioso y digno de vivir!
La gente de allí se lleva incluso su propia comida de picoteo con el café,
nosotros que ya lo sabíamos nos compramos unas obleas turcas en cuanto llegamos al barrio.

12/02/2010

Escapando de los circuitos turisticos tradicionales, y adentrandote en uno de los barrios conservadores de Estambul, Eyup, podras disfrutar de una vistas estupendas del principio del Cuerno de Oro.

Aprovechando tu visita, no debes perderte la Mezquita de Eyup, uno de los principales destinos de peregrinacion para los musulmanes. El "espectaculo" de los trajes de las bodas y las celebraciones del dia en que los niños son circuncidados.

Para llegar hasta aqui, la mejor idea es coger un barco en el puerto de Sultanahmet, que tardara una media hora hasta Eyup, y desde ahi se puede acceder andando a muy poca distancia, a la Mezquita y a la cafeteria que esta en lo alto del cementerio que se extiende por toda la colina.

Uno de los lugares fijos a los que llevo a mis visitas. Que lo disfruteis

12/07/2009

Café con vistas

En lo alto de una colina que es un cementerio enorme, está este café, antes de sentarte a tomar algo, échale un vistazo a la preciosa vista panorámica de toda la ciudad. Se puede subir en el teleférico que cuesta 1,5 liras. La vista es quizá más bonita que la que hay desde la torre de Gálata.
En el café, por cierto, no hay ni cerveza, ni comida, y por la zona no hay sitios recomendables para comer.

10/08/2009

Café con vistas..

Pierre Loti es el seudónimo del novelista francés Julien Viaud, un oficial de la armada francesa conocido popularmente por el primer nombre. Durante 1876, éste personaje frecuentó este café y se enamoró de una mujer turca casada, escribiendo una novela autobiográfica "Aziyade" en que narra su aventura.
El pequeño café, decorado con muebles del siglo XIX y con camareros vestidos a la antigua,,es tan pintoresco como un fumadero de opio, o una pequeña cabañita finlandesa, redecorada por una firma francesa. Dentro de él no se vende alcohol. Lamentablemente, está ahora absorbido por todo un complejo de cafeterias, restaurantes abalconados, miradores que se asoman al Mármara, y pequeños merenderos al estilo del Moulin de la Galette. Hay aparcelados cenadores vegetales, umbrosos y aboscados, perfectos para los meses de verano en donde cuelgan guirnaldas eléctricas. Casi "Últimas tardes con Teresa".... Sí, tiene un cierto encanto..Hay también, al dar la vuelta, un complejo de hotelitos de madera, al estilo , casi ,,pero no, de las bonitas casas, restauradas desde los años 80 por el TTOK, de la calle de la fuente fría, o sea Sogukçesme Sokagi, pegadas a la muralla exterior del Palacio de Topkapi,muy cerca del restaurante Sarniç,/ pronunciese Sarnich/, y reconvertidas en sencillas casas de huéspedes o en archivos de la ciudad, en un oasis de tranquilidad dentro del centro turistico de la ciudad...
El célebre café se haya en una colina en el cementerio de Eyüp y es un destino turistico. La vista al atardecer, tal vez lo merezca.
Aunque no sea muy cómodo llegar sudorosos de un viaje de pie, de 20' ,en un bus caldeado, el 99 A, que sale de la plaza cercana a Eminönü, plagada de buses,(al tercer intento de localizar dicho autobus, entre unos 25 aparcados o a punto de arrancar, un amable conductor,,me cogió literalmente del brazo, y me llevó al bus correcto. O tb puedes tomar el 39, o el 55T), y luego tener que esperar como otros 40', eran las 7 de la tarde de un viernes, me parece,,,para sacar otro jeton para las dos cabinas del telesférico,...Pero uno, a veces, no tiene más remedio que ser, sencillamente, turista. El bus, 99A, lleno de parroquianos, recorre todo el contorno próximo al Mármara, lo que te permite observar como disfrutan de sus barbacoas las familias turcas desparramados sobre los jardines y parques a la tarde y como trasnochan... Umm, no suelen recoger las botellas de agua,,,con lo cual..ya se sabe como quedan estos parques. Pero sigamos,,,con el café Pierre Loti...Debes de apearte cuando llegues al punto del telesférico, construido a la derecha de la carretera, antes de atravesar un pequeño tunel, y luego de comprar el jeton, poder ascender, ya comodamente sentado en las burbujas - cabinas, por la ladera de la montaña donde está el café. A la vuelta, tomas cualquiera de los anteriores autobuses, ya no notas ni el calor, o sino un taxi, ya que hay muchos a la espera, en la salida del telésferico,,y te acerca a la ciudad por unas 15 liras. El bus te lleva en 20 minutos al Gálata, y de ahí puedes acercarte al centro en el tranvia que recorre todo Ordu Cadessi..Para ir andando desde el centro, al Loti, hay que tener ganas y aguante ya que son varios kilómetros.

En todo este complejo de terrazas, hay turcos y, claro¡¡ turistas. La gente fuma en nargile, o juega al backgamon. Hay novios( ellas, tremendamente maquilladas, a veces rubias, y con ramos de flores de tela, bordeadas de purpurinas; ellos, en smoking negro, o trajes repulidos de alpaca y zapatos puntiagudos de charol..) que se dejan hacer fotos para su book de boda, y se bebe té (çay), , también de manzana aunque éste no sea estrictamente té, cerveza pilsen turca, Efes, refrescos, zumos y sandwiches o ensaladas. No son demasiado baratas estas terrazas, pero hay que pagar las vistas,,Un zumo natural, sobre las 13 liras. Beber despacio. No hay apuro, el mundo sigue. El tiempo gotea lento, y algunas luces, bombillas de colores, se van encendiendo a medida que va oscureciendo. La gente no parece tener prisa por irse, por bajar a la ciudad. Se bebe también ayran ( bebida agria hecha con yogurt, agua y sal,y batido hasta que tenga una textura espumosa, se sirve en vasos altos o gruesas copas), y zumos de cerezas. Sin olvidarnos del buen café turco y de los frutos secos o dulces de sémola.
Se buscan las mesas más próximas a las barandas y se alterna amigablemente. Manteles de tela amarillos o de cuadritos rojos vichy. Los ruidosos vivos conviven en armonia con los silenciosos muertos del cercano cementerio, escalonado, lleno de lápidas y tumbas, algunas muy bellas, que se sitúan colina abajo, hasta la carretera. Los musulmanes siempre entierran en el suelo.
Volvemos al hotel, a la ciudad, el viaje por el Bósforo de esta mañana - tarde, nos ha abierto el apetito..¿ Vamos a,,,,? ¿ A dónde vamos,,,,? Saca,," los apuntes..". Sección Restaurantes..¿ Exigiran chaqueta americana en ..éste?, No, no creo,,,es Estambul...,pero quién sabe..¡..

15/05/2015

Pequeño café de impresionantes vistas

Al atardecer ese ocaso del cuerno de oro mientras tomamos cafe turco

24/12/2008

izaeus lo descubrió en diciembre de 2008

La mejor vista del Golden Horn

Se debe su nombre al escritor francés Pierre Loti, el cual iba asiduamente a este maravilloso rincón del Cuerno de Oro para inspirarse.

Muchas visitas organizadas te suelen llevar allí. Por lo menos a nosotros nos lo hicieron. Tras visitar el cementerio la mezquita y el cementerio de Eyüp (a los pies de la colina donde se situa el café) subimos en teleférico o bien andando hasta el café. Es obligatorio tomarse algo para poder sentarse en su terraza pero la vista merece la pena. El té de manzana fresquito entró de muerte.

Desde esa terraza se ve gran parte de la ciudad que no es poco pero tampoco es todo. Al río que se ve desde esta colina se le denomina Golden Horn (Cuerno de Oro) ya que al caer el sol el agua toma un color dorado y su forma de cuerno de sentido al nombre.

Una visita para mí obligatoria para todo aquel que visite Estambul.