Ordenar por:

relevancia fecha

09/07/2014

Se anuncia como restaurante, sidrería, aunque lo segundo sólo se anuncia porque disponen de un par de marcas de sidra.

En pleno Passeig de Gracia, entre las calles Mallorca y Valencia, se accede por unas escaleras interiores. entrada de piso, con varios grandes comedores. Disponen de un amplio salón para celebraciones de más de 100 personas. Atractivo y elegante comedor exterior, con vistas al Passeig de Gracia, donde las mesas se encuentran bien vestidas, en blanco. Disponen de servilletas de tela.

Hacía tiempo que tenía pendiente probar su menú del día, ya que mi anterior visita, hace un lustro por lo menos, fue para una comida en grupo numeroso de la que guardé un grata recuerdo.

Llegó el día que acudí con varios compañeros a probar su menú del día, No hicimos reserva, por lo amplio del restaurante. Sin problemas de espacio, compartimos el comedor exterior que da al Paseo con varias mesas individuales, y un grupo de 20 personas. Sin problemas de espacio ni ruido, ya que hay una gran separación entre las mesas.

Diponen de un menú dle día en laborable a 15'50€ con café e IVA. Algo caro para comer cada día, pero estña claro que se paga la zona, y el cubierto.

El menú algo corto en opciones, ya que ofrece a elegir entre 3 primeros, tres segundos y 2 postres. Platos o referencias a la cocina asturiana, no aparecen en el menú del día.

De primeros un gazpacho pasable y unos macarrones con salsa de salmón también correctos. La mejor opción sin duda fue la ensalada de tomate y queso fresco.

De segundos, correcto el bacalao gratinado con musselina de ajo (all i oli), ya que la ternera (fricando) presentaba demasiado nervio y el pollo carente de jugo.

La cocina me decepcionó, me esperaba platos de mayor calidad y mejor elaborados por un menú por encima de los 15€. Lo mejor sin duda la comodidad y el trato.

26/03/2010

Céntrico

Ubicado en el primer piso de la finca. Me convocaron para una cena de trabajo. Se había pactado un menú a 20 euros que fue la mar de correcto. Ofrece, como tantos restaurantes, la posibilidad de descubrir un patio de manzana del Eixample.
Desconozco su carta, pero creo que lo tendré en mi pensamiento cuando ande por el centro.

12/07/2007

Delicias a buen precio

Hace ya casi un año que fuí por primera vez al Pomarada y me quedé prendada del ambiente, el trato y la comida.

La carta es muy variada, y se pueden encontrar desde pizzas, hasta steak tartare, pasando por solomillos, deliciosas brochetas, y unos postres que dejan sin aliento a cualquiera por lo que el presupuesto no es un gran problema para disfrutar del estupendo ambiente.

Tiene dos zonas ( fumadores/ no fumadores) separadas por una preciosa terraza, una decoración cuidadísima y un trato excepcional. Está en un primer piso, por eso puede resultar dificil de encontrar a golpe de vista, pero sin duda alguna , merece la pena.