De los mismos propietarios que Ten con Ten, el Paraguas y Amazónico, este esquinazo en ladrillo visto y con horario de 9 a 1a.m. es el lugar de reunión perfecto para tomar un aperitivo, desayuno o una copa después de comer. Además de restaurante es tienda delicatessen con guisos que podréis llevar a casa.

Ordenar por:

relevancia fecha

28/12/2017

Restaurante del Grupo Paraguas donde ver y dejarse ver y comer bien aunque a precios estratósfericos.

Si hay alguien que de verdad lo ha petado son Sandro Silva y su mujer Marta Seco con su Grupo Paraguas. La noticia de la venta a un inversor turco del 40% de este grupo por 70 millones de euros no me pudo sorprender mas; sabía que un restaurante podía facturar muchísimo dinero, pero nunca me había imaginado que pudiera generar tanto.

Sandro y Marta han creado una serie de restaurantes que han arrasado desde su apertura. Primero El paraguas, situado en Jorge Juan, luego vino Ten con Ten, que fue el local de moda en Madrid por muchos años quitando el trono, creo recordar, al Bar Tomate, y lo tuvo hasta la llegada de los Perrachica, Marieta, Habanera, Tatel y demás, pero Sandro lo volvió a hacer y retomaron el trono con Amazónico, donde no resultaba nada fácil encontrar una mesa y es habitual ver a famosetes entrando a comer tanto a este como a alguno de sus otros restaurantes de Jorge Juan.

Estos restaurantes de moda nunca me han interesado mucho, pero no me importa ir en ocasiones porque son sitios donde te lo pasas bastante bien. Desde mi punto de vista hay que ir con amigos y a ser posible en un grupo grande, y nunca con tu pareja a solas, a no ser que sea mal comer y solo le interese la decoración del local.

Realmente no se si Amazónico sigue ostentando el trono o no, lo que si es cierto es que dentro de los restaurantes de moda en los del Grupo Paraguas se come por encima de la media, y de ahí gran parte de su éxito, ya que en el fondo la gente aprecia la comida bien hecha. Esto influye en dos cuestiones, la primera es que no pasan de moda (o que siguen llenando a pesar de llevar muchos años), y la segunda es que se permiten poner precios excesivamente elevados sin mermar las buenas opiniones. Diría incluso que las refuerzan, ya que mucha gente cree que cuanto mas caro mas calidad.

Además de El Paraguas, Ten con ten y Amazónico, el Grupo Paraguas se conforma por el italiano Numa Pompillo y el lugar que nos ocupa, Ultramarinos Quintín. De estos cinco, El Paraguas y Ultramarinos Quintin tienen un ambiente mas familiar.

La visita fue después de un largo viaje, donde lo primero que te apetece es volver a probar comida tradicional. El problema es que un Domingo de Agosto es complicado encontrar mesa, así es que acabamos aquí y resultó ser buena opcion. El horario no puede ser mejor, ya que abre todos los días con horario continuo. Por otro lado se puede encargar comida para llevar y, además, como su propio nombre indica, Quintín es a la vez una tienda de ultramarinos donde vende productos como pan o embutidos entre otros, y es que otra parte del éxito de estos negocios es su polivalencia: se puede desayunar, cenar, comprar en su tienda, picotear en la barra, ir solo a tomar copas, etc.

A parte de por la comida, los locales del Grupo Paraguas destacan por la situación y un interiorismo bastante trabajado. Ultramarinos Quintín ocupa un local de tres pisos situado en una esquina de Jorge Juan, y el espacio está dividido en diferentes espacios; destacan las paredes de ladrillo visto, el expositor donde muestran el producto que venden y la parte de la frutería que da colorido al local; detrás del expositor está la barra, mientras que las mesas están repartidas en tres salas, una en cada piso. En el piso de abajo hay una cocina rústica como elemento decorativo muy bonita.

La carta se basa en elaboraciones tradicionales, aunque como no podía ser de otro modo en estos lugares no faltan los tartar, ceviches y tiraditos. El servicio es bastante amable y eficiente.

Empezamos con una buena ENSALADA DE LANGOSTINOS Y CARABINERO. Muy fresca e ideal para comenzar. Buena textura de los crustaceos. Me gustó mucho.
A continuación 1/2 racion de CROQUETAS con buen rebozado, no super cremosas pero si con mucho sabor.

Seguidamente unas VERDINAS CON FAISÁN muy recomendables, aunque es mejor pedir media ración ya que una entera es excesiva.

Terminamos con una buena LENGUA DE TERNERA y una correcta PIZZA DE PITU DE CALEYA con una masa fina y crujiente, aunque al final predomina demasiado el queso.

De postre un muy buen HELADO DE CHOCOLATE BLANCO CON OREO y SORBETE DE MARACUYÁ.

El pan que nos sirvieron, que también venden, me gustó bastante.

Después de esta visita coincidió muy cercanamente en el tiempo otra donde tomamos unas recomendables VERDURAS A LA SARTÉN y una correcta TOSTA DE PUERROS Y MERLUZA. También el SECRETO CON CASTAÑAS Y LOMBARDA y lo que mas nos gustó, la CAZUELA DE HUEVOS CON CARABINEROS.

A pesar de que la comida me gustó, en ambas visitas el precio subió a unos 55-60€ por persona sin vino, lo cual me parece excesivamente caro y creo que no lo vale, de hecho si el precio fuera justo le pondría cuatro estrellas, aunque tampoco está mal tenerlo en cuenta ya que puede salvar ciertas situaciones.

A.Valverde + seguir 10 sitios, 8 seguidores

01/11/2017

Platos resultones en ambiente masificado y tematizado.

He comido 3 veces en este sitio, siempre al mediodía y siempre lleno. La verdad que en una de las veces en barra a punto estuve de irme de la cantidad de gente y agobio que había. El precio es caro para la calidad de algunos platos y obviamente del servicio que dan y la masificación que tienes que soportar por estar allí (para mi es un problema, pero veo que muchas personas traducen esto en una ventaje, que defininen como "dejarse ver". Irónico cuanto menos, ya que cuanto más gente menos se te ve a no ser que pasen por tu lado, pero dejémoslo estar...).

El caso es que luego me gusta bastante la comida... De ahí que haya repetido. No hay muchos sitios por la zona con platos "ricos" que, aunque no memorables ni mucho menos, cumplen con su cometido de ofrecer algo sabroso. No me gustan los rollitos de pato a pesar de que siempre los recomiendan (secos...) y sí me gusta la lasaña de alcachofas, las pizzas y los platos de cucharas que he probado (verdinas, fabes...). Buena y abundante torrija con helado.
En definitiva, nada del otro mundo, pero sitio muy decorado, casi tematizado, con platos ricos pero escasos de presentanción, sorpresa o emoción y que, de no ser por la cantidad de gente, el precio algo subido y el mal servicio, sería un sitio para comer a menudo.

14/05/2018

Sitio chulo, comida muy rica pero carete

14/5/2018

Sitio muy chulo, servicio un poco despistado, se come muy muy bien pero subidito de precio. Los vinos también altos.

Buenísima la pizza de colmenillas

04/06/2016

Cosas ricas y cosas muy malas... Todas caras. Eso sí, un ambiente estupendo.

Tanto se ha dicho del sitio que sólo diré algo...

Ponte guapo/a + Pizza de colmenillas + Unos Gin tonics... y a pasarlo bien.

Y como han dicho por aquí, cuidado con las recomendaciones fuera de carta. Yo no me saldría de los socorridos rollitos de pato y alcachofa (aunque sabe a todo menos a pato...), los platos de cuchara que heredan calidad de su hermano mayor El Paraguas y de las pizzas.
Postres dignos y copas bien puestas.

14/12/2015

Decepcionante.

Incomprensiblemente lleno hasta la bandera, con gente intentando conseguir mesa como loca...Se salva el servicio, camareras rápidas y agradables, pero por el precio que sales, con servilletas de papel y mantel individual también de papel... la decepción ha sido mayúscula.
La fabada más insulsa que he comido en la vida, a 15 Eurazos, el Pan Toro, supuestamente una de las especialidades, una especie de hamburguesa de carne de rabo de toro, mediocremente resuelta, como entrantes unas anchoas en aceite correctas. Bueno el Ribera de la casa.
Supongo que es de esos sitios en los que se va a que te vean más que a comer bien, incomprensible.

spider72

Pues la verdad es que es como el misterio de la Isla de Pascua, pero todo lo que toca este empresario, tiene un éxito apoteósico. También es verdad que para tomar un vino un día raro a una hora rara, es el mejor sitio, siempre hay ambientillo. Para cenar, pues justito.

15 de diciembre de 2015

03/11/2015

spider72 lo descubrió en julio de 2014

Animadisima barra cualquier día de la semana. Correcta cocina informal. Local precioso. RCP con cautela.

Le subimos un poco más, hasta las 3 ó quizá 3+

A quintín le pasa como a Lola Flores, que cuando fue a Nueva York, la crítica dijo: "No canta ni baila, pero no se la pierdan".

Pues eso, no se lo pierdan.

Aunque la cocina sigue sin ser espectacular y hay que tener cuidado con las sugerencias de fuera de carta, que te arrean un plato a precio de Paragüas, Quintín se ha consolidado como una buena opción "informal y ligera" en la zona de Jorge Juan. Animadísima barra (vayas el día que vayas: lunes, martes, miércoles...) y una oferta en mesa que funciona bien para comidas ligeras rollo biz, todo rodeado de ese aire de "ver y dejarse ver" que tienen los 2 locales más informales del grupo (veremos cuando abra el nuevo pan de lujo).

NUESTRA OPCIÓN:

RACIÓN DE JAMÓN. Sí ya lo sé, pero iba con gente de fuera...aún así una generosa ración con un corte impecable. 25 euros.

ALCACHOFAS AL ACEITE. Plato fuera de carta, recomendado. Corazones de alcachofa entiendo que a la brasa con un toque de AOVE Correcto, aunque no emociona. 18 eur

COCOCHAS.- Pues toda una sorpresa. Sin ser de chapeau, las he probado mucho peores. Notables en cantidad y en calidad. Sí señor. 25 eur (las cocochas no es plato barato, y debo decir que éste era grandecito). Emplatado para compartir de inicio. Buen detalle.

Con agua, 5 copas de Antídoto a temperatura correcta, 2 cortados 91 eur.

DETALLES QUE NO SE VEN PERO ESTÁN:

El aperitivo es caro, 2,40 eur, pero debo decir que el pan, una mini -pero considerable para 2- hogaza de pan payés y un vasito de crema de calabaza con gengibre hace que sea mucho más digno que en otros locales.

Servicio que como en el resto de locales, funciona como un reloj.

CONCLUSIÓN. Elevado de RCP en muchos de sus platos (recuerdo especialmente mejorables las croquetas) Quintín ha ido mejorando con el tiempo y me parece una opción divertida con un toque canalla-snob que lo hace muy atractivo, aunque es verdad que aquí no se viene (sólo ni solo) a comer.

El que da lo que tiene no está obligado a más. Quintín al menos no engaña a nadie.


25-06-2015

3-

Después de sucesivas visitas, creo que es de justicia subirle a 3 estrellas al menos en barra. Sigue siendo caro y para cenar como que no...pero creo que como opción de barra-aperitivo se merece algo más.


30-09-2014

Mira que lo siento porque el Ten con Ten es mi segunda casa.

1++ por el local, que es maravilloso.

Después de un tiempo cerrado por reforma, Quintín reabre. Han ampliado el local, ahora hay mesas bajas y mesas altas hasta para grupos de 6-8 personas, cogiendo el espacio que antes ocupaba la agencia de viajes del CI.

Nos comentan que abren hasta las 12-1 Am.

Todo lo bueno del Ten con Ten: de los locales más bonitos que he visto. Una barra preciosa, mesas altas, mesas bajas...una mezcla de bistrot parisino con un toque hipster industrial. Perfecta iluminación. Frutería (esto no lo entiendo), quesos artesanos, delicatessen...

Se está muy a gusto. Es un ambiente conseguidísimo.

Hasta que pides.

La carta incluye un poco de todo: desde raciones más convencionales (jamón, croquetas), hasta un toque más fusión, como los rollitos de pato con alcachofas También pizzas, salmorejos, gazpachos y hasta tartares y platos de pescado.

Todo confuso, mezcla de rollo raciones informales con platos más propios de El Paragüas, su hermano mayor.

Los precios son directamente, de infarto: tabla de quesos y/o ración de jamón, 25 euros, Pizzas 18 euros, los pescados en torno a 25 euros...platos con precio de restaurante que se degustan en barra o mesa alta.

También hay mesas bajas, pero el ambiente NO es de restaurante.

Nuestra opción:

2 vinos tintos de Ribera. Calientes. Los devolvemos a toriles. Los sustituyen con temperatura correcta.

ROLLITOS DE PATO AZULÓN CON ALCACHOFAS. Vienen servidos con un centro de pisto sobre rodaja de tomate.

Anodinos. No sé si son congelados, pero lo parecen. Me los como, pero no saben a nada.

CROQUETAS DE BACALAO NEGRO. Vienen servidos con un centro de pisto sobre rodaja de tomate. Ya sé que he he hecho un copy/paste, pero es que era lo mismo.

(VER FOTO)

Incomibles. Pura pasta. Temperatura horno de Mordor. Grasa. Mal.

No podemos con ellas.

Lo curioso es que nadie nos dice nada, lo retiran casi entero. Y eso que somos amigos de la casa.

50 euros. Mal. Muy mal.

Conclusión: perfecta barra para tomarse un vino y poco más. Un local precioso con unos precios de infarto y una calidad que asombra por mediocre.

28/07/2014

18 de la tarde y el 90% de las mesas llenas. Gente tomando gintonics, mayormente, aunque también algunos turistas petadillos de bolsas de gama alta.

Pedimos media de jamón y un par de vinos tintos "por favor fresquitos". Pues que si quieres rice Catalina...aparece con un Magnum abierto (qué necesidad hay de servir el vino x copas en botellas Magnum...¿tanto se ahorra?) y por supuesto...temperatura ambiente: unos 37 graditos. Ideal.

El jamón soberbio. No en vano el cortador de jamón es de los mejores de Spain y el producto también es muy bueno.

Media de jamón (generosa) + coca-cola + dos vinos + tinto de verano = 40 euros.

Barato no es.

Nota: han puesto un mostrador de helados con salida a la calle. Por si faltaba algo.

8 de julio

Estuvimos tomando una copa de vino y un poco de jamón en Quintín a ver qué sensaciones nos daba. En esencia es un Ten con ten-bistrot junto a un mostrador de delicatessen (jamón, quesos de gran formato, sobrasada, embutidos gourmet...) y una frutería.

Se repite la fórmula que tan buen resultado les ha dado: perfecta iluminación, ladrillo visto, taburetes y sillas de terciopelo y mesas altas combinadas con bajas.

Aún sólo abierto para comidas y hasta eso de las 20 hrs debido a temas sin rematar en la cocina por lo que la carta de momento es limitada: algunas ensaladas, platos de cuchara y por supuesto lo que se quiera comer de la parte de tienda.

Esta vez se paga en la caja a la salida.

Dividido en dos pisos, uno más pensado para bistrot-cafetería y un primer piso al que se accede por una pequeña escalera, aún cerrado, más orientado quizá a gin-bar pero muy agradable, con su bóveda de ladrillo visto.

Como siempre (o al menos siempre me pasa a mí), encuentras que el local es perfecto y comodisimo y será un éxito en la zona...la decoración y la ambientación funciona a la perfección. Desde la vajilla, clásica de campo, hasta la exposición de cada uno de los productos.

Me temo que de barato tendrá poco, aunque sí me pareció más comedido que su hermano mayor (ensaladas a 12 euros y principales en torno a 18-20 eur) peeeero se está realmente a gusto y para picar algo no tendrá rival en la zona.

Nos invitaron al jamón. Vino 3,30 eur/copa.

Servicio atentísimo (otra de las señas del local).

Cosas que no creo que funcionen, aunque no lo sé: la frutería...¿quien va a comprar fruta de forma continúa en un local así? (por supuesto el mostrador es espectacular) y los quesos de gran formato...cuñas de 1-2 kilos o incluso más grandes...no sé yo...

Me soplan que también han cogido el local adyacente, la agencia de viajes del CI...así que la expansión será notable...después de descartar el sótano.

Yo no puedo opinar de forma objetiva, ya estoy tencontenizado...así que os toca a vosotros.

Creo que será un sitio de referencia en la zona. Tres estrellas, que aún no he probado nada.

******************************************************************************************

7 de julio

Nos fuimos anoche de avanzadilla...y está cerrado. Nos encontramos con el cortador de jamón, un artista del loncheo, y nos confirmó que de momento sólo tienda y comidas. Nos pasaremos en cuanto podamos a ver qué se cuece...

Permanezcan conectados.

**********************************************************************

El nuevo local de ten con ten. Enfrente del paragüas. Se aupone que es medio tienda gourmet medio mini-TCT low cost.

Veremos

Sr Rodriguez

¿está abierto?

7 de julio de 2014

Lady Spider76

Deben estar funcionando, ayer fuimos a tomar el aperitivo 2ª parte y estaba cerrado, pero se intuía que ya estaba abierto (por las vitrinas)...

nos fuimos a terminarlo en Los Gallos....pa que contarlo.

7 de julio de 2014

spider72

Esta tarde me paso de avanzadilla a tomar un wine.

7 de julio de 2014

Sr Rodriguez

Nos cuentas !!
Que si está bien y es más baratín que el TCT pues oye.... igual un combi con Los Gallos o Álbora ni tan mal

7 de julio de 2014

Lady Spider76

Hoy no lo perdonamos!!!! Eso si, hay que ir pronto, antes de las 22.

8 de julio de 2014

Sr Rodriguez

Bueno, un vinito y una ojeada caen fijo, lo demás ya se verá. Eso si, esperaré a que abran la cocina

9 de julio de 2014

Yanzoo

Uffff mala pinta!

30 de septiembre de 2014

Gath

Lamentable. Me parecio, no estaba seguro, una oferta desmesurada en lo economico, si ahora le unes esa falta de correcta cocina, pues apaga y vamonos,....

30 de septiembre de 2014

spider72

Y eso que yo no soy objetivo...que a mi el TCT me puede...pero qué mal y qué caro!

30 de septiembre de 2014

Lady Spider76

José Luis, es la primera vez en muchos años que dudo de la "caseridad?" De unas croquetas...y eran caseras.

30 de septiembre de 2014

Gath

Pues menos mal que no lo eres, de lo contrario le hubieras crucificado con saña. Sin embargo, tal como describi, el pasado sabado estaba hasta el palo de la bandera. No pude ni entrar. Incomprensible.

30 de septiembre de 2014

Gath

Tenias que haber llamado a Chicote, .....

30 de septiembre de 2014

spider72

Para tomar un vino vale (si es que te lo dan fresco, que no fue el caso) pero el resto...nada de nada. Lo petará, seguro.

1 de octubre de 2014

23/09/2015

Demasiada gente, demasiado de moda

Septiembre 2015. Reserva para viernes noche hecha con 3 meses de antelación, ya empezamos, ni que fuera la Terraza del Casino (The best). Llegamos y tardan 5 minutos en atendernos en la puerta, hay miles de personas por todos sitios, creo que hay gente colgada de lámparas y eso..., gente de pie, sentada, arrinconada..., impresionantes dos mesas que hay para dos en la puerta del local que literalmente comparten espacio (y conversación, y bolsazos y empujones y arrumacos) con todo el que entra. Mucho cuidado al reservar si es un plan de pareja, las mesas de dos son minúsculas y en los peores sitios. Nosotros éramos cuatro y menos mal, la mesa era redonda y no muy grande, pero tengo un amigo que fue la semana pasada y le pusieron en una mesa igual siendo 6, y dando gracias eh!.
Nos tocó en la planta de abajo, mejor, en la de calle era imposible mantener una conversación por ruido y la gente que había de pie. La decoración es lo mejor, la planta baja no está decorada como un supermercado sino como un jardín, es preciosa, ésta sí que está bien, y es original y es lo que merece la pena del local sin duda.
La comida, vamos a lo importante. Pues bien, calidad aceptable, mezcla de platos sofisticados con platos básicos, hay platos de cuchara, tablas, y pizzas por ejemplo, pero es una carta un poco corta y en general es caro. El risotto con colmenillas bueno, las patatas con langostinos buenas, los penne con rabo de toro bastante bien, la lasaña de alcachofas también buena, pero las raciones son tirando a pequeñas, no es para llenarse.Los postres flojos, en variedad y calidad.
La carta de vinos es poco original y de sablazo considerable, se les ha ido la mano.
El servicio muy profesional, te preguntan constantemente si te ha gustado (esa frase se la han aprendido, sí) y están atentos, nada que destacar.
El ambiente el esperable, pijo guay, hipster, barrio de Salamanca..., menos canalla que el Ten con Ten y menos casposo que el Paraguas.
No le pongo tres estrellas porque después de tres meses de espera de reserva uno se imagina un poco mas de calidad y un poco mas de cuidado en el trato del cliente, es un sitio incómodo por el barullo que hay, que es culpa de querer aprovechar tanto el local y el éxito, es carillo y la comida no es muy allá, pero bueno, si lo que quieres es ver y dejarte ver, es un buen sitio.

spider72

Has sido muy benevolente con Quintín. A nosotros nos encanta el TCT para ir de gintos y Quintín está muy chulo para unos vinillos cualquier día por la tarde, pero la cocina...regu y cara. Hay alguna cosa, como algún ahumado que no está mal, pero aún así es uno de los misterios del éxito: local llenísimo, comida regu y cara y está hasta arriba todos (pero todos) los días.

24 de septiembre de 2015

04/10/2015

Vinito post cena. 3*

Todo lo visto ya me lo sabía, no sé ni para qué entro. Público tirando a mayor (que yo), estiradete y muy gili-pijo. Grupos de amigas en mesas con cara de triunfadoras porque por fin, después de meses de espera, están cenando aquí.

Buscábamos un sitio para tomar un vinito y alargar la noche pero sin mucha algarabía, que ando con mis gripes y mis cosas y se nos ocurrió este Quintin, al que, salvo los 4 o 400 gilipuertis que lo habitan, me parece un sitio muy apañado para aperitivo de fin de semana o vino en barra.

Me cantan que por copas, Albariño o Rueda (versiones de blanco del Ribera o Rioja de toda la vida) y me ofrecen mirar la carta por copas. Meeehhhh. Error

Abro el librejo y la primera referencia pone 45 euros. Miro arriba y si, es correcto, es la lista de vinos por copas. Cierro y pido Albariño a muerte, que sea lo que sea.

Rico, bien frío y rácano Terras Gaudas, del que espero me calcen mis buenos 5 pavos por copa. Meeehhh.

Todavía no me creo haber pagado "casi" lo que en cualquier sitio normal, 3.50 each. Oye, pues mira que para un vinito si lo veo...

Y de regalo, una buena tapita de un rico fuet.

13/10/2014

El hermano Pequeño de El Paragüas y Ten Con Ten

Tercer sitio que Sandro y Marta montan en Madrid, tras el éxito de El Paragüas y del siempre lleno Ten con Ten, abren ahora Quintín.

El local esta situado en la esquina de enfrente de El Paragüas, en pleno Jorge Juan, que se esta convirtiendo en una de las calles gastronómicas de Madrid, a falta del esperado Cipriani.

Decoración cuidadísima, con mezcla de espacios, mesas bajas según entras a la derecha con un toque mas formal, a la izquierda mesas altas donde puedes comer o tomarte un aperitivo o copa, y enfrente de la entrada la barra donde también puedes comer o tomarte un vinillo.

A diferencia de Ten con Ten o Paraguas, aquí te sientes más agobiado ya que están todas las mesas más juntas y si se cuenta con la gente de la barra que esta de pie tomando algo, los de las mesas y los camareros pasando, llega un momento que te sientes como una sardina en lata. Aun asi, esta muy agradable, el servicio es perfecto, no tardan en preguntarte que quieres y en tomarte la nota.

Vamos a por la comida:

Carta más bien corta con precios elevados, las raciones para compartir son muy escasas, sin embargo los platos son contundentes.

Es una mezcla de los platos de Ten con Ten y de El Paragüas.

Esto es lo que pedimos:

ENSALADA DE GAMBAS, LANGOSTINOS Y CARABINEROS: Sabor a mar intenso. Ración muy escasa.

CROQUETAS DE BACALAO NEGRO: 9 croquetitas pequeñas que a mi no me decían mucho, poco sabor a bacalao.

VERDIÑAS CON FAISAN: Simplemente Bestiales!!!! Son como las de El Paragüas, una fuente no muy abundante pero que te llegas a llenar y sabrosísimas de sabor. El mejor plato.

HAMBURGUESA CUPIN: Hamburguesa de carne como las de ternera de Avila o Pichin del Ten con Ten, muy buena y abundante.

MERLUZA CON PATATAS DEL PERU: 3 tacos de merluza a a romana con patas chips.

Los postres me decepcionaron un poco, esperaba encontrarme el mítico arroz con leche y no lo había, en este caso pedimos ENSALADA DE FRUTAS Y MOUSSE DE LIMON, que estaban ricos, sin mas.

Con todo esto, para 3 personas salimos a 43€ persona, precio algo caro.

Mi conclusión es que es un sitio para tomar un aperitivo o una ración rapida, ya que la carta es corta, los platos son iguales (calidad/precio) que en los otros y si quiero comer un platazo de cuchara al mismo precio, prefiero ir a El Paraguas, que estoy más tranquilo y si es algo más informal y con una carta más amplia prefiero Ten Con Ten, que estas menos apretado que aquí.

Eso si, cada uno tiene su ambiente, este es más mayor que en Ten con Ten, sin llegar a ser el Paragüas, aunque dale tiempo para que sea imposible reservar en 3-4 meses.

spider72

Felipe, y de bebida que tomasteis? A mí me dio la impresión de ser mucho más caro (incluso más que el Ten, que me sé la carta de memoria). A mi me pareció francamente malo, y eso que no creo que haya otro 118ero que defienda tanto el TCT, pero las croquetas eran nefastas, el vino lo tuvimos que devolver por caliente...es verdad que el jamón sigue siendo excelente y que el sitio es una preciosidad, pero me pareció completamente fuera de precio (eso sí, está re-petado).

14 de octubre de 2014

Felipe Martín

No tomamos vinos, unas coca-colas y aguas! Estoy contigo en que es caro, si lo comparas con sus hermanos, y mas si lo comparas con otros sitios nuevos que son más baratos.
Creo que le falta rodaje al sitio, aunque ya te digo que prefiero Paragüas o Ten con Ten.

14 de octubre de 2014

spider72

Completamente de acuerdo, yo le casqué una estrella...me pareció malo y caro aunque una vez más, la ambientación es un diez. Yo para tomar un vino por l tarde, aún pero poco más...y mira que lo cogí con ganas.

14 de octubre de 2014

17/04/2015

Hermano de Ten con Ten

Segundo hijo de “El Paraguas” que se localiza en la esquina opuesta, también en Jorge Juan con Lagasca y abrió sus puertas en octubre 2014. Ofrece al estilo de una tienda de ultramarinos, una sección de frutas y verduras con tomates, alcachofas, etc. y otra de mortadela, quesos,… junto a la cual tiene latas y mariscos de pequeño tamaño. Otro sitio de moda, al llegar un viernes noche lleno hasta la bandera; aunque no encontramos mesa, rápidamente nos hicimos con un hueco en la barra que con dos sillas altas hicimos nuestra mesa para la noche. Eran todavía las 22 horas pero los gintonics desfilaban por la barra y mesas, lo que presagiaba que es un lugar más de ambiente y copas que de buena comida. Típicos anacardos con el tinto con limón y la cerveza para picotear. Aceite “Hojiblanca” con la marca del local, color clarito pero sabor intenso y bueno que usamos para aligerar el pan que nos sacaron. Pedimos un tartar de tomate acompañado de panecitos tostados. El tartar llevaba aguacate en la base y algún toque de cilantro; estaba muy bueno. Seguimos con tiraditos de lubina con tamarindo, suaves y buenos pero poca cantidad y tampoco dice mucho más este plato. Como habíamos pedido un par de copas de vino de Murua y Emperatriz servidos ambos de Magnum, decidimos pedir una tapa de mortadela que la sirven con pimienta y lima y una tapa de queso; sin embargo nos sacaron un plato de cada cosa; no sabemos si por error o para facturar, en cualquier caso, cuando se lo dijimos al responsable de la charcutería nos dijo que nos lo comiéramos sin problema, así que un buen detalle de esta persona. Nos gustó la mortadela, ya que no es una mortadela cualquiera y los quesos, 3 variedades con membrillo nos dejó un buen final. El servicio es atento, muy pendiente en todo momento aunque se notan algunos camareros que están todavía un poco perdidos. Pedimos 2 copas más, esta vez ambas de Murua que nos había gustado más; esta bodega es de Rioja Alavesa frente a la de Emperatriz que es Rioja Alta. La cuenta ascendió a tan solo 56 euros, para lo que se suele pagar en este tipo de sitios y es que no llegamos a tomar copas ni botella de vino entera, unido al detalle del camarero de dejarnos a un precio simbólico las raciones de mortadela y quesos. Recomendaría visitarlo pero no repetir.

11/01/2015

EL NUEVO SITIO DE MODA DE LOS CREADORES DEL TEN CON TEN

Cada vez se abren en Madrid más restaurantes de moda y en este pasado 2014 una de las más importantes ha sido QUINTÍN, cuyo éxito está siendo absoluto.

Madrid es la capital por excelencia de la pijería y el postureo y por ello cualquier restaurante que realmente se ponga de moda para ver y dejarse ver triunfará. No es fácil abrir y convertirse en uno de los sitios más de moda pero si lo logras, lo petas.

Este 2014 los absolutos triunfadores han sido MARIETA y QUINTÍN, con especial mención a CARAY.¿Cómo ha conseguido QUINTÍN semejante éxito tan rápido? Muy sencillo: sus creadores son... para leer más:

dimeunrestaurante.com/restaurantes/quintin

29/03/2015

Sitio muy de moda, con buena atención y buena comida.

Me encanta el sitio, una decoración preciosa, muy original y acogedora, de los sitios en los que te encuentras cómodo.
La atención, en la línea del Ten con Ten: un montón de camareros muy profesionales, que hacen que apenas te acuerdes de que existen.
La comida es muy buena también. Se sale satisfecho.
Precio: como de unos 40 euros por persona.
Lo peor, que es imposible reservar con una antelación razonable, especialmente en fin de semana. Hace falta prever qué día se quiere, no vale un "hoy comemos en Quintín", y el ser tan poco flexible no lo hace una buena opción.