Restaurante Adolfo

Fundado por Adolfo Muñoz y su esposa Julita hace ya más de 35 años, este restaurante, ubicado en un palacio del siglo XIII en el corazón del casco histórico de Toledo, es un lugar para enamorarse de la comida y de su increíble bodega.Y,sobre todo, para degustar la perdiz roja de Toledo que aquí preparan en seis aromas.

Ordenar por:

relevancia fecha

24/07/2019

Disfrute gastronómico en Toledo

Hoy visitamos un lugar que no hace mucho, 2016 para ser exactos, se erigió como capital gastronómica de España. Ese lugar es el histórico Toledo. Y allí visitamos el restaurante Adolfo, donde su chef Adolfo Muñoz con su encanto, cordialidad y buen hacer, es un creador de auténticas maravillas. Poseedor de multitud de premios, pero sin duda, el más importante es su cercanía con todos y cada uno de los comensales. Gracias, Adolfo. Gracias que se hacen extensibles igualmente a su hija Verónica, la cual dirige el día a día del local, con la misma simpatía que su padre. De tal palo, tal astilla.

Y qué les puedo decir del lugar. Pues que se trata de una auténtica maravilla. Si bien se trata de un edificio del año 1924, llama poderosamente la atención la exultante modernidad que reina en cada uno de los cuatro salones de los que dispone el restaurante. Policromías, cuadros y cerámicas bellísimos en un patio cubierto de ensueño, amén de la Cueva-Bodega del siglo IX, o de las increíbles vistas desde la terraza sobre su Casa Urbana Adolfo, donde también uno tendrá el placer, si lo desea, de poder hospedarse, destacan en su variadísima arquitectura.

Como el lugar lo merecía, optamos por degustar el menú chef, el cual se iniciaba con tres aperitivos del día. Primero, un gazpacho refrescante, muy adecuado para las fechas tan calurosas en las que nos encontramos. Dulce y salado al mismo tiempo. Muy notable.

El segundo aperitivo fue más innovador: anchoa con aguacate sobre brick. Del mismo modo, refrescante y sabroso y con una calidad de la materia prima superior. Bravo.

Para acabar con los entrantes, la espectacular tempura de flor de calabaza. Satisfactorio guiño a la cocina asiática. Inmejorable tanto el punto de fritura de la tempura como el gran descubrimiento de la flor de la calabaza. Enhorabuena.

Los platos principales también rayaron a una enorme altura. Para empezar con ellos, tengo el placer de presentarles un novedoso carpaccio de alistado y frutos rojos del bosque. Plato en los que juegan los cinco sentidos, es decir, completísimo. De los que se quedan en el recuerdo.

Sigamos. Pasta de espelta, huevo poché y aceite de rúcula. La intención más que loable, pero lástima que la pasta desvirtuaba y deslavazaba un tanto el plato. No obstante, podríamos catalogar de un plato de los de más que aprobado.

A continuación, producto de la tierra, que puede resultar arriesgado su traslado a la mesa: oreja de lechón, manzana, pasas y nueces. Ya ven a qué me refiero con lo de arriesgado. Sin embargo, su resultado fue soberbio. Pruébenlo. Háganme caso.

Más y además uno de los que se puede considerar protagonista de la jornada: bogavante, su caldo y remolacha ¿Bogavante en Toledo? Se preguntarán asombrados al igual que un servidor. Pues así es, y de una calidad sublime.

Por último, y antes de adentrarnos en los postres, un gran pescado: atún rojo en almadraba. Manjar de los manjares donde los haya. Y nuevamente un guiño más a la cocina asiática, dada su popularidad en aquel entorno.

Vayamos con los postres. El primero, un helado de trufa "Aestivum". Se trata de una trufa negra estival por sus fructificaciones estivales. Las altas temperaturas lo convertían en un dulce necesario a más no poder.

Más azúcar. La bomba golosa del festín gastronómico, y nunca mejor dicho: esfera de caramelo con yogur y tierra de pistachos de Villacañas. En esta ocasión la vista incluso se imponía al gusto, maravillada de poder contemplar tamaña obra de arte.

Y para terminar, unos pequeños dulces a base del que no podía faltar mazapán toledano y unas exquisitas rocas de chocolate. Muy bien.

Adolfo, el placer de la gastronomía toledana, les espera.

Última visita: 06/07/19
Web del restaurante
Ver ubicación

Hombre de Palo, 7
45001 Toledo


+34 925 227 321/+34 639 938 140

gastrodisfrute.blogspot.com/2019/07/disfrute-gastronomico-en-toledo.html

06/08/2016

Lo mejor de Comillas

Unos dias en Comillas nos han permitido conocer la oferta gastronomica de la ciudad y sin duda, y teniendo en cuenta el buen nivel general, Adolfo nos ha parecido en su conjunto el mejor restaurante

Dos visitas que nos permitieron probar las rabas, almejas, mejillones en salsa. Chipirones encebollados y las zamburiñas... Todo muy bien. Lo mas soprendente, los chipirones

De segundos, besugo y rape, buenas raciones y materia prima

A los postres, tarta de hojaldre, tarta san marcos,

Los niños probaron filete de ternera y lomo adobado, generosas raciones

Muy buen servicio

Ambas noches salimos a unos 80 euros

26/04/2013

De los mejores

"Adolfo" es un sitio estupendo para ocasiones especiales, con un servicio inmejorable, una comida deliciosa y un espléndido trato al cliente, al que todo el mundo debería ir una vez en la vida. No sólo vas a comer, sino a disfrutar de todo lo que te rodea.
Si queréis ver una comida completa en esta delicia de restaurante, entrad en: lascenasdeingrid.wordpress.com/2013/04/16/adolfo-comida

20/03/2013

TOP 10

2ª visita el 16/05/10

Comida, ambientación, servicio, su propietario y el vino de cosecha propia hacen de este restaurante uno de los grandes de España.

17/03/2014

Toda una experiencia, fantástica comida y trato de cine.

31/05/2010

Buena cocina, servicio de lujo

Local acogedor, servicio excelente en amabilidad y profesionalidad. Relación calidad/precio buena (calidad alta, precio alto).

Amplia carta, para disfrutar. Platos clasico-tradicionales con un estilo cuidado y un toque de modernidad. Alguna vez tomo el menu degustación (sobre 75E), pero debes ir con hambre.
En cuanto a vinos, carta extensísima, al igual que los conocimientos del sumiller (Javier, el hijo de Adolfo) y su amabilidad.
Ya hace más de año y pico que no voy, espero que se mantenga tal como recuerdo.

24/06/2010

A estas alturas de la película, nadie va a descubrir a Adolfo, posiblemente uno de los mejores restaurantes de Toledo, tiene una gran cocina, clasica castellana pero con esos toques de inspiración que todos buscamos cuando lo pagamos, una carta de vinos que asombraría al gran Baco, pero sobre todo un trato ejemplar, eso sí es extraño últimamente. Nunca me ha defraudado y ahora menos, seguiré buscandole fallos, pero me lo complica siempre

12/05/2007

El Fabianaco lo descubrió en mayo de 2007

Estupendo sitio de alta cocina al lado de la catedral. Cocina de lujo con Adolfo, uno de los mejores chefs de Castilla- la mancha. Trato de altura. Toda La Familia se vuelca contigo. Tienen una de las mejores bodegas de todo el mundo. En serio.
La comida te soprenderá seguro. Innovadora.
El Menú degustación sobre los 60 €.

23/02/2009

E-X-C-E-L-E-N-T-E

Solo puedo decir que ***** estrellazas se lleva este restaurante, da gusto comer o cenar en este restaurante, el trato inmejorable, la comida exquisita, el servicio un lujo, la carta de vinos un espectaculo... Todo muy bien.

Pedimos un entrante de verduritas y carabineros, Atun rojo y Lubina, todo esto acompañado con un vino tinto de Cuenca (ya pondré el nombre) que me dejó alucinado lo rico que estaba...

Solo tengo elogios para este restaurante.

22/09/2009

Un imprescindible de Toledo

No dejeis de visitar este maravilloso restaurante. Un lugar donde podreis degustar una excelente comida acompañada por el mejor vino ( su bodega me enamoró)
Debo añadir que el personal es muy agradable y correcto, y rezuma todo el encanto de un proyecto familiar.
Os recomiendo un paseito tras la cena por las calles de toledo, no os defraudará...

03/11/2007

maravilloso restaurante

Todo es fantastico en Adolfo, salvo los precios.

El menu de degustacion es siempre una eleccion segura, pero cualquiera de los platos de su carta vale la pena.

La carta de vinos es una de las mas amplias, en ella se pueden encontrar vinos extraordinarios de cualquier parte del mundo.

Ademas, el comedor principal es precioso, sobre todo la parte del artesonado que descubrieron en una reforma del restaurante.