Ordenar por:

relevancia fecha

04/10/2013

Jesús Encinar lo descubrió en julio de 2013

De los mismos dueños que el Erba Brusca 11870.com/pro/erba-brusca , un restaurante basado en la fiosofía Slow Food que muestra orgulloso los proveedores de cada producto que utilizan, hasta el pan o la pasta.

Cambian la carta muy a menudo, prácticamente cada semana, con lo que resulta complicado recomendar algún plato concreto. En su favor tienen que es fácil encontrar algo que elegir en la carta y que los materiales básicos de los platos son impecables. En contra que el interior puede resultar algo ruidoso. En verano tienen una terraza fuera agradable. El restaurante está en una zona algo a trasmano, entre la Stazione Centrale y la nueva zona de rascacielos de la ciudad, en una especie de parcela olvidada, con un agradable jardincito a la entrada.

Cenar sale por unos 50-60 euros, que se me hace algo caro para una cena.

Manteles y servilletas de tela