Situado en el centro de la capital a escasos metros del Retiro y de la Puerta de Alcalá, el Resturante Alabaster - del grupo gallego Alborada Hostelería - ofrece un ambiente cálido y un cuidado servicio. De hecho, han trasladado a la capital la esencia y el estilo de cocina del restaurante Alborada en A Coruña.

Ordenar por:

relevancia fecha

20/02/2017

agradable

Con varias visitas de por medio seguimos disfrutando mucho de este sitio. Mismas virtudes, mismos defectos. Todo igual, todo rico. Bien

Arreglado el tema carta de vinos por copas, ahora ya se puede consultar y los precios son subiditos. En la carta por botellas algunas referencias andan al 400% de precio en tienda

En el tema de comercio, no puedo dejar de probar las navajas en escabeche. El mejor comienzo.

-------------------------------------------------------------------------
Y en junio 2016 sigue en 4*.
Siempre salimos contentos pero siempre le falta algo para ser 5*.
El subidismo en los precios está asumido pero aún cuesta tragar detalles como eliminar la carta de vinos por copas de la zona barra y tener que pedir "a ciegas", en un sitio que dan miedito ciertos clavotes (la anterior visita se saldó con 4.5€ por copa de manzanilla que fue cobrada a 3€ en otra vez anterior)

Por botellas, también precios severos pero habrá que probar.

Gran caballa marinada, estupendo y pequeño carpaccio de gambas, estupendísima ensaladilla, no probada aún, y rape sorprendente. Es difícil darle el punto a ese pez. Muy rico aunque excesivamente acompañado de vinagretas, salsas y demás.

Seguro que volvemos. 4*

--------------------------------------------------------------------
Enero 2016. 4*. Y regresamos.
Si tienes el día de te apetece algo informal pero no meter codos en barra. Alabaster.
No quieres ruidazo pero si ambiente y asumes que barata no es la broma.....Alabaster.

Producto de calidad preparado sin estridencias pero con mimo. Ayer premio gordo a las fabas con almejas, seguido de cerca por el jurel en kimchi de berzas pero sin menospreciar al sargo con escabeche de calabaza. Qué bien hacen aquí los escabeches.

Pequeño bajón en las alcachofas con langostinos. Por cantidad y calidad de alcachofa.

Acabar con unos mejillones de Lorbe de buen calibre en escabeche casero (one more time escabeche, rico) y una manzanilla pasada Xixarito es el postre ideal.

-----------------------------------------------------------------------------------------
Octubre 2015. Todo bueno, quizá más que la anterior, pero 4-

Actualizo carta. De julio a octubre el mercado secundario de zamburiñas sufre una espectacular subida ¿será la depreciación del euro? ¿la caída del petróleo? Pues eso.

No es el único caso de subida en precios pero si el más llamativo. Como el quitar de carta la media ración de empanada y al preguntar te suelten un "bahh, si la ración no es muy grande". Pues lo arreglas diciendo que me calzas 12 eurazos por un trocito de empanada. Vas bien, majete.

Puedo admitir que un sitio sea caro per se, pero ir subiendo precios porque cada vez tengo más demanda y "cuela", y sigo subiendo y sigo teniendo la sala llena........para ti.

Vinos por copa muy poco currados y a tarifa plana de a 3 ó a 4 (y para arriba). Lo peor es que da igual, cada vez más éxito. Se lo pueden permitir.

Lo dejamos en 4- porque durante la cena casi se me olvida. Níscalos en escabeche con sepietas. Aún no sé qué estaba más rico, si el escabeche, las sepietas o las setas.......

-----------------------------------------------------------------
Julio 2015. 4++
Totalmente consolidado y con cada vez más demanda. Incluso nos chivan que un miércoles hubo que reservar en las mesas altas por tener completo el comedor. Atrás quedaron esos primeros meses en los que ir entresemana era encontrarse la zona de barra desierta.

Como cambios que hemos notado, han separado las mesas altas, con lo que ahora han ganado en capacidad (igual es necesario) aunque eso conlleva que no haya ni un palmo de separación entre alguna mesa.

Cambios en la carta. Se acabó la pizarra con sugerencias del día y ahora en vez de ser todo media ración ofrecen la posibilidad de completa. Adjunto carta actualizada. Ojo con los precios de las raciones, un poco infartante alguna y con mismo precio que en comedor.

Ayer todo rico. Empezando con unas estupendas zamburiñas, de las mejores probadas en un tiempo, espectacular empanada con una masa casi más rica que el interior. Crema de guisantes y langostinos refrescante y plena de sabor y terminamos con un rape en su punto y bien acompañado con alcaparras, huevas escabechadas y cebollas maceradas.

Después de algún altibajo en otras visitas podemos decir que ayer fue, junto con la sopresiva primera visita, de las mejores cenas que hemos tenido en Alabaster.

Ya si tuvieran unos precios más amigo redondearía 5*. Por ejemplo, vino La Montesa que en nuestra primera visita lo ponían a 2.50/copa, subió a 3 y ahora está en 4 eurazos la copa de una botella de a 10 pelaos.
También ayudaría un aperitivo un poco más currado. Se agradece que no cobren servicio ni pan pero en los comienzos ponían algo de buen embutido y/o queso mientras que ayer nos tocó por suerte unas muy buenas aceitunas, que los de al lado se tuvieron que conformar con una patatas fritas.

-------------------------------------------------------------------------------
Febrero 2015, cena improvisada de jueves después del portazo en las narices en Pajarita (al parecer, despedida de soltera para 25, con lo que mejor no haber tenido hueco).

Frío, casi 22h y víspera de festividad romanticona. Con esos mimbres fuimos a asegurar el tiro.
Una vez más, sitio que no falla. Cierto que hay que ir poco hambre o mucha pasta porque las raciones son pequeñitas (hay que recordar, aunque ya no lo ponen en carta, que todo lo de la barra y mesas altas es formato media ración) aunque parece haber contenido precios. De los 12 platos que componen la carta, sólo 3 pasaban de 10eur

Cuatro platos + 5 vinos = 57 eur. Cena apañada

Volveremos seguro.

-----------------------------------------------------------------
Visita de control noviembre 2014.

Nos gusta este sitio!. Qué mejor manera de terminar un pequeño puente que con una cenita en Alabaster.
El camarero canario que está desde el principio es un crack. Todo amabilidad y saber hacer.

Nueva carta desde nuestra última visita con cosas muy buenas y alguna ya nos hemos dejado en el tintero para la próxima.

Algunos platos son muy escasos para su precio, que por cierto, al comienzo eran más 8-9 y ahora 12-13. A vigilar

Ayer, riquísimo arroz con pularda y maiz, menestra de verduras buena pero un poco sin más en sabor (aquí la hemos probado con caldo de carne que le da un toquecito), merluza al pil pil de lima-limón estupenda y terminamos con unas cigalas rebozadas en pan japonés. Muy rica pero a 4.50 la pieza.

Los cuatro platos, con caña de comienzo (acompañada de una estupenda empanada) y cuatro buenos vinos (Villano, tinto de Castilla y León) hicieron casi 60 eurines

Siguen en forma, siguen en 4+ y hasta la próxima.
-------------------------------------------------------------
Actualización cena de agosto 2014. Todo en orden

Nos sigue pareciendo un gran sitio para tapear buen producto en un ambiente muy relajado. A diferencia de tabernas como Laredo, Catapa etc, aqui se respira tranquilidad, y en fin de semana, más

Nos ha pillado cambio de carta y ni siquiera la tenían en papel si no en pizarra. Corta pero suficiente, nos decantamos por:

Tosta de sardina ahumada con queso de Arzúa y confitura de tomate.
Tartar de gambón
Zamburiñas
Albóndigas de rabo de toro

Todo bueno, elaboraciones sin espumas, ricas y sacando el mayor partido al buen producto que manejan

Me doy cuenta que es de los sitios que más hemos repetido este año y por algo será.
No le subo a 5* porque, una vez más, los tiempos la cagaron. Después de la tosta de sardinas llegaron en 2 minutos el resto de platos, teniendo sin tocar el tartar, las zamburiñas y el rabo, que volvió a la cocina bajo petición. Inadmisible cuando estaba la zona de barra medio vacía y el restaurante con 4 mesas.

Después, ya nos hicimos con el control de los tiempos, y todo mejoró. El servicio, salvo el tema timing, genial. Atentos y majos. Incluso el jefe de sala del restaurante sale a preguntar por todo.

Da la sensación que no terminan de dar la importancia y el espacio necesario a la zona informal cuando pueden sacarle mucho partido.

Ahh, la zona de los castigados contra la pared ha desaparecido, han alargado la barra y puesto sillas altas. Mucho mejor

--------------------------------------------------------------------------------
Actualización mayo 2014. Todo sigue igual, que no es poco.

La primera vez que fuimos, en febrero, llevaban poco tiempo abiertos, no había demasiada gente, hacía frío y estaba más desangelado. Ahora comprobamos que el sitio está rodado y tiene éxito. Llegamos antes de las 22h y estaba el comedor lleno. Nosotros jugamos en las mesitas altas (previa reserva y por los pelos)

Han cambiado la carta, me gusta. La carta no es excesivamente larga y podría aburrir rápidamente.

La cosa quedó en un huevo con setas y espuma de San Simón que estaba muy bueno, carpaccio de gambón que fue lo que más nos gustó, con un toque picante rico y una jurela con chimichurri y tirabeques. Muy buen sabor del pez, nada que ver con esas cosa que solemos encontrar.

No es un sitio barato, pero está todo muy bueno y notas la calidad. La cosa, con 6 albariños y un par de cañas quedó en 57 euros.

Este es de los sitios, junto con Laredo, por ejemplo, que me da gran pereza ir al comedor. Ya sé que no es lo mismo, pero se come tan ricamente fuera, los platillos son más pequeños, compartes, pruebas más, cambias de vino, y pagas la mitad que en el restaurante que me cuesta.

Algún día habráque

-------------------------------------------------------
Por fuera pasa totalmente desapercibido. Ningún cartel ni indicación de que alli hay un restaurante. Además, está en una calle bastante sosa por la noche. La zona es lo que tiene.
Restaurante con un toque elegante pero sencillo. Nada más entrar, música ambiente (jazz en su mayoría). Zona de mesitas altas y una fila de castigados contra la pared en plan para comer algo rápido a mediodía.
Barra prácticamente no hay pero a cambio han aprovechado la gran columna de la entrada para habilitarla como tal. Al fondo, separado por una cristalera, el restaurante. Cálido, agradable, con mesas amplias y bien separadas.
Servicio ultra agradable, muy bien.
Para ir calentando, un par de cervezas a la espera de poder ocupar una cómoda silla en mesa alta. Nos la acompañan con quesos gallegos (como no). Distinguimos un rico San Simón ahumado. La espera pasa de 5 minutos y nos apañan otra tapita de embutidos ibéricos. Detalle
Para picotear, la carta no es amplia pero suficiente. Además, tienen sugerencias anotadas en una pizarra de las que nos quedamos con ganas de probar el bacalao con caldo de ternera.
Probamos:
Croquetas de cigalas. Buenas, con sus buenos trocitos de cigala. Buen sabor
Foie en timbal con manzana caramelizada. Estaba muy bueno, nos gustó mucho. Suave
Tosta de sardina ahumada con queso de Arzúa y confitura de tomate. Muy muy buena la sardina, cremoso y suave el queso. La pega es que las dos mini tostas son 9 pavetes, un pelin caro
Verduras con espuma de ibérico. Delicioso plato. El caldo de ibérico, para mojar pan y no parar. Predominan los tirabeques, que nos encantan
Mejillones de Lorbé en escabeche. Peazo tamaño tenían algunas piezas. El escabeche es casero (y se nota) pero lo sirven en una latita a modo de conserva.
Tiene carta de vinos por copas, de la que probamos uno de Montsant que estaba muy bueno (2.75/copa) pero al ver en la barra que tenían La Montesa decidimos cambiar. Nos sorprendió al pagar que lo cobran a 2.50, precio ajustado
De rebote vi la carta del restaurante y prácticamente todos los entrantes son las tapas de la zona de barra, pero tamaño ración en vez de ½. Los principales no van sobrados de precio. Creo que se puede cenar con vino tranquilamente entre 45-55 por persona.
En algunos casos nos parecían precios infladetes (recordar que son todo medias raciones), pero la cuenta final se nos antoja muy razonable, ya que todo nos pareció de calidad.
62 euros todo, contando que junto con la comida cayeron dos cañas y 6 copas de vino.
En definitiva, sitio agradable, cómodo y con comida muy rica. En la misma calle está García de la Navarra, así que incluso se puede hacer una parada en cada uno.

acme

A ver que nos cuentas,... ¿Has estado en la zona de barra?

2 de febrero de 2014

Sr Rodriguez

Hemos estado para ver la carta, y punto porque nos venía de paso, así que no puedo decir mucho más. Ojo con la carta. Lo que ves es en medias raciones (no sé si se ve bien en la foto, pero lo pone en una esquinita)

2 de febrero de 2014

YuncalR

Tengo muy buenas reseñas de este sitio que solo lleva abierto unos días....

14 de febrero de 2014

Gath

Pues cuando pases al comedor, vais a levitar, o eso espero,....

24 de mayo de 2014

Sr Rodriguez

Tengo pendiente una comida familiar (en la que yo no pago) y este está en la quiniela con muchas posibilidades

24 de mayo de 2014

Gath

Aprovecha y que aproveche,...

24 de mayo de 2014

Sarah Connor

Estáis en todos los sitios de moda... Estos Rodriguez sí que saben pasarselo bien.

15 de julio de 2014

Lady Spider76

Poca hambre o mucha tela. Yo no lo hubiera definido mejor.

13 de febrero de 2015

spider72

Rodriguez, ¿hay cambios de carta de tapas?

13 de febrero de 2015

Sr Rodriguez

Algún plato nuevo van poniendo. Por ejemplo ayer dos platos no estaban disponibles porque están cambiando la carta. Y siempre hay alguna opción en pizarra

13 de febrero de 2015

Avelio

Enhorabuena por el disfrute Sr. Rodri. Sin duda tenemos que volver por Alabaster, este "finde" cae fijo una visita de control.

23 de julio de 2015

spider72

A mi se me cayó este por la inflación...en Alabaster-landia es terrible.

23 de julio de 2015

spider72

Me reitero entonces en mi último comentario...ya vi yo que esto era como la inflación en Venezuela.

2 de noviembre de 2015

10/01/2017

Aquí saben mucho de cocina.

Nueva visita a Alabaster en la cual hemos probado varias cosas nuevas, todo por medias raciones.

El BUEY DE MAR CON EMULSIÓN DE SUS CORALES Y ALGAS es un buen plato para empezar. Fresco, ligero y sabor a mar.

Las CIGALAS EMPANADAS siguen al nivel y me volvió a parecer lo mejor, no así las ZAMBURIÑAS FRITAS EN POLVO DE GAMBA que me resultaron secas de este modo. No repetiría, prefiero las clásicas a la plancha.

Fuera de carta habia CARDO, al dente como punto de cocción y con un fondo sabroso, como es habitual.

El SALMOMETE estaba fantástico pero no el SAN PEDRO, con buen punto en la parte gruesa del lomo pero pasado en la zona final, mas estrecha. Los acompañamientos de los pescados, arroz cremoso y fideos rustidos con salsas de tinta de calamar y alga respectivamente, están a la altura.

Después unas FABES CON CODORNIZ ESCABECHADA pasado de sabor a vinagre del escabeche. Una pena porque lo demás estaba perfecto y habría sido un plato de 10.

Cerramos los platos salados con unas magníficas ALBÓNDIGAS DE PINTADA con papada y crema de maíz. Imprescindibles.

De postre una buena PANACOTA DE TURRÓN y una MOUSSE DE QUESO ídem.

60€ por persona sin vino.

--------------------------------

2014

Tenía muchas ganas de probar Alabaster y por ello no había leído reseñas ni visto fotos para no crearme expectativas o ir influenciado, solo sabía que se trataba de cocina de mercado, que era una sucursal de un restaurante gallego del cual solo se que se llama Alborada y que tenía muchas opiniones positivas.

La zona donde está situada me gusta. Señorial, tranquila, con poca gente transitando. Cerca de dos grandes como Viridiana y Horcher, el cual me apetece bastante conocer.

El local donde se encuentra Alabaster es bastante amplio, con una barra al entrar y dos comedores que se extienden a lo largo del local. Al final hay dos reservados. En la sala, decorada en tonos blancos y pared de ladrillo visto, destaca la bodega acristalada.

El servicio es muy atento pero a la vez discreto, como debe ser.

La carta es corta, en torno a 20 platos lo cual me gusta porque es un indicativo de que el producto es bueno y fresco. Os habéis fijado en esos restaurantes que tienen 60 platos? Como pueden tener tanto producto y que no se les eche a perder? Cuando lo veo me acuerdo de lo que saca Chicote de las neveras y se me quitan un poco las ganas.

En esta ocasión éramos 3 personas y pedimos 2,5 entrantes, 3 segundos y 3 postres, así obtenemos una opinión mas global.

Como aperitivo te sirven un taquito de salmón que está correcto, acto seguido empezamos con los entrantes.

El primero que nos sirvieron fue, para mi gusto, lo mejor de la comida: CIGALAS EMPANADAS CON PAN JAPONÉS Y MAHONESA DE SOJA (media ración, una cigala por barba). Además de muy buen sabor, el punto de la cigala estaba perfecto, como también el empanado, nada grasiento y sin quitar sabor a la cigala. Es mas, me gusta el crujiente que aportaba el pan japonés. La mahonesa está bien pero es mejor obviarla para no enmascarar el producto.

El segundo entrante fueron los TALLARINES DE SEPIA CON GUISANTES Y CALDO IBÉRICO, buena sepia y unos espectaculares guisantes. Muy buen plato en su conjunto, aunque prefiero los tallarines de sepia de Álbora.

Ricos también los RAVIOLIS DE PULARDA Y BOLETUS para terminar los entrantes.

De segundo y en orden de preferencia probamos el PICHÓN EN 2 COCCIONES, PRESA IBÉRICA y COSTILLA DE BUEY.
Muy buenas carnes en los 3 platos y en su punto justo, técnicamente perfectas. Se sabe quien es lo protagonista en el plato.

Antes de los postres pedimos una TABLA DE QUESOS conformada por Arzúa, un camembert de Segovia, 2 curados y un queso azul que no degusté, ya que es un tipo de queso que no me gusta. Los otros 4 muy buenos, pero me surge una duda: La tabla costaba 15€ en la carta y como éramos 3 nos pusieron un trozo a cada uno, Si hubiésemos sido 2 ¿costaría 15€ o 10€? Y si hubiésemos sido 4 ¿costaría 20€ o siguen poniendo 3 porciones para 4 personas?

Los postres fueron lo mas flojo. La crema de la CHEESECAKE estaba muy buena pero el postre en su conjunto no me encantó.

En cuanto a la TARTA DE CHOCOLATE parece que la han comprado en el Mallorca o en cualquier pastelería. Solo le faltaba que pusiera "sacher". El helado estaba malo.

Pagamos 60€ cada uno con vino y copa de vino dulce pero realmente con un par de entrantes y un postre para compartir debería salir mas económico.

Me fui con muy buenas sensaciones. Volveré a probar los pescados porque tenían buenísima pinta y clavan los puntos de cocción, así es que merecerá la pena. También me han dado ganas de probar Alborada y como me dijo Jose Luis hacer un tour por ahí, pero como charlábamos, el tour apetece por casi todas las regiones de España.

Gath

Buena reseña Adreid, pero tal y como indicas en el último párrafo, en tu próxima visita decantate por los pescados. Los tratan muy bien.

3 de junio de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

la merluza con suave mayonesa de lima era dios

3 de junio de 2014

spider72

Y estoy de acuerdo en lo de los postres, la tarta sacher era regular

4 de octubre de 2014

Sr Rodriguez

totalmente de acuerdo con el exceso de vinagre en las fabes

10 de enero de 2017

27/05/2017

Rico, bonito y caro.

May 17 Act

Mismo local, comida excelente, servicio tremendo (era obvio que la chica estaba empezando, pero cosas como tener que pedir agua o hielo tres veces para que te atendiesen. Estuvimos dos horas y media desde que nos sentamos hasta que nos trajeron la cuenta (y no por lo que pedimos)), raciones enanas.

50 por barba.

---------
Jun 14

En Alabaster nos encontramos en el ejemplo típico y muy comentado de local bonito, con buena mesa, excelente servicio y precio disparatado.

Evidentemente la formula funciona porque lo tienen lleno y aunque mucho de los comensales tenían pinta de que le iban a pasar el rejón a sus accionistas (era viernes al mediodía) es evidente que no les va mal.

Me llamo mucho la atención el platito de jamón (24 del ala) que pedimos, desde mi punto de vista muy mal cortado, uno espera mas destreza en estas lindes ya que el margen que le están sacando al producto hace pensar que lo que realmente estas pagando es al cortador.

Los platos como era de esperar, diminutos.

El servicio excelente, y el vino que pusieron por copas era excepcional, a 46 euros la botella según la carta ni idea lo que costaba la copa.

Una vez mas, volveré si me invita algún amigo o mis/sus accionistas. Entiendo que todo tiene su publico y su precio, este sitio creo que en ciertas cosas los justifica, pero aun asi salimos a un dinerito por barba y hay sitios con mejor calidad / precio.

02/08/2016

Gallego-referencia

Julio 2016,

Nueva visita, esta vez cena aniversario familiar, que bien merece la pena acudir a los fijos.

Las sensaciones no han sido tan buenas a pesar que el precio ha subido respecto a un año atrás:

La sala ha menguado, ahora 6 mesas están juntas en un pequeño espacio (aunque suficiente)
La primera vez, el sumiller nos recomendó y nos dio a probar un vinos según nuestras expectativas de gusto y presupuesto, y desde entonces el albariño “nice to meet you” está en nuestras vidas. Ahora, carta, muy amplia eso sí, y a correr.
Los platos no los comentan, por ejemplo, mi salmonete incluía la hoja ostra, que de buen gusto habría probado, pero nada se dijo acerca de la composición de los platos
Algunos platos flaqueron mas de la cuenta

Pedimos 3 entrantes: deliciosas las zamburiñas con ese toque ácido, muy normalita la ensaladilla (y demasiado escasa) y unas croquetas bastante lechosas y algo grasientas. Realmente, son los entrantes los que suben el precio de la cuenta final en este sitio (entre 17 y 22€) y es una pena que al menos 2 no estuvieran al nivel.

De los segundos: delicioso el tartar de bonito, la merluza en su nivel habitual y un salmonete que fue el que pedí yo bastante soso
Regado con un albariño “sin palabras”, espectacular.

Le bajo una estrella y le saco de mis favoritos entre los que ir a cenar por 60€, aunque sigue siendo un valor seguro si quieres asegurar el tiro.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Cena Enero 2015
Se ha convertido en tradición personal salir a cenar la noche de Reyes, y como las tradiciones hay que cuidarlas, ponemos mas tino en la elección del restaurante. Pero al parecer no es compartida y al caer en Lunes muchos estaban cerrados (lakasa, bomba bistró…) como nos ocurrió el año pasado (cayó en Domingo)
Afortunadamente este si abría y pese a la cabalgata, allí nos plantamos.
Se encuentra en una zona que debe ser fabulosa para vivir, pero no para parrandear.
El local es amplio, con varios salones y alguno de ellos cerrados. Mesas amplias, paredes blancas de ladrillo y mucha luz sobre la mesa. Transmite sobriedad pero el ambiente no resulta clásico.
Atendidos con profesionalidad, quizá algo rígida, pero agradable.
Pedimos:
Zamburiñas (20€). Vienen rebozadas sobre polvo de alga. Jugosas y frescas. Vienen 8 acompañadas de una mayonesa de soja que era pura untuosidad. Sobresaliente
Merluza (24€). En su punto. Fresca y acompañada con una ligera mayonesa de lima que le aportaba el punto de frescor. Otro sobresaliente
Pato azulón (24€), después de pedirlo dije mierda!, vengo a un sitio especialista en producto marítimo y me pido pato como si estuviera en el china crown… Pues estaba fabuloso, el mejor que he probado, perfecto en sabor, crujiente y sabroso. Matrícula de honor.
El pan no le hace sombra
Pedimos dos cervezas y nos maridaron (explicación incluída) por copas los platos con un albariño “Nice to meet you” delicioso y un Ribera “Pruno” para acompañar al pato.
No pedimos postre porque ninguno nos llamó la atención y porque vimos pasar roscones de reyes que acompañarían bien con un café.

Como peros, diría que los tiempos fueron algo largos, por ejemplo al traer la bebida o el petit four 5 minutos después del café. Estuvimos dos horas en total.
El precio no me pareció un pero. Está en sintonía con la calidad de lo que te llevas a la boca y la sensación final. Personalmente, me exige algo de contención, pero esto no lo podré solucionar a corto plazo…
Eso sí, los precios han repuntado. Por ejemplo, las Zamburiñas antes servían 10 a 18€, ahora 8 por 20€.

Total 93,40€ dos personas

Son 5 estrellas rotundas.

spider72

La inflación en Alabaster ya la qusiera Draghi, que ha subido telita

9 de enero de 2015

Sr Rodriguez

Me fastidia pero empieza a cabrearme. Haré una nueva inspección...

9 de enero de 2015

24/07/2016

Alabaster. Mar y Tierra Gallega.

22/7/2016

Cena de graduación, se van cumpliendo etapas de la vida, siempre hay que celebrarlas y brindar por lo que venga.

Elegí Alabaster por estar considerado uno de los TOP de Madrid, porque llevaba agendado desde que abrió y porque tenía pinta gustar a todos los públicos.

La sala es totalmente minimalista, paredes blancas pulcras y mesas amplias, con el fallo de una luz demasiada intensa y fría. Servicio muy profesional, correcto y atento.

Para compartir entre 4 probamos:

Aperitivo TORREZNO DE BACALAO, muy interesante, hecho con las pieles del animal, fritas en aceite añejo acompañado de una bandada para untar.
CROQUETAS DE CIGALA, buenas pero no para tirar cohetes.
ZAMBURIÑA CURADAS EN AUGA MAREIRA, que textura por dios, todo lo demás me sobraban porque semejante producto eclipsa a cualquier acompañamiento.
SARDINAS AHUMADAS, con queso Arzua, tomate y cebolletas. Estaban buenas pero nada que nuevo, este plato esta muy trillado ya.
MERLUZA AL PILPIL DE LIMA LIMÓN. Es el plato estrella de la casa, el pescado en un punto de cocción Per-fec-to, el pilpil cítrico acampaba muy bien, pero esperaba más sabor del pescado.
SALMONETES, fritos con una cremita de pepino, dados de cachelo y dos hojas ostra (es la cuarta vez que las pruebo, por lo que se pierde el factor sorpresa). El pescado en un punto de cocción optimo, y un sutil sabor, pero me hubiera gustado algo más, se me quedó un poco plano el plato.
COSTILLA DE RUBIA GALLEGA. O costillon, que bueno estaba, de lo mejor de la cena.

En el apartado dulce un COULAND DE CHOCOLATE Y AVELLANA muy normalito y una excepcional MOUSSE DE QUESO ARZUA, me recordó a la Torta del casar de Atrio.

De beber un CASERÍO DE DUEÑAS FERMENTADO EN BARRICA (verdejo) y un FINCA DE RIO NEGRO (Gerwurtraminer)

Salimos por algo mas de 50€ p.p creo que es una excelente RCP, pero me esperaba más de este Alabaster, no cabe duda que la materia prima es excepcional y que el nivel de cocina es alto, pero para estar en el TOP de Madrid hay que dar algo más, algo que te deje con ganas de volver una y mil veces.

02/05/2016

Cocina impecable, servicio perfecto y producto exquisito.

Septiembre 2015

Después de la experiencia en barra pude disfrutar de la sala de Alabaster, un punto más que me ha confirmado que en mesa disfruto más que en la parte de fuera. El servicio es impecable y la bodega maravillosa, manejan un producto soberbio y las preparaciones son cuidadas sin enmascararlo, todo llega en el punto perfecto.

Comenzamos con un aparitivo de brandada de bacalao con sus cortezas para seguir con medias raciones (emplatadas individualmente, se agradece) que compusieron un auténtico menú degustación.

Volvió a triunfar la tosta de sardina que ya había probado, dos bocados suculentos, y lo que menos nos convenció fue la ensaladilla rusa, falta de un poco de gracia. Ricas las zamburiñas rebozadas en panko con mayonesa de soja y sublime la merluza al vapor con pilpil citrico servido a parte, bien para no enmascarar al pescado. Terminamos con una riquísima lengua con carabinero y setas y de postre el coulant de pistacho, fluido y delicado.

Con una botella de Do Ferreiro, pan de masa madre de verdad y un muy buen sabor de boca salimos a 60€/persona que me parece un precio fantástico para lo disfrutado.

-------------

Marzo 2014

Una agradable entrada con mesas altas y una barra más baja, donde se sirven pinchos y raciones que luego serán los entrantes del restaurante como tal, es la antesala de un local blanco, limpio y totalmente impoluto de mesas con mantel y vajilla y cubertería perfectas. El servicio, amabilísimo, intenta agradar en todo momento y la carta esconde básicamente una cocina sencilla, de producto, con sabores poco complejos y bastante conocidos pero platos perfectamente ejecutados, ingredientes de primera calidad y unos precios que, sin ser reducidos, son asequibles para el nivel de la materia prima.
Un aperitivo con una correcta empanada y unas aceitunas gordal y un riquísimo pan gallego es lo primero que llega, muy seguido del tratar de GAMBÓN y endivia, aliño perfecto y buena combinación.
Estupenda también la CIGALA empanada en panko, suave y melosa, con un alioli que en la carta decía que era emulsión de sus cabezas pero que claramente no lo era.
Sensacional la tosta de SARDINA ahumada, tersa, con unpimiento en su punto dulce, perfecta.
También generosas en tamaño y sabor las ZAMBURIÑAS rebozadas con una mayonesa de soja en su punto perfecto de salazón y menos resaltables las CROQUETAS de cigala, aunque siempre untuosas.
Melosas las ALBÓNDIGAS de rabo con una salsa de carne tremendamente adictiva para mojar pan en ella y terminamos lo salado con un SOLOMILLO strogonoff cuya salsa estaba muy rica.
De postre, las fresas con una pannacotta de nata cremosísima y deliciosa.
Un par de refrescos y agua y la cuenta ascendió a 87€
Bien Alabáster, bien. Recomendabilísimo.

Gath

Excelente reseña. Sin duda, por su cocina y su servicio de sala, es un sitio muy recomendable.

15 de mayo de 2014

Miss Migas

Gracias José Luis, el próximo día probaré la sala, a ver qué tal y si no se dispara de precio.

15 de mayo de 2014

Gath

Nosotros conocemos la sala, salimos muy satisfechos, ... , deseando volver.

15 de mayo de 2014

01/03/2015

casi un 5 estrellas...

Mira que le tenía ganas, y no defraudó... o casi.

Reserva con una semana de antelación para comer un viernes por la tarde, a las 15:30, llegas y lleno, mucha corbata, reservados, muchos negocios se deben cerrar aquí, o empezar a cerrarlos :D

La atención un 10, siempre pendientes, sin llegar a agobiar, muy bien la verdad, te explican lo que vas a comer, que lleva el plato, en fin genial.

El local la verdad es grande, tiene para comer en mesas altas nada más entrar, pegado a la barra, y y dentro tiene las mesas, reservados y demás...

La comida impresionante, además con pequeños detalles que se agradecen, 2 personas compartiendo los platos y te traen uno para cada uno, igual de preparado, vamos, muy bien.

Y la calidad de la comida muy buena, tampoco es barato, las cosas como son.

Es un 5 de libro, excepto por el detalle de olor a puro de vez en cuando que parecía venir de un reservado cercano... una pena.

La comida, para dos personas, un aperitivo que no recuerdo bien que llevaba, que a mi no me gustó, alga con wasabi y no se que más, a mi acompañante si le pareció rico, a mi este tipo de rollo japo no me va del todo, de modo que no soy buen opinador :), pan de dos tipos uno de maiz, y el otro creo que de centeno, da igual no quedaron ni las migas :D.

Lo gordo, pedimos merluza (impresionante la verdad, obligado pedirla) con pil pil de lima limón encima de espinacas, rape, muy bueno con alcachofas, y como los entrantes no nos convencieron, compartimos solomillo con patatas y jugo de pimientos asados, muy buena, la verdad es que no quedó nada de ningún plato, el orden de la comanda, merluza, rape y solomillo. Todo regado con un tinto de Madrid, la bruja avería de 2012, que gustó mucho la verdad.

Acabamos con 2 postres, la torrija, muy buena la jodía, y el coulant de chocolate y pistacho, increíble la verdad. El postre regado con un par de copas Pedro Ximénez Monteagudo, no vaya a ser que no baje bien :)

Y para finalizar, 2 cafés que invitó la casa, y 2 pacharán, total: 148,5€

Un sitio en el que si quieres comer bien, no fallas, no es barato tampoco, es de los sitios que aunque pagues una pasta, sales satisfecho.

Javier B.

Yo también le habría quitado la estrella por permitir fumar puros, por mucho puño blanco de donde provenga.

2 de marzo de 2015

spider72

Joé yo tampoco lo perdono eso...

2 de marzo de 2015

JJPerez

Yo no lo hubiese descrito mejor!

4 de abril de 2015

30/04/2015

Hegel eres tú

Decía Hegel, en su teoría sobre la dialéctica, que la realidad está formada por opuestos que originan un conflicto inevitable y como resultado de esa lucha nace un nuevo concepto, que en contacto con la nueva realidad entrará siempre en contraposición con algo. Lo que el filósofo alemán no sabía es que ese nuevo concepto se llama Alabaster.

Esto porque con frecuencia ocurre que los restaurantes que cuidan la calidad de sus productos, aferrados a ella no se preocupan en exceso de la innovación, y los muy innovadores descuidan a veces la importancia de pasearse por el mercado adecuado en el momento adecuado. Que ambos factores coincidan y abunden no es frecuente, por desgracia.

Y precisamente este es lo que ocurre en el Alabaster, a pesar de que el nombre me suscite una inexplicable pereza y de que la luz se acerque un poco al momento interrogatorio, al menos en la sala del fondo, que fue donde nos situaron.

La caña que me tomé mientras esperaba sirvió de preludio de lo que estaba por venir: soy amante de la cerveza, pero puedo decir que si todas fueran como aquella podría ser su marido para el resto de mis días.

Los entrantes consistieron en unas correctas croquetas de cigala y originales tostas de sardinas ahumadas con queso de Arzúa. Como plantos principales, un buenísimo y diferente rape frito con guarnición de risotto con berberechos y espárragos de mar; jurel escabechado, y mero asado con guiso de ternera y sepia. Todos pedimos pescado pero creo que se trata de una mera coincidencia, toda su carta resulta muy apetecible.

Te ofrecen elegir entre pan de centeno y pan de masa madre con agua de mar: ambos artesanales y muy ricos. La carta de vinos no es especialmente amplia pero sí bien elegidos. En nuestro caso no decantamos por un Valdesil (Godello) que es una apuesta segura cuando quieres huir de los blancos más afrutados.

De postre tomamos una magnífica tarta de limón y una especie de milhojas sobre el que no me atrevo a opinar dado que a mí me guste un postre con hojaldre es prácticamente imposible, me resulta siempre terriblemente seco.

En fin, que a pesar de ser lunes el Alabaster estaba casi lleno. Todo indica que este restaurante ha llegado para quedarse, y desde luego es más que bienvenido.

je suis béatrice

Muy fan de sus críticas Funcionario Fernandez. Algún día me gustaría que las mías se parecieran en algo a las suyas, con ese toque intelectual con que ústed cita a filósofos y poetas...

30 de octubre de 2014

spider72

Prueba las mesas altas Funcionario, ya veras como merece la pena...excelente RCP y buenísima cocina

30 de octubre de 2014

Funcionario Fernánde...

Gracias Je suis Beatrice! Qué honor!

1 de noviembre de 2014

Funcionario Fernánde...

Spider72 tendré muy en cuenta tu recomendación :)

1 de noviembre de 2014

02/02/2015

Estupendo

Una comida clásica pero con toques modernos, de las que miman el producto y la temporada. Esto junto a una excelente y sencilla decoración y una gran servicio es Alabaster.

Nuevo en la capital, en un año ha sabido colocarse entre los primeros puestos de restaurantes de moda.

Entre lo mejor: la merluza. De lo peor: el Rape

Grandes entrantes como las croquetas o las zamburiñas

Puedes leer un crónica más larga aquí: viajesytapas.blogspot.com.es/2015/01/alabaster.html

09/10/2014

Excelente producto en ambiente elegante

Elegante sitio con una clara apuesta por el producto de calidad. La opción pescados es clara y orientada por el propio staff que presume de tener la mejor merluza de todo Madrid y así es.

Aperitivo
- Fuente de camarones
- Olivas
- Zamburiñas con escabeche de calabaza.

Menú
- Sardina ahumada en tosta con queso de Arzúa, mermelada de tomate y cebolleta
- Huevo confitado con jamón ibérico de bellota, cigala de la ría y trufa de otoño.
- Merluza de Burela con pil pil de lima limón
- Jurel asado y escabechado con falso risotto de patatas al pimentón.
- Pichón asado, cebollitas y remolacha.

Bebidas:
- Dos manzanillas
- Dos cervezas
- Botella de Lagar do Merens 2011
- Copa de vino tinto.

No pedimos postres y fuimos al cafe directamente, donde nos pusieron unos petit four para acompañar.

Total: 143€

Me quedo, como era de esperar, con la merluza porque estaba perfectamente hecha y en su punto. Muy bien tanto la sardina como las zamburiñas en escabeche (escabechado que manejan a muy alto nivel). Flojo el huevo y el Jurel estaba demasiado poco hecho.

Extrema educación del staff y muy buenas recomendaciones, permitiéndonos pedir medias raciones para poder probar de todo. El local en algún momento parecía muy ruidoso. Buena opción para comer en barra también.

Muy recomendable para cuando apetezca pescado con garantías. Volveré

gordolobo

chulísimas las fotos, ¿lo añadirás a tu top11?

9 de octubre de 2014

spider72

Las fotos no se con qué c las ha hecho...pero es que hasta huelen...¡geniales!

9 de octubre de 2014

Lizzard

@sipder72 con el iPhone como casi siempre, pero la luz ayudó :)

9 de octubre de 2014

Lizzard

@mitrofan aaaaaamigo... ese top 11 está MUY a cincel :P

9 de octubre de 2014

11/11/2014

Buena opción informal

Comida Lunes (Festivo) Noviembre 2014

(Después de ver a Simeone luchando un rato para intentar arrancar su Range tras la entrega de unos premios. Creo que dimos la gran noticia a los periodistas y saldremos en las primeras planas "A Simeone no le arranca el coche")

Siguiendo las recomendaciones en las mesas altas junto a la barra. El local me gustó mucho. Moderno, pijo, agradable y elegante.

Sardina (2) - Muy buena. La de Piñera también me gustó pero quizá me quedaría con esta por aspecto y tamaño. De sabor las dos me gustaron y no sabría decir cuál más.
Zamburiñas (4) - Ricas, aunque he de reconocer que unas buenas zamburiñas me gustan más a la plancha con aceitito, sal y poco más.
Alcachofas (4) - Con una crema verde de encurtidos, anchoa, ¿alcaparras?. Muy tiernas y ricas. La combinación no esta mal, pero tampoco da en el clavo.
Garbanzos con morro y oreja - Una cazuelita muy pequeña que además no viene ni a la mitad. Como todo, es para probar un poco. Lleva muy poca chica, pero el garbanzo es excepcional, muy en su punto, y el sabor del guiso muy bueno y conseguido. A mojar pan!
Steak Tartar - Viene con un huevo y la clara cuajada, pensé que con el steak tartar solo se ponía la yema. La carne picadísima, si no lo hacen con alguna máquina me parece imposible. El resultad muy bueno, para mi de los mejores que he probado.

El pan, hecho con agua de mar muy bueno.

La atención en las mesas altas rápida y buena.

Por unos 25€ por persona sin vino y sin postre nos habría servido perfectamente de comida para no comer mucho y sin quedarnos con hambre. Aunque he de reconocer que, como soy un gocho, alguna cosita más piqué por ahí para no perder la oportunidad.

No me extrañan las buenas críticas. El sitio es muy agradable y no me importaría repetir o probar algún día el comedor.

spider72

Me huele que están subiendo precios....

12 de noviembre de 2014

Sergiete

Se me pasó hacerle foto a la carta o la cuenta y no recuerdo los precios exactamente. 8 ó 9€ los más baratos y 12€ o así lo más caro ¿Puede ser?

12 de noviembre de 2014

Lady Spider76

Sí puede ser, pero es cierto que las raciones son algo escasillas para el precio a veces. Creo que yo la próxima vez entraré al comedor a ver qué tal.

12 de noviembre de 2014

Sergiete

Escasillas son todas, para probar cositas. Lo único medio normal fue el steak tartar. Es un sitio perfecto para un día de esos que no quieres comer ni llenarte mucho. Si tienes hambre y quieres abundancia la cuenta se irá bastante.

12 de noviembre de 2014

09/04/2014

buen género, buena cocina, bonita decoración... y servicio y atención que deben mejorar

Hace casi un mes que estuve almorzando en este superhit de la restauración matritense. A lo mejor ya( y así lo espero) han arreglado los problemas del servicio que "sufrí" yo; lo espero, desde luego, porque el sitio tiene madera y una cocina estupenda; y es lo normal, para eso viene de la mano de Alborada (11870.com/pro/restaurante-alborada-coruna), michelín coruñés.

Como todo el mundo hablaba tanto tanto de Alabaster convencí a un santo varón y nos fuimos allí un viernes. ¿Ambiente? Yo, a mis 30 palos, la baby del lugar. Muy baby. Gente elegante y ambiente #nosinmicorbata, sin ser rancio, hay que decir. Nos sentamos a la mesa y el primer gesto malo: no nos recogen el abrigo, cuando lo han hecho con todo el mundo (se vislumbra la burra de abrigos al fondo). Bueno, no pasa nada, despistes.

Optamos por probar un poquito de todo con sendos menús de degustación. Lo cierto es que fueron flexibles porque pudimos cambiar uno de los platos para así probar el famoso huevo perigourdine.

Al lío. Pedimos:

-aperitivo de salmón marinado con queso y kikos: un bocadito majo y aparente

-carpaccio de gambón con erizo de mar, aliño de cilantro y mahonesa de rocoto: "jo, pero qué bonito". es lo primero que pensé. Y ahí se quedó la sensación. Me supo a algo cítrico y fuerte; quizá la emulsión, no sé, pero no me gustó, ni tampoco a mi acompañante. Nos quedamos con la idea de: "oye, no te sabe esto raro, como fuerte?"

- alcachofas fritas con crema de patata trufada e ibérico: francamente buenas!

- huevo perigourdine con foie, tierra de boletus y focaccia: francamente bueno, entiendo la fama que tiene. Super rico lo que pude probar!

-merluza de Burela al pil-pil de lima limón: exquisito l pescado y la original mayonesa que lo acompañaba. Sin "peros" posibles.

-jarrete de cordero con guiso de trigo, morcilla y salsifí: textura de írsete la cabeza de bueno. Muy sabroso, rico y fundente. El salsifí, por cierto, es una raíz "mu" rara y "mu" fea, pero a juzgar por el resultado, está bien buena.

-tarta fina de manzana con helado de frambuesa: más que prescindible.

-cafés: buenos, acompañados de un bizcochito con bastante clara que estaba rico y un bombón almendrado que estaba algo derretido.

En definitiva, una comida muy buena, a la altura de toda la fama que el sitio pese a su juventud. Pero todo tiene peros, y estos son los siguientes:

-servicio lento y despistado: además del detallito del abrigo, no mola nada que en un sitio donde te dejas más de 60 euros (63 por persona, para ser matemático) tengas que perseguir al camarero para que te traiga pan o te rellene la copa de vino. De hecho, nos tuvimos que tomar una copa entera cada uno hasta el café porque no nos sirvieron de forma adecuada. Una pena. Y la atención, pues correcta pero fría. No explicaban nada a no ser que preguntaras, y lo hacían con una educación exquisita e irreprochable, pero con bastante frialdad.

Por supuesto que lo recomiendo, y espero de corazón que hayan solventado estos problemas. ¡Que se merecen petarlo!

je suis béatrice

Envidia sideral, como dices tú. Yo en cuanto pueda voy.

13 de marzo de 2014

Rosalía Martínez (Pi...

marzo!

13 de marzo de 2014

EspaciosSecretos

Jaja me encanta lo de Santo varón si es que soy muy facilón cuando se trata de zampar

9 de abril de 2014