La taberna de Pablo Montero y Alejandro Díaz, propone una carta basada en tapas y raciones para compartir donde prima la calidad de la materia prima y la creatividad.

Ordenar por:

relevancia fecha

16/06/2017

Miss Migas lo descubrió en agosto de 2016

Nuevo. Informal, goloso, con mimo, rico.

Mayo 2017

Visité Recreo en agosto de 2016, nada más abiertos, y ya me di cuenta de que Pablo Montero y Alejandro Díaz iban a dar mucho que hablar. Desde entonces, todo aquel que ha ido siempre ha salido encantado y es que cuando las cosas se hacen bien, se nota. Estos chicos han apostado por la sencillez, el sabor y el buen producto y demuestran su talento con cosas tan fáciles como esas brochetas de brócoli y kimchi o los mejillones tigre al curry amarillo que ya son dos clásicos de su carta y que saben que no pueden eliminar. Pero aquí hay mucho más, según la temporada encontrarán buenos espárragos o buenas setas, arroces suculentos como el de...

Para LER TODO: cocinayrecetas.hola.com/blogclaramasterchef/20170609/restaurantes-en...

Agosto 2016 y Septiembre 2016

Dos visitas en una semana para comprobar que las buenas sensaciones tenidas en la primera no habían sido casualidad y así enseñar este nuevo lugar a unos buenos amigos que entienden en esto del comer.
El lugar no es muy grande y está concebido como una humilde taberna de mesas desnudas, alguna alta y otra pequeña barra para pedir algunos platillos de su corta carta para compartir y así picotear. Pero atención, porque aunque el formato pueda despistar, el contenido va mucho más allá y de la diminuta cocina salen bocados suculentos que esconden preparaciones cuidadas, buena mano, delicadeza y elegancia.
Ya desde el aperitivo, con unas buenas patatas fritas especiadas y unos ricos encurtidos caseros (coliflor, remolacha y pepino), se notan estos detalles que luego se seguirán viendo a lo largo de la comida. Los tigres al curry están buenísimos al igual que los bollitos de gamba al ajillo, ambos platos en formato individual y que podrán ser el aperitivo perfecto para luego probar el delicioso y lleno de sabor arroz de calamar, las suculentas albóndigas de rabos (de vaca y de cerdo) o si queremos algo más ligero la estupenda ensalada de cogollos y bonito escabechado en casa.
Precios comedidos, una carta que ya nos han anunciado que va a ser cambiante, breve pero correcta selección de vinos, buen café primorosamente seleccionado y detalles como unas golosas pastas para poner fin al disfrute.

Llevan sólo un mes y medio abiertos así que hay que darles tiempo, pero las maneras que apuntan son notables. Volveré y lo recomendaré mucho.

Gath

Ha desaparecido RECREO, todas las fotos y opiniones ahora están ubicadas en POLVO ROJO. ¿?

14 de septiembre de 2016

Miss Migas

No, ¿no? Recreo es Recreo, y Polvo Rojo es Polvo Rojo (que habrá que ir, digo yo, ¿no?)

14 de septiembre de 2016

Gath

Preguntaremos al Oraculo si merece la pena .......

14 de septiembre de 2016

Avelio

Yo voy fijo que me encantan los restaurantes árabes... y os cuento ;-)

14 de septiembre de 2016

Yanzoo

A nosotros nos gustan los árabes pero no damos con uno que nos acabe de encajar. Soy toda ojos y oídos :-)

14 de septiembre de 2016

17/03/2017

La asignatura favorita

26/2/2017

Que esta modesta taberna haya sido una de las aperturas del año tiene mucho merito. Estos chicos tienen muy buena mano en cocina, lo demuestran en cada cosa que nos fueron sacando, platos originales, sencillos y bien resueltos.

Del sitio poco que decir. Es pequeño y prácticamente no tiene decoración.

Comenzamos con un FOEI, que a mi fue lo que menos me gustó, lo de siempre.
Subió el nivel con las BROCHETAS DE BROCCOLI Y KIMCHI(2,5€/ud), bien fritas, crujientes y sin excesos de aceite.
MEJILLON TIGRE AL CURRY (3€/ud), original y rico también.
Otro plato rico fueron los CALÇOTS (10€), muy bien trabajados, ya venian limpios pero el sabor a brasa era bien profundo.
Para mi el mejor plato de la noche fue el ARROZ CREMOSO, perfecto de punto.

Como somos unos glotones pedimos la tabla de 4 quesos (12€) y dos postres, TORTA DE ACEITE y unas increíbles NATILLAS DE CALABAZA

Con dos botellas de Casal de Armán, un Ribeiro muy rico salimos a 37€ por barba. Volveremos seguro.

Adreid.

Y las natillas de calabaza. De 10.

17 de marzo de 2017

03/08/2017

Sorpreson. Cocina sencilla, muy bien elaborada.

Julio-2017.

Recreo o Taberna Recreo, es, en palabras de uno de los dos cocineros que dirigen el establecimiento: "Es un espacio para el disfrute. En el colegio, el momento del recreo siempre era especial. Te olvidabas de las obligaciones y aprovechabas el tiempo al máximo para disfrutarlo con otros niños. En Taberna Recreo buscamos que el cliente, a través de la gastronomía, pueda socializar y disfrutar de la comida en un espacio agradable y con buen ambiente”.

Dos cocineros jóvenes pero con amplio y variado bagaje dirigen el local: Pablo Montero, con experiencia adquirida por su paso por Mugaritz, Calima y Nerua entre otros y por Abadía Retuerta LeDomaine donde como jefe de cocina consiguió una estrella Michelin y Alejandro Diaz, con paso por Zortziko, Calima, El Poblet, Diverxo y Abadía Retuerta LeDomaine donde como segundo chef también consiguió la estrella Michelin.

Y un buen día, deciden juntar ilusiones y fuerzas y se trasladan a capital, a una calle, Espartinas, que ha pasado de ser una calle, gastronómicamente hablando, insulsa a ser una calle con tres establecimientos, cada uno en su estilo, muy demandados y reconocidos en la capital: Verdejo Taberna, La Bistroteca y el que nos ocupa, Recreo.

Reseña completa y fotos en comercongusto.es/recreo

------------
11-2-2017. Mediodía.

Grupo de cuatro comensales, con buen saque, y de entre ellos, dos, dispuestos a mostrar la cocina de este lugar a los otros dos comensales. Mal tenía que darse para que la prueba no resultara satisfactoria, aquí hay una cocina que te deja en buen lugar.

Es verdad que sus cartas, tanto de comercio como de bebercio, son cortas son limitadas, pero son agradables y con unos precios bastante contenidos.

En el capítulo de bebercio la elección ha recaído sobre un Casal de Arman 2015, DO Ribeiro, mayoritariamente uva treixadura, y con alguna presencia de godello y albariño. Sabroso, fresco, entra muy bien y acompaña la cocina de este lugar mas que correctamente.

En el capítulo de comercio, la elección no ha sido complicada, hemos dado un repaso casi completo a la carta, pocas propuestas han quedado fuera.

Por orden de aparición / desaparición, la comanda ha estado compuesta de:

- Aceitunas y encurtidos caseros.

- Brocoli, kimchi, lima y comino ahumado

- Mejillón tigre, curry amarillo y ensalada de hinojo

- Calçots, almendra, sésamo y romero

- Berenjena, jamón ibérico, migas con pimentón, berros

- Salmonete, néctar de verduras, rábanos.

- Arroz meloso, carrillera, colmenillas, picada

- Pluma ibérica, champiñón, col rizada, achiote

- Panacotta, cereales, pasas, frutos secos

- Torta de aceite, manzana, vainilla y cardamomo

- Arroz con leche, coco, mango

Como conclusión, cocina en la linea ya conocida, con muy buenas maneras y una relación calidad/ precio muy interesante. Quizás la brevedad de la carta, y el poco cambio en sus propuestas, haga que no sea un lugar para visitar con mucha frecuencia, estas deben ser espaciadas, de lo contrario podría producir saturación.

-----------------------
4-9-2016. Mediodía.

Cuando te llega información acerca de la bondad de un lugar, ésta, procede de una persona que ademas de cualificada, es coincidente con nuestros gustos y si ademas te plantea la oportunidad de compartir mesa y mantel, pues, como no puede ser menos, te lanzas como zombi dispuesto a disfrutar, con la seguridad de que la experiencia va a ser positiva.

Ubicado desde hace escaso mes y medio en una calle, hasta hace poco anodina, pero que va tomando su importancia, gastronómicamente hablando, Verdejo, Bistroteca, ahora Recreo, y en una calle cortita.

Se trata de un local, de tamaño mediano, ladrillo visto, con mesas desnudas y servilletas de papel.

Gente joven, con buena base culinaria, y con ganas de agradar, que presentan una carta breve, manejable, cambiante según mercado, con ofertas muy sugerentes, y a unos precios muy razonables. Una carta que no busca el reconocimiento ni los premios, solo que el cliente salga satisfecho. Ademas, se une, cercanía, amabilidad, trato directo con el cliente, son gente que aceptan el dialogo desde la sencillez, que permiten el intercambio de opiniones y las aceptan.

Al igual que la carta de comercio, la carta de bebercio es breve, muy breve, pocas DO's. Quizas deberían mejorarla. En este capitulo, y después de una prueba con un verdejo que no nos satisfizo, nos decantamos por un albariño ya conocido, Zarate del 2014.

Comenzamos con un entretenimiento: Patatas fritas especiadas, y un muy agradable aperitivo: Encurtidos caseros. Y ya comenzamos con la parte "seria".

- Mejillón tigre, curry amarillo y ensalada de hinojo. Se pueden pedir por unidades. Los mejilloneros deberíamos pedir mas de uno. Lo corregiremos en próximas visitas.

- Bollito con gamba blanca, ajo tostado y guindilla. Se pueden pedir por unidades. Muy muy bueno. Otro que en próximas visitas, caerá mas de uno.

- Bonito fresco escabechado, lechuga, aliño verde y aceitunas negras. Una sencilla ensalada, no mas, pero con un sabor como hacia tiempo que no probaba.

- Berenjenas, jamón ibérico, migas al pimentón y berros. Otro plato sorprendente por texturas y sabores.

- Arroz meloso, calamar, acelga china y avellanas. Brutal, directamente. Un potente sabor que invade tu boca. Otro destinado a repetir en próximas visitas.

- Pluma iberica, topinambo y champiñones. Plato muy equilibrado.

- Tartar de vaca, yema, trufa negra y pan carasatu. No diré que es el mejor tartar, pero está cerca. Untuoso, con matices, muy bueno.

- Albondigas de rabos de cerdo y toro, encurtidos y hierbabuena. Platazo, intenso de sabor pero apetecible.

Y con esto nos ponemos con los postres.

- Tiramisu al palo cortado. Su versión, no diré que es mala, pero no noto el palo cortado.

- Fresas, yogurt de oveja, vainilla y pimienta rosa. Buena idea, pero le falta un toque dulce que equilibre el conjunto.

- Torta de aceite, limón, miel y romero. Un postre de lo mas simple, basado en una torta de aceite comercial, de una afamada marca, que con unos sencillos toques consiguen un postre muy rico. Otro a repetir.

Cafés con hielo, para no variar, ponen fin a una experiencia muy positiva a la que habrá que volver próximamente, nos ha causado una muy grata impresión, tal como era previsible, teniendo en cuenta quien avalaba el sitio y quien nos acompañaba.

04/04/2017

Pequeña taberna con cocina muy sabrosa y sin ningún fallo.

Recreo es uno de los sitios de los que mas se está hablando últimamente, y tenía ganas de conocerlo. Está situado en la calle Espardiñas donde hace unos años no había absolutamente nada hasta que abrió Verdejo.

El local no es muy grande y la decoración no destaca ni en general ni en particular, pero el servicio es amable y sabe lo que hace.

La carta es extremedamante corta ya que cambia a menudo, y las raciones se pueden compartir sin problema. Unas 4 personas que coman bastante se podrían hacer con casi toda la carta sin problema.

Como aperitivo nos sirvieron unos encurtidos que estaban muy buenos, para comenzar después con el FOIE CASERO, que fue la primera sorpresa de la noche. Muy bueno.

Seguidamente llegaron las BROCHETAS DE BRÓCOLI CON KIMCHI. Solo escuchar brócoli da pereza, pero no, están tremendas. El brócoli lo frien a temperatura muy alta y poco tiempo, quedando una textura crujiente que junto con el kimchi hace un bocado redondo.

Llegan los MEJILLONES TIGRE. No recuerdo que esta elaboración me haya sorprendido alguna vez, sin embargo aquí si. Magnífico sabor a curry. Para repetir.

La verdad es que me esperaba el típico sitio fusión pereza, pero en absoluto es así. El nivel de cocina es alto

Después los ricos CALÇOTS y el ARROZ, también perfecto. Saborazo. Terminamos los segundos y no veo ningún fallo de cocina; Va camino de convertirse en un imprescindible madrileño.

Habría seguido con los salados pero desgraciadamente me cortaron las alas, así es que tomamos una TABLA DE 3 QUESOS muy correcta: Un Divirín, un queso manchego en aceite y el mas fuerte: el gaditano Búcaro, que últimamente se suele ver bastante.

Tuvimos un dilema al pedir los postres y finalmente escogimos ARROZ CON LECHE Y NARANJA y TORTA DE ACEITE DE MIEL Y ROMERO, pero como no hubo un consenso claro, el camarero también nos sirvio por cortesia un poco del postre no elegido, las NATILLAS DE CALABAZA, y le tengo que estar agradecido porque me precieron brutales. También sobresaliente el arroz con leche y correcta la torta de aceite.

En resúmen, todo muy bueno y ningún fallo de cocina a lo largo de la cena, algo difícil de ver. Tengo que volver pronto porque disfruté bastante y la RCP es bastante buena, todo lo anterior sumó algo menos de 40€ por persona con vino.

Muy recomendable.

01/10/2017

Buen contenido en un continente regulero

El local no hace justicia al esfuerzo que ponen en la cocina porque el sitio es un poco desangelado, mal iluminado, sin mucha gracia, sin manteles... parece un bar de periferia en el que no se ha hecho la inversión necesaria para estar a la altura de la comida que sí, está deliciosa y muy original. Carta de vinos distinta, llamativa la variedad y la originalidad de la misma. Recuerdo un plato con brócoli magnifico, un sándwich original, mejillones tigre buenísimos (con el sabor de toda la vida que ya se ha perdido en este plato) ... servicio encantador, directamente te atienden los socios que hacen un esfuerzo enorme porque todo fluya.

28/03/2018

Para repetir muchas veces

Hemos estado 3 veces en mes y medio que podemos resumir en trato fantástico, carta de vinos corta y buena, carta de cocina corta y buenísima, RCP brutal, más platos probados:

- Pluma Ibérica con sésamo y tamarindo: quizá el plato de los probados que menos gracia nos ha hecho, bien de punto pero algo falto de "punch", un pelín insípido.

- Molleja glaseada: para echarse a llorar, pedidla.

- Alcachofas con fondo de carne y guisantes (fuera de carta): fantástico, los fuera de carta hay que probarlos.

- Foie con calabaza y oreja crisp - rico.

- De los postres para mi el mejor el bizcocho de aceite, limón y merengue. La mousse de chocolate y la torta de aceite y fresa, ricas pero es que no somos de postre y tienen que sobresalir mucho para que no me de por pedir otras mollejas.

---
Primera visita: Tuvimos la suerte de comer porque fuimos muy prontito a la barra y no llevábamos reserva, local agradable servicio atento, de comer pedimos:

- Pincho de brócoli, si si, de brócoli, pues estaba de llorar.

- Mejillones tigre, com Kimchi y lima, suave y rico sabor a curry, el picante justo un must.

- Gildas de sardina, su peculiar versión de este pincho, ricas pero fué lo que menos me sedujo (a scout si le gustaron).

- Coca de huitlacoche y papada, sencillamente espectacular.

- Puerro asado con anguila ahumada, ya con este plato nos terminaron de ganar, muy muy muy bueno.

-Arroz negro, rico, nos sirvieron para uno y con eso comimos de sobra.

Con copas de vino incluidas, fueron 29 Euros por persona nos quedó claro que era el mejor sitio por ese precio en el que habíamos comido desde hace mucho tiempo, la RCP es para hacer de este sitio un lugar de referencia. 5 estrellas claras.

16/10/2016

Buenas intenciones

Cena sábado - octubre 2016

La calle Espartinas está de moda. A Taberna Verdejo, ya consolidada como un valor seguro, le siguió la Bistroteca, donde se puede degustar una de las mejores hamburguesas de la Capital. Como no hay dos sin tres, al lado de los citados, hace unos meses ha abierto Recreo, una taberna de tapas gastronómicas muy apañada.

El sitio es pequeño y un tanto feo, da la impresión que han aprovechado la estructura del local anterior, le han dado una mano de pintura verde y poco más. Además tiene una acústica terrible, hay mucho ruido, acabas metiéndote en ambiente y hablando a grito pelado.

En cuanto a la cocina, se compone de apenas una docena de raciones (más bien tapas porque no son muy grandes), entre 8 y 15 euros, todo muy apetecible, cuatro personas, acoplados en una mesa alta, pedimos a compartir:

Unos mejillones al curry, rebozados tipo tigres, con una bechamel al curry deliciosa, muy ricos.

Pulpo, hecho a la gallega, y puesto en una base de puré de patata con cilantro, correcto.

Su versión del ceviche de corvina, con una leche de pantera muy cítrica, ligero y refrescante.

Arroz con setas y pollo, buen fondo y buen punto del arroz. Muy bueno.

Steak tartar con trufa. Suave y adictivo.

Terminamos con unos quesos, un asturiano afuega'l pitu, y otro castellano de oveja en aceite, ambos excelentes.

Para beber, de la breve carta de vinos, pedimos un Ribera Vizcarra, que no nos convenció mucho y cambiamos por un Borsao Tres Picos, una garnacha que nunca falla. Por cierto, los vinos caretes, 24 euros cada botella, un poco exagerado teniendo en cuenta que el precio en tienda de ambos vinos está en torno a 12 euros.

Con agua mineral y unos cafés (acompañados de unas pastitas), pagamos 35 euros por cabeza, que nos pareció un precio correcto. El sitio es un poco incómodo pero no cocinan mal estos chicos. Además son simpatiquísimos. Honestidad y buenas intenciones. Un sitio repetible.

Javier B.

Coincidimos 100%

17 de octubre de 2016

24/09/2016

Raciones pequeñas sabrosas ideales para compartir

- APERITIVO: Mira que me gustan unas olivas con el zumo de tomate, pero oye, si me ponen un poco de pepino y rábano y me lo aliñan todo, mejor!

- MEJILLONES TIGRE AL CURRY ROJO CON ENSALADA DE HINOJO: De mis cosas de tapeo favoritas, podría comerme un cubo, 2 cubos si están tan buenos como estos! Buen equilibrio de sabores sin enmascarar el sabor del mejillón.

- PAN AL VAPOR CON CARABINEROS: Un #madredelamorhermoso en toda regla! Probablemente mi marisco favorito y éstos estaban perfectos de punto. Súper sabrosos!
Sobran las palabras para describir lo buenísimo que estaba esto, os podéis imaginar.

- PULPO CON SALSA DE TOMATE Y PATATAS: Patatas machacadas debajo del pulpo y un poco de salsa de tomate por encima con un toque de pimentón. Para repetir.

- ALBÓNDIGAS DE RABO DE TORO: Soy muy albondiguero y no os digo lo que me gusta el rabo de toro. Inmensas, jugosas y sabrosas. Una bomba de sabor aligerada por la hierbabuena. Platazo!

- QUESADA CON MELOCOTÓN: No hay que ir a Cantabria para comer una buena quesada casera. Ésta con melocotones asados estaba de impresión.

- CHOCOLATE 70%, PLATANO, RON Y NUEZ MOSCADA: Contundente, con sabores intensos y no muy dulce. Mi postre ideal.

- YOGUR DE CABRA CON PIÑA: Un postre sencillo y refrescante para acabar una comida con platos con sabores tan intensos.

Yanzoo

Menos el yogur de cabra con piña, (la piña es la fruta que menos me gusta y con el queso de cabra tengo cierta intolerancia). El resto muy apetecible!!

5 de octubre de 2016

TragaldabasPro

@eum raciones pequeñas cómodas para compartir, combinaciones de sabores novedosas y local y personal agradable. No hay excusa para no ir ;)

5 de octubre de 2016

14/09/2016

Buenas notas en recreo

Visita Sept 2016

Local algo desubicado, en esa calle por donde te sueles meter para buscar aparcamiento y donde no esperas encontrar nada más. Aunque resulta que también está la taberna Verdejo (que por el momento, no caerá)

Claramente, el local desilusiona al entrar, parece un bar de barrio reconvertido rápidamente donde no se ha invertido demasiado en decoración y donde apenas hay un par de mesas y el resto son taburetes altos. Nosotros nos ubicamos en una mesa alta y no estábamos del todo incómodos. El local no está muy bien insonorizado, si el resto de las mesas están animadas, sufres.

Hasta aquí, todo lo malo.

El resto es un festín de sabores y buen hacer.

De aperitivo unos encurtidos de aperitivo que me animaron a iniciarme en el arte de encurtirlo todo.

Además pedimos:

Mejillones tigre (3€ la ud), he decir que somos muy fan de los tigres, que los pedimos mucho y los analizamos con detalle. Estos están entre los 3 mejores que hemos comido. El mejillón está picado y además incorporado en la bechamel dándole ese tono cobrizo. El curry amarillo, apenas se nota. El rebozado perfecto y el hinojo, el punto de singuralidad. Un Nadia Comaneci

Bollito con carabinero (a falta de gambas) (6€ cada), perfecto el punto del carabinero, acompañado de una salsa que no realzaba demasiado el sabor y sobre un pan de brioche, que no lo acabo de ver. Estaba bueno, y me los comería a pares. Pero la mezcla del dulce con el carabinero no acaba de encajar en mi paladar.

Arroz meloso (12€), De los mas buenos que recuerdo. Perfecto el punto del arroz y la salsa de calamar que viene troceado y se hace en el propio calor del arroz. Tamaño justo.

Tartar de vaca (13€), Esto va por gustos, a mi me gustan los suaves, donde no apenas se aprecie la mostaza ni la pimienta, por lo que este, con el toque de trufa me encantó. Muy bueno.

Cerramos con un correcto tiramisú (6€)

Carta de vinos corta y algo subida de precios. Habla del silencio 20€ y de ahí para arriba (salvo dos vinos jóvenes). Pan por encima de la media.

Los camareros son tan simpáticos que dan ganas de abrazarlos.

Fuimos con la idea de encontrarnos un local mas puesto pero salimos muy contentos, aunque ojo, no me parece tan económico, ya que las raciones son pequeñas y sobre todo, los primeros pueden disparar la cuenta al pedir por unidades ( sobre todo, porque son muy apetecibles)

Total 73 €

Volveré, seguro, aunque probablemente lo haré a tomar un par de raciones o un atracón de tigres de una manera mas desenfadada.

3++++ que redondeo a 4

Prwll

Totalmente de acuerdo. Tiene mucho potencial pero tienen que cuidar cantidades y precios

15 de septiembre de 2016

17/11/2016

Personalidad en una cantina

Esta vez, una apertura rodeada de informalidad. Sin agencias, sin apenas redes sociales, sin grandes inversiones, confiando únicamente en la cocina y en el boca a boca. Se trata de Taberna Recreo en la Calle Espartinas, justo enfrente de otra mucho más asentada como es Verdejo.

Platos a precios contenidos pensados para compartir y bocados que se ofrecen por unidades. Recetas bien ejecutadas, provistas de buena técnica y en general un producto de calidad. En algunos de los pases, se echa de menos una mayor chispa que provoque el recuerdo de la degustación.

La gilda se presenta con sardina ahumada en lugar de con anchoa. Sin ese punto salino y a falta de un mayor atrevimiento en el toque de vinagre que requiere. Plana.

En cambio, la brocheta de brócoli con jugo de kimchi, lima y comino ahumado es una brillante sorpresa. Textura agradable, contrastes ácidos y amargos, matices. Conocimiento y amplitud de miras.

De confortable se puede calificar el brioche de gamba blanca, ajo tostado y guindilla. Ciertamente “goloso” en el sentido positivo del adjetivo. Sensación en boca de miga de pan y sabor cercano a unas elegantes gambas al ajillo elegantes de textura tersa desde la crudeza. Recomendable.

Si acuden a la Taberna Recreo no se olviden de la berenjena frita con jamón ibérico, migas de pimentón, jugo de cocido y berro. Admirable textura, de elevada suavidad gracias a una fritura en papillote a alta temperatura. El gusto se marca a través de unas crujientes migas (nivel) y ese jugo de cocido que absorbe la verdura. Gran plato.

El arroz meloso de pollo de corral y setas resulta más convencional, sin que esto le elimine un ápice de mérito. Sabroso, ligeramente aldente, de buena ligazón y sin apenas contener una pizca de grasa. Se nota la gran calidad en el ave utilizada, cuyo gusto perdura en el paladar. Notable

En cambio, tras dos platos de alta nota, el tartar de vaca con trufa y yema decepciona. Carne con exceso e irregular aderezo, sin que además la trufa acompañará con su sabor (pieza algo mustia). De esos tartares que descolocan porque no obtienes su sabor principal (el de la carne).

En el postre, me decanto por la torta de aceite con limón, miel y romero. Se encuentran esas diferencias entre lo dulce y el ácido que provocan una gama gustativa agradable. Sin embargo, se debería avisar que la torta no es casera, sino de la conocida repostería Inés Rosales.

En nuestra visita, Pablo Montero atendía la sala. Como es habitual en esos casos, explicando los detalles de los platos con conocimiento y naturalidad.
Recreo es una taberna modesta, algo tímida que se caracteriza por su austeridad en todo aquello que rodea en la cocina. En ésta, competencia, saber y en general notables ejecuciones. Necesitando algunas de ellas una revisión o buscar un golpe mayor de sabor.

Hay que tener en cuenta a estos jóvenes tabernarios y seguirles de cerca. La afluencia de clientes y la confianza seguro que disparan una mayor libertad de la culinaria intrínseca que llevan dentro.

Post completo y fotos en complicidadgastronomica.es/2016/11/tabernarecreo

21/11/2016

Un gran restaurante escondido en una sencilla taberna

Vayan antes de que sea imposible reservar o entrar.

Empiezo por el resumen final, pero es que es cierto, este coqueto local (cualquier persona que haya buscado piso en Madrid sabe que coqueto equivale a pequeño) tiene pinta de ser un imprescindible este año en la capital.

Principalmente lo será por su cocina, técnicas y aliños de alta cocina en versión taberna. No es casual, dos ex estrella Michelin (le Domaine Abadía Retuerta) repartidos en sala y entre fogones. Es curioso como algo tan sencillo como una Gilda, puede estar tan bien hecha, con sardina en vez de anchoa, exquisita. Otro imperdible es el mejillón tigre, realmente bueno con curry amarillo e hinojo. Muy llamativa la brocheta de brócoli con kimchi, lima y comino ahumado, lleno de sabor, muy llamativo saber sacarle tanto jugo a un producto poco llamativo para muchos. También bueno (me llamó menos la atención a excepción del jugo) la berenjena, jamón, migas y berros. Y por último un exquisito steak tartar de vaca con trufa negra (mucha cantidad, llamativo para el precio tan ajustado del plato, 14 euros) y yema. Muy bien aliñado, como en mi opinión toda la comida, dado que dentro de esta cocina creo que hay un control total y absoluto de las especies, los encurtidos, los aliñosy las técnicas, algo que dice mucho de este gran restaurante con aspecto de taberna informal. Por último unos quesos excepcionales. Iré más veces con tal de ir probando todos los platos de la carta…sin duda.

Pequeña pero divertida bodega y buen servicio. El pan, lo desconozco, pero me recordaba al de la panotheca y si me recuerda a él es que era muy muy bueno. Precios más que contenidos para el nivel de la cocina y lo que se suele ver por la zona. Vayan, no lo duden, no se arrepentirán, muy recomendable.

Bodega: 6

Personal: 7

Local: 6

Cocina: 8,5

Precio medio: 25/30 euros por persona.

Síganme, no se corten y vean todas las críticas, valoraciones y documentos gráficos en lamandarinavaliente.wordpress.com o a través de Twitter en @lamandarinaval

Miss Migas

Completamente de acuerdo, Recreo mola mucho.

21 de noviembre de 2016

07/11/2017

¿Jugamos?

Nos hemos ido al recreo o, mejor dicho, a la Taberna Recreo, un sencillo pero encantador restaurante especializado en cocina de mercado con toques internacionales oculto en el margen derecho del Parque del Retiro (zona ‘foodie’ muy caliente, por cierto) en el que las ganas se sirven siempre en ración doble. Es lo nuevo de dos grandes cocineros: Pablo Montero (que logró una estrella Michelin como cocinero jefe del restaurante Ledomaine de Abadía de Retuerta bajo la supervisión de Andoni Aduriz) y Alejandro Díaz (con experiencia en espacios tan top como Fat Duck o Diverxo).

Esta es la historia de dos soñadores (o luchadores, que viene a ser lo mismo): Pablo y Alejandro. Después de haber aprendido lo que no está escrito en las cocinas de otros, los dos decidieron asociarse para emprender un proyecto propio en el que echar el resto en los fogones. El resultado es Taberna Recreo, un local humilde y sencillote, en el que lo que realmente cuenta es lo que te llevas a la boca: su cocina, informal y divertida (como un buen recreo), pensada para compartir y picotear entre amigos.

¿Y cómo es la cocina de Taberna Recreo? En su carta encontrarás platos con raíces tradicionales, toques fusión y muchos detalles que denotan el nivelón de los dos chefs. Con una sección principal única de “Platos” (además de los postres y los quesos artesanos seleccionados) es muy cambiante y se basa, cómo no, en los mejores productos de temporada, con propuestas permanentes como su ya mítico “Brócoli – kimchi – lima – comino ahumado” o estacionales como el “Puerro – queso azul – papada ibérica – nuez”. Ah, y ojo a la selección de vinos, porque también hay referencias minoritarias muy interesantes.

Tenéis más información, detalles y fotos de los platos que pedimos en nuestro blog:

eatandlovemadrid.es/taberna-recreo-espartinas

Buen provecho e Eat & Love!

10/09/2016

Ojala que les vaya bien

Cena septiembre 2016

4-

Me encanta los sitios que se montan con ilusión como éste.

Local mas bien pequeño, enfrente de Taberna Verdejo. Mezcla de mesas altas y bajas. No hay nada que destaque, pero en conjunto te hace sentirte agusto, excepto el ruido

Respecto a la comida:
- Aperitivo: Patatas fritas con pimenton y encurtidos. Muy ricos, sobre todo la coliflor (si, si, coliflor en vinagre)
- Tigres: Fantasticos, sobre todo por el punto picante
- Berenjena: No estaba mal, pero no me trasmitió nada especial
- Pluma: Rica pero escasa
- Arroz: Bueno, pero a mi no me apasionó. Lo veo a años luz de el de Treze
- Tartar: Fantastico tambien.
- Postre: Quesos variados. Gran final, pues es una gran seleccion si os gustan los quesos fuertes

De beber, cañas de Estrella Galicia (como me alegro que en cada vez mas sitios haya cerveza buena como esta) y un vino joven de rioja bastante rico (cayeron 2 botellas)

Si hubiera que puntuar el servicio, sería un 5+, pues no he visto a gente mas atenta y con más ganas de agradar. Ya solo por esto merece la pena la visita (a ver si aprenden en La Maruca)

Tristemente, al final no salimos apasionados. ¿Por que?. Pues habia platos no totalmente afinados (mas bien sosotes, como el arroz o la berenjena) y otros muy ricos pero escasos (tartar o pluma). Otro tema a revisar son los precios de los vinos (30 pavos un Muga Crianza?).

Al final, la cuenta salimos a 25 euros por cabeza. Está muy bien, siempre que no seais comilones

Espero que afinen estas cosas, porque les veo maneras y sobre todo ganas

Miss Migas

Pues a mí, la ración de steak tartare a 13€ me parece más que correcta de tamaño. Está claro que para gustos los colores pero el arroz lo disfruté con saborazo! Y saliendo a 25€ con dos botellas de vino + cañas... what else?

11 de septiembre de 2016

Prwll

Si a mi me encanta el sitio!!!. Pero quizas ese dia no tuvieran mano con el arroz y la racion de tartar les salió pequeña. En cuanto al precio, realmente fueron 28€ pero salí con hambre...

11 de septiembre de 2016

Sergiete

En mi caso 31€ y comiendo bien, y solo eramos 2. El arroz no será el mejor que haya probado pero muy sabroso.

12 de septiembre de 2016

15/12/2016

carta 100% apetecible!!

Que gran descubrimiento ha sido este restaurante. Nos encanta porque es de esos sitios en los que te pedirías todos y cada uno de los platos. La carta no es muy larga pero todo apetecible 100%

Puedes ver el reportaje entero en el blog gastronómico Comiéndose Madrid:

comiendosemadrid.blogspot.com.es/2016/12/recreo.html

Que aproveche!

16/10/2017

Confirmado: un gran restaurante en un pequeño local

Pues después de dos visitas ya se puede decir que Recreo es un restaurante que me gusta y mucho. Es verdad que el lugar no es el mejor ni tiene nada especial, pero para mi es agradable para una comida estilo tapeo elaborado. Es suficientemente informal sin pasarse.

El local es sencillo si.. pero tiene un par de cosas que suelen fallar en muchos restaurantes de relumbrón. La iluminación es cálida y cómoda y esto a veces estropea comidas de 5*. Ademas no me resulto ruidoso, otro problema que me he encontrado últimamente y no me gusta.

La carta no es muy larga pero apetece comerse hasta el papel. Los entrantes estan muy conseguidos. Soy ya adicto al brocoli, lo cenaría todos los días. Los tigre de curry, fantásticos. La gilda, con la cervecita...

Luego la coca bastante rica sin ser el mejor plato. El sándwich de carrillera jugoso y muy sabroso.

He probado un par de arroces y si te gustan los de sabores potentes... son increíbles. Ademas platos contundentes.

Muy ricas también las mollejas aunque les falta algo crujiente.

Precio de de 30 a 40 dependiendo de bebidas y la glotonería.

VolVeRe si consigo mesa que cuesta y mucho.