Pink Monkey ofrece una cocina Asiática reinventada siguiendo procesos artesanales, utilizando una materia prima noble. Intentamos ofrecer una experiencia gastronómica distinta...

Ordenar por:

relevancia fecha

06/07/2017

Buen asiatico

Pink Monkey lleva ya un tiempo en Madrid pero después de haber ido a Sasha Boom dos veces, y las dos haber salido totalemente desencantado, no le había dado la oportunidad que merecia.

Local chulo, modernete, como todos ahora...un poco de hierro, un poco de madera...y tenemos un restaurante.

Carta muy parecida a la de Sasha Boom, pero con opciones distintas e interesasntes.

Alla vamos...

1. Bao de Panceta - Rico, sabroso pero quizás mejor pedir a su hermano el Bao de Shoft Shell Crab.
2. Dim sum de rabo de toro y foie - La estrella de la noche de ayer. Unos dim sum muy potentes de sabor con el rabo de toro y el foie, pero además acompañados de una reducción a base de jamón ibérico que era puro sabor.
3. Dim sun de carabinero - Los mismos que en Sasha Boom, muy ricos, potentes.
4. Curry verde de pato - Curry de verduras con pato. Pato cocinado perfecto.

Además, una bola de helado de choco-chile de postre.

Casi me gusta mas que Sasha Boom por aquello del ambiente mas informal, pero si estais por la zona, merece la pena parar a tomar algo.

22/04/2018

Fusión asiática cool

Fuimos con el menú Restaurant Week, 25€ cuatro platos más postre. Los platos bastante representativos, un ceviche, unas gyozas, un pollo satay y unos noodles, mas un helado de postre. Todo muy bueno, bien atendido, bonita vajilla como es preceptivo en este tipo de locales. Sin manteles, obviamente, pero servilletas de tela, bien.

Este menú merece la pena; hay otro menú degustación más contundente por 38€ incluyendo copa de vino. Al final lo nuestro subió a 80€ por pareja ya que somos unos “cóctel victims” y nos tomamos tres mas un chupito.

Nunca nos convence la reserva por turnos, pero todo es adaptarse. Reservamos en el primer turno, a las 9pm. Llegamos muy pronto, aparcamos por la zona (en la calle, sin problema, y al lado del restaurante) y nos fuimos a “chuequear” dando un largo paseo. Vimos tiendas, hicimos compras y volvimos al sitio a la hora prevista, una tarde-noche genial.

Como detalles a mejorar, el agua es embotellada y el chupito no solo no fue invitación de la casa, si no que fue una clavada (4€!!!!), encima lo trajeron del tiempo. Se quedaron sin propina y sin la quinta estrella. No pasa nada, llenan los dos turnos sin problema.

Parecido a su hermano Shasha Boom, más informal y algo más asequible (tampoco mucho...), es interesante.

17/05/2017

Buena fusión asiático-peruano

Ya van tres las veces que he recalado en Pink Monkey, primero como el típico sitio 'de moda' que había que conocer, y después y como dejó buen sabor de boca, he repetido y repetido... y ahora sin duda, uno de mis favoritos BBB de la noche madrileña.
Con un ticket medio de aprox 30€ por cabeza, un poco por encima de los Perrachica, Frida, Pipa.., la experiencia merece todo la pena.
Lo primero a destacar es el servicio, encantadores en todo momento, nos sirvieron esta última vez 3 cuencos de un aperitivo que te traen al principio y que llevaba una salsa que nos generó adición, así que como nos gustaba, nos traían más y más, y con una sonrisa enorme, en pocos sitios puedes vivir algo así hoy en día.
Siguiendo con el servicio, y como queríamos vino por copas nos recomendaron entre otros un mencía que fue todo un acierto, y que por supuesto nos trajeron junto con otros vinos para probar... otro maxipunto para ellos!
Y ahora ya aterrizando en la comida, tienen unos dumpings de carabineros y otros de rabo de toro y foie.. que me vuelven loca, siempre los pedimos.
La parte de ceviches y tiraditos se ve muy auténtica aunque debo decir que con el tema peruano soy muy particular (me encanta y de hecho he comido mucho y muy bueno en el propio Perú en los últimos años, así que no me vale cualquier cosa llamada ceviche por mucho que esté aquí de moda).
Perooooo... las brochetas de pollo satay están muy correctas (riquísima la salsa), y de los segundos la carrillera en curry rojo, que pica pero que está buenísima, hace mis delicias siempre, tienen también unos noodles con presa ibérica y verduras muy ricos, y un curry de pato muy resultón, tengo que probar platos nuevos cuando vuelva porque suelo quedarme en 'mis fijos' al final, pero siempre con muy buen resultado ;).
Los cocteles son un plus para empezar o comer/cenar con ellos, y los postres merecen la pena a juzgar por el que tomamos esta última vez.
En definitiva, un sitio precioso en cuanto a la decoración, pero que a diferencia de otros también ofrece una buena oferta de RCP.
Seguiré repitiendo, y lo recomiendo sin dudar.

21/03/2017

Magnífica cocina, pobre bodega

De los creadores de Asiana y Asiana Next Door surge Pink Monkey, un local bonito, desenfadado y pequeño, bien iluminado y con gusto, donde apuestan por una cocina fusión asiático-latinoamericana, o sea lo que toca en estos tiempos: ceviches, tiraditos mezclados con guiños al Sudeste asiático en forma de baos (excelente el de soft crab), arroces y toques picantes. Me encantó el ceviche de corvina, me refrescó el kimuchi, hecho a base de zamburiñas y salsa picante sobre limas, buenísimos los dimsum de carabineros... te quedas con ganas de probar toda la carta y de volver para descubrir los platos que no has podido pedir. Servicio encantador, rápido, eficaz sin "amiguismos", atentos al ritmo de la mesa y con criterio. Carta de postres corta y pobretona. Brownie acosado por fruta y no se cuántas cosas más. Prefiero de lejos los helados. El de albahaca es una maravilla.

Mención aparte, lamentablemente, la bodega. Puedo entender que optes por tener los mejores cócteles de autor de la ciudad, pero si hay una carta de vinos, aunque sea corta -como es en Pink Monkey- al menos que sea cuidada, con criterio, con sentido y que se ajuste al tipo de cocina. En los blancos hay algún albariño simpático (el You&Me que es el nuevo Lola) pero en los tintos es tierra quemada: mi primera opción ya no la tenían pero seguía en carta, el segundo que pedí, picado y al final tienes que elegir entre una carta aún más exigua donde cualquier opción es regulera. Una pena. No se si admiten descorche pero en ese caso mejor llevarte el vino de casa que al menos acertarás. Y podrás disfrutar no solo de una magnifica cocina sino también, bien regada. Precio medio: unos 35-40€ (con vino).

25/08/2016

Psssssssssssssssss

He de decir que la comida en general me pareció rica pero pedimos un plato de dim sum con pollo en el que venían 3 piezas a 14 euros! Sinceramente un robo, primero porque dicen que es todo para compartir, si todo es para compartir curioso que pongan 3 piezas número impar, y segundo que nos encanta el dim sum hemos ido a muchos sitios como la morajeja exclusivamente a comer dim sum y en Londres y jamás habíamos pagado ese precio por 3 piezas de DimSum nunca cuesta más de 6-7 euros 3-4 piezas en fin, la comida rica pero los sabores son demasiado parecidos, me quedó un poco la sensación de que da lo mismo te pidas lo que te pidas que sabe igual.
En cuanto al ambiente, creo que es de estos sitios que se pone de moda, sin más, tampoco creo que había un super ambiente, el sitio es pequeño y las mesas demasiado juntas, sobre todo las de dos, lo de pedir mesa de dos supone estar pegado a los de al lado, escuchando las conversaciones de los demás.

10/06/2016

La fusión asiática más chic

Pink Monkey es el nuevo proyecto del empresario François Poplawsky y el chef Jaime Renedo, artífice de dos de los asiáticos más populares de Madrid: Asiana -pionero promotor de las cocinas asiática y peruana en nuestra ciudad- y Asiana Nextdoor -la versión ‘prêt à porter’ y más innovadora de Asiana-. El interiorismo, a la par gamberro y coqueto, es obra de nuestra querida Marta Banús (con la que colaboramos a menudo en nuestro pequeño estudio de comunicación y branding gastro diseñando marcas como Lolo Polos), que ha creado un local de esos instagramizables y chic en los que da auténtico gusto entrar.

¿Y la carta? Jaime Renedo se ha inspirado en sus viajes por el sudeste asiático y América Latina para elaborar una propuesta corta, pero muy original, compuesta por unos 20 platos que, partiendo de las tradiciones asiáticas y peruanas, combinan originales contrastes de sabores jugando con cítricos, picantes y especias (su lema es ‘same same but different’ ). En ella encontrarás entrantes y dumplings inspirados en la street food de Indonesia, Vietnam o Tailandia, “hits asiáticos reinventados” (sopas, noodles, curry…), un apartado de ceviches y tiraditos (todos muy originales) e incluso un toque español en platos como la fideuá de carabineros, chipirones y alioli de rocoto. Suena bien, y lo mejor, sabe bien (teníamos nuestras dudas, hay quienes dicen que a Pink Monkey le falta autenticidad y que los sabores están demasiado adaptados al paladar mainstream. Pues oiga, no podemos estar más en desacuerdo, ¡y mira que somos exquisitos con la comida asiática!).

Mención aparte merecen los cócteles diseñados por Igor Lameiras, ganador del mejor menú de coctelería en Fibar 2015 por La Terraza del Room Mate Oscar, en los que se combinan originales ingredientes y que complementan de forma ideal muchos de los platos.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/pink-monkey-madrid

Buen provecho e Eat & Love!

16/07/2017

Local canallita, puesto con gracia y con antiguos platos de Asiana como las zamburiñas, ya funcionaba hace años y sigue funcionando. Mantiene toda la filosofía de la cocina de Asiana pero en ambiente más desenfadado. Déjate aconsejar por su equipo, tienen un curry verde super recomendable.

31/10/2016

Qué bueno todo!

Tomamos el menú de 37€. Todo está riquísimo, me ha encantado. Pero sí me parece algo excesivo de precio para lo que es en sí la comida. El local es muy bonito y acogedor, aunque las mesas están un poquillo apretadas.

18/01/2017

M A R A V I L L A

Sin duda uno de mis preferidos de Madrid, sorprendente, distinto y divertido!!
Qué íbamos a esperar de Jaime Renedo? Todo lo que toca es delicioso.

29/04/2016

El pequeño de Asiana

Las comparaciones son odiosas pero son inevitables. Recuerdo aquella visita al Asiana Next Door y la impresión que me causó hace ya algo más de dos años y aunque éste sea su hermano pequeño y siga teniendo su sello, no es lo mismo. Con esto y con todo, el local es chulo, bonito, acogedor, con una pequeña terracita y sus dos mesas exteriores y un luminoso en un interior muy llamativo que dice: "Pink Monkey". También estaba en mi lista de pendientes y, aunque tiene una carta corta y no está pensado para saciar la hambruna, hace el papel para nuestra quedada habitual: P.V., P.B. y yo siguiendo con nuestra ruta asiática. En esta ocasión, fusionado también con toques mexicana.

- Tiradito de gambón (13,90 euros): Muy rico y aceptable. Con mucha mezcla de sabores.

- Dumpling de carabineros (15,50 euros): También bastante sabrosos.

- Curry verde Thai (15,50 euros): Aquí nos dijeron que el plato no picaba mucho pero va a ser que no es cierto. No me pareció nada del más allá. Picante, eso sí.

- Bao de pato (13,50 euros): Me gustó mucho el sabor y la salsa del pato estaba muy bien lograda. He de decir que me sorprendió el detalle ya que íbamos 3 personas y el camarero, que por cierto era muy atento, no puso pegas en añadir una unidad más y al mismo precio. Esto que parece obvio a la lógica de cualquiera no es tan habitual así que es de agradecer.

- Postres: Sorbete de coco y lima, de lemon grass y naranja: Muy refrescantes y originales, sobre todo los dos primeros.

De beber, 4 cervezas y 4 copas de vino blanco.

Por si fueran de interés, los siguientes datos:

- Cena jueves de abril 2016
- 3 personas
- 30 euros.

Helen Holms

¡Hola Pink Monkey!

Me alegro si en algo he podido ayudar. Trato de ser sincera y constructiva, pero ante todo, es una opinión siempre basada en el respeto. Tengo pendiente ir al nuevo del Grupo Asiana. ¿Qué me recomendáis?

Un saludo,

5 de septiembre de 2016

28/04/2016

asiatiaco fusion con buena RCP

Visita a Pink Monkey by Asiana, fusión asiática+peruana+mexicana en un local pequeño algo ruidoso y más si cabe por la música de ambiente que para mi gusto esta algo alta para cenar. Carta breve con rango de precios dispar, desde sándwich de Bao de Pato a 4.5€ a huevos rotos con Atún por 21€. Nos dejamos asesorar por el camarero que nos preparó un poco de toda la carta para 5 personas, se pasó en exceso de comida, más si cabe cuando eran 3 mujeres y 2 hombres. Sobraron noodles de ternera y presa ibérica a mitad. Nos pusieron para compartir todo:
-Los huevos rotos con atún, muy buenos, pero el plato más elevado de la carta y de tamaño escaso por 21€.
-Un bao de pato por persona (4.5€)
-5 unidades de pincho de pollo satya, muy bueno 2.4€ach.
-5 dumplings de carabineros, normalito 3.9€ach.
-Presa ibérica lacada 15.9€ con unos noodles muy buenos pero ya estábamos bastante llenos.
-Ceviche de corvina 15.4 flojo, poco pescado y demasiado camuflado con lima, jalapeño, pomelo, etc.
-Noodles de ternera 14.5€ bien.
Con un par de cervezas y copas (8€) salimos a 190/5= 38€ cabeza un precio bastante correcto, puesto que sobró comida y bebimos bastante. Aun así prefiero Chuka Ramen, aunque la zona es peor y es más difícil conseguir mesa.

12/09/2016

los baos que no paran

Bueno, bien, pero sin nota. Quizás ya estemos con menos capacidad de sorpresa que hace años, en el que el Next Door, nos flipaba....
Con buen tiempo, la reserva en la terraza es caballo ganador.

22/06/2016

Podría ir a más..

Dentro de la dura competencia actual en la cocina fusión Pink Monkey estaría dentro del grupo 2.

Local chulo buscando más un espacio de moda que otra cosa, ofrece algunos platos decentes pero la mayoría muy normales, en cualquier caso la oferta no es mala.

04/03/2016

Parece más de lo que luego es

Comida de viernes. Feb2016

El envoltorio (nombre, decoración, carta, ubicación, etc) me gusta mucho, pero lo de dentro (comida y servicio) fue demasiado normal, plano y sin nada especial.

Tuvimos que cambiar de camarero en un par de ocasiones cuando preguntamos en qué consistía algún plato. Nos reconocían que no se conocían la carta.

Los platos pasaron sin pena ni gloria, siempre esperábamos algo más en el siguiente.

Concluimos la velada con el abrigo de mi mujer empapado por una cubitera. La tiraron los de otra mesa al ponerse el abrigo. Pero es que estaba muerta de risa entre las mesas con el hielo derretido sin que nadie la quitara.

spider72

completamente de acuerdo. Una de las decepciones de la temporada.

4 de marzo de 2016

Miss Migas

Agree =)

4 de marzo de 2016

Pamplinero

A mí no me parece una decepción porque no tenía ninguna expectativa, es otro de los tantos restaurantes que en lo que mejor funcionan es para servir de fondo a una foto de Instragram

14 de marzo de 2016