Situado en el centro de la capital a escasos metros del Retiro y de la Puerta de Alcalá, el Resturante Alabaster - del grupo gallego Alborada Hostelería - ofrece un ambiente cálido y un cuidado servicio. De hecho, han trasladado a la capital la esencia y el estilo de cocina del restaurante Alborada en A Coruña.

Ordenar por:

relevancia fecha

30/06/2017

Excelente

El servicio, el producto y la comida. Muy agradable además.

27/05/2017

Rico, bonito y caro.

May 17 Act

Mismo local, comida excelente, servicio tremendo (era obvio que la chica estaba empezando, pero cosas como tener que pedir agua o hielo tres veces para que te atendiesen. Estuvimos dos horas y media desde que nos sentamos hasta que nos trajeron la cuenta (y no por lo que pedimos)), raciones enanas.

50 por barba.

---------
Jun 14

En Alabaster nos encontramos en el ejemplo típico y muy comentado de local bonito, con buena mesa, excelente servicio y precio disparatado.

Evidentemente la formula funciona porque lo tienen lleno y aunque mucho de los comensales tenían pinta de que le iban a pasar el rejón a sus accionistas (era viernes al mediodía) es evidente que no les va mal.

Me llamo mucho la atención el platito de jamón (24 del ala) que pedimos, desde mi punto de vista muy mal cortado, uno espera mas destreza en estas lindes ya que el margen que le están sacando al producto hace pensar que lo que realmente estas pagando es al cortador.

Los platos como era de esperar, diminutos.

El servicio excelente, y el vino que pusieron por copas era excepcional, a 46 euros la botella según la carta ni idea lo que costaba la copa.

Una vez mas, volveré si me invita algún amigo o mis/sus accionistas. Entiendo que todo tiene su publico y su precio, este sitio creo que en ciertas cosas los justifica, pero aun asi salimos a un dinerito por barba y hay sitios con mejor calidad / precio.

12/05/2017

Gath lo descubrió en enero de 2014

Producto, cocina y sala. Cada vez mejor.

Mayo-2017

Alabaster es un restaurante de cocina de raíces gallegas, muy conocido en la capital y que para muchos, reúne todas las calidades y cualidades necesarias para recibir el reconocimiento por parte de la guía roja. No ocultaré que el que escribe, se encuentra entre los que suscribe esa opinión.

Propiedad de la familia Garcia, propietaria, a su vez, del restaurante coruñés Alborada (una estrella Michelin), este local supuso el desembarco en la capital del citado grupo, hoy cuentan además de este restaurante con otro más, Anima, y con otro proyecto que vera la luz, según se anuncia, este mismo año. Como curiosidad, y para seguir la estela de la inicial del grupo, los nombres de todos sus establecimientos, comienzan con la letra A.

El establecimiento que hoy nos ocupa, está ubicado en la calle Montalbán, en una zona donde también se ubican otros importantes y muy distinguidos establecimientos, lo cual, y visto su éxito de publico, contribuye a dotar de vida a esta zona noble de la capital.

Ocupa el local donde antaño, estuviera una de las sucursales del Asador el Frontón.

Pueden leer la reseña completa en comercongusto.es/alabaster

--------------------------
10-12-2016. Mediodía.

------------------
25-06-2016. Mediodía.

Nueva visita a este lugar de disfrute garantizado, en nuestra opinión claro, y aprovechando el cambio de carta.

Muchos meses hacía desde la ultima visita, demasiados apostillaría, pero como muy bien dice un importante critico: "Es tal el número de aperturas, reformas, que ni aun comiendo, merendando y cenando fuera de casa de continuo, se puede llegar a todas" Y ese es el tema, te obcecas por querer estar mas o menos al día y descuidas aquellos lugares, como este, que tienes suficientemente testado e incluido en tu lista de lugares top.

Primera nota positiva de la experiencia del día de hoy, sería el lleno de todas sus salas, apartados incluidos, nunca vi este lugar tan lleno de público, y cosa destacable, ese importante lleno no ha tenido ninguna incidencia en el funcionamiento de la sala y en el ritmo de cocina.

La segunda nota positiva es la presencia de los dos craks de la sala, Fran y Oscar, que saben manejar la sala con una profesionalidad destacable, aunque ese bien hacer ya viene siendo tan habitual en la casa, que la clientela ya lo da por natural.

De la carta de vinos, que vamos a contar que no se sepa a estas alturas. Sin duda una de las mas completas de la capital. Aquí, hoy, nos inclinamos por probar una referencia que no habíamos probado: Nice to meet you, 2014. Un DO Rias Baixas, formado con tres variedades de uva: treixadura, godello y albariño. Un vino fresco, equilibrado, nos ha gustado y mucho.

Y empezamos el disfrute con el comercio.

- Brandada y pieles de bacalao. Un aperitivo ya clásico en las ultimas visitas. Sigue en plena forma. Igual de apetecible que la primera vez.

- 1/2 Ensaladilla con ventresca de bonito y aceite de chile morita. Muy buena, no es la mejor de las tomadas pero está entre las primeras.

- 1/2 Carpaccio de gamba, huevas de trucha y mahonesa de raíz de capuchina. Plato soberbio, producto muy fresco y con un muy buen sabor.

- 1/2 Caballa escabechada con trigo verde y zanahorias baby. Excelente escabechado unido a un gran producto. Muy buen plato.

- 1/2 Croquetas de cigala con bisquet de cigala. Buen sabor a bicho, y buena construcción de la croqueta. Ni liquida ni densa.

- Cabracho frito, gnocci de patata y suquet de sus espinas. Perfectamente frito, sin gota de grasa.

- Arroz con bogavante frito en harina de maiz. Sencillamente un platazo. Así sin mas. Un fondo pleno de sabor a mar, potente pero adictivo. Como diría un afamado chef, un fondo con mucho fundamento.

- Semifrio de limón, gel de galanga, merengue y crumble de jengibre. Correcto postre.

Cafés con hielo y una mas que agradable charla con los craks de la sala, suponen el cierre a la visita, a la que seguirán mas pero no con tanta distancia temporal entre ellas.

---------------------
19-12-2015. Mediodia

Otra vez en este lugar, llamado a obtener importantes reconocimientos, para cuya obtención, le sobran cualidades, en mi opinión, claro.

En esta ocasión, acudimos acompañados de dos importantes blogeros, de amplia trayectoria y de reconocido prestigio.

Amplia y muy agradable conversación, casi cerramos el restaurante, que nos permite descubrir dos personas de verbo fácil, ameno, sencillas, como se diría en otros lares: Buena gente.

A estas alturas hablar de la bondad de la cocina y de la sala de Alabaster, sobra, máxime sabiendo que es uno de mis sitios top, uno de mis sitios de especial predilección.

La ingesta de hoy, ha quedado configurada de la siguiente manera.

- Sardina ahumada con queso de Arzua sobre tosta. Plato ya clásico en la casa y que hay que degustar, si o si.

- Zamburiñas fritas con mahonesa de soja. Otro clásico que goza del aplauso general.

- Puerros con arenque. Preparación elegante, muy agradable.

- Fabas de Lourenzá con almejas. Apenas una pequeña cantidad para realizar una cata. Plato desconocido para mi, después de haberlo probado no entiendo el porqué no lo he pedido anteriormente. Impresionante. Por calidad y sabor no tienen nada que envidiar a las similares de prestigiosos restaurantes asturianos,

- Merluza al vapor con mahonesa de lima-limon y espinacas guisadas. Otro de los platos top de este restaurante. Ni nosotros ni la mayor parte de su clientela, nos cansamos de este platazo.

- Dorada con calabaza. No recuerdo la composición completa del plato, pero según me cuentan, plato agradable.

- Rape frito, arroz de berberechos y espárragos de mar. Impresionante plato, calidad y punto del rape. Rotundo sabor a mar del arroz.

- Manzana, gratinado de gin y enebro. Refrescante punto final a esta comida.

Siguiendo los consejos de los integrantes de nuestra mesa, optamos por solicitar un maridaje acorde con los platos solicitados, dicho maridaje queda constituido por:

- Venta D'Aubert, viognier 2006
- La Fanfarria
- Vino rancio Sereno
- Villard expresion reserve 2012
- Fleurs D'Erables - Les Sablonettes.

Correcto maridaje, buen resultado global.

Como resumen, buena experiencia global, excelente cocina y sala, y un acompañamiento de lujo.

--------------------

29-8-2015. Mediodia

Nueva visita, una vez retornados de sus vacaciones, y una nueva y muy buena experiencia. Han vuelto en plena forma.

El ya tradicional y conocido buen servicio de sala, hoy estaba comandado solo por Oscar, pero no pasa nada, el se ha bastado y sobrado para manejar una sala que ha terminado prácticamente llena.

En el capitulo bebercio, hoy hemos probado un Godello sobre lías que no conocíamos, de nombre Vel'uveyra, que nos ha sorprendido muy gratamente.

En el capitulo comercio, y después de un notable aperitivo, consistente en unas tiras de piel de bacalao frito acompañado de una crema de chocos. Nos hemos decantado por

- Zamburiñas curadas en Agua Mareira con un caldo de pimientos verdes y salicornias. Buenos ejemplares, tiernos, sabor a mar, y un caldo suave que no impide apreciar el sabor de las zamburiñas.

- Huevo pochado a baja temperatura, empanado y frito posteriormente pero manteniendo su yema liquida, acompañado de un fondo de caldo de ternera y setas salteadas (plato fuera de carta). Platazo, si hay opción, es plato a pedir, si o si.

- Lomos de salmonete al horno, desespinado, con unos cuadraditos de patata como acompañamiento (plato fuera de carta). Generosos lomos, intensisimo de sabor, efectivamente ninguna raspa, plato para repetir.

- Lomo de ternera gallega, fileteada, con patatas y mostaza (plato fuera de carta). Excelente producto, mostaza no excesivamente fuerte que acompañaba muy bien a la carta.

- Manzana verde, granizado de gin y enebro, helado de manzana verde. Postre ya conocido, pero que sigue siendo un postre espectacular.

- Bizcocho fluido de pistacho con helado de yogurt griego. Nuevo postre, que rompe con la tradición de presentar el fluido de estos bizcochos, solo en versión chocolate. Buena idea y buen resultado.

Cafes con hielo, con sus petit fours correspondientes, ponen fin a otra buena experiencia. Volveremos.

------------------------

16-5-2015. Mediodia.

Nueva visita, con la excusa de probar los cambios en la carta y saludar a la buena gente que hay en este lugar, y que ahora tienen otro integrante, se ha incorpardo a sala un ex the table.

Quizas con menos publico que en visitas anteriores, pero ello no incide, al contrario, en las buenas sensaciones que transmite esta sala. No me canso, cada dia me gusta mas.

Comienza la fiesta con un aperitivo compuesto de un crujiente de pan con un pate de calamares en su tinta y unos brotes que aportan el toque vegetal. Buen comienzo.

Como primeros y en formato medias:

- Esparrago verde y blanco con una salsa de almendras y tomate seco. Presentacion y sabor.
- Pimientos asados en su jugo con una tosta crujiente rematada con queso Arzua. Contraste entre la carnosidad de los tres tipos de pimiento con el puntito del queso, mas que interesante.
- Alcachofas fritas con pate de encurtidos y anchoas. Otro plato a destacar.
- Mejillon, guisantes naturales y patata, con un caldo de la coccion del propio mejillon. Platazo, para recomendar y repetir. Suavidad, sabor, elegancia.

Como principales y compartidos.

- Caballa asada y ahumada, zanahorias y crema de berzas. Caballa espectacular.
- Rape en roast-beef, encurtidos caseros y salsa gribiche. Bueno, bueno, mira que es complicado dar el punto exacto al rape, pues lo han clavado, recomndable y repetible.

- Una manzana, con granizado de gin y enebro, pone el punto final a esta comida. Refrescante, buen cierre.

Petit fours,cafes con hielo, un Ribeira Sacra, Ourive 2013 espectacular, y una sidra francesa de Normandia de Eric Bordelet, obsequio de la casa, ponen el punto final a esta nueva experiencia, a la que seguiran mas.

---------------------------------------
3-1-2015. Mediodia. Primera visita del año 2015.

Pocas novedades respecto a visitas anteriores: Cocina de mucho nivel, un servicio de sala impecable y unos precios altos. No obstante, sigue siendo un sitio recomendable, siempre que se este dispuesto a pagar sus precios.

Carta de vinos, con marcas muy interesantes a precios altos. Mirando y buscando, he encontrado un vino sorprendente, por su origen, un Finca Rio Negro 2013, de uva Gewurztraminer, de Guadalajara. Sorprendente que esa provincia se pueda cultivar esa uva. En sabor es diferente, pero muy agradable.

Para la inauguración de este ejercicio, la pitanza, ha consistido en:

- Aperitivos: Las famosas zamburiñas fritas con mahonesa de soja, muy buenas como siempre, y unos trozos de algas fritas con una mousse de aguacate, una cremita amarilla coronada con unas pipas y unas huevas (ni de la crema ni de las huevas, recuerdo su origen, pero estaba bastante bueno)

- Cardos con almejas, un trozo importante de trufa y un fondo de purrusalda. Plato fuera de carta, delicioso, delicado, se ve la mano de un excelente cocinero.
- Pargo al vapor, con cuscus de brocoli, colifror y rabano. El plato en si, no esta nada mal, lo unico negativo es su precio, por mucho pedigree de pargo de origen gallego, - y no lo pongo en duda -, creo que su precio no esta justificado.
- Rape con crema de alcachofas y olivas negras. Bien, bien, plato conjuntado.
- Tarta de queso con helado de remolacha. Obviamente no es la mejor tarta de queso degustada, pero la originalidad de combinarla con un helado de remolacha, con un intenso sabor a remolacha, tiene su gracia.
- Pera cru con bizcocho de datiles. Postre original, con un bizcocho muy esponjoso y de un sabor delicado.

Con nuestros cafes con hielo, unos trozos de roscon de Reyes como petit fours y unas copas de vino dulce frances, obsequio de la casa, ponemos fin a esta primera visita de un año que se presenta con interesantes objetivos.

-----------------------------------
19-07-2014, mediodia.

Nueva visita a este espacio y nueva sensación de estar ante un lugar con un gran producto y un excelente servicio de sala.

Pocas diferencias respecto a anteriores experiencias, en cuanto a calidad, hemos tratado de pedir platos diferentes, que resumo:

- Aperitivo previo de albóndigas de sardina ahumada con pan japonés. Sabrosas

- Croquetas de cígala con salsa romescu. Excelentes, crujientes por fuera, melosas por dentro, buen sabor.

- Ensaladilla de centolla (fuera de carta). Bien, sin más

- Merluza de Burela (repetición de experiencia anterior). Excelente producto

- Mero asado con guiso de ternera y sepia. Plato atrevido, muy bien resuelto el contraste mar y tierra.

- Baba al ron. Bien simplemente.

Todo ello maridado con un Les Sorts, DO Montsant, garnacha blanca, y finalizado con los típicos cafés con hielo.

Sin embargo hoy, ha habido algunas diferencias respecto a visitas anteriores.

- Sin gran importancia, hoy no ha habido petit fours

- Si importante a mi juicio, nos han ubicado al fondo de la sala, pues bien, en esa zona no hay cobertura de móviles. Para mi esto es un fallo que se resuelve con un wifi.

No obstante, la impresión general sigue siendo excelente.
---------------------------------------------------------------------------------------------

Mismo propietario que Alborada - A Coruña, 1 estrella Michelin.

Después de varios intentos, que por diferentes circunstancias hubieron de ser cancelados, hoy nos hemos pasado por este lugar para comprobar, personalmente, las bondades que cuentan los expertos en gastronomía.

Consta de dos espacios, un primero destinado a un concepto más informal, del que no podemos opinar, y a continuación un espacio más amplio con el restaurante propiamente dicho.

El local, aún no siendo exterior, es luminoso, muy bien decorado, con predominios de colores blancos y grises, con mesas amplias y bien separadas, muy agradable.

En sala, destacan, de una parte, los dos fichajes realizados por la Dirección para este lugar, Óscar Marcos y Francisco Ramírez, ambos con una amplísima experiencia en el sector, y de otra parte, un excelente servicio de camareros, muy profesionales, atentos, cercanos, sin agobiar. Un gran servicio de sala. De los mejores que hemos testado últimamente.

Por empezar por alguna parte, hablamos de los vinos, la bodega está ubicada en un lateral del restaurante, acristalada. El contenido de la carta de vinos es muy amplio y con un nivel de precios de rango medio alto.

Como aperitivos previos, nos ofrecen dos, un trozo de empanada del que no hice foto y un salmón marinado con queso y kilos, presentado en el interior de una lata, tipo sardinas. La empanada normal, el conjunto del salmón y el queso interesante con buen contraste crujiente de los kilkos.

Como primeros, y compartiendo:

- Gambon en Carpaccio con erizo de mar, aliño de cilantro y mahonesa de rocoto: TREMENDO. Armonía de sabores. Para levantarse y aplaudir. Muy recomendable. La pena es tener que compartirlo. Repetiremos.

- Zamburiñas fritas en polvo de gambas con mahonesa de soja: Muy buena, crujiente por fuera, buen sabor, ración abundante, lástima que a la mahonesa, y repitiendo una frase de un conocido chef, le faltaba un poco de rock and roll.

Como principales:

- Rape asado con arroz de berberechos: Puntazo. Textura excelente del rape, arroz un tanto escaso de sabor, pero los berberechos impresionantes, hechos muy ligeramente, sabor a mar.

- Merluza de Burela al vapor con pil-pil de lima limón: Sólo puedo decir una cosa, si esto es merluza, lo que nos venden por ahí ¿Que es? Extraordinaria, montada sobre unas hojitas creo que de espinacas, con una vinagreta también puesta por encima, con una mahonesa con buen sabor a Lima, pero que en ningún caso afectaba al sabor de la merluza.
Otro plato para levantarse y aplaudir. Recomendable y por supuesto para repetir.

Como postre compartimos el arroz con leche de coco y mousse de mango, buen postre como punto final a esta excelente comida.

Como vino, tomamos un Albariño Albamar 2012, fresco, ligeramente ácido, buen maridaje.

Con nuestros cafés con hielo y unos petit fours, ponemos el punto final.

Como resumen, local recién abierto, donde se rinde culto al producto, con una cocina que pretende realzarlo, un gran servicio de sala, que consigue que te encuentres muy cómodo.

Costo total 122 €, teniendo en cuenta la calidad, no es mal precio.

Lugar muy recomendable y al que volveremos, sin ninguna duda.

acme

Abre mañana, por lo que veo. Esperaré ansioso tu crítica antes de ir.

Ainss,. el ansia.

Gracias Jose Luis

31 de enero de 2014

Gath

Mañana nos toca por esa zona, la idea es pasar por delante para echarle un vistazo.

31 de enero de 2014

je suis béatrice

reconocimiento visual, je,je.

31 de enero de 2014

Gath

Como dicen arriba a mano derecha: "La pela es la pela". Hay q hacer números. He visto unas fotos de platos y pintan muy bien, pero ir a ciegas, no.

31 de enero de 2014

gordolobo

os lo recomiendo! se come genial.

5 de marzo de 2014

Sr Rodriguez

Ya tenía ganas de repetir pero después de esto..... a ahorrar y a mesa y mantel. Qué pinta todo

8 de marzo de 2014

Gath

Sr. Rodríguez: Hemos salido muy contentos, pero tenemos que volver, sólo hemos tocado el pescado, o al menos esa la tesis para repetir visita.

9 de marzo de 2014

acme

Excelente reseña. Aunque la barra está bien, has dejado demostrado que la mesa lo supera.

9 de marzo de 2014

Sr Rodriguez

En principio así es como debe ser. La barra tiene que ser un buen aperitivo de lo que se cuece dentro.
Cada vez más ganas de homenaje

9 de marzo de 2014

acme

Yo tengo el "carné" de baile cubierto hasta mayo

9 de marzo de 2014

Gath

Pues ánimo y p'alante, que como dirían en algunos ambientes: Venga, maestro, que en peores plazas hemos actuao...!!!
Su RCP es muy alto.

9 de marzo de 2014

Gath

Bueno, no pasa nada, el buen paladar sabe esperar el momento adecuado.

9 de marzo de 2014

acme

Apuntado el vino. La "gestrenfunjen" es una variedad del gusto de la jefa. ¿A cuánto cotizaba?

4 de enero de 2015

Gath

A 25€, IVA incluido. Es un palo, pero en la linea del resto de la comanda.

4 de enero de 2015

acme

Bueno, en lavinia está a más de 14 larries

4 de enero de 2015

eum

A puntito estuve de reservar el sábado en las mesas altas.... este cae fijo en breve!

31 de agosto de 2015

Gath

El sabado mediodia, la zona de mesas altas estaba practicamente vacia, el casi lleno estaba en el interior. Haras muy bien en visitar este lugar, es muy recomendable.

31 de agosto de 2015

acme

sprint final

17 de diciembre de 2015

Jardinero Madrid

sinceramente espectacular su comida mmmmm

hace 10 meses

19/03/2017

Posiblemente, el mejor restaurante gallego de Madrid

Cena sábado - marzo 2017

Cada vez mejor. Esta vez pedimos:

- Navajas escabechadas con esferificación de jalapeño. Espectaculares.

- Puerro asado con anguila ahumada. Platazo con un sabor y un emplatado dignos de un estrellado.

- Croquetas de mejillones tigre. Perfecto rebozado e interior casi líquido.

- Callos. Con pata y morro. Para tocar las palmas. Muy Tops.

Terminamos probando su tarta de queso. Muy rica... y sabiendo a queso, no como otras.

Para beber garnacha de San Martín de Valdeiglesias: 4 Monos, y un amontillado con el postre.

Especial mención a Abel y a Fran, su amabilidad y buenas maneras nos han hecho sentir como si estuviéramos en el salón de nuestra casa.

Por este ratito de felicidad, dos personas pagamos 72,50 €.

Para volver muchas veces.

----------------------

Actualización cena sábado febrero 2016

Sigue en plena forma.

No descubro nada nuevo si digo que en ALABASTER se come de lujo. Sábado de tapeo en mesa alta. Croquetas de cigala y zamburiñas empanadas, textura y fritura perfecta, sin rastro de grasa.

Mención aparte para los guisos: probamos unas fabes con almejas de quitarse el sombrero, pura mantequilla, y un rabo de toro estofado sobre quinoa crujiente, con un sabor y una presentación digna de restaurante de nivelazo. La enciclopédica carta de vinos, de la que elegimos un Viña Sastre crianza que se portó de maravilla, y el excepcional servicio de sala, contribuyen también a que volvamos muchas veces.

Un valor seguro.

-------------------------------------

Cena sábado, agosto 2015

Otra visita y mejoran notablemente las sensaciones.

Dos personas, tapeo en mesa alta. En esta ocasión pedimos:

Fuera de carta: ensaladilla rusa. Con los ingredientes picados muy finos, coronada con bonito hecho en casa, piparras, y un toque de un suave escabeche. Una locura de buena.

Cigalas empanadas (1/2 ración) con en pan japones con una suave mahonesa de soja. Buen producto, muy bien tratado. Para repetir y repetir.

Chipirones a la plancha acompañados de trigueros (1/2 ración). Estamos en temporada y se nota. Tiernos, con un excelente sabor a mar. Una delicia.

Para beber, un vino blanco Les Sorts, garnacha blanca del Montsant con algo de barrica que resultó un acompañamiento perfecto para este festín.

Nos sorprendió gratamente el nivel de los platos, todos con un punto perfecto, propios de un restaurante estrellado. Servicio amabilísimo, ni un fallo, aquí todo funciona como un reloj.

La cuenta, 65 euros, que pagamos muy a gusto. Volveremos muchas veces.

--------------------------------------------------------------

Cena en ALABASTER, restaurante situado en la calle Montalbán, entre el Retiro y el Ayuntamiento. El local está muy bien decorado, en plan minimalista, ladrillo visto y tonos blancos. Dispone de dos amplios comedores y varios reservados, junto a una cómoda zona de barra con mesas altas. A pesar de ser un semisótano, gracias a la acertadísima decoración, el local resulta muy luminoso y acogedor.

Practican una cocina gallega de mucho nivel, con pocas propuestas pero todas muy apetecibles. Viernes noche, menos mal que íbamos con reserva porque estaban hasta arriba. Ambiente un tanto pijillo como corresponde a la zona noble de Madrid donde se asientan. Nos decidimos por cenar de raciones en las mesas altas de la barra, muy amplias y con unas banquetas comodísimas.

Nos toma nota un camarero muy atento que nos orienta perfectamente sobre platos, cantidades, etc. Dos personas, tras un aperitivo de la casa consistente en un trocito de una empanada muy rica, tomamos:

- Sardina ahumada en tosta, con queso de arzúa, tomate y cebolleta. La ración consiste en dos canapés de una sardina brillante y tersa, con un sabor extraordinario. Para comerse una docena.

- Arroz con pularda, hongos y maíz. Servido en una sartencita muy mona, un arroz meloso en su punto de cocción, la pularda deshuesada, muy sabrosa, le dio al guiso un sabor excelente.

- Por último, aquí hay que pedir merluza obligatoriamente, pues es su especialidad. Nos pusieron un lomito, hecho al horno, con una mahonesa de lima muy ligera. Sabor y textura brutal, de las mejores merluzas que hemos probado,

- Como broche dulce, una deliciosa y ligera milhojas con crema pastelera a la canela.

Tienen una carta de vinos impresionante, aunque un poquito subida de precio. Unas 300 referencias y una cava con unas 3.000 botellas, según nos comentó el encargado. Nos decidimos por un tinto de garnacha “Hombre Bala” de Cadalso de los Vidrios, potente y goloso, servido a buena temperatura que resultó todo un acierto.

Servicio muy profesional. Especial mención para el simpatiquísimo Jefe de Sala. En la zona de barra tienen mantelitos individuales y servilletas de celulosa, vajilla y copas de máxima calidad (riedel).

Muy a gusto pagamos los 70 euros a los que ascendió la cuenta, y es que trabajan un producto de primera, muy bien tratado y además en un estupendo ambiente. La única pega que podemos ponerle es que las cantidades nos parecieron un poquito escasas, más adecuadas para una cena que para una comida. Salimos deseando repetir, sin duda volveremos a probar el restaurante, y lo recomendaremos porque merece mucho la pena.

Gath

Buena reseña Avelio. Es uno de los grandes sitios actualmente en Madrid.

16 de noviembre de 2014

eum

Muy buena pinta!!!

16 de noviembre de 2014

spider72

Estuve comiendo el sábado, también mesas altas y aunque estoy de aacuerdo con tu opinión...note que los precios estaban al alza y que los nuevos platos no me gustaban tanto como los anteriores (han quitado las verdinas y las han sustituido por garbanzos). Salimos por 79 eur dos personas y sin postre. No es caro...pero ya no son los 60 de antaño.

17 de noviembre de 2014

Avelio

Uff, como es la primera vez que íbamos, en cuestión de precios, no podemos comparar. A nosotros la verdad es que nos encantó. A lo mejor no nos pareció nada caro por comparación con casa Julito donde el día anterior pagamos 20 euros más y bebimos agua en vez de vino...

17 de noviembre de 2014

spider72

A mí me sigue encantado...pero y lo apunto Rodriguez...cotiza al alza

17 de noviembre de 2014

Sr Rodriguez

Muy sencillo. Yo colgué la primera carta que tuvieron, allá por febrero. Y ahora Avelio ha colgado la última....

17 de noviembre de 2014

spider72

Nos vais a obligar a volver, y eso que la última vez salimos yn opoco escaldados por los precios y el tamaño de las raciones

4 de agosto de 2015

Sergiete

Por poco no coincidimos. Este sábado tenía reserva para cenar en Alabaster en el comedor (solo conozco las mesas altas), pero al final se la dejé a un amigo y su sra.

8 de febrero de 2016

eum

De todo lo probado hasta ahora, lo más flojito han sido unas verduras en tempura. El resto todo rico, rico!!

8 de febrero de 2016

Miss Migas

Alabaster no falla, desde luego. Pero por muy poco más se come en la sala así que me quedo con el mantel.

8 de febrero de 2016

Sergiete

Los amigos que fueron con mi reserva este sábado salieron encantados y por menos de 60 en el comedor.

8 de febrero de 2016

20/02/2017

agradable

Con varias visitas de por medio seguimos disfrutando mucho de este sitio. Mismas virtudes, mismos defectos. Todo igual, todo rico. Bien

Arreglado el tema carta de vinos por copas, ahora ya se puede consultar y los precios son subiditos. En la carta por botellas algunas referencias andan al 400% de precio en tienda

En el tema de comercio, no puedo dejar de probar las navajas en escabeche. El mejor comienzo.

-------------------------------------------------------------------------
Y en junio 2016 sigue en 4*.
Siempre salimos contentos pero siempre le falta algo para ser 5*.
El subidismo en los precios está asumido pero aún cuesta tragar detalles como eliminar la carta de vinos por copas de la zona barra y tener que pedir "a ciegas", en un sitio que dan miedito ciertos clavotes (la anterior visita se saldó con 4.5€ por copa de manzanilla que fue cobrada a 3€ en otra vez anterior)

Por botellas, también precios severos pero habrá que probar.

Gran caballa marinada, estupendo y pequeño carpaccio de gambas, estupendísima ensaladilla, no probada aún, y rape sorprendente. Es difícil darle el punto a ese pez. Muy rico aunque excesivamente acompañado de vinagretas, salsas y demás.

Seguro que volvemos. 4*

--------------------------------------------------------------------
Enero 2016. 4*. Y regresamos.
Si tienes el día de te apetece algo informal pero no meter codos en barra. Alabaster.
No quieres ruidazo pero si ambiente y asumes que barata no es la broma.....Alabaster.

Producto de calidad preparado sin estridencias pero con mimo. Ayer premio gordo a las fabas con almejas, seguido de cerca por el jurel en kimchi de berzas pero sin menospreciar al sargo con escabeche de calabaza. Qué bien hacen aquí los escabeches.

Pequeño bajón en las alcachofas con langostinos. Por cantidad y calidad de alcachofa.

Acabar con unos mejillones de Lorbe de buen calibre en escabeche casero (one more time escabeche, rico) y una manzanilla pasada Xixarito es el postre ideal.

-----------------------------------------------------------------------------------------
Octubre 2015. Todo bueno, quizá más que la anterior, pero 4-

Actualizo carta. De julio a octubre el mercado secundario de zamburiñas sufre una espectacular subida ¿será la depreciación del euro? ¿la caída del petróleo? Pues eso.

No es el único caso de subida en precios pero si el más llamativo. Como el quitar de carta la media ración de empanada y al preguntar te suelten un "bahh, si la ración no es muy grande". Pues lo arreglas diciendo que me calzas 12 eurazos por un trocito de empanada. Vas bien, majete.

Puedo admitir que un sitio sea caro per se, pero ir subiendo precios porque cada vez tengo más demanda y "cuela", y sigo subiendo y sigo teniendo la sala llena........para ti.

Vinos por copa muy poco currados y a tarifa plana de a 3 ó a 4 (y para arriba). Lo peor es que da igual, cada vez más éxito. Se lo pueden permitir.

Lo dejamos en 4- porque durante la cena casi se me olvida. Níscalos en escabeche con sepietas. Aún no sé qué estaba más rico, si el escabeche, las sepietas o las setas.......

-----------------------------------------------------------------
Julio 2015. 4++
Totalmente consolidado y con cada vez más demanda. Incluso nos chivan que un miércoles hubo que reservar en las mesas altas por tener completo el comedor. Atrás quedaron esos primeros meses en los que ir entresemana era encontrarse la zona de barra desierta.

Como cambios que hemos notado, han separado las mesas altas, con lo que ahora han ganado en capacidad (igual es necesario) aunque eso conlleva que no haya ni un palmo de separación entre alguna mesa.

Cambios en la carta. Se acabó la pizarra con sugerencias del día y ahora en vez de ser todo media ración ofrecen la posibilidad de completa. Adjunto carta actualizada. Ojo con los precios de las raciones, un poco infartante alguna y con mismo precio que en comedor.

Ayer todo rico. Empezando con unas estupendas zamburiñas, de las mejores probadas en un tiempo, espectacular empanada con una masa casi más rica que el interior. Crema de guisantes y langostinos refrescante y plena de sabor y terminamos con un rape en su punto y bien acompañado con alcaparras, huevas escabechadas y cebollas maceradas.

Después de algún altibajo en otras visitas podemos decir que ayer fue, junto con la sopresiva primera visita, de las mejores cenas que hemos tenido en Alabaster.

Ya si tuvieran unos precios más amigo redondearía 5*. Por ejemplo, vino La Montesa que en nuestra primera visita lo ponían a 2.50/copa, subió a 3 y ahora está en 4 eurazos la copa de una botella de a 10 pelaos.
También ayudaría un aperitivo un poco más currado. Se agradece que no cobren servicio ni pan pero en los comienzos ponían algo de buen embutido y/o queso mientras que ayer nos tocó por suerte unas muy buenas aceitunas, que los de al lado se tuvieron que conformar con una patatas fritas.

-------------------------------------------------------------------------------
Febrero 2015, cena improvisada de jueves después del portazo en las narices en Pajarita (al parecer, despedida de soltera para 25, con lo que mejor no haber tenido hueco).

Frío, casi 22h y víspera de festividad romanticona. Con esos mimbres fuimos a asegurar el tiro.
Una vez más, sitio que no falla. Cierto que hay que ir poco hambre o mucha pasta porque las raciones son pequeñitas (hay que recordar, aunque ya no lo ponen en carta, que todo lo de la barra y mesas altas es formato media ración) aunque parece haber contenido precios. De los 12 platos que componen la carta, sólo 3 pasaban de 10eur

Cuatro platos + 5 vinos = 57 eur. Cena apañada

Volveremos seguro.

-----------------------------------------------------------------
Visita de control noviembre 2014.

Nos gusta este sitio!. Qué mejor manera de terminar un pequeño puente que con una cenita en Alabaster.
El camarero canario que está desde el principio es un crack. Todo amabilidad y saber hacer.

Nueva carta desde nuestra última visita con cosas muy buenas y alguna ya nos hemos dejado en el tintero para la próxima.

Algunos platos son muy escasos para su precio, que por cierto, al comienzo eran más 8-9 y ahora 12-13. A vigilar

Ayer, riquísimo arroz con pularda y maiz, menestra de verduras buena pero un poco sin más en sabor (aquí la hemos probado con caldo de carne que le da un toquecito), merluza al pil pil de lima-limón estupenda y terminamos con unas cigalas rebozadas en pan japonés. Muy rica pero a 4.50 la pieza.

Los cuatro platos, con caña de comienzo (acompañada de una estupenda empanada) y cuatro buenos vinos (Villano, tinto de Castilla y León) hicieron casi 60 eurines

Siguen en forma, siguen en 4+ y hasta la próxima.
-------------------------------------------------------------
Actualización cena de agosto 2014. Todo en orden

Nos sigue pareciendo un gran sitio para tapear buen producto en un ambiente muy relajado. A diferencia de tabernas como Laredo, Catapa etc, aqui se respira tranquilidad, y en fin de semana, más

Nos ha pillado cambio de carta y ni siquiera la tenían en papel si no en pizarra. Corta pero suficiente, nos decantamos por:

Tosta de sardina ahumada con queso de Arzúa y confitura de tomate.
Tartar de gambón
Zamburiñas
Albóndigas de rabo de toro

Todo bueno, elaboraciones sin espumas, ricas y sacando el mayor partido al buen producto que manejan

Me doy cuenta que es de los sitios que más hemos repetido este año y por algo será.
No le subo a 5* porque, una vez más, los tiempos la cagaron. Después de la tosta de sardinas llegaron en 2 minutos el resto de platos, teniendo sin tocar el tartar, las zamburiñas y el rabo, que volvió a la cocina bajo petición. Inadmisible cuando estaba la zona de barra medio vacía y el restaurante con 4 mesas.

Después, ya nos hicimos con el control de los tiempos, y todo mejoró. El servicio, salvo el tema timing, genial. Atentos y majos. Incluso el jefe de sala del restaurante sale a preguntar por todo.

Da la sensación que no terminan de dar la importancia y el espacio necesario a la zona informal cuando pueden sacarle mucho partido.

Ahh, la zona de los castigados contra la pared ha desaparecido, han alargado la barra y puesto sillas altas. Mucho mejor

--------------------------------------------------------------------------------
Actualización mayo 2014. Todo sigue igual, que no es poco.

La primera vez que fuimos, en febrero, llevaban poco tiempo abiertos, no había demasiada gente, hacía frío y estaba más desangelado. Ahora comprobamos que el sitio está rodado y tiene éxito. Llegamos antes de las 22h y estaba el comedor lleno. Nosotros jugamos en las mesitas altas (previa reserva y por los pelos)

Han cambiado la carta, me gusta. La carta no es excesivamente larga y podría aburrir rápidamente.

La cosa quedó en un huevo con setas y espuma de San Simón que estaba muy bueno, carpaccio de gambón que fue lo que más nos gustó, con un toque picante rico y una jurela con chimichurri y tirabeques. Muy buen sabor del pez, nada que ver con esas cosa que solemos encontrar.

No es un sitio barato, pero está todo muy bueno y notas la calidad. La cosa, con 6 albariños y un par de cañas quedó en 57 euros.

Este es de los sitios, junto con Laredo, por ejemplo, que me da gran pereza ir al comedor. Ya sé que no es lo mismo, pero se come tan ricamente fuera, los platillos son más pequeños, compartes, pruebas más, cambias de vino, y pagas la mitad que en el restaurante que me cuesta.

Algún día habráque

-------------------------------------------------------
Por fuera pasa totalmente desapercibido. Ningún cartel ni indicación de que alli hay un restaurante. Además, está en una calle bastante sosa por la noche. La zona es lo que tiene.
Restaurante con un toque elegante pero sencillo. Nada más entrar, música ambiente (jazz en su mayoría). Zona de mesitas altas y una fila de castigados contra la pared en plan para comer algo rápido a mediodía.
Barra prácticamente no hay pero a cambio han aprovechado la gran columna de la entrada para habilitarla como tal. Al fondo, separado por una cristalera, el restaurante. Cálido, agradable, con mesas amplias y bien separadas.
Servicio ultra agradable, muy bien.
Para ir calentando, un par de cervezas a la espera de poder ocupar una cómoda silla en mesa alta. Nos la acompañan con quesos gallegos (como no). Distinguimos un rico San Simón ahumado. La espera pasa de 5 minutos y nos apañan otra tapita de embutidos ibéricos. Detalle
Para picotear, la carta no es amplia pero suficiente. Además, tienen sugerencias anotadas en una pizarra de las que nos quedamos con ganas de probar el bacalao con caldo de ternera.
Probamos:
Croquetas de cigalas. Buenas, con sus buenos trocitos de cigala. Buen sabor
Foie en timbal con manzana caramelizada. Estaba muy bueno, nos gustó mucho. Suave
Tosta de sardina ahumada con queso de Arzúa y confitura de tomate. Muy muy buena la sardina, cremoso y suave el queso. La pega es que las dos mini tostas son 9 pavetes, un pelin caro
Verduras con espuma de ibérico. Delicioso plato. El caldo de ibérico, para mojar pan y no parar. Predominan los tirabeques, que nos encantan
Mejillones de Lorbé en escabeche. Peazo tamaño tenían algunas piezas. El escabeche es casero (y se nota) pero lo sirven en una latita a modo de conserva.
Tiene carta de vinos por copas, de la que probamos uno de Montsant que estaba muy bueno (2.75/copa) pero al ver en la barra que tenían La Montesa decidimos cambiar. Nos sorprendió al pagar que lo cobran a 2.50, precio ajustado
De rebote vi la carta del restaurante y prácticamente todos los entrantes son las tapas de la zona de barra, pero tamaño ración en vez de ½. Los principales no van sobrados de precio. Creo que se puede cenar con vino tranquilamente entre 45-55 por persona.
En algunos casos nos parecían precios infladetes (recordar que son todo medias raciones), pero la cuenta final se nos antoja muy razonable, ya que todo nos pareció de calidad.
62 euros todo, contando que junto con la comida cayeron dos cañas y 6 copas de vino.
En definitiva, sitio agradable, cómodo y con comida muy rica. En la misma calle está García de la Navarra, así que incluso se puede hacer una parada en cada uno.

acme

A ver que nos cuentas,... ¿Has estado en la zona de barra?

2 de febrero de 2014

Sr Rodriguez

Hemos estado para ver la carta, y punto porque nos venía de paso, así que no puedo decir mucho más. Ojo con la carta. Lo que ves es en medias raciones (no sé si se ve bien en la foto, pero lo pone en una esquinita)

2 de febrero de 2014

YuncalR

Tengo muy buenas reseñas de este sitio que solo lleva abierto unos días....

14 de febrero de 2014

Gath

Pues cuando pases al comedor, vais a levitar, o eso espero,....

24 de mayo de 2014

Sr Rodriguez

Tengo pendiente una comida familiar (en la que yo no pago) y este está en la quiniela con muchas posibilidades

24 de mayo de 2014

Gath

Aprovecha y que aproveche,...

24 de mayo de 2014

Sarah Connor

Estáis en todos los sitios de moda... Estos Rodriguez sí que saben pasarselo bien.

15 de julio de 2014

Lady Spider76

Poca hambre o mucha tela. Yo no lo hubiera definido mejor.

13 de febrero de 2015

spider72

Rodriguez, ¿hay cambios de carta de tapas?

13 de febrero de 2015

Sr Rodriguez

Algún plato nuevo van poniendo. Por ejemplo ayer dos platos no estaban disponibles porque están cambiando la carta. Y siempre hay alguna opción en pizarra

13 de febrero de 2015

Avelio

Enhorabuena por el disfrute Sr. Rodri. Sin duda tenemos que volver por Alabaster, este "finde" cae fijo una visita de control.

23 de julio de 2015

spider72

A mi se me cayó este por la inflación...en Alabaster-landia es terrible.

23 de julio de 2015

spider72

Me reitero entonces en mi último comentario...ya vi yo que esto era como la inflación en Venezuela.

2 de noviembre de 2015