Situado en el centro de la capital a escasos metros del Retiro y de la Puerta de Alcalá, el Resturante Alabaster - del grupo gallego Alborada Hostelería - ofrece un ambiente cálido y un cuidado servicio. De hecho, han trasladado a la capital la esencia y el estilo de cocina del restaurante Alborada en A Coruña.

Ordenar por:

relevancia fecha

03/08/2015

Restaurante muy serio.

Edito después de la segunda visita. Las sardinas esas tiran más que dos carretas. Esta vez probé pichón en vez de merluza, y no me arrepentí, delicioso! Por cierto, una buena tortura es ver cómo alguien se come la merluza, y no toca siquiera el pil pil de lima limón. Herejes! de las 3 personas que fueron conmigo, uno dejó el pil pil por la mitad, y los otros dos ni siquiera lo olieron :/

-------------------------------------

Tal vez sea un sitio un poco demasiado serio. Hoy en día están de moda las cosas más divertidas y menos acartonadas, y este lugar no es de esos.

Buena carta de vinos. No dicho por mi, claro, sino por mi gurú vinícola, que se tiró como 10 minutos mirando la carta como niño que mira el menú de una heladería.

Carta corta, con muy pocas opciones. Unos pocos entrantes, unos pocos pescados, y unas pocas carnes.

Platos que he probado hasta ahora:

- tosta con sardina, queso, y confitura de tomate. Jamás habría pensado que una sardina podría estar tan buena, y la tosta en su conjunto estaba buenísima. De lo mejor de la comida.
- zamburiñas: meh, de textura delicadísima y buen sabor, pero saben a zamburiña, como es de esperarse, y la zamburinña no es mi plato preferido.
- huevos rotos con cigala, jamón y trufa: rico pero decepcionante. Con esos ingredientes, tendría que haber sido brutal, y sin embargo pasó sin pena ni gloria.
- Croquetas de cigala: ricas. Pero no al nivel de otros platos de la carta.
- Merluza con pil pil de lima limón: Monumento a la merluza. Qué rico! Y eso que no me gusta el pescado. Sólo por este plato vale la pena ir a este restaurante. Una merluza perfecta, con una emulsión con un sutil toque de lima-limón que acompaña al pescado sin tapar el sabor. De lo mejor de la comida y de lo mejor que he comido últimamente.
- Pichón con cebollitas y remolacha: Un pichón a pelo sin florituras, en su punto justo, con unas cebollitas que complementan pero no se meten en el medio. Una delicia
- Carré de Cordero: flojo para mi gusto. A años luz (por detrás) de la merluza. Venía con unos canelones muy ricos, eso sí.
- Steak tartar con huevo confitado. bueno, no un pegote de mostaza como lo que suelen servir en otros sitios. Flojo de picante, sin embargo, y no te dan la opción de corregir al servirlo.
- de postre, creme brulee con Haba tonka. WOW! Increíble este postre. Si alguien me hubiera dicho que una creme brulee podía llegar a estar tan buena, no me lo hubiera creído. Y, si alguien me hubiera dicho que alguna vez vería un haba tonka usada con tan buen criterio, en tan buena medida, con tan genial resultado, tampoco me lo habría creído. Ahora sé para qué sirven esas habas (además de para olerlas y decir “mmm! Qué buen olor” Además comimos una tarta de queso decente, y un coulant de pistacho rico, y un chocolate en dos texturas (de sifón, otra como roca, con una salsa de frutos rojos y algo más)

Las dos comidas salieron a 60€ por barba. Dato curioso, si se tiene en cuenta que en la primera tomamos vinos en abundancia y en la segunda no.

En resumen: un lugar de corte serio, con una materia prima excelente y un trato (tanto a la comida, como a los comensales) justo y delicado. Hay platos de altísimo nivel. Otros no tanto, pero es inevitable cuando pones el listón tan alto. Se come de maravillas si sabes qué pedir. Le subo una estrellita después de la última visita.

Gath

Coincido contigo, ese pil pil esta muy bueno, y ver que algun acompañante lo deja en el plato es como para quedarse alucinando.

3 de agosto de 2015

Miss Migas

Yo hubiese metido la garra. Soy así de pueblerina: "Espera que si vas a dejar eso yo mojo un poquito de pan...." Claro que así les iba robando a los vietnamitas y me he vuelto con 5 toneladas de más.

4 de agosto de 2015

Gath

Un poquito o un muchito de pan, que ese pil pil no se puede devolver al corral.

4 de agosto de 2015

nanoc

Buff, no daba para invadir el plato de mis serios invitados con pan… aunque en otras circunstancias sí que lo habría hecho. A veces hay que tragar saliva y punto.

4 de agosto de 2015

01/03/2015

casi un 5 estrellas...

Mira que le tenía ganas, y no defraudó... o casi.

Reserva con una semana de antelación para comer un viernes por la tarde, a las 15:30, llegas y lleno, mucha corbata, reservados, muchos negocios se deben cerrar aquí, o empezar a cerrarlos :D

La atención un 10, siempre pendientes, sin llegar a agobiar, muy bien la verdad, te explican lo que vas a comer, que lleva el plato, en fin genial.

El local la verdad es grande, tiene para comer en mesas altas nada más entrar, pegado a la barra, y y dentro tiene las mesas, reservados y demás...

La comida impresionante, además con pequeños detalles que se agradecen, 2 personas compartiendo los platos y te traen uno para cada uno, igual de preparado, vamos, muy bien.

Y la calidad de la comida muy buena, tampoco es barato, las cosas como son.

Es un 5 de libro, excepto por el detalle de olor a puro de vez en cuando que parecía venir de un reservado cercano... una pena.

La comida, para dos personas, un aperitivo que no recuerdo bien que llevaba, que a mi no me gustó, alga con wasabi y no se que más, a mi acompañante si le pareció rico, a mi este tipo de rollo japo no me va del todo, de modo que no soy buen opinador :), pan de dos tipos uno de maiz, y el otro creo que de centeno, da igual no quedaron ni las migas :D.

Lo gordo, pedimos merluza (impresionante la verdad, obligado pedirla) con pil pil de lima limón encima de espinacas, rape, muy bueno con alcachofas, y como los entrantes no nos convencieron, compartimos solomillo con patatas y jugo de pimientos asados, muy buena, la verdad es que no quedó nada de ningún plato, el orden de la comanda, merluza, rape y solomillo. Todo regado con un tinto de Madrid, la bruja avería de 2012, que gustó mucho la verdad.

Acabamos con 2 postres, la torrija, muy buena la jodía, y el coulant de chocolate y pistacho, increíble la verdad. El postre regado con un par de copas Pedro Ximénez Monteagudo, no vaya a ser que no baje bien :)

Y para finalizar, 2 cafés que invitó la casa, y 2 pacharán, total: 148,5€

Un sitio en el que si quieres comer bien, no fallas, no es barato tampoco, es de los sitios que aunque pagues una pasta, sales satisfecho.

Javier B.

Yo también le habría quitado la estrella por permitir fumar puros, por mucho puño blanco de donde provenga.

2 de marzo de 2015

spider72

Joé yo tampoco lo perdono eso...

2 de marzo de 2015

JJPerez

Yo no lo hubiese descrito mejor!

4 de abril de 2015

05/06/2015

Muy cerca del cielo

Las abuelas dicen que cuando algo pesa es que es de mucho valor... Pues cuando sujetas los preciosos cubiertos de Alabaster pesan tela, y eso es presagio de una excelente experiencia.

Aunque no me gusta mucho la decoración industrial, por las tuberías en los techos y las paredes con el ladrillo visto, lo cierto es que la ambientación entre blancos, grises y maderas hace al restaurante muy acogedor. La mesa simple, limpia, con buena cristalería y cubertería y una pequeña planta de adorno que no molesta y suaviza la sobriedad del conjunto.

El trato es fabuloso. El jefe de sala está muy pendiente, recomienda con criterio y explica los pormenores de la experiencia. Incluso propone compartir todo en platos individuales con lo que prácticamente te haces un menú mas largo y estrecho a tu medida. Un 10. Igual que el servicio en general.

En Alabaster todo tiene un orden. La carta esta ordenada por tipo de producto y por precio, cosa que se agradece.

Unas aceitunas con la cerveza. Bien tirada y que nos predispone escudriñar la carta. De aperitivo ponen un pan fino con una especie de humus realizado con fabes, bien. De primero sardinas marinadas con una base de tomate y queso que quitan el hipo. Luego compartimos el arroz cremoso con queso San Simón y verduras crujientes que dispusieron en dos cuencos individuales y que bien podrían haber sido raciones enteras. El arroz en su punto, muy sabroso y delicioso con el toque ahumado del queso... las verduras al dente, perfectas, hasta el mas carnívoro se rendiría ante ellas.

De segundo, molleja risolada con parfait de patata que rebañé con el fantástico pan hecho con agua de mar y que repusieron dos veces de lo bueno que estaba. Y caballa ahumada con salsa kimchi. El jefe de sala nos advirtió que era jurel, pero que estaba mejor, y vaya si acertó. De hecho nos contó que como empezaba la época estaban en su punto y que incluso semanas anteriores habían traído varias partidas para probar y como todavía no tenían suficiente infiltración grasa, las dejaron para la comida del equipo... gran detalle sacar el producto solo cuando está perfecto.

Postres inmejorables. Milhojas de crema y sorbete de limón verde. Café con petit tours y un Gvine perfectamente servido.

La carta de vinos es muy amplia, sigue el mismo orden que la del menú, va por zonas y luego por precios. Me pareció raro que las zonas sean tan heterogéneas como "vinos del mediterráneo" mezclando catalanes con murcianos por ejemplo. Pero es muy equilibrada en cuanto a referencias y con precios muy correctos. Pedimos un Tomás Postigo 2010 - 33€ - que acompañó perfectamente los sabores ahumados de la comida.

Un banquete, en un restaurante que si tuviera un menú degustación estaría aspirando a las "cinco puntas", seguro... que todo sea dicho de paso, no entiendo porque un estrellado ha de tener el típico menú que suele ser un clavo, interminable y a veces cansino.

143 lereles muy bien pagados.

Volveré? ya lo estoy deseando.

Gath

Buena reseña. Sin duda es uno de los mejores sitios, por cocina y sala, en la capital.

5 de junio de 2015

Alforomeo

Gracias José Luis por tu comentario. Estoy de acuerdo contigo, me pareció fantástico en todos los sentidos, pero como dices, cocina y sala inmejorables.

6 de junio de 2015

30/04/2015

Hegel eres tú

Decía Hegel, en su teoría sobre la dialéctica, que la realidad está formada por opuestos que originan un conflicto inevitable y como resultado de esa lucha nace un nuevo concepto, que en contacto con la nueva realidad entrará siempre en contraposición con algo. Lo que el filósofo alemán no sabía es que ese nuevo concepto se llama Alabaster.

Esto porque con frecuencia ocurre que los restaurantes que cuidan la calidad de sus productos, aferrados a ella no se preocupan en exceso de la innovación, y los muy innovadores descuidan a veces la importancia de pasearse por el mercado adecuado en el momento adecuado. Que ambos factores coincidan y abunden no es frecuente, por desgracia.

Y precisamente este es lo que ocurre en el Alabaster, a pesar de que el nombre me suscite una inexplicable pereza y de que la luz se acerque un poco al momento interrogatorio, al menos en la sala del fondo, que fue donde nos situaron.

La caña que me tomé mientras esperaba sirvió de preludio de lo que estaba por venir: soy amante de la cerveza, pero puedo decir que si todas fueran como aquella podría ser su marido para el resto de mis días.

Los entrantes consistieron en unas correctas croquetas de cigala y originales tostas de sardinas ahumadas con queso de Arzúa. Como plantos principales, un buenísimo y diferente rape frito con guarnición de risotto con berberechos y espárragos de mar; jurel escabechado, y mero asado con guiso de ternera y sepia. Todos pedimos pescado pero creo que se trata de una mera coincidencia, toda su carta resulta muy apetecible.

Te ofrecen elegir entre pan de centeno y pan de masa madre con agua de mar: ambos artesanales y muy ricos. La carta de vinos no es especialmente amplia pero sí bien elegidos. En nuestro caso no decantamos por un Valdesil (Godello) que es una apuesta segura cuando quieres huir de los blancos más afrutados.

De postre tomamos una magnífica tarta de limón y una especie de milhojas sobre el que no me atrevo a opinar dado que a mí me guste un postre con hojaldre es prácticamente imposible, me resulta siempre terriblemente seco.

En fin, que a pesar de ser lunes el Alabaster estaba casi lleno. Todo indica que este restaurante ha llegado para quedarse, y desde luego es más que bienvenido.

je suis béatrice

Muy fan de sus críticas Funcionario Fernandez. Algún día me gustaría que las mías se parecieran en algo a las suyas, con ese toque intelectual con que ústed cita a filósofos y poetas...

30 de octubre de 2014

spider72

Prueba las mesas altas Funcionario, ya veras como merece la pena...excelente RCP y buenísima cocina

30 de octubre de 2014

Funcionario Fernánde...

Gracias Je suis Beatrice! Qué honor!

1 de noviembre de 2014

Funcionario Fernánde...

Spider72 tendré muy en cuenta tu recomendación :)

1 de noviembre de 2014

02/02/2015

Estupendo

Una comida clásica pero con toques modernos, de las que miman el producto y la temporada. Esto junto a una excelente y sencilla decoración y una gran servicio es Alabaster.

Nuevo en la capital, en un año ha sabido colocarse entre los primeros puestos de restaurantes de moda.

Entre lo mejor: la merluza. De lo peor: el Rape

Grandes entrantes como las croquetas o las zamburiñas

Puedes leer un crónica más larga aquí: viajesytapas.blogspot.com.es/2015/01/alabaster.html

09/10/2014

Excelente producto en ambiente elegante

Elegante sitio con una clara apuesta por el producto de calidad. La opción pescados es clara y orientada por el propio staff que presume de tener la mejor merluza de todo Madrid y así es.

Aperitivo
- Fuente de camarones
- Olivas
- Zamburiñas con escabeche de calabaza.

Menú
- Sardina ahumada en tosta con queso de Arzúa, mermelada de tomate y cebolleta
- Huevo confitado con jamón ibérico de bellota, cigala de la ría y trufa de otoño.
- Merluza de Burela con pil pil de lima limón
- Jurel asado y escabechado con falso risotto de patatas al pimentón.
- Pichón asado, cebollitas y remolacha.

Bebidas:
- Dos manzanillas
- Dos cervezas
- Botella de Lagar do Merens 2011
- Copa de vino tinto.

No pedimos postres y fuimos al cafe directamente, donde nos pusieron unos petit four para acompañar.

Total: 143€

Me quedo, como era de esperar, con la merluza porque estaba perfectamente hecha y en su punto. Muy bien tanto la sardina como las zamburiñas en escabeche (escabechado que manejan a muy alto nivel). Flojo el huevo y el Jurel estaba demasiado poco hecho.

Extrema educación del staff y muy buenas recomendaciones, permitiéndonos pedir medias raciones para poder probar de todo. El local en algún momento parecía muy ruidoso. Buena opción para comer en barra también.

Muy recomendable para cuando apetezca pescado con garantías. Volveré

gordolobo

chulísimas las fotos, ¿lo añadirás a tu top11?

9 de octubre de 2014

spider72

Las fotos no se con qué c las ha hecho...pero es que hasta huelen...¡geniales!

9 de octubre de 2014

Lizzard

@sipder72 con el iPhone como casi siempre, pero la luz ayudó :)

9 de octubre de 2014

Lizzard

@mitrofan aaaaaamigo... ese top 11 está MUY a cincel :P

9 de octubre de 2014

11/11/2014

Buena opción informal

Comida Lunes (Festivo) Noviembre 2014

(Después de ver a Simeone luchando un rato para intentar arrancar su Range tras la entrega de unos premios. Creo que dimos la gran noticia a los periodistas y saldremos en las primeras planas "A Simeone no le arranca el coche")

Siguiendo las recomendaciones en las mesas altas junto a la barra. El local me gustó mucho. Moderno, pijo, agradable y elegante.

Sardina (2) - Muy buena. La de Piñera también me gustó pero quizá me quedaría con esta por aspecto y tamaño. De sabor las dos me gustaron y no sabría decir cuál más.
Zamburiñas (4) - Ricas, aunque he de reconocer que unas buenas zamburiñas me gustan más a la plancha con aceitito, sal y poco más.
Alcachofas (4) - Con una crema verde de encurtidos, anchoa, ¿alcaparras?. Muy tiernas y ricas. La combinación no esta mal, pero tampoco da en el clavo.
Garbanzos con morro y oreja - Una cazuelita muy pequeña que además no viene ni a la mitad. Como todo, es para probar un poco. Lleva muy poca chica, pero el garbanzo es excepcional, muy en su punto, y el sabor del guiso muy bueno y conseguido. A mojar pan!
Steak Tartar - Viene con un huevo y la clara cuajada, pensé que con el steak tartar solo se ponía la yema. La carne picadísima, si no lo hacen con alguna máquina me parece imposible. El resultad muy bueno, para mi de los mejores que he probado.

El pan, hecho con agua de mar muy bueno.

La atención en las mesas altas rápida y buena.

Por unos 25€ por persona sin vino y sin postre nos habría servido perfectamente de comida para no comer mucho y sin quedarnos con hambre. Aunque he de reconocer que, como soy un gocho, alguna cosita más piqué por ahí para no perder la oportunidad.

No me extrañan las buenas críticas. El sitio es muy agradable y no me importaría repetir o probar algún día el comedor.

spider72

Me huele que están subiendo precios....

12 de noviembre de 2014

Sergiete

Se me pasó hacerle foto a la carta o la cuenta y no recuerdo los precios exactamente. 8 ó 9€ los más baratos y 12€ o así lo más caro ¿Puede ser?

12 de noviembre de 2014

Lady Spider76

Sí puede ser, pero es cierto que las raciones son algo escasillas para el precio a veces. Creo que yo la próxima vez entraré al comedor a ver qué tal.

12 de noviembre de 2014

Sergiete

Escasillas son todas, para probar cositas. Lo único medio normal fue el steak tartar. Es un sitio perfecto para un día de esos que no quieres comer ni llenarte mucho. Si tienes hambre y quieres abundancia la cuenta se irá bastante.

12 de noviembre de 2014

09/04/2014

buen género, buena cocina, bonita decoración... y servicio y atención que deben mejorar

Hace casi un mes que estuve almorzando en este superhit de la restauración matritense. A lo mejor ya( y así lo espero) han arreglado los problemas del servicio que "sufrí" yo; lo espero, desde luego, porque el sitio tiene madera y una cocina estupenda; y es lo normal, para eso viene de la mano de Alborada (11870.com/pro/restaurante-alborada-coruna), michelín coruñés.

Como todo el mundo hablaba tanto tanto de Alabaster convencí a un santo varón y nos fuimos allí un viernes. ¿Ambiente? Yo, a mis 30 palos, la baby del lugar. Muy baby. Gente elegante y ambiente #nosinmicorbata, sin ser rancio, hay que decir. Nos sentamos a la mesa y el primer gesto malo: no nos recogen el abrigo, cuando lo han hecho con todo el mundo (se vislumbra la burra de abrigos al fondo). Bueno, no pasa nada, despistes.

Optamos por probar un poquito de todo con sendos menús de degustación. Lo cierto es que fueron flexibles porque pudimos cambiar uno de los platos para así probar el famoso huevo perigourdine.

Al lío. Pedimos:

-aperitivo de salmón marinado con queso y kikos: un bocadito majo y aparente

-carpaccio de gambón con erizo de mar, aliño de cilantro y mahonesa de rocoto: "jo, pero qué bonito". es lo primero que pensé. Y ahí se quedó la sensación. Me supo a algo cítrico y fuerte; quizá la emulsión, no sé, pero no me gustó, ni tampoco a mi acompañante. Nos quedamos con la idea de: "oye, no te sabe esto raro, como fuerte?"

- alcachofas fritas con crema de patata trufada e ibérico: francamente buenas!

- huevo perigourdine con foie, tierra de boletus y focaccia: francamente bueno, entiendo la fama que tiene. Super rico lo que pude probar!

-merluza de Burela al pil-pil de lima limón: exquisito l pescado y la original mayonesa que lo acompañaba. Sin "peros" posibles.

-jarrete de cordero con guiso de trigo, morcilla y salsifí: textura de írsete la cabeza de bueno. Muy sabroso, rico y fundente. El salsifí, por cierto, es una raíz "mu" rara y "mu" fea, pero a juzgar por el resultado, está bien buena.

-tarta fina de manzana con helado de frambuesa: más que prescindible.

-cafés: buenos, acompañados de un bizcochito con bastante clara que estaba rico y un bombón almendrado que estaba algo derretido.

En definitiva, una comida muy buena, a la altura de toda la fama que el sitio pese a su juventud. Pero todo tiene peros, y estos son los siguientes:

-servicio lento y despistado: además del detallito del abrigo, no mola nada que en un sitio donde te dejas más de 60 euros (63 por persona, para ser matemático) tengas que perseguir al camarero para que te traiga pan o te rellene la copa de vino. De hecho, nos tuvimos que tomar una copa entera cada uno hasta el café porque no nos sirvieron de forma adecuada. Una pena. Y la atención, pues correcta pero fría. No explicaban nada a no ser que preguntaras, y lo hacían con una educación exquisita e irreprochable, pero con bastante frialdad.

Por supuesto que lo recomiendo, y espero de corazón que hayan solventado estos problemas. ¡Que se merecen petarlo!

je suis béatrice

Envidia sideral, como dices tú. Yo en cuanto pueda voy.

13 de marzo de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

marzo!

13 de marzo de 2014

EspaciosSecretos

Jaja me encanta lo de Santo varón si es que soy muy facilón cuando se trata de zampar

9 de abril de 2014

08/03/2014

Alabaster burt lancaster (sorry, no se me ocurría nada)

--------------------------------------------------------------------------------
Marzo 2014. Viernes TomarAlgoQueAcabóEnCenaInformal. 4+
--------------------------------------------------------------------------------

Como aún nos queda un poco de dignidad no llamamos para reservar una hora antes de aparecer. Me da la sensación de que no hay nada que más le guste al que coge el teléfono en un sitio de moda que vaya un julai y llame para reservar para ya, así en plan motivado.

Como no estoy yo para alimentar los egos de nadie, no teníamos plan de Friday night y estábamos a tiro de piedra (Ean sic'ria) y fortalecidos por el power recién agarrao del panic de espelta, nos fuimos decididos para Alabaster.

20:30 y local vacío. ¿vacío?. Estarán cerrados. Bueno, nos tomamos un vino en García de Navarra y volvemos.

Por cierto que la calle Montalbán es rara de cojones. Parece de espagueti western. El desierto, vamos. Eso sí, con García de Navarra, un tal Sal de Montalbán que no he probado aún y el propio Alabaster se va a quedar una zona de potencial taperil bastante maja, al estilo Upper east side pero con Retiro's park in between.

20:45 y local vacío-1. ¿vacío?. ¿Pero esto no estaba de moda?. Nos sentaron en la barra baja ésa de los castigados que narró Mr. Rodriguez.

Resulta que reservan hasta las mesas altas de la entrada, imagino que también las de los castigados con lo que sólo queda para valientes la mini barra y la repisa de enfrente. El sistema bien mirado le dará tranquilidad al local y creo que es lo que buscan. Con no reserva en esta zona se convertiría en un Arzabal o Laredo y tiene pinta que no van por ahí.

Eso sí, como no podía ser de otra forma, estaban full de Estambul. Nos dijeron que por ahora con llamar dos-tres días antes consigues fácil para fin de semana aunque me temo que no tardará en cambiar.

El sitio es precioso. Con los espacios de tapeo y comedor bien separados y con decoración distinta pero muy lograda en ambos casos. Es tremendamente acogedor y estuvimos realmente a gusto.

El servicio acojonante, tanto el jefe de sala como los dos camareros, especialmente destacable si hablamos además de la zona informal del lugar. Un 10.

Pedimos un mix de sugerencias del día completadas con sugerencias de Mr. Rodriguez:

- Sardinas ahumadas en tosta con queso de Arzúa y confitura de tomate: Rico bocado

- Verduras de temporada con espuma de ibérico y yema de huevo: Excelente sabor

- Jurela con calçots: El pescado estaba realmente logrado y la salsa exquisita. El calçot bien pero coño, aunque sea una media pon dos claçots que con uno queda un poco cutre.

- Callos a la madrileña: SantaMaríadelAmorHermoso. Tuvimos que pedir la cesta de pan artesanal que anuncian en la carta. El pan una vez convertidos en expertos, estaba bien sin más pero no fue más que una herramienta para rebañar la cacerola de callos hasta el punto de que en bao bao S&D no sería necesario pasarlo por el "lavava".

...y que tenga que venir un gallego a hacer los callos como dios manda,....

- De postre nos convencieron para tomar un brownie de chocolate con helado de dulce de leche y no se qué gaitas más que estaba de impresión.

Con 2 albariños Val de Nora, fresco y dos cañas 53€ total para dos.

¿Por qué no le pongo 5 estrellas?. Pues porque hay que volver al restaurante para corroborar las buenas sensaciones y, sobre todo, porque éste no es sitio para poner patatillas de aperitivo. ¿Y por qué a mi sí y al de al lado no?. Yo creo que fue un descuido y que se olvidaron del segundo aperitivo decente pero, así no padre.

je suis béatrice

¿Había media ración de callos? Lo de la foto ¿es una o media?, lo digo por saber si tengo que rogarle al camarero que me ponga una tapita para probar, es que los callos tampoco los trabaja my husband...

8 de marzo de 2014

je suis béatrice

Por cierto, lo de poneros patatillas de aperitivo y al de al lado algo mejor nunca es casualidad, es favoritismo...

8 de marzo de 2014

acme

Era media ración que da de sobra para dos runners

8 de marzo de 2014

acme

Ya Bea pero yo iba de uniforme barrio de salamanca, recién duchado y todo. Es que ya sabes que soy muy buena persona y no quiero pensar mal. Igual me querían hacer un homenaje y me pusieron las patatillas Bonilla para quitarme la morriña

8 de marzo de 2014

je suis béatrice

Ya pero en mi caso solo uno de los runners come callos....Si es que yo no se porque no sacan las medias medias raciones...

8 de marzo de 2014

acme

Bea, porque el otro runner doy fe que parece majo pero... ¿conservas el ticket de compra?

8 de marzo de 2014

je suis béatrice

...Es que para otras cosas es muy "apañao" que si no... . De todas maneras soy especialista en dar pena a los camareros y cuando pasan estas cosas me suelen poner una tapita.

8 de marzo de 2014

acme

Bueno,... de todas formas las medias raciones no son grandes.

8 de marzo de 2014

Sr Rodriguez

¿patatillas de aperitivo? jeje

8 de marzo de 2014

acme

cada patatilla tiene su momento....

9 de marzo de 2014

17/04/2014

Para operación bikini en sitio de calidad

Comida de jueves santo 17/04/2014
¿Qué comimos?
- Tosta de sardinas (18 euros) para compartir, salimos a dos tostaditas riquísimas por persona.
- Potaje de vigilia : Es jueves santo y este plato esta fuera de carta y es totalmente recomendable. Buenísimo, presentado en una cazuelita. (16 euros).
- Ravioli de rabo de toro. Buenísimo pero ración muy escasa. (20 euros)
Un entrante y dos segundos. Todo muy bueno. A todo le supongo una materia prima de calidad. Pero, salvo el potaje que era un poco más abundante los otros dos platos me parecieron muy escasos. Alguien me dirá que si la materia prima es de calidad, la ración tiene que ser escasa. Aquí ya no me meto.
Por otro lado te cobran 7.60 por el pan y aperitivos. El pan está muy bueno, hecho por ellos. Los aperitivos: Unas patatillas de bar Pepe que no entiendo que hacen en un restaurante de este nivel, y un minitrocito de salmón con queso que viene dentro de una lata de sardinas totalmente prescindible.
Otros detalles:
Estuvimos comiendo en el restaurante. El ritmo de la comida fue bueno. El servicio muy bueno, pudiendo apreciar un buen nivel de inglés en por lo menos dos de los camareros que atendían una mesa de turistas próxima a la nuestra. Mesas grandes y separadas. Local agradable.
Conclusión:
Si tres estrellas significan "esta ok" y cuatro "me gusta". Yo le pondría 3 y media, porque está mejor que OK pero no me gusta tanto como para volver .
PD: He visto varios usuarios que hablan de un menú degustación. A mi no me lo ofrecieron ni tampoco lo vi en la carta.

acme

Precio total? Casi mejor no me lo digas,...

17 de abril de 2014

je suis béatrice

Sin vino, ni postre, ni café. Un entrante y dos segundos, una cocalight (que ayer salí con una gente muy chunga y no tenía yo el cuerpo hoy para alcohol), y una cerveza para mi señor= 66.60 euros. Pero ¿para qué me preguntas el precio si tú ya has estado aquí?. Que no digo yo que el Alabaster este mal, que conste, que para una cenita lo veo bien...

17 de abril de 2014

06/03/2014

para darse un homenaje... bien regado de vino

Alabaster es en latín lo que en español conocemos por alabastro, una especie de cuenco sin asas que se usaba para contener perfumes o productos raros. Y el nombre le va que ni pintado: en el momento que escribo esto el local lleva abierto menos de un mes y ya llena a mediodía (y por lo que me comentan también en la noche). Sin duda el lujoso contenido de este "alabastro" va poco a poco ganando fama: la espléndida cocina, la ejecución y presentación de unos platos magníficos, la espectacular carta de vinos (de las mejores que hay hoy día en un restaurante en Madrid) y el cuidado del servicio en sala ya ha corrido como la pólvora. A mediodía hay una alta densidad de trajes y corbatas (el día que fui había solo dos mujeres en la sala) y la edad media ya rayan los cincuenta (si no se pasan en muchos casos).

Carta no muy grande organizada en torno a materia prima, preparada con primor. Excelente el gambón, presentado como un tiradito fresco y delicioso, verduras impecables, y un cardo al que le sobra la salsa de almendras. Espectacular el huevo, delicioso y que inevitablemente te obliga a pringar con el pan hecho en la casa con masa madre. Adictivo. Buenos postres y una generosa carta de vinos dulces por copas, mucho más variado que los tintos o los blancos por copas.

El local es el nuevo proyecto de la gente del 1-estrella-Michelín restaurante coruñés Alborada (11870.com/pro/restaurante-alborada-coruna) al que se han unido el cocinero de Piñera y el jefe de sala de El Casino de Madrid. Un equipo de sala encantador, cordial sin resultar falsamente coleguilla. Mesas amplias y con distancia suficiente para confidencias. Con semejantes mimbres a este sitio solo le podrá ir fenomenal, a pesar del alto precio -poco acorde con la época que nos toca vivir, en el entorno de los 70 euros, una estimación que hago en base a esta comanda por persona: 1 aperitivo + 1 plato de entrante + 1 plato principal + 1 postre + botella de vino (una de precio medio que oscile entre 25-30€) + café

Sr Rodriguez

Habiendo estado (aunque en zona de barra) y viendo los precios de las fotos de carta....tienes que beber y comer mucho mucho para "75 para arriba"

6 de marzo de 2014

Fernando Encinar

he calculado 1 aperitivo de entrada + 1 plato de entrante + 1 plato principal + 1 postre + botella de vino + café. Dependiendo de la botella de vino que escojas la cuenta oscila en torno a 70-75€, siempre hablando de precios de mesa, no de barra

6 de marzo de 2014

acme

No discutáis de dinero hombre, que para nosotros, que tenemos el dinero por castigo, es de mala educación hablar del vil metal :)

6 de marzo de 2014

Carlos Asín

Genial el sitio, la amplitud, la opción de mesa o barra y la atención, mimo y sabor de todo lo que comí. Recomendable probarlo. Fui un sábado a comer en barra. Increíble la experiencia. Repetiré seguro.

16 de abril de 2014

05/03/2014

sensación para 2014

Va a ser uno de los restaurantes de postín para este 2014. Es el restaurante del ex chef de Piñera.

La sala es muy agradable, espaciosa y tranquila (también tiene reservados) y en apenas un mes (abrieron en febrero de 2014) ya han conseguido que se conozca por la zona, hoy estaba totalmente lleno, principalmente para temas de comidas y cenas de negocios (mucha corbata y traje). Tiene una zona en la entrada para tomar una copa o comer en mesa alta.

La cocina es de mercado con toques gallegos, está todo muy bueno y me sorprendieron platos como el carpaccio de gambón.

Buenos postres y carta de vinos. Atención excelente.

Sale por unos 50-60€ / barba fácil.

Gath

Por las fotos q adjuntas, efectivamente, tiene muy buena pinta.

5 de marzo de 2014

gordolobo

sí, es de homenaje. Pero de veras, estaba todo muy muy rico. Ambiente corbatil eso sí.

5 de marzo de 2014

12/03/2015

Me gustó

La verdad es que me invitaron a comer, no puedo hablar del precio, pero la calidad me pareció muy buena. Una cocina muy elaborada, una carta no demasiado extensa pero por lo que pedimos me dió la sensación de que todos los platos estaban tratados con mimo. De entrantes zamburiñas y steak tartar y luego pedí mollejas. Postre, torrija. Todo muy muy muy bueno. Un local agradable, grande y bien decorado. Personal atento. Repetiré.

17/07/2014

La mejor merluza de Madrid

La aventura madrileña de uno de los mejores restaurantes de la Coruña, el Alborada, que ahora es también uno de los mejores de Madrid.

Tiene todo para ser un sitio estupendo. Una localización en el centro de Madrid. Sala amplia, bien decorada, moderna, tranquila, mesas amplias, bien separadas, un servicio impecable, atento, simpático y cortés. Lo mejor sin duda la cocina. Platos estupendos, originales en texturas y presentación pero respetando el sabor y la calidad del material. Cada vez que voy pido merluza, es incomparable a cualquier otro restaurante de Madrid, no sé cómo la harán. El huevo escalfado es también otro plato obligatorio.

Tienen también una barra a la entrada que sirve como bar o para cenar algo más casual.

Manteles y servilletas de tela.