Querida María

Ordenar por:

relevancia fecha

13/06/2010

Un buen recuerdo de Vitoria

Siguiendo las recomendaciones del 11870, antes de visitar la catedral, reservamos en este restaurante para comer.
El trato fue estupendo y la comida me la llevo como un buen recuerdo de Vitoria.
Hay menu degustación pero comimos a la carta maravillosamente. Una buena ensalada para compartir y dos segundos, dos copas de vino una cocacola, un agua y dos cafes fueron 25 euros por cabeza.
Es una comida delicada con toques modernos. No ponen grandes cantidades pero los sabores merecen la pena.
Volveré en mi próximaa visita a Vitoria.