Que si quieres arroz Catalina

Un proyecto reciente en el que se quieren traer a la capital unos arroces hechos con esmero y con un buen producto. Destacamos por nuestra Paella valenciana, que se debe pedir...

descripción completa de Que si quieres arroz Catalina

Ordenar por:

relevancia fecha

27/05/2017

Entorno agradable, buenos arroces e instalaciones aptas para ir con niños.

Mayo-2017

Que si quieres arroz Catalina, es un restaurante, cuyo punto fuerte son los arroces, ubicado en el Palacio de la Misión en la Casa de Campo madrileña.

El Palacio de la Misión ocupa el que fuera el Pabellón de Cáceres, edificio con forma de castillo, situado en el llamado Paseo de la Gastronomía de la Casa de Campo. Es uno de los lugares de referencia para la celebración de eventos de todo tipo.

En este espectacular entorno, la propiedad decidió instalar un restaurante, solo para los mediodías de martes a domingo, donde crear un lugar de referencia para los aficionados a los arroces en general y a la paella valenciana en particular.

Para la designación del nombre del restaurante, se optó por una frase muy propia del vocabulario popular: ¡ Que si quieres arroz Catalina !, frase con la que se alude a alguien que no hace caso a lo que se le dice o pide y que, supuestamente, tiene su origen en el siglo XV, cuando una señora de nombre Catalina, muy amante del arroz, enfermó y quedó postrada en cama sin articular palabra. Como rechazaba cualquier medicina y sabiendo sus familiares que tenia fe en el arroz como curador universal de todas las enfermedades, le ofrecieron, en múltiples ocasiones, un cuenco de arroz al grito de: Que si quieres arroz Catalina, pero Catalina finalmente murió sin llegar ni a contestar a la pregunta ni a comer el arroz que tanto apreciaba y que según su creencia, le hubiera producido la curación de sus males.

Pueden leer la reseña completa en comercongusto.es/arroz-catalina


----------------------

29-10-2016. Mediodia.

La experiencia anterior en este lugar no fue especialmente grata, sin embargo, por aquello de que todo el mundo merece una segunda oportunidad, y que el dia amanece con un tiempo guapeton, nos decantamos por volver a este lugar, a comprobar si la mala experiencia fue producto de un dia o si se mantiene.

Primer cambio, ya no entras por el edificio anexo, entras por la entrada principal y te ubican en el patio central, pues esto empieza bien. Mejor montada y mas elegante que la anterior sala de épocas pasadas.

Mucha gente en sala, muy atentos a las mesas y con un trato mas que correcto.

En el capitulo bebercio, una carta de tamaño medio, variada, pero cuando he visto en ella el verdejo de Javier Sanz, ya no he seguido mirando. Un verdejo de Villa Narcisa del 2015, del que no hemos dejado ni una gota. Con eso ya esta todo dicho.

En el capitulo comercio pocas variaciones, un lista de productos "a la carta" y dos menus degustación, corto y largo, de nombres Catalina y Sorpresa, a razón de 29 y 40€/pax, respectivamente. También un menú infantil. Ambos menús son una buen opción.

La diferencia entre ambos menús se concreta en los entrantes, manteniendo común el plato principal, el arroz, que en ambos casos y a mesa completa, puedes seleccionar entre una lista de arroces secos (Huertano, Montanero, Señorito madrileño, A Banda, Negro o Fideua) o melosos (Rabo de toro, Marinero o Bogavante) En cualquiera de los menús, la elección del arroz con bogavante conlleva un suplemento de 4€/pax. La paella valenciana solo por encargo con tres horas de antelación. .

Optamos por el menú Catalina, añadiendo, dado lo mucho y bueno leído acerca de sus croquetas de jamón, media ración de estas.

Por orden de aparición/desaparición :

- Aperitivos del dia: unos trocitos de empanada, pequeñitos, sabrosos, y que te encuentras ya en la mesa cuando la ocupas, junto con el surtido de panes y regañás, y un cuenco de ali oli, de sabor potente y muy adictivo, del que puedes repetir. Es un no parar, dos cuencos cayeron, no digo mas.

- En el primer paso serio, puedes optar entre dos propuestas, con lo cual, es fácil la eleccion, una de cada.

--- Salmorejo cordobes. Sabroso, bien cargado de jamon, con su huevo duro, muy rico

--- Purrusalda ahumada,con langostinos, patata y caviar de trucha. Tibio. Un ligero sabor a ahumado. Entraba solo.

- 1/2 de Croquetas de jamón. Había leído cosas buenas sobre su calidad y una vez probadas no puedo estar mas de acuerdo. Pequeñas, melosas, bien cargaditas, muy ricas.

- Ensaladilla rusa. Buena aceituna, buena ventresca, cantidad de mayonesa equilibrada! Ni poca ni mucha. Bastante buena.

- Fritura del día. Hoy tocaban unos trozos de Cazón adobado, muy justitos de sabor y unas Croquetas melosas, las mismas que habíamos pedido como plato suplementario. Esas cosas se avisan, en fin, como están muy buenas, no le daremos mas importancia.

- Arroz. A pesar de las variadas posibilidades existentes, veníamos con la idea ya forjada: el Señorito madrileño. Arroz que fue protagonista de nuestro fallido intento anterior.

Sorprende, de entrada, dos cosas: el tamaño y el color oscuro, tirando a marrón. Esto ultimo, confieso que me pone un poco en guardia.

Lleva calamar, pulpitos y gambas. El fondo es muy potente, con mucho sabor, - para mi gusto excesivo-, pero está bueno, se deja comer, pero claro, su tamaño y los dos cuencos de ali oli, hacen su efecto e imposibilita comerla entera. Habra que probar las propuestas melosas, ya hemos catado dos del tipo seco y me temo que el fondo utilizado es el mismo; no me apetece estar toda la tarde bebiendo agua.

Postres según una lista cantada a viva voz, optamos por una Espuma de mango y una Espuma de crema catalana, en ambos casos, postres mejorables.

Cafés con hielo, petit fours y unos chupitos de pacharan, obsequio de la casa, ponen el broche a esa visita, que sirve para mejorar, sensiblemente, la experiencia anterior.

-------------

12-2024.

Después de la experiencia de este mediodía, y en espera de que la objetividad me colme, todavía tengo sólo subjetividad, prefiero esperar a próxima visita para emitir opinión válida para ser leída. Si la emitiera ahora, después de 6 horas, necesitaría todavía muchos rombos.

Sólo deseo que a los otros usuarios de este portal que hoy han estado allí, y a los próximos que deseen ir, que no vivan la misma experiencia.

La próxima visita, tendrá lugar, no tengo ni idea, pero eso si, sin ninguna prisa.

Lo positivo, buen tiempo, he visto el Lago que hacia muchos años que no lo veía, y un viaje en metro muy agradable.

je suis béatrice

Jose Luis, en ascuas me dejas...

12 de abril de 2014

Gath

Verás que no lo he calificado, eso implica algo.

Mi calificación está basada en tres aspectos: Producto (nada negativo que decir), Cocina (nada negativo que decir) y Sala (despropósito digno de Chicote). Nos han dejado sin segundo plato, fue servido a otra mesa colindante, las individuas después de comido dicen que no era el pedido por ellas pero que estaba muy bueno, y entonces la sala se percata que llevamos 30' sin plato principal y después de nuestras quejas, es decir, sin quejas todavía estaríamos sentados allí esperando ...., como mal menor hemos aceptado una fideua, no había mejores alternativas, que ha llegado casi 60' desde los primeros, eso si, no la han cobrado, pero eso no es suficiente para borrar la nefasta actuación.

12 de abril de 2014

je suis béatrice

Uff, tenías razón surrealista es la palabra. Lo mejor es lo de las individuas que se han comido lo vuestro y no han dicho nada al ver que no era lo que ellas habían pedido...Cómo estan las cabezas, madre mía. Admiro tu templanza, de verdad, a mí si me pasa eso me siento en un banco de la casa de campo y escribo la crítica desde allí y eso tampoco es. Pero, gracias, entre tú crítica, la de Acme y la de Eand, me hago una idea. He visto que algún usuario de por aquí ha hecho chekin también, espero que no sea la mesa que se ha comido lo vuestro ...

12 de abril de 2014

Gath

No, descuida, las individuas eran unas ancianas con muy buen aspecto, vamos que según las novelas de Dickens serían unas venerables ancianas, y que si no fuera por su edad, se diría que tienen un morro que se lo pisan.

Esos errores, yo que soy cotilla y además he salido varias veces a fumar a la calle mirando a todas las mesas, sólo ha pasado a la nuestra, con lo cual me alegro por los demás.

En fin, mañana me pienso recuperar del día perdido, mientras tanto nos echáremos unas risas.

12 de abril de 2014

je suis béatrice

Ancianas de Dickens, buena descripción, me las estoy imaginando (yo de mayor quiero ser una anciana de dickens y beber gin and tonics :-))...Pero por lo menos han tenido el buen detalle de no cobraros la fideuá, cosa que en otro sitio de cuyo nombre no quiero acordarme, después de un fallo garrafal del servicio no te invitan ni a un chupito, y casi ni te piden disculpas. Esa es la diferencia en que le des una segunda oportunidad al sitio o no.

12 de abril de 2014

Gath

Me has calao. Además nos invitaron a un chupito de pacharan.

12 de abril de 2014

je suis béatrice

Errores y malos días los tenemos todos pero un buen jefe o jefa de sala debe saber cómo solventarlos.

12 de abril de 2014

EandradA

Maaaadreeeee cómo está el patio. Que te fastidien el día de esa manera es para denunciarlo, eso no se compensa de ninguna forma.

12 de abril de 2014

EandradA

Sobre la foto de las frituras... cuando fui yo eran variasdas, había 4 tipos de pescado. Viendo ahora los entrantes en foto y habiendo pasado ayer por DiverXo, estos me parecen requeteinsulsos, simplones. Es verdad que estaban buenos, pero no destacaban por nada.

13 de abril de 2014

Gath

Del conjunto de entrantes me quedo con las croquetas y la ensaladilla, el resto, cubre espacio pero no aporta gran cosa, de los arroces obviamente no puedo opinar, la fideua estaba bien, pero el fondo era muy potente, me recordaba los antiguos de Saint James, exceso de potencia, los postres no dicen nada. En general, ir hasta allí a tomar un arroz, lo merece por el entorno y el precio, pero bajo el punto de vista gourmet, hay que seguir buscando una arroceria. Y eso que no iba a opinar.!! Parece que la objetividad ha vuelto !!!

13 de abril de 2014

EandradA

A mí me gustaría ir otro día a probar otro arroz pero si leo más críticas "raras" se me van a quitar las ganas. ¿Cuál habiais pedido en principio?

13 de abril de 2014

Gath

Señorito madrileño,....., tirando para casa,...jajaja...

13 de abril de 2014

EandradA

Hoy me he acordado de ti porque en una ocasión dijiste que "eras muy de verdinas" y mañana en casa para comer tenemos verdinas con bacalao.

13 de abril de 2014

Gath

Muy bien. Que os aproveche.

13 de abril de 2014

Miss Migas

Uy, qué susto, con las ganas que le tengo... pero eso de las comidas largas no me va así que, habrá que esperar a que estén más rodados...

13 de abril de 2014

acme

Don Jose Luis, no pierdes la elegancia ni en tan extremas condiciones. Seguro que es lo más sano. No obstante, lo del agradable viaje en metro me ha llegado. Desconocía que el adjetivo y los dos sustantivos pudiesen ir en la misma frase.

13 de abril de 2014

Gath

Acme, se trata de licencias epistolares que a veces utilizo con la intención de realzar el texto, no siempre con éxito, es verdad. De los tres sucesos positivos que menciono, al colocarlo el último y después de la experiencia, el retorno al foro, incluso en Metro, me pareció muy agradable.

13 de abril de 2014

acme

Me hago cargo.

13 de abril de 2014

Madrid Muy Chic

qué mal, no?

2 de julio de 2014

Gath

Pero volveremos, seguro, esa situación no es la normalidad, y todo el mundo merece una segunda oportunidad.

2 de julio de 2014

EandradA

Yo tengo intenciones de volver la próxima semana.

2 de julio de 2014

Gath

No tengo ninguna posibilidad a corto plazo, de lo contrario sería un placer para nosotros, poder saludarte.
Te lo cuento por Mail.

2 de julio de 2014

30/10/2016

Mis paellas favoritas en Madrid

Septiembre 2016

Sube a 4 estrellas.

He vuelto unas cuantas veces desde mi última visita y:
- Siempre me llevo la misma impresión al entrar, a pesar de la decoración me parece un lugar muy frío.
- La atención por parte de los camareros ha mejorado significativamente.

El menú no tiene más variación que la sopa del día y las opciones no son grandes, pero a mí me gana cualquiera con un buen salmorejo y es lo que pido siempre, así que realmente esto no me supone un problema ;)

El Menú Catalina por 29 € es imbatible por calidad, cantidad y precio.

- ENSALADILLA RUSA: Siempre buena.

- SALMOREJO: Otro plato que nunca decepciona aquí. Textura muy suave con una guarnición mas géneros que la habitual que realza el plato: huevo de codorniz, jamón ibérico, uvas y picos.

- CROQUETAS DE JAMÓN IBÉRICO: ¡Tremendas, unas de mis croquetas favoritas de Madrid! Super cremosas con un sabor intenso a lo que tienen que saber, no a nuez moscada como solo saben casi todas las que me encuentro últimamente.

- BUÑUELOS DE BACALAO: Les pregunté si era posible cambiar el cazón, que no me apasiona aquí, por otra cosa y me ofrecieron los buñuelos, que tampoco terminan de emocionarme. La próxima vez doble de croquetas!

- PAELLA VALENCIANA: Uno de los mejores arroces en general que he comido en Madrid, la mejor paella valenciana que haya comido nunca en Madrid y una de las mejores que recuerdo haber comido nunca. Los arroces en este restaurante son sabrosos a más no poder y, en este caso, las carnes estaban todas tiernas y jugosas.

- TARTA DE QUESO: No está mal.

- ESPUMA DE MANGO: Refrescante.

------------------------------------

Primera visita, 2 personas y nos decantamos por uno de sus menús, el Menú Catalina: cesta de picos y regañás, alioli, ensaladilla rusa, fritura del día, porrusalda o salmorejo a elegir, cualquier arroz de la carta y postre o café por 29 €.

Todas las mesas tienen el aperitivo, el pan y la cesta de picos preparados; la nuestra no, sólo tenía el aperitivo y pan para 1. Cuando traen el alioli lo comentamos y cogen la cesta de la mesa de al lado, el bollo de pan no llega... Lo volvemos a pedir y a la que nos traen el pan le quitan el aperitivo a la mesa de al lado :O Oye, ¡eso que te llevas!

A partir de ahí la comida transcurrió bastante ligera pero sin agobiarnos en ningún momento, los platos no dejaban de llegar a buen ritmo y sólo cuando habíamos acabado lo que teníamos en la mesa. Pedimos los 2 platos a elegir del menú y un arroz del señorito.

ENSALADILLA: Bastante buena. Verduras en su punto, buena textura y unos 'toppings' que le daban más de gracia (huevo de codorniz, uva roja, huevas de salmón y ventresca de atún que recuerde).

PORRUSALDA: Buena también, muy buen sabor y cremosidad con un ligero toque ahumado que me ha encantado.

SALMOREJO: Muy rico, muy cremoso, con bien de acompañamiento también.

FRITURA DEL DÍA: Unos trocitos de cazón adobado sin mucha gracia y unas croquetas de jamón que nos han gustado tanto que hemos tenido que pedir una ración completa.

ARROZ DEL SENYORET: Muy muy potente de sabor, como me gustan las cosas, y con el arroz en su punto. La ración del menú, siendo más pequeña que si pides un arroz suelto, es bastante correcta.

BUÑUELOS DE BACALAO: También los hemos pedido además del menú, por aprovechar el viaje. Not bad, not great. Buena ración.

BROWNIE: Sólo hemos pedido 1 postre. Sabía a mazapán con chocolate, que no está mal pero no es lo que esperas.

FEO: Pedir una jarra de agua y que te traigan una botella.

MUY FEO: Pedir 2 vasos de agua al acabar la comida y que te traigan otra botella. Decirles que no queremos una botella, que queremos 2 vasos de agua del grifo y que te los llenen diciendo "no os preocupéis, que esta la tengo yo abierta por ahí" y que al traer la cuenta te hayan cobrado los 2 vasos de agua como 2 refrescos (5 € en total) cuando la botella la cobran a 4 € y pico.

Llevaba muuucho tiempo queriendo pasar por aquí y nos hemos ido con ganas de volver para probar otros arroces. La sala está muy mal acondicionada, hemos pasado un frío del carajo, que para que yo diga eso tiene que hacer MUCHO frío. Y el servicio, aunque atento, es muy descuidado.

Yanzoo

Lo de los vasos de agua cobrados como refrescos es la primera vez que lo veo. Me parece de muy mal gusto.

29 de mayo de 2016

Avelio

Hay que ver lo que ha cambiado este sitio (a peor) desde que abrieron. Lo de hacer negocio con el agua no me mola nada.

29 de mayo de 2016

TragaldabasPro

Nos jodió bastante. Lo de la botella puedo hasta entenderlo, no sacan agua del grifo a nadie y punto, vale; lo de los vasos de agua a precio de refresco es de caraduras!

29 de mayo de 2016

1Falces

Hay que tener cintura para que te cobren dos vasos de agua y poner 3 estrellas...

29 de mayo de 2016

TragaldabasPro

1Falces, ya... Al final la comida estaba buena y los vasos los quitaron de la cuenta.

29 de mayo de 2016

12/10/2017

Miss Migas lo descubrió en marzo de 2014

En caída

Octubre 2017

Hoy ha sido un pinchazo en toda regla con un servicio lentísimo y desbordado y un arroz sin sabor, pasado de punto y con un exceso de colorante.

Mayo 2016

Está apartado, es difícil llegar, no es lo más agradable, el servicio podría ser mejor peeeero..... ¡todo lo comido estaba muy rico!

Las croquetas de jamón son deliciosas, la ensaladilla es correcta, el salmorejo muy bueno y el Arroz Abanda que tomamos con el menú de 29€ era potente, lleno de sabor a mar y en un punto perfecto.

Quiero volver a probar la Paella Valenciana.

Postres mejorables.

Alexo

Pos vaya...

15 de octubre de 2017

04/07/2016

El considerado mejor arroz de Madrid

3/7/16

3,5*** Comida familiar

Ubicado dentro del palacio de La Misión en Casa de Campo, se encuentra la mejor arroceria de Madrid.
Bonita ubicación, aunque cuando entras da la sensación de estar en un salón de BBC (Bodas Bautizos y Comuniones).

Optamos por el menú "corto" por 29€ tienes:

MORTERO DE ALIOLI, con panecillos para pringotear.

SALMOREJO O GAZPACHO a elegir, ambos correctos, pero sin destacar, el salmorejo era demasiado denso y el gazpacho estaba un poco pasado de ajo.

ENSALADILLA DE VENTRESCA, realmente buena, con la carga justa de mayonesa.

Sus frituras: Dos tajaditas de CAZON EN ADOBO y dos CROQUETAS cremosas. Bien también.

Arroz a elegir, yo habia encargado la PAELLA VALENCIANA que dicen es la especialidad de la casa.
Como cuenta la recerta tradicional de la paella valenciana, lleva Conejo, Pato, Caracoles, Alcachofas y Judias. Es un plato contundente, lleno de sabor, a mi me encantó, pero mucha gente se va a contrariar por la imagen tipica y errónea de la paella de marisco.
El arroz en un punto perfecto y raciones muy grandes, como tiene que ser, las tajadas de pato y conejo excepcionales, tiernas y nada secas. La verdura igual, buenísima.

Como ya no podiamos más se pidieron dos postres al medio para los cinco. TORRIJA que estaba buena y la TARTA DE QUESO, que no vale na'.

Contando que con vino sales por unos 40€ es una RCP excelente, la calidad de los platos es notable y me parece un muy buen plan de domingo. Volveré a probar el arroz negro que tenia una pinta...

15/05/2018

Salvamos las croquetas que estaban muy, muy buenas. El resto a los leones...

Miss Migas

Yo la última vez que fui fue un desastre absoluto. Muy mal.

hace 5 meses

05/09/2016

Pensaba que sería imposible tomar arroces así en Madrid por un precio razonable. El resto de platos del menú también muy logrados. Un sitio para repetir.

11/06/2017

arroz abanda extraordinario, servicio muy correcto y ambiente agradable.

23/10/2014

Sigue en plena forma

--------------------Actualización Octubre 2014--------------

Celebración familiar en QUE SI QUIERES ARROZ CATALINA, la arrocería que comparte local con el Palacio de la Misión en pleno Paseo de la gastronomía de la Casa de Campo. Aprovechando que celebrábamos un cumple, y que llevábamos casi un año sin pasar por allí, propusimos este sitio para celebrar el evento y de paso comprobar cómo siguen. Nueve personas, dos de ellas niños. Encargamos paella valenciana para siete pero, gracias a la generosidad de las raciones, los peques comieron sin problema y aún sobró.

Hay que tener en cuenta que este sitio abre de viernes a domingo (y los festivos), y sólo dan el servicio de comida. Aquí nadie pide a la carta, tienen dos menús, el “Menú Catalina” por 25 euros, compuesto por unos entrantes y un arroz a elegir a mesa completa (paella valenciana, arroz a banda, arroz negro, etc.), y el “Menú sorpresa” a 40 euros, también entrantes y arroz a escoger. Ambos incluyen el postre y el café, pero no la bebida que se paga aparte. Nosotros elegimos el menú de 25 euros, que es el más popular, y el que aconsejan ellos mismos.

Fuimos un sábado y había boda, por lo que no nos acomodaron en el claustro con el techo acristalado del Palacio, sino en la terraza cerrada de madera anexa al edificio. Personalmente prefiero el claustro, sin embargo aquí también estuvimos muy a gusto.

Pan de barrita tipo “rústico” recién horneado y, de aperitivo un cuenquito de ali-oli, unas almendritas tostadas y aceitunas arbequinas. Todo rico, excepto el ali-oli, con demasiadas horas de cámara.

A continuación una crema fría o caliente, a elección del comensal, purrusalda o salmorejo. Probé ambas y las dos estaban muy sabrosas, a cual mejor. Ensaladilla rusa; a pesar de que estaba rica, guardo mejor recuerdo de la que nos pusieron en nuestra primera visita.
De los entrantes lo mejor fueron los calamares a la andaluza, fritura delicada y nada grasienta y las croquetas de jamón, con un rebozado nada pesado y un interior casi líquido, para comerse una docena.

Y finalmente vino la paella valenciana, como manda la tradición de la Albufera, con arroz, verduras, pollo, pato y caracoles. Estaba extraordinario. Ración abundantísima, repleta de tropezones, y con un punto del arroz perfecto, poco frecuente en las arrocerías de la Capital. Pasó la prueba del algodón, pues le gustó hasta a mi suegra que, como ha sido cocinera, es difícil de contentar cuando salimos a comer con ella.

De postre cayó algún brownie y algún tocino de cielo. No nos parecieron nada del otro jueves, pero hay que reconocer que a esas alturas apenas nos entraba más comida. No obstante, por si alguien se había quedado con hambre, con los cafés vinieron "mignardises" que consistieron en una pizarrita con gominolas caseras y unos bombones.

Buena carta de vinos, a precios moderados. Nuestra elección fue un verdejo Viña Narcisa, servido perfecto de temperatura. No dejan la botella en la mesa pero están atentos a rellenar. Servicio atento y menaje y mantelería de categoría.

Con la bebida salimos (rodando) a unos 30 euros por barba. Muy buena relación calidad-precio. Siguen en forma. Nos fuimos diciendo que tenemos que pasarnos por aquí más a menudo.

------------------------------------------------------------------------
Al parecer Catalina era una señora noble, de los tiempos de Juan II de Castilla, que además de consumir grandes cantidades de arroz, lo recomendaba a todo el mundo como remedio a cualquier mal. En su lecho de muerte, los vecinos se reunieron en torno a ella y recitaron a coro: “¿quieres arroz Catalina?” y otra vez “¿quieres arroz Catalina?” y al ver que ésta no respondía (la pobre estaba tan débil que no era capaz de articular palabra) le dijeron todos a coro: “¡que si quieres arroz, Catalina!”. Y ella, moribunda, tampoco fue capaz de contestar, pareciendo que hacía oídos sordos a lo que le decían. Desde entonces, esta frase se dice cuando alguien no hace caso a lo que dicen.

Pues este dicho castellano es el nombre de la nueva arrocería abierta esta misma semana en la Casa de Campo, en la antigua Feria del Campo, compartiendo local con el Palacio de la Misión. Está en un entorno privilegiado, en un edificio de piedra con un patio interior acristalado que es una maravilla, vamos... el sueño de cualquier restaurador: techos altos, mesas amplias y una mantelería y vajilla de categoría. Fuimos 4 personas y encargamos previamente la especialidad de la casa: paella valenciana, en receta tradicional al estilo de la Albufera (pollo, pato, conejo y caracoles).

De aperitivos de la casa nos ponen unos encurtidos muy ricos con un cuenco de ali-oli casero, y nos informan que curiosamente aquí los floreros… te los puedes comer de aperitivo (naranjas liofilizadas, arroz garrapiñado...) Al ver el recibimiento tan amable que nos dispensaron, nos pusimos en manos del maître, para que nos pusiera unas entradas a compartir antes del arroz. Todas ellas excepcionales, a cual mejor. Tomamos: boquerones en vinagre, servidos desespinados pero enteros sobre una cama de patatas chips, unas croquetas de jamón muy sabrosas, un pescado con un adobo muy rico y una ensaladilla rusa finísima y repleta de tropezones.

Pasamos a la paella… palabras mayores, creo que uno de los mejores arroces que hemos tomado (incluidos los comidos en Valencia). Servido en una ración abundante, bien cargada de ingredientes y un punto del arroz magnífico.

Postres caseros, compartimos una tarta de manzana, un tocino de cielo, natillas y un flan de huevo. Todos muy buenos, pero a estas alturas de la comida casi no pudimos con ellos. No obstante, un sobresaliente para el tocino de cielo y la tarta de manzana. Cafés y mignardises de parte de la casa.

Carta de vinos bien escogida y a precios comedidos. Tomamos dos botellas de albariño Paco & Lola servida perfectas de temperatura y en una copas de categoría. Servicio rozando la perfección, pendientes en todo momento, a pesar de tener el restaurante lleno.

Mención especial para Alfonso Lara, uno de los dueños, con quien mantuvimos una charla muy agradable y felicitamos pues es impresionante que un restaurante recién abierto funcione tan bien. Especialmente la cocina, y cocinando arroces, como un reloj, y eso que, según nos contó, no estaba el Jefe de cocina Rafa Morales pues había tenido que ausentarse por un tema familiar.

Relación calidad-precio imbatible. Muy a gusto pagamos los 35 euros por barba a que ascendió la cuenta. Conclusión: Una de las mejores arrocerías de la capital. Dense prisa y vayan pronto pues me da la sensación que dentro de nada se va a poner imposible reservar. No le faltan mimbres para ser una de las sensaciones de 2014.

acme

Excelente reseña Mr. Avelio. Lo tenía en futuribles pero ya me ha generado usted una necesidad adicional.

Por cierto, le hice caso con la presa del Taxi a Manhattan, todo un acierto.

23 de marzo de 2014

Avelio

Yo estuve en el Taxi dos veces nada más abrir. Me gustó, tengo que volver a ver como sigue. Me han dado muy buenas referencias del menú diario.

24 de marzo de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

está rica la presa, sí! lo más sobresaliente de lo que probé!

24 de marzo de 2014

Gath

Avelio: Excelente comentario. Con la necesidad que tenemos de buenos arroces, parece que este lugar viene pisando fuerte.

31 de marzo de 2014

acme

Joer Avelio, pues me está apeteciendo volver....

[Mode tocaeggs = on ]

¿Esas gominolas eran mignardises o petit fours o ninguna de las dos cosas?
Disculpa la pregunta pero vistos los debates de nivel que hay últimamente por aquí he tenido este atrevimiento.

Aún a riesgo de convertir tu excelente reseña en un nuevo forocoches. Si es así, que espero que no, te pido disuclpas de antemano.

[/ Mode all = off]

23 de octubre de 2014

Avelio

Pues la verdad es que en su carta figuran como "mignardises", pero vete tú a saber... lo cierto es que la mayoría se quedó en la mesa porque no podíamos con nuestra vida, y es que las raciones de paella eran muy generosas, y nos pusimos ciegos porque el arroz estaba buenísimo.

23 de octubre de 2014

acme

a mi es un sitio que me gusta y eso que ano me ha tocado la zona noble del claustro.

23 de octubre de 2014

je suis béatrice

Pues yo no he ido todavía y me apetece...¿y dices que solo abre de viernes a domingos? Veremos si algún finde me cuadra...

23 de octubre de 2014

Avelio

A nosotros nos comentó uno de los dueños que lo han abierto en plan complementario del Palacio de la Misión que sólo sirve banquetes. Mejor vete en domingo que no suele haber bodas y te ponen en la "zona noble" (el interior del Palacio), que tiene un claustro de piedra, con el techo acristalado, que es una pasada.

23 de octubre de 2014

Gath

Tomo nota de tu comentario, Avelio, a pesar de nuestra "no buena" experiencia, me prometi a mi mismo, volver.

23 de octubre de 2014

spider72

Este sitio tiene (aquí y en el real world) división de opiniones...encuentro gente que lo adora y gente que le ha ido fatal

24 de octubre de 2014

01/05/2015

¡De este arroz sí queremos!

Que si quieres arroz Catalina, regentado por el chef valenciano Rafa Morales (el cual se formó y creció culinariamente junto a Ferrán Adrià), está triunfando últimamente como uno de los sitios de Madrid dónde se puede tomar una de las paellas más auténticas de la city (ojo al dato, que esto lo dicen hasta los de Wikipaella).

El restaurante se ubica en el interior del Palacio de la Misión, un sitio mítico de celebraciones y bodorrios al lado de la Casa de Campo (¡qué mejor que un paseo campestre antes de plantarse ante un buen plato de arroz!). Allí, en un ambiente familiar y agradable (y con mucha gente con pinta “morrito fino” entre los comensales), puedes elegir entre una amplia carta de arroces (entre los que están algunos de los más clásicos, como la auténtica paella valenciana, arroz negro, arroz a banda, arroz huertano o varios tipos de arroces melosos).

Los arroces se pueden combinar con un menú cerrado (29 € sin bebida) que incluye una rica variedad de entrantes. Ojo, porque una de las reglas del restaurante es que por una cuestión de espacio y fogones en la cocina solo se puede pedir un mismo tipo de arroz por mesa para todos los comensales (aunque si pides uno meloso y uno seco sí puedes combinar dos). Nosotros nos fuimos a por el arroz negro con gambas y calamarcitos y el arroz meloso de rabo de toro y setas (los dos excelentes), combinados con el menú completo que incluye entrantes y postre.

Tenéis mucha más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/que-si-quieres-arroz

Buen provecho e Eat & Love!

09/11/2014

Buenos arroces y precios comedidos.

Bonito sitio el Palacio de la Misión y todo un lujo comer en medio de su patio interior.

Aquí se viene a comer arroz y es que solo se puede elegir entre 2 menú donde el protagonista es el arroz, de hecho, de segundo plato no hay mas opción que arroz.
El menú corto, llamado Catalina, cuesta 25€ y consiste en purrusalda o salmorejo, ensaladilla, fritura y arroz a elegir, el largo son 40€ y solo añaden una esferificación de aceituna y un entrante a base de merluza. Los mismos camareros te recomiendan el corto y yo, que siempre me voy al largo, creo que tampoco merece la pena, por eso esta vez hemos optado por el corto y es lo que os recomiendo.

Los aperitivos consisten en almendras fritas, aceitunas y un alioli bueno y sin a penas darte tiempo a probarlo ya te están sirviendo la PURRUSALDA/SALMOREJO y la ENSALADILLA RUSA, por lo que se te juntan varios platos en la mesa. Esto no me gusta y menos porque podían esperar un poco, ya que se nota que tienen los entrantes preparados y tampoco es que lo oculten, debido a que van paseando la jarra con la purrusalda por todo el comedor.
Esta tenía mucho sabor y el salmorejo también, además de estar muy cremoso. El jamón se presentaba en cantidad y acompañan unos gajos de uva, que dan un contraste dulce muy acertado a mi parecer.
La ensaladilla estaba insípida por si sola y no mejoraba mucho con el acompañamiento de ventresca y huevas. No es de las mejores que he probado.

El último entrante del menú es una fritura compuesta por CALAMARES Y CROQUETAS DE JAMÓN. Buenísima fritura, mas ligera imposible y buen sabor tanto de los calamares como de las croquetas. La bechamel era casi líquida y yo la prefiero mas cremosa pero aun así estaban muy buenas.

En cuanto al arroz me gustaría haber probado la paella, pero hay que encargarla con 3 horas de antelación, lo cual no sabía y es por eso que nos decantamos por un ARROZ NEGRO que fue mejorando según pasaba el tiempo, y es que creo que no lo dejan reposar antes de servirlo, entre otras cosas por el poco tiempo que tardan en servirte. En poco mas de una hora estás despachado. En definitiva, me parece un fallo lo del reposo aunque, sin ser memorable, me pareció un buen arroz.

Una cosa que no entiendo de los arroces es la manía de poner raciones tan abundantes. No veo la necesidad de que cada comensal se tenga que comer dos platos o que quede arroz en la paellera. Al final creo que es para justificar los precios subidos que tienen las elaboraciones de arroz con la paradoja de ser uno de los alimentos mas económicos del mercado. Y eso que este es uno de los sitios mas económicos, si no el mas.

El menú también incluye postre y café. Optamos por una ESPUMA DE ARROZ CON LECHE con exceso de azúcar y acompañada de bizcocho y arroz frito, y unas NATILLAS dudosamente caseras. Muy sin mas los dos postres.

En fin, un buen sitio para comidas familiares, sobre todo si te ponen en el patio del palacio que es una gozada, y si hace bueno y entra mucha luz por la cristalera mas. La relación calidad precio es buenísima y es que está claro que se pueden encontrar arroces mejores (el último que probé fue en La Bomba Bistrot y estaba clavado) pero este precio, 30€ total p.p., es muy difícil de igualar. Volveré a probar mas arroces.

14/04/2014

no nos volvamos locos

encomiable el esfuerzo de hacer un menú amplio, con el que sales más que bien comido por 25€ que con bebidas, vino y cafés sale por 33-34€. Sin duda de los sitios más razonables en cuanto relación calidad-precio de Madrid. El menú Catalina, el más pedido, es amplio y se sirve aceleradamente en mesa: la ensaladilla rusa es magnífica, sin duda! y también excelentes las croquetas de jamón. Me sobraron las huevas y no me emocionaron las aceitunas, no así una croqueta de bacalao riquísima y unos boquerones que esperaba en vinagre pero llegan rebozados. Y llegamos al arroz, que a pesar de ser diez personas en mesa (podríamos haber estado en mesas distintas) no fue posible elegir, al menos dos; personalmente me parece un fallo que en mesas grandes no sean más flexibles y acepten que es prácticamente imposible -especialmente en España- que diez personas se pongan de acuerdo en pedir un mismo arroz. Al final te fuerzan y dejas a parte de los comensales algo frustados. Pero insisto: cuesta 25€ así que por este precio entiendo que se pueda ser inflexible en algún aspecto.

El arroz no lo presentan a la mesa sino que empiezan ya a servirlo a cada comensal, dejando en el centro de la mesa 3-4 platos con el arroz sobrante. Tras tantas entradas reconozco que ya estaba con poco hambre cuando se presenta el arroz, que tengo que confesar que no me pareció tan espectacular como me habían dicho, ni mucho menos como para ponerlo por las nubes como leí a algún crítico. Rico, sí, al dente (algo más duro de lo que estamos acostumbrados, pero a mí me encanta así) y sabroso. Para convertir Catalina en un templo del arroz en Madrid? Para mí no.

Tres postres, excelentes los tres: unas ricas natillas, un tocino de cielo ortodoxo y un flan. Inexplicablemente los tres llegan con frutas: moras las natillas, naranjas en el flan y fresas en el tocino. Curioso. Carta de vinos suficiente, muy muy comedida en precios y con el siempre seguro Paco&Lola que tan bien casa en estas comidas. No aceptan descorches.

Servicio de sala abundante (creo que 6-7 personas) pero que aún tiene que empastarse, porque anda algo descoordinado, sientes que ponen su mejor voluntad pero no terminas de ver que tengan claro que haya fluidez entre ellos. Seguramente el éxito que han tenido nada más abrir puede afectar a que el necesario rodaje no se haya producido con la tranquilidad y el reposo suficiente.

Beefeater

Fernando, soy un seguidor tuyo y tus comentarios me orientan y sirven para confeccionar mi "Agenda de Restaurantes". Observo que visitaste Que si quieres arroz Catalina, hace 7 meses recién inagurado, y es posible que entre tu visita y la mía de ayer hayan mejorado.
Me gustaría conocer tu segunda opinión, actual, del restaurante.

17 de noviembre de 2014

05/04/2014

¡Qué sí!

----------------------------------------------------------------------
Abril 2014. Almuerzo ViernesQueBienQueEsViernes. 4
---------------------------------------------------------------------

Vaya por delante que de mozo llegué a considerar un manjar al arroz tres delicias de Findus y por mucho que el paladar mejore a base de años y entrenamiento en mejores plazas puede quedar un poso que haga mi opinión totalmente inútil a los expertos ojos de sus señorías (maribona could dixit). Vamos, que yo soy facilón para esto del arroz.

Otra verdad irrefutable es que invertir en arroz creo ya haberles dicho que al menos a mi entender no es buen negocio. Que salvo que se enmarisque, no es algo que suela costar lo que terminamos pagando por él.

Por último antes de empezar, para freakis del arroz y gente que pide cuchara de palo para comer sobre la misma paellera consultar aquí 11870.com/comunidadpaellamadrid, que yo alcanzo a decir si el arroz me gusta o no pero me trae un poco al pairo si el arroz es senia o bomba (que creo que era) o si una paella valenciana debe llevar pollo o no. Dicho sea de paso que leo con atención sus reseñas y que por cierto hace ya tiempo que no se pasan por aquí. Habrán emigrado a Maribona.

Palacio de la Misión. Por las fotos de Mr. Avelio intuyo que él almorzó en el patio del palacio y nosotros en la terraza cubierta-permanente anexa. A juzgar por la flecha de porte permanente que le han puesto al cartel con el nombre del restaurante, ésta última, "icir" la nuestra, tiene pinta de ser la ubicación definitiva. Espero que para poder tener Catalina también de cenas que eso de ser segundo plato de bodas, bautizos y comuniones tampoco crea que sea plan.

Salvo porque hay algún defectillo de acabado que seguro solucionan inmediatamente y que no sería justo mencionar (mejor que lo cuente Ean que aunque no lo sepa ella casi lo sufre) a mi la sala me gustó. Agradable y tranquila.

[Ean, al cerrar la puerta detrás vuestra, ello terminó cayéndose].

Servicio muy profesional. Equipo holgado de recursos en sala, todos con tablas. El jefe de sala serio pero con un toque cachondo. Todos amables y con ganas de agradar.

Mesas redondas inmensas, sillería de hierro y herramientas de calidad.

Con respecto al comercio nosotros reservamos la paella valenciana, que parece que había que hacerlo, at least according to our informations En cualquier caso hay otros arroces para elegir si no quieres o no puedes reservar.

Parece que pedir otra cosa que no sea el menú degustación es de gilis. Es que el menú cuesta 25 larries y sólo la paella 20. Si eso no es suficiente, también es recomendación del jefe de sala y nosotros nos pusimos en sus manos.

Tomamos:

- El jarrón que se come pero no todo: Naranja liofilizada, filo crujiente, arroz en garrapiñado,... No te comas las piedras blancas ni el jarrón en sí que bien se ve que no es de comer, animal.

- Brocheta de encurtidos: Ok aunque yo esto no los trabajo. Con ella traen el ali oli casero que te acompañará hasta donde tu quieras. Rico pero para mi demasiado fuerte. A mi a la hora a la que estoy escribiendo esto creo que acaba de dejar de acompañarme.

- Ensaladilla. Muy rica, con demasiada mahonesa según algunas, pero muy bien resuelta y con algún toque original como las huevas de trucha. Gran platillo.

- [Hoxtias que me olvidaba de los boquerones]. Llegan enteros, desespinaos y sobre patata chip, la patatilla de "toalavia". Bien pero sin entusiasmos. Lo que se dice un boquerón.

- Fritura de merluza. Bien resuelta también, con el rebozado fino y sin grasa alguna aunque algo falta de sabor.

- Croquetas de pollo. Croquetón de rebozado grueso y muy buen sabor. Otro acierto.

- Paella Valenciana. Me gustó mucho. Aunque los mejores arroces que recuerdo son de mar ( en mi olimpo personal está el de vieras con gambas que acostumbro a repetir cada vez que paso por Casa Valladeiro en el terruño), el punto de este arroz me pareció excelente. Esperaba un poquito más de socarrat pero bueno, será que no sé del tema. A falta de mar, pollo, conejo una alcachofa con muchísimo sabor, su garrafó, su judía y sus caracoles a mogollón para darle alegría al tema.

No íbamos a tomar postre, desoyendo al boss y al final tuvimos que pedir papas porque el tocino de cielo que pasaba por delante camino de otras mesas tenía una pintaza. Al final no fue memorable pero estaba más que correcto.

Con dos cañas, una copa de rioja, agua y dos cafés el cronómetro paró en 63€ total para dos. Vale que es arroz pero ¿de verdad creéis que vais a encontrar un sitio de este nivel overall para esta comida a este precio?.

Hints & Tips:

- Yo creo que Bea va y aquí no pasa hambre.
- Si te sobra arroz te lo puedes llevar en un tupper, que no queda muy fino pero "rite" tú.
- La carta de vinos me pareció bien.
- Creo que no hay otra cosa que arroz de segundo pero si alguien va que lo confirme please. Lo digo porque un día fuimos 5 a comer fabada a la difunta Máquina de Lugones (Madrid) y nos acompañaba una no-fabada at all y terminó comiendo una ensalada.

EandradA

Uyyyy mi integridaaaaad.

4 de abril de 2014

je suis béatrice

Pues iré con mi señor marido que el arroz me lo come muy bien. No picaste nada antes de comer?

4 de abril de 2014

EandradA

La zona no se presta al picoteo.

4 de abril de 2014

Sr Rodriguez

Para eso está Cañadio !!

4 de abril de 2014

je suis béatrice

Eand, esperando tu crítica,que yo desde el Kena a Acme prefiero contrastarlo con una opinión de fiar como la tuya..

4 de abril de 2014

acme

Yo soy infalible como el papa. Otra cosa es que no me hagas caso y que luego te entre la vena en plan niña del exorcista.Digo todo esto con la boca llena de filloas by Vilalúa

4 de abril de 2014

acme

Hablando de tortillas, el Schotis ha cerrado por jubilación masiva. Madrid se muere lentamente.

elmundo.es/madrid/2014/04/04/533f129722601d741b8b4594.html

5 de abril de 2014

EandradA

No me entra la inspiración para opinar sobre Catalina.

8 de abril de 2014

acme

Nos privas de tu ágil prosa. Ponlo a parir mujer, tu público te lo reclama :-)

8 de abril de 2014

acme

o por lo menos un adelanto con estrellas,... dale carnaza a la people.

8 de abril de 2014

17/11/2014

Excelente arroz

Ayer he descubierto "Que si quieres arroz Catalina" , me considero un entusiasta del arroz en paella y desde que en el "mítico sitio" han decidido que solamente tienen un tipo de arroz a precio de oro, he tenido dificultades para añadir a mi agenda un nuevo local.
Que si quieres arroz Catalina, reúne para mi las siguientes ventajas:
Excelente Paella Valenciana, con pato y todos sus sacramentos.
Un menú, por 25,00 € que comienza con un excelente Salmorejo !!!!
Buen servicio de sala y buena coordinación de los TIEMPOS entre platos.
Aparcamiento a 50 metros.
Está en LA CASA DE CAMPO.

Beefeater

Ayer fuimos a comer un grupo de amigos, os cuento la experiencia: El menú que ha pasado a 29,00€ se justifica ampliamente por la calidad y cantidad de las entradas. Considero que el arroz A BANDA que comimos estaba en su punto y (si es posible) mejor que el que tomamos en nuestra ultima visita, el Chef ha conseguido un caldo excelente.
El servicio como siempre muy profesional, por cierto, a nosotros siempre nos han presentado el arroz antes de servirle.

14 de marzo de 2015