Este sitio ha cerrado, si crees que esta información no es correcta: ponte en contacto con nosotros

Ver otros restaurantes cocina creativa en Madrid

Punk Bach - CERRADO

Ordenar por:

relevancia fecha

07/01/2016

No es de estrella michelín...pero es tan divertido!!!

enero 2016

Después de asistir a una lenta decadencia en este Punk Bach con una cocina cada vez más regular (en calidad) y peor en RCP nos hemos dejado caer por allí de nuevo.

Confirmo que la barra sigue teniendo una de las mejores coctelerías que hay en el mundo mundial.

Volveremos con update de la sala, a ver qué tal.

06-11-2014

Hace mucho tiempo que no voy y ya no oigo nada de este local, pero han sido los ganadores (bueno su chef, Iñaki Rodaballo - se llamará así de verdad?) de la mejor tapa de España 2014 con un trampantojo de percebes (que logicamente no son percebes).

Adjunto foto.

Sí que parecen percebes, joé.

*****************************************************

Quizá uno de los locales más bonitos de Madrid y sin duda una de las mejores coctelerías. La comida la califico de notable dentro de la categoría de "sitios-de-moda-bonitos-con barra de copas", es decir allí no vas sólo por la comida, aunque la comida no está mal. Luces (excelente la burrata) y sombras (incomprensiblemente caro y malo el jamón...algo que no se cocina no puede ser tan complicado de mejorar).
Buena relación calidad-precio aunque es mejor ir con una idea de picoteo informal que de comida seria-seria.
Muy buen ambiente, buena música y los mejores Cosmopolitan y Annie Hall de Madrid.
A mí me gusta.

29/12/2015

Muy chulo para copas

Solo estuvimos para unas copas después de comer, el local es chulisimo, el cocktail de Scout estaba cojonudo y mi cerveza 3,50, para lo chulo que es no me pareció caro, volveremos a probar la comida, aunque me dan miedo los sitios tan de moda.

06/07/2015

¡Estrenan terraza y carta de desayunos!

Dos años después de su inauguración, el restaurante 'Punk Bach' acaba de abrir su terraza, abierta de lunes a sábado en horario continuado de 10 de la mañana a 2 de la madrugada, estrenándose así con los desayunos.

En la carta de la primera comida del día, destacan molletes calientes y croissants, elaborados con productos de calidad y en la propia cocina del local.

La terraza tiene la posibilidad de cerrar o abrir sus ventanales en invierno o verano respectivamente, por lo que estará abierta todo el año. A partir de las 12, que es cuando abre el restaurante de 'Punk Bach', es posible pedir también los platos del otro establecimiento, que se caracterizan por ofrecer muchas opciones de cocina ecológica y recetas aptas para celíacos.

Sigue leyendo en el blog 'La Madrid Morena': lamadridmorena.com/2015/07/06/punk-bach-estrena-terraza-abierta-todo...

30/12/2014

Porque tiene medias raciones!

El local es original decorado estilo parisino, pero la comida creo que está justa, por eso debe de estar menos de moda que ten con ten, fox, marieta, y similares (y eso que tiene el mismo concepto de cena, con barra de copas y dj a partir de las 11 creo. Tiene aparcacoches.

Fui un sábado y pedí todo medias raciones para probar, me quedé con ganas del pepito burguer de vaca galega que tenía buena pinta y era bastante grande.

Pedí:

- el aperitivo, una crema que no me acuerdo de que era, que estaba bien.
- Patatas fritas caseras con matrimonio de boquerón y anchoas, que si hubiera tenido más de tres boquerones y anchoas me habría gustado más, porque a parte de que aunque fuera una media ración, quedaba mal en comparación con la cantidad de patatas que nos pusieron, eramos 2, podían haber tenido el detalle de dejarlo en 4
- la ensalada de tomate, correcta, el tomate era bueno, y estaba bien aliñada aunque es un plato típico
- merluza en salsa verde con sus cocochas, también media, muy buena pero un poco fría y llevaba solo una cococha
- solomillo al foie, igual me equivoco, pero sabía más a entrecot que a solomillo, y por el grosor muy alto no era, estaba bueno, pero me dejo con la duda de si era solomillo de verdad
- postre tarta de queso, lo mejor, con fresas enteras encima y una base de galleta buenísima. Creo que volveré a por esto y las copas

09/01/2015

No todo en la vida es comer

Fantástico local. Pones un pie dentro y comienzas a mover la cabeza al ritmo de su Dj. Ambiente distendido, original y muy desenfadado. Camareros uniformados con un look entre Alaska y Elton John, muy profesionales. La carta es un cóctel de todo lo que se supone que triunfa en Madrid. La cocina...normal, correcta... Una burrata buenísima, unos canelones de ventresca (que perdió su valor dentro de la salsa de tomate) y un solomillo muy bien hecho. La carta de vinos está genial, aunque su distribución por bodegas confunde un poco. Todo lo anterior no importará si tu compañía es buena, porque poco a poco la graduación del vino comenzará a subir proporcionalmente al volumen de la música y cuando te quieras acordar estarás pidiéndole la cuenta al de la mesa de al lado. Punk!

spider72

Juan como anda ahora de público?

Dejamos de ir porque estaba siempre vacío y porque al final cenar allí era regu pero no barato

9 de enero de 2015

Juan Mortero

Pues cuando llegamos había poca cosa...luego se animó. Entre semana no tiene mucha demanda, trabajo cerca y es la impresión que me da siempre. A lo mejor el que se animó fui yo, y con el vino me pareció que había un concierto... :D

9 de enero de 2015

spider72

A mí me gustaba aunque recuerdo que tienen e peor jamón del mundo (a 25 eur) y así se lo dijimos que eran amiguetes

9 de enero de 2015

17/01/2014

La niña mona de La Castellana

No somos muy fans del adjetivo ‘it’ que últimamente invade las publicaciones femeninas. Y, sin embargo, no hemos podido pensar en este término para describir el Punk Bach. Porque en cuanto uno atraviesa las teatrales cortinas rojas de terciopelo que dan acceso al local de moda del invierno madrileño, sabe que está en un sitio ‘it’ (incluso aunque no sepa qué significa exactamente la dichosa coletilla). Y es que todo en el Punk Bach desprende un nosequé, un savoir faire - sí, vamos a ponernos petulantes- encandilante. Será la ‘gente guapa’ (es girar la cabeza y encontrar algún rostro escapado de la pequeña -o la gran- pantalla), será esa decoración a medio camino entre lo mejor de New York y Paris, será esa atmósfera desenfadada e informal a la par que supremamente elegante (no por nada uno de los socios, Emiliano Suárez, participa en la dirección de las joyerías ‘Aristocrazy’). Será, será… no lo sabemos. Pero sea lo que sea, nos tiene pillados y nos va a costar ser objetivos. Porque Punk Bach es como uno de esos amores imposibles de la adolescencia: es tan guapo, que mataríamos por un beso suyo. Incluso sabiendo que, detrás de esa cara bonita, no hay mucho más que rascar.

El Punk Bach no es un restaurante al uso, es un gastropub. No, no es una etiqueta ‘molona’ sin más. Implica que hablamos de un local que fusiona el ambiente y oferta de un restaurante… con un pub: es decir, luces bajas, mesas cómodas con sofás, carta de platos estilo degustación y DJ.

A pesar de que su música puede mejorar, el Punk Bach es una apuesta perfecta para quienes busquéis empezar calentando fuerte la noche del viernes o el sábado (aquí no te vas a amuermar). Además, cuenta con una coctelería que nos ha dejado K.O (lo mejor del local, tenéis que probarla). Por unos 9€ nos ofrecen una amplia selección de cócteles (clásicos y reinventados) que os sorprenderán en cada sorbo: simplemente ‘orgásmicos’ (;P)

No podemos decir lo mismo del restaurante… :( Aunque la carta, de inspiración vasca, tiene propuestas más que sugerentes, lo cierto es que la relación calidad / precio no se ajusta a la oferta gastronómica actual de Madrid. En otras palabras, que todo está rico, pero ni mucho menos tan rico como para pagar unos 45€ por persona (cócteles aparte): al final, uno sale con la sensación de que, esencialmente, paga la ‘marca’.

Lo bueno de la carta del Punk Bach es que se pueden pedir medias raciones. Si sois dos, os aconsejamos que hagáis como nosotros y que compartáis varias, así probaréis más cosas y reduciréis la cuenta. Nosotros nos decidimos por cuatro medias: dos para abrir boca y otras dos como plato principal. Todos los platos estuvieron más o menos correctos (ensalada templada Punk Bach, canelones de ventresca, solomillo al foie...), pero ninguno destacó especialmente, sobre todo si tenemos en cuenta su abultado precio. La carta de vinos, por cierto, es amplísima, aunque, como ocurre con el resto, toda la oferta muestra un considerable sobreprecio.

Tenéis mucha más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/wordpress/punk-bach-nina-mona-castellan

Buen provecho e Eat & Love!

Beatriz

Si queréis sorprenderos, un buen palto de verdinas de San Juan. Están espectaculares!

20 de enero de 2014

07/11/2013

SITIO DE MODA ESTILO BRASSERIE PARISINA CON COMIDA NORMALITA

PUNK BACH es uno de los sitios que actualmente están de moda en Madrid. Y como cualquier sitio de moda, uno ya sabe lo que se va a encontrar: decoración muy chula, mucho ambiente y comida normalita y algo cara. Pues PUNK BACH cumple estas reglas a la perfección.

PUNK BACH se encuentra en Castellana con María de Molina, en el local que antes ocupaba CASTELLANA DF. En mi opinión, la zona en la que está este restaurante no ayuda mucho pues no es una zona de paso salvo que vivas o trabajes ahí. Es decir, ese mismo local en Chueca, Serrano o Fuencarral pues triunfaría mucho más la verdad. En cambio, o sabes que existe PUNK BACH y vas hasta allí explícitamente, o nunca sabrás de su existencia como sí ocurre con otros restaurantes de moda que al estar en zonas más frecuentadas se pueden descubrir dando un paseo.

El local está muy chulo decorado, con las paredes llenas de botellas y un rollo brasserie parisina al estilo Balthazar de NY (salvando las distancias claro, porque no es lo mismo estar en el bajo Manhattan que en el bajo María de Molina). Entrando a la derecha tiene una zona de mesas con sofá para 5 o 6 que molan mucho. Sin embargo, siendo un sitio perfecto para llevar a tu ligue, las mesas de 2 me parecieron un poco caca ya que están ahí en medio sin intimidad alguna…Yo, aun siendo dos pediría por favor que me reserven la mesa en la zona de sofás que uno tiene mucha más intimidad.

Los camareros van vestidos por un diseñador cuyo nombre no recuerdo pero que con esa ropa da un toque especial al restaurante.

La cocina está abierta ininterrumpidamente todo el día y por la noche hay un DJ que pincha música por lo que es una buena opción tomar una copa o cocktail tras la cena.

Ayer miércoles, día de fútbol y topchef, estaba casi lleno. Ambiente muy pijo, eso sí.

Y pasamos a la comida, que en estos sitios ya casi parece lo menos importante.

Entre 5, tomamos:

Alcachofas fritas con jamón (16€). Desastre de entrante. No podían estar más insípidas.

Arroz negro con gamba roja (26€). Me pareció excesivamente cara la ración. El arroz estaba correcto pero coño, a ese precio, debía ser la pera limonera y no lo era.

Esto fue como entrante para 5 (fui con 4 niñas que ya sabéis que no comen tanto como nosotros).

Luego cada uno se pidió:

Pepito burger de vaca gallega cortada a cuchillo (15€). Qué gracia me hace eso de poner “cortada a cuchillo” y explicaciones de ese tipo en la carta. Un día pondrán “Pepito Burger de vaca gallega criada por Manolo en los campos de Pontevedra, hija del toro Paco Jones y la vaca Pepa, cortada con cuchillo japonés traído del barrio de Ginza de Tokyo”. En fin, estaba correcta pero por poner un ejemplo, queda muy lejos del NY Burger y de hecho no entra ni en el Top10 de hamburguesas de Madrid.

Medio esturión a la plancha con caviar de aceite de oliva. 19€ dos trozitos…me gustó el sabor pero muy caro.

Cordon bleu (18€). Bien, poco más que decir.

Media de tagliatelle con bogavante (11,70€). Un plato de pasta que no gustó, igual que la media ración de tagliolini con caviar (13€).

De postre, sí estaba bueno el tarro de tres chocolates que cuesta 8€ pero que la ración es grande, y la tarta árabe que también cuesta 8€ y no lo vale.

De beber, 2 botellas de albariño a 24€ cada una. Y es que la carta de vinos no es barata.

Al final, toda la cena salió a 40€/barba. Analizando lo que comimos y bebimos, es un precio bastante elevado pero también es cierto que es un precio habitual en estos sitios de moda.

La conclusión es que a PUNK BACH uno no va a disfrutar de la comida. Aquí se va buscando ambiente y decoración especial. Por eso es perfecto para una cena de amigos, o para tomar algo con los compis del curro o master o para llevar a amigos o padres que no viven en Madrid y que quieren algo diferente que no haya en su ciudad.

Comida podrían ser 2 estrellas y decoración 4, así que lo dejamos en 3.

Mónica Gutiérrez-Aller + seguir 72 sitios, 30 seguidores

02/09/2013

Brasserie cosmopolita

Se definen como La Brasserie Ilustrada y Canalla de Madrid, y nos dicen en su web que el nombre lo es “Porque todos tenemos un lado Punk y un lado Bach… Somos modernos y cercanos… Y somos cosmopolitas.”

Este proyecto abierto hace apenas un mes, de la mano del joyero Emiliano Suárez y sus socios, comandado en la cocina por Rodaballo, resulta muy atractivo para un Madrid en el que nos encantan las novedades. Se trata de un local de esos que las revistas llaman “para ver y ser vistos”, lleno de gente guapa (cenamos al lado de Tamara Falcó, Alejandra Rojas y su grupo de amigos), en el que te sientes a gusto desde que te recibe el aparcacoches.

La decoración es absolutamente fantástica, distinta a lo tan últimamente de moda locales de aspecto nórdico-ikea-reciclado; este sitio es todo lo contrario, mejor ir para verlo.

Y la carta muy apetecible, quizá un poco cara si pides raciones completas, pero en casi todos los platos se permite pedir medias raciones, lo cual para mí es un acierto porque se pueden probar más platos a mejor precio sin empacho de por medio. Reciben con un aperitivo de aceitunas rellenas de vermouth rojo, original y sabroso; en nuestro caso (dos personas) compartimos dos medias raciones de entrante, huevo benedict (9,75.-€) y alcachofas Gold fritas con jamón (10,40.-€), ambos exquisitamente presentados y deliciosos, sobre todo el aroma y sabor a trufa del huevo, exquisito. Y como platos principales, también medias raciones, bacalao al pil pil (14,95.-€), abundante para ser media, un lomo muy generoso de bacalao con un pil pil delicioso a juicio del comensal, gran experto y exigente en lo que se refiere al pil pil; y lomo de atún encebollado a lo Pelayo (16,25.-€), olvidé preguntar en qué consistía a lo Pelayo, pero aparentemente se trataba de varios cortes de lomo de atún, a la plancha y en su punto, poco hecho tal y como había pedido, realmente bueno y ración más que correcta para ser media.
No somos de postres, así que en vez de eso pedimos un par de cocktails, ya que la carta de cocktails resulta muy atractiva y precio correcto, la mayoría a 9 euros: un mojito y un dry Martini, ambos muy bien elaborados.

La carta de vinos, quizá escasa de referencias, algunas muy elevadas, pero hay opciones; en nuestro caso, un blanco fresquito, Pazo de Barrantes, 21.-€, no decepcionó.

El servicio de sala muy acertados en su indumentaria, acorde con el espíritu del local, muy cuidados estéticamente, y además atentos y solícitos, muy amables.

Absolutamente recomendable por diversas razones, intentaremos repetir!

11/07/2013

partitas de Bach

Para mí que un restaurante ponga las partitas de Bach en el baño ya se merece unos cuantos puntos. Además si el local es bonito, el servicio de sala es numeroso y amable ganan unos pocos más.

Donde estaba el Castellana DF se acaba de abrir (el 8-7-13) un nuevo local que promete. Una apuesta en la decoración que recuerda a los famosos Balthazar y Pastis de NY (en el estilo del local, no en la carta -en esta lamentablemente no hay un solo guiño a la gran cocina francesa) y también apuesta en el toque ecléctico en el nombre, raruro: Punk (no se pronuncia pank sino punk) y bach, mezcla musical extraña donde las haya que tampoco hace gala a una carta de mercado, nada heterodoxa sino bien rigurosa en propuestas muy de la tierra

Apuesta clara por una excelente materia prima y mano artesanal en su tratamiento: patatas fritas caseras con boquerones, plato para abrir apetito, llega templado y con buen sabor; un tomate aliñado estupendo y una menestra caldosa, de las de antes donde todas las verduras llegan enredadas y liadas entre ellas, toque casero "de madre". Magníficos pescados que en mi caso -la merluza punk bach- llegó un poco fría (el rodaje es lo que tiene). Postres ricos y carta de vinos amplia pero complicada: si no conoces bien las casas no podrás distinguir entre los blancos y los tintos

Precio medio 50€, caro para los tiempos que corren pero acorde con el local, que promete ponerse muy mucho de moda

Beatriz

Sigue sacando novedades, y eso es de agradecer. Renovarse y seguir trabajando en mejorar su oferta es algo a tener muy en cuenta. Fan del buen ambiente los fines de semana :)

20 de enero de 2014

pati

yo tb estoy de acuerdo! la comida me encantó. Fui hace nada y había ambientazo. Lo de la música en el baño..jajaja la pera. Y ahora han renovado carta en barra y adrián, ha salido finalista en la world class de cotelería. La verdad q volvería a probar más cosas. Ah! y el vino muy rico! el de punk bach

11 de junio de 2014

04/01/2014

Ataque al estomago y riñon... mala comida cara

Malo y caro, muy pretencioso y se queda en un autentico bluff. De las decepciones del 2013.
Las alcachofas quemadas, el arroz insípido y demasiado hecho, la pasta con bogavante (creo que debia de ser una cria de bogavante por el tamaño de los cortes) igual de demasiado cocinada; quizás la burrata estaba buena pero cuando llegó la cuenta se me olvidó el sabor.
En cuanto a los vinos, además del lio de tenerlos ordenador por bodegas, los precios quitan mucho de ser caros. Son prohibitivos!!
En fin, un no volveré en toda regla.

22/09/2013

A modern Brasserie in Madrid

In times when places like The Delaunay are having such a success in London, or when even New Yorker Balthazar has recently opened there. In times, that is, when the French Brasserie concept is in hype, this is a serious attempt to replicate that concept in Madrid, where there is no such tradition. And it is a very nice place from an aesthetics point of view, and really not bad from the food point of view.

Decoration is absolutely on the Brasserie wave, with lots of glass / mirrors in the walls, "classic" tiles on the floor, and plenty of baroque details. You could probably feel as if you were in Paris. There is plenty of space and that may explain why on a Sunday noon we have so many families having lunch here (guys at Punk Back seem to have managed to skip the brunch concept that is overwhelming Madrid modern restaurant scene on Sundays, and I don't mind at all). Families like us of course, which today have the immense luck to have my mother in law among us.

And it is maybe because my M. I. L. dedicates a non negligible portion of her energy to destroy the idea, the basic concept of having lunch away from home, praising emphatically how much better we would be at her home, eating her food, that the experience, even if basically nice, is a bit flat for us today.

Maybe it is also because we order (my fault) dishes which systematically seem to be overpriced. Take "Patatas fritas caseras con matrimonio de anchoa y boquerón". Nothing to object to quality of antxoas or potato chips, and nothing to object to the dish size, but at more than €15 it does not come cheap... Or take "Pollo de caserío D.O. Lumagorri asado en su jugo para 2 pax", which is a beautiful, and rather large roast chicken, and the closest to a Sunday special that we see in the Carte, but that comes at €55 (so 27.50 per head...)

Obviously we are in Castellana, close to so many expensive places (Zalacaín is in the street behind), and the place is fashionable and well decorated. And the service is quite nice, maybe a bit too *eager* to please. But you can easily imagine a mother in law's reaction to her son in law's ordering roast chicken at €27.50/head. Nothing else to say, I'm afraid.

On the (very) positive side, I have the chance to enjoy a fantastic Goxua for dessert, taking advantage of the fact that the chef here, Iñaki Rodaballo, comes from Vitoria's bar scene (all my respect to that, of course). On the (not so) negative side, the default beer here seems to be Heineken bottled in maybe funny, probably sinister aluminium bottles.

So it is not bad, maybe too expensive and definitely it should be more exciting for dinners, with (probably) beautiful women sipping trendy cocktails. I should come back to check that...

We leave early as we have to go to the kick-off of the Opera season at Teatro Real. The kids are staying at home with their grandmother. Good luck to all.

05/08/2013

PUNK BACH: UNA BRASSERIE CON ESTILO

lustrada y canalla: así se autodefinen en Punk Bach, el último local abierto en Madrid con todas las posibilidades para arrasar con su fórmula de restaurante y cocktelería y con el que pretende satifacer a todos los públicos. Ya sea para comer bien con una carta española muy de producto y con buena materia prima, ya sea para relajarte con una buena copa y tal vez con una nano tapa o cocina en miniatura de la mano del vasco Iñaki Rodaballo para degustar en la propia barra, el Punk Bach te ofrece cualquier posibilidad, y en un ambiente cálido y con solera.

Más info y fotos aquí:

madridmuychic.com/punk-bach-una-brasserie-con-estilo-en-madrid

Javier Sanchidrián

¿Eso no era Castellana DF?... estaba muy desangelado las últimas veces que fui, no me sorprendería que hubieran cerrado

7 de agosto de 2013

Madrid Muy Chic

Right answer

8 de agosto de 2013