Posada Mayor de Migueloa

Ordenar por:

relevancia fecha

06/07/2017

El gusto de comer en un lugar bellísimo

Hoy visitamos uno de los pueblos más bellos de Euskadi; una pequeña ciudad que cautiva mires donde mires: Laguardia. Y allí nos espera un restaurante que sorprende nada más verlo, por su preciosa y antigua arquitectura. Dicha joya se conoce con el nombre de Mayor de Migueloa. Su propietario ha sabido aprovechar el espacio como bien lo merece, al ofrecer más de un servicio a quien se acerque. Hotel, bodega, restaurante y vinoteca. Todo un acierto, desde luego, que va a permitir que el gozo sea mayor aán, si cabe.

El restaurante está ubicado en un edificio histórico, conocido como Palacio de Viana y construido nada más y nada menos que en 1619. Una vez dentro el comensal tiene la posibilidad de escoger entre tres salones diferentes, que nos traslada a tiempos pasados, gracias a su decoración extremadamente cuidada y de corte clásico. Incluso la situación es la ideal, ya que Mayor de Migueloa se encuentra en pleno casco antiguo de la villa en la calle Mayor, una calle ciertamente emblemática.

Sobre la gastronomía propiamente dicha, mucho que decir y positivo. A destacar el empleo de las materias primas locales con el deseo de obtener los mejores platos tradicionales con un toque vanguardista. Para empezar disfrutamos de un aperitivo cortesía de la casa refrescante y clásico: gazpacho. Buena manera de abrir boca.

Vayamos con los entrantes. Un clásico más en la mesa: croquetas caseras de jamón ibérico. Exquisita y delicada bechamel y el punto de fritura más que correcto. El valor de lo hecho en casa.

El segundo entrante fue más sorprendente, no por la materia prima en sí, sino por el resultado final. Pencas rellenas estilo Gasteiz. Les aseguro que las pencas de acelga rebozadas y rellenas de jamón york con salsa de queso rozaron el sobresaliente. Un ejemplo de transformación de lo tradicional a lo innovador. Bravo.

Y como tercer y último entrante, el niño mimado de la tierra vitoriana: risotto de Boletus Edulis con un toque de jamón. Estos hongos son la joya de la corona, como lo demuestra su sabor tan peculiar que perdura en nuestras papilas gustativas. Excelente.

Momento de atacar a los platos principales. No hubo dudas al respecto; tierra de carne, pues carne. Prestos para un tierno solomillo de buey a la brasa con flor de sal acompañado de unos pimientos rojos caseros, pimientos verdes y las siempre cumplidoras patatas fritas. Nada que objetar. Dominio absoluto del fogón.

Dominio este que se acentuó en la elaboración del siguiente plato que nos acompaña, pues estando en la zona geográfica en la que nos encontramos es una cualidad que se le presupone, como a la legión el valor. El mencionado plato no era otro que las archiconocidas chuletillas de cordero con su guarnición. Sin abandonar la media global, es decir, más que bien.

El final fue apoteósico. Comenzamos el festín con el exquisito coulant de chocolate acompañado de un sabroso helado de avellana, que provocó tal placer entre los comensales, que lejos de saciar nuestros voraces apetitos nos empujó a probar los principales postres de la casa.

Por ello, qué mejor que degustar una brillante selección de postres, en la que figuraban dulces tales como tarta de queso, leche frita, goxua, torrija... Fue una verdadera fiesta para los sentidos del gusto y de la vista. Buen comienzo y mejor final. Más no se puede pedir.

Uno de los restaurantes más bellos del país y con una cocina tan cuidada como su decoración les está esperando. Mayor de Migueloa es el lugar.


Última visita: 30/06/17

Web del restaurante
Ver ubicación

Calle Mayor, 20
01300 Laguardia, Àlava

647 21 29 47

gastrodisfrute.blogspot.com.es/2017/07/el-gusto-de-comer-en-un-lugar...

16/03/2015

servicio acogedor, comida bien pero algo caro

La guardia es uno de esos pueblos con encanto en España, sus calles medievales y ‘cuevas’ subterráneas donde se encuentran muchas de las bodegas de la Rioja Alavesa lo hacen único en España. La oferta gastronómica es limitada, dado el tamaño del pueblo la mayoría de restaurantes pertenecen a un hotel, casa rural, o posada que es donde nosotros fuimos, el sitio se llamaba POSADA MAYOR DE MIGUELOA.
Restaurante clásico, acogedor, el viernes que fuimos estaba totalmente vacío y solo estaba nuestra mesa así que tuvimos un camarero y la cocina para nosotros solos. El sitio está bien, aunque un poco subido de precio, nosotros pedimos para compartir: Cecina y Pimientos rellenos, la cecina muy buena al igual que los pimientos rojos, que van acompañados de una salsa para mojar el pan una y otra vez.
De segundo yo opte por el chuletón para dos con su correspondiente piedra caliente que estaba bien pero no de locos. Venía acompañado de unas pocas patatas sin más y unos pimientos del piquillo muy ricos.
Varios postres apetecibles de los que nos decantamos por la leche frita, lo mejor. Unas crepes con chocolate, regulares y la torrija muy buena. Con vino y una copa de licor salimos a 50€ cabeza. Algo caro para lo que comimos.

15/10/2012

BONITO RESTAURANTE EN LAGUARDIA DONDE SE COME SIMPLEMENTE BIEN Y A PRECIOS UN POCO ELEVADOS

He invitado este puente del pilar a mi casa de Logroño a varios amigos y la verdad es que se lo recomiendo a todo el mundo.

Mi plan era el siguiente:

Como era fiesta el viernes, mi idea era ir directos desde Madrid a comer a algún restaurante de pueblo.

Me recomendaron la POSADA MIGUELOA en Laguardia así que allá nos fuimos.

Laguardia es uno de los pueblos más bonitos de La Rioja (aunque esté en Álava) y por eso en fin de semana hay cientos de turistas. El pueblo es famoso por sus bodegas subterráneas si bien creo que no están muy aprovechadas.

La posibilidad de ir por la calle visitando bodegas y catando vinos no existe en absoluto y sería un plan divertidísimo. Vale que la gente acabaría borracha, pero coño te controlas y punto. Y para volver a Logroño, se ponen autobuses y listo.

Tampoco hay una interesante oferta de sitios donde tomar pintxos de calidad acompañados de buenos vinos.

En fin, que en épocas de crisis podían explotar un poco más ese bonito pueblo.

Salimos de Madrid a las 11:30 y no llegamos a Laguardia hasta casi las 4 del atasco que había; no obstante nos dijeron que podíamos ir a comer sin problemas.

POSADA MIGUELOA es hotel (con preciosas habitaciones, muy recomendable para parejas)-restaurante que sin duda es el más bonito del pueblo. Una casa antigua, dividida en varios salones que hacen del sitio de lo más acogedor, especialmente una fría noche de invierno.

El trato es casero y muy amable.

Nosotros éramos 4 y comimos:

Unos espárragos (13,10 euros) muy ricos pero que te los puedes comprar en lata en un buen supermercado.

Unos correctos pimientos rellenos de carne (11,90 euros) que eso sí, venían acompañados de una deliciosa salsa.

Unos muy buenos boletus (19,90 euros) que sin duda fueron el mejor entrante.

De segundo, una correcta merluza al horno (20,30 euros); un muy rico tournedó de solomillo (21,90 euros) que venía con foie y una salsa que lo hacía muy jugoso; un solomillo de buey (20,90 euros) que estaba sin más; y un cordero (24,50 euros) que si bien tenía trozos jugosos y deliciosos, en su mayoría venía muy seco por lo que costaba masticarlo.

Los postres bastante ricos como la tarta de queso (6,50 euros), la leche frita o el flan de queso (7,50 euros).

De beber, un par de botellas del buen tinto de la casa (15 euros).

La comida salió a 50 euros por barba que me parece un precio bastante elevado para la calidad de la comida. No obstante, si tenemos en cuenta que es de lo mejor de la zona y que su mayor fama viene por lo bonito y acogedor del sitio, creo que se pueden permitir estos precios aunque ya digo que en mi opinión es para conocerlo una vez y punto.

Otra opción en Laguardia es EL ESCUDO, mucho más cutre pero sin duda de lo más auténtico y que tengo pendiente de visitar si bien en fines de semana solo dan cenas.

Nuestro finde siguió yendo por la noche a la calle Laurel (ver crítica).

El sábado hicimos un curso de 3 horas de cata de vinos en el Consejo Regulador de la Denominación de Origen.

En La Rioja existe la posibilidad de visitar cientos de bodegas, visitas donde te enseñan las viñas, el proceso de elaboración del vino, la bodega y que acaban con una cata de 2-4 vinos. Suelen costar 30 euros y merece la pena al menos hacerlo una vez. Las siguientes veces puede resultar ya un poco aburrido pero una vez al menos lo recomiendo. Bodegas López-Heredia, Marques de Riscal, Vivancos, Cune, Ramón Bilbao, Sierra Cantabria, Valpiedra…etc.

Sin embargo, pese a la amplia oferta de bodegas, apenas existe oferta referente a cursos de catas propiamente dichos. Es decir un curso de varias horas donde catas 7 vinos, enseñándote a diferenciar un joven de un crianza de un reserva de un gran reserva. Vivancos creo que como bodega es la única que lo hace si bien justo en octubre, por ser vendimia, no tenían este curso. El otro sitio que lo hace, ya sin ser bodega, es el Consejo Regulador.

Fue una pena lo de Vivancos pues mi idea era hacer el curso allí, en Briones, y luego ir a comer a Casa Paco en Rodezno, típico restaurante de pueblo donde comer bien y barato.

Como el Consejo Regulador está en Logroño capital, decidimos no ir a ningún pueblo a comer después pues tras beber los vinos de la cata tener que coger 30 minutos el coche a un pueblo, beber más vino, y luego volver, nos pareció peligroso.

Así pues, estuve buscando restaurantes en Logroño donde comer patatas a la riojana y chuletillas al sarmiento, que es lo que quería la gente. No es fácil encontrar esto en Logroño ciudad. En un principio reservé en Ascuas pero luego por internet vi que sus chuletillas son al carbón, no al sarmiento así que reservé en EL RINCÓN DE JULIO (ver crítica), situado en un camping a 3 kms de Logroño que al estar en campo abierto permite hacer el sarmiento para las chuletillas y donde por 30 euros comes patatas a la riojana (previo encargo) y chuletillas al sarmiento.

Tras la comida, descanso en casa y vuelta a la calle Laurel.

El domingo, un tapeo en TONDELUNA y vuelta a Madrid.

Belgravia Gourmet

Yo estuve de Pintxos en barra y me gustó bastante. Al final estuvimos dudando si comer allí o no y nos decantamos por uno en la misma calle un poco más abajo...

12 de noviembre de 2012

07/06/2011

No es que se coma mal, la comida es bastante casera pero la verdad es que el precio es absolutamente excesivo para lo que se ofrece, habiendo muchas mejores alternativas en Laguardia. Eso sí, el edificio es maravilloso y vale la pena la visita a sus calados (bodegas subterráneas).

14/08/2011

Acogedor

Buena relación calidad precio, buena atención, bien servido y un local precioso!

20/10/2013

Caro

Restaurante caro para lo que se come, la comida es buena y el sitio es bonito pero los precios son exagerados, en cualquier otro restaurante de la zona se puede comer lo mismo a mitad de precio y tan contento.

03/12/2007

Lujoel lo descubrió en diciembre de 2007

Precioso Hotel-Restaurante en LaGuardia (Rioja Alavesa)

Hemos estado durmiendo un fin de semana y varias veces de comidas en este precioso palacete restaurante, y siempre hemos salido con ganas de volver.

Una excelente comida y un precio lugar para pasar el fin de semana visitando las tierras (y bodegas) que rodean LaGuardia.