Pequeño y coqueto restaurante que presenta una cocina cordobesa de raíces tradicionales, elaborada con los productos más frescos de temporada y presentada con imaginación. Adrián Caballero, Chef y propietario propone, entre otros, salmorejo cremoso con huevo roto y sandwich de mantequilla de trufa con jamón ibérico,...

Ordenar por:

relevancia fecha

31/03/2018

Genial parada en Córdoba

De camino a Sevilla paramos en Córdoba a la visita de las buenas críticas de este sitio, y acertamos plenamente.

Para empezar, llegar es fácil y no desvía mucho de la autovía, a pesar de que el sitio es céntrico. El,parking cercano estaba lleno (entiendo que por ser Semana Santa) pero no hubo problema en aparcar al otro lado Del Río y luego cruzar andando el maravilloso puente romano, un paseo delicioso, lleno de turistas.

El restaurante está en la ribera del Guadalquivir, junto a otros y es de los pocos que no tiene terraza. No importa, la decoración es moderna y la sala amplia y luminosa. Sin problema para coger sitio a mediodía en miércoles santo.

Como era una “parada tecnica”, no pedimos mucho: un salmorejo (la ración es sin duda para compartir), un puntallet al risotto (pasta muy corta, que parece arroz) y un postre, más una clara, una copa de un blanco de Huelva y agua, todo 35€ la pareja. Todo buenísimo, a destacar quizás el postre, fabuloso y había otros dos con muy buena pinta también.

El único pero, que no les quedaban canelones de rabo de toro (eran las 15:30), que hubieran caído.

Por tanto, magnífica opción tanto para comer de paso como de visita a la ciudad; por cierto, nos dio tiempo a dar una vuelta por la mezquita, que está ahí mismo.

Muchas g4acias al equipo, su atención fue también muy buena.

19/01/2014

Cocina de nivel

Pues este es de esos restaurantes cuya visita tengo que agradecer a esta web, algo se mueve en la ribera del Guadalquivir, por fin se está dejando de dar la espalda al río en esta ciudad y eso siempre es buena noticia, sinceramente no me esperaba el nivel de cocina que nos encontramos, fue una sorpresa muy agradable, desde el chico que nos atendió que no solo fue amable y profesional sino que nos recomendó un vino ¡granadino! que estaba buenísimo, hasta el gran nivel de los platos, el lugar es un sitio agradable pero con pinta de sitio más normalito, yendo a lo importante, el tartar de salmón con trocitos de manzana y espuma de lima nos encantó, finísimo y muy fresco, después un magret de pato con mantequilla de vainilla (creo que era de vainilla), caramelo de frutos rojos y pera confitada que estaba sencillamente espectacular, mención aparte merecen los 2 postres de los que colgare foto, un granizado de mojito con una crema y no recuerdo que más pero que estaba estupendo y unas migas de galleta con helado de violeta con fresas, no tengo palabras, porque cuando nos trajeron la cuenta y vimos lo que nos costó sentimos que tardaríamos tiempo en salir por Madrid sin que todo nos pareciese carísimo. Por cocina, atención y calidad-precio es un diez como un piano.

08/01/2014

Muy bueno...amenazando Bodegas Campos??

Estuve en Córdoba 48h con mi mujer y la enana, y entre 11870 y Tripadvisor, junto a conocidos y algún blog que encontré por la red, me hice una lista de sitios para ir a comer. La idea que llevaba era que,en general, se come muy bien y además a buen precio (viniendo de Madrid, aún más). También me quedé con la idea que Bodegas Campos era el sitio al que había que ir sí o sí.

Si bien la credibilidad que le doy a 11870 está bastante por encima de la que le doy normalmente a Tripadvisor, encontré Regadera muy comentado y valorado en éste y apenas nada en 11870, por lo que me lo apunté.

Pues bien, espectacular.

Fuimos también a Bodegas Campos, y sin desmerecer pues estuvo muy rico, creo que en comida y calidad precio regadera está por encima. Hay que decir que son conceptos diferentes, Bodegas Campos tiene más corte tradicional si bien tiene también platos algo más elaborados que un simple salmorejo, y en Regadera todos los platos tienen un punto de intento innovación y/o mezcla atrevida.

Pedimos de primero el Tartar de atún Rojo con aguacate y salsa de wasabi. Muy bueno el atún, quizás eché de menos algo más de aguacate o que fuese un poco más sabroso, pero el plato muy rico. Creo recordar unos 12-13 euros.

Compartimos de segundo una presa Ibérica con parmentier de boletus. Disculpad que no le hice foto. Ración muy generosa (3 piezas de presa sobre una cama de parmentier igualmente generosa) y riquísima tanto la carne como el parmentier suave y sabroso. Me parece que fueron unos 13-14 euros.

De postre tenían 4 o 5 que te comentaba el camarero, y nos sedujeron tanto que pedimos 2, cuya presentación podéis ver en las fotos. Ambos buenísimos, ingeniosa y acertada mezcla de sabores y texturas y perfectos para acabar la cena. No recuerdo bien los precios, unos 4-5 euros??

El servicio muy atento y amable, reservamos pues el sitio es pequeño y además íbamos con carrito, y muy amables nos sentaron en una mesa de 4 en un rincón muy tranquilo.

Si alguien puede conseguir foto de la carta veréis que todos los platos tienen una pinta espectacular. Nos quedamos con ganas de seguir probando más.

Calidad- Muy bien
Cantidad- Muy bien
Precio- Bien/Muy bien

11/09/2013

Cena de "Sibarita Cordobés" en Regadera

En la confluencia de las calles Cardenal González y San Fernando, a muy pocos metros de la Cruz del Rastro, encontramos un restaurante cuyo nombre seguro que os llama la atención: REGADERA. Hablar de Regadera es hablar igualmente del proyecto personal de Adrián Caballero, su chef y propietario.

Adrián Caballero reúne formación académica y experiencia dentro y fuera de Córdoba. Desde mediados de 2011 se embarca en Regadera, proyecto en el lógicamente le toca arriesgar como emprendedor, pero en el que también puede encontrar plena libertad para crear y poner en práctica todos sus conocimientos.

El local es agradable y se aleja del tipismo imperante en la zona. Luminoso, pero más íntimo durante la noche. Decoración con plantas y detalles como unas recurrentes regaderas que dan al conjunto un aire casi rural. El local no es muy amplio pero da para crear dos ambientes. Nada más entrar el primero, con la barra al frente, cocina al fondo y unas mesas altas con taburetes a la izquierda, apropiado para picar algo con una copa de vino o una caña; a la derecha y pasando un arquito, nos encontramos el salón con apenas siete mesas. En fin de semana puede ser recomendable reservar con antelación.

Entrando en lo culinario, decir que la carta no es extensa, con guiños a planos emblemáticos de Córdoba como el salmorejo y el rabo de toro, ofrecidos de manera original y con un toque personal. Pero sobre todo hay espacio para platos que ofrecen productos emblema como el cordero lechal, el cerdo ibérico, el pato, el cochinillo, el atún rojo o el aceite de oliva virgen extra.

En nuestra última visita, en pareja, compartimos primero una "Ensalada de bacalao ahumado, espárrago y puerro" y como segundos la "Pierna de cordero lechal lacada con su jugo, puré de zanahoria y migas picantes con especias marroquíes" y un "Risotto de gambas" que sustituía al risotto presente en carta: "Risotto de callos de bacalao y carpaccio de vieira con mantequilla batida al azafrán". La ensalada bien, pero pecó de exceso de vinagre. Los segundos excelentes: la pierna de cordero bien hecha y con acompañamiento muy imaginativo; el risotto sencillamente nos encantó. Aún no hemos tenido oportunidad de probar el risotto original de la carta, con callos de bacalao y vieiras, pero la alternativa con gambas y esa espuma resultado de la mantequilla de azafrán batida, nos acabó dejando un plato suave y pleno de sabor. De otra anterior visita también destacaríamos el "Cochinillo Confitado con su piel crujiente y milhojas de patata gratinada" y la "Presa ibérica pura de bellota asada con parmentier de boletus y salsa de ibérico". Para el postre nos decantamos por la "Zanahoria en almíbar, granizado de ron, helado de coco y espuma de chocolate blanco" pero nos quedamos con el postre de "Fresas, helado de violetas, migas dulces de canela y natillas" que en otra ocasión tuvimos oportunidad de probar. Para beber tomamos una caña, un tinto con limón y una copa de tinto. La cuenta ascendió a 52,4 euros.

Los platos en general ofrecen mucho sabor, imaginación, presentaciones modernas y cuidadas. Las cantidades son en general abundantes, incluidos los postres y la relación calidad-precio es más que equilibrada – entrantes en torno a 10 euros, platos principales sobre los 14 o 15 euros, postres 5 euros –.

La verdad, nos gusta Regadera y parece que no somos los únicos ya que la clientela llena habitualmente el restaurante. Lo mejor es que tiene potencial para mejorar y que nos vamos con ganas de volver para conocer alguno de los platos que aún no hemos probado y futuras creaciones en las que seguro ya trabaja Adrián Caballero.

Resumen:

Puntos positivos:

Amabilidad y buen trato
Toques de originalidad e innovación en los platos.
Dispone de carta de vinos y cavas con variedad de procedencias
Muchos vinos se sirven por copas
Buena situación en la zona más turística de la ciudad
Atención en diferentes idiomas
Buena relación calidad-precio

Puntos a mejorar:

Algo más de rapidez en la atención

Puntos negativos:

Conservación del vino

Puedes leer el artículo completo en sibaritacordobes.blogspot.com.es

09/05/2013

Me gusta

Pequeño local muy recomendable para cenar/tapear en Córdoba.

Buen tartar, increíble carrillada.

Agradable y barato para lo que ofrecen. Por 20 euros cabeza cenas muy bien. Me gustan sus vinos por copas. Recomendable.

Al lado del Sojo de la Ribera, chulísimo para una copa.

Actualiz Mayo 2013.

Cada vez mejor. Ayer flipé con uno de los mejores platos de rabo de toro que he tomado en mi vida.

Que duren mucho.