Ordenar por:

relevancia fecha

25/10/2016

Víctima de Madrid Exquisito

Pues si pues si, acudo como fiel espadachina a secundar las últimas opiniones.

Conste en acta que a Arce no había venido jamás de los jamases y a pesar de haber leído la crítica de De Luna, JSL o Marganto vine aquí la mar de contenta porque el menú cerrado de Madrid Exquisito pintaba pues eso, exquisito. Mi opinión se basa exclusivamente en este menú y en ningún caso debe ser entendida como opinión general del restaurante.

INTRODUCCIÓN:

- Menú a 25€ compuesto por 3 entrantes, 3 principales y 3 postres. Bebida no incluída. No problem, no soy bebedora compulsiva: coca colita y a correr. Riesgo de desfase de precio: CERO
- Comida de sábado
- 5 personas
- Restaurante lleno

NUDO:

Llegamos y nos colocan en la que creo es la mejor mesa del restaurante. Maravilla.
Salvo por la zona arrinconada de 3 mesas que hay a la entrada, el local es monín, con aire de biblioteca, y a pesar de las losetas de cerámica del suelo que me ultra espantan me resultó acogedor.

Nos entregan la carta. Comentamos que venimos a por el Menú Exquisito no a comer de carta. Correspondiente cara de acelga de la jefa de sala que nos reprocha no haberlo avisado en la reserva, cosa que me consta sí se avisa.

Tras el malentendido sale Iñaki a sentarse con nosotros y cantarnos el menú. El hombre un encanto; fíjate que nos vió un poco alejados de la mesa a los que estábamos sentados en banco y, cogiendo carrerilla con la cadera y sin previo aviso nos pegó un empujón que nos dejó bien colocaditos y a la distancia apropiada.

De aperitivo: aceitunas gordal y pan sin mención especial. Para remojar el gaznate una cerveza para cada uno (yo coca cola). Después continuamos con el vino del menú y agua.

Empezamos:

- Plato de entrantes con 3 compartimentos: 4 finas lonchas de presa paleta de cerdo ibérico ahumado con humo de abedul (riquísimo), Yema de huevo sobre una patata frita con trufa y aceite de chalota (bien) y Bocado de Idiazabal al PX (bien). Visto y no visto, en 4 bocados contados nos lo acabamos todo.

- Mismo plato con 3 compartimentos para los principales. Así como para los entrantes no importa que los saquen todos a la vez, para los segundos es un NO como una casa. En lo que te comes uno, el resto se te queda frozen. El arroz meloso con verduras no es de los mejores que haya comido, grano falto de cocción; 3 mini trozos de tempura de bacalao la verdad que bien fritita y otros 3 dados de carne con setas bien de sabor pero carne dura y a mi me tocó ya fría. En 9 pinchadas c'est fini.

Llegados a este punto, echo la vista al menú y me doy cuenta que ya nos quedan sólo los postres. Aún podría comerme un plato de lentejas.

- Plato de 3 postres: 2 Mini bolitas de sorbete de mandarina (rico), mini tocino de cielo estupendo de textura y de dulzor, y Ruso de chocolate con la galleta dura pero que ciertamente en boca no se notaba con crema de café y queso fresco (riquísímo).

DESENLACE:

No puedo decir que comí especialmente mal, lo que sí comí es poco.

Cantidades a parte, la guinda del pastel fue la cuenta: ¿no ibamos con oferta? pues toma oferta: botella de agua a 5,5 euros, Coca cola a casi 4 y un café a 3. Así, en toda la cara, ni lo vi venir.
Yo también pagué 37 euros. Pues sí que está cara la vida del abstemio tú.

A su favor he de decir que no nos cobraron el pan, cosa que en otros sitios sí cobran y la botella de vino tenía un precio de 12 euros, muy moderado.

Bajo mi punto de vista lo han hecho mal. Si yo por casualidades de la vida no he venido aquí nunca pero por alguna oferta o similar disfruto como una gorrina, tengan por seguro que vuelvo aunque me cueste el doble y lo recomiendo como si hubiese encontrado la gallina de los huevos de oro. Pero si me dan poco, normal y encima me cobran el agua a 5,5 euros...no me vuelven a ver el pelo.

Alexo

Madre mía... que forma de tirar piedras sobre el propio tejado.... en fin, allá ellos!

25 de octubre de 2016

Alvaro Armenteros

5,5 el agua. Si os pedís un gin tonic tenéis que rehipotecar la casa

25 de octubre de 2016

Miss Migas

Menuda congregación 11870era en Arce, ¿no?

Eso sí, las bebidas, cada uno cobra lo que le apetece, con o sin menú... y si el ticket medio de Arce son 80€, pues los precios de esta van acordes. Vamos, que en Amazónico te cobran la cocacola a 4 lereles y el ginto a 16 y nadie dice nada... (eh, que personalmente me parece un abuso y un pasote, que conste).

(siento que me vais a fustigar, lo veo venir...)

25 de octubre de 2016

LeSamp

Mira que he querido cubrir el trasero con lo de "Mi opinión se basa exclusivamente en este menú y en ningún caso debe ser entendida como opinión general del restaurante" pero alguna me ha tenido que caer jajaja. La cosa es que si por 37 lereles salgo con hambre, yo al menos me siento estafada.
Me apunto lo de Amazónico!

26 de octubre de 2016

Yanzoo

Sólo te falto el extra en la factura de "ubicación de mesa excelente" a 4 euros por silla....

26 de octubre de 2016

LeSamp

No des ideas..

26 de octubre de 2016

Javier B.

Yo ya he dejado hasta de revisar la lista de restaurantes de las jornadas de tal y cual. Creo que siempre son los mismos y no hay una oferta real. E idem con las rutas de la tapa y demás, la última de croquetas por Triball a 4€ vino y croqueta fué el certificado de defunción.

26 de octubre de 2016

LeSamp

Totally agree. No parece que merezcan mucho la pena :(

27 de octubre de 2016

Sergiete

La verdad es que acojonan las jornadas, los tenedores, kviares, etc. te esperan cuchillo en mano... Yo iba sin hambre y aun así no me dijo nada, y me pareció caro, si hubiera sido poco pero hubiera flipado con la calidad que, sin ser mala, no era nada super especial, pues todavía...

27 de octubre de 2016

Helen Holms

Me ha encantado el comentario de la "silla al módico precio de 4 euros "... jajajaja
Miss Migas, si, hicimos algo de grupete de 11870 y cuando queráis ampliamos estas quedadas!!

27 de octubre de 2016

05/04/2017

Cocina clásica de nivel. Un mítico en Madrid que no hay que perderse.

Arce era uno de los muchos restaurantes que tengo en la lista porque me llaman la atención por una particularidad concreta. Hay muchas cosas que te pueden llamar la atención de un restaurante, ya sea su especialidad de la casa, un gran servicio, un buen manejo de un producto en concreto como setas o caza o, simplemente, que hagan una tortilla de patata de la que todo el mundo habla. En este caso lo que me llamaba la atención era el personaje en si, Iñaki Camba, y es que no me podía creer que fuera tan personaje, aunque también me llamaba el tipo de cocina que realizaba, en especial la caza.

Hay varios cocineros en Madrid que llaman la atención por su personalidad, como pueden ser Pedro Espina de Soy, Dabiz Muñoz, Julito de Lamian (y anteriormente Soy Kitchen) o Sacha Hormaechea, pero sin lugar a dudas cuando Iñaki se sienta a la mesa para tomarte la comanda es inevitable que te recuerde a Abraham García.

En cualquier caso Arce nunca fue una prioridad, pero al ir a El Cisne Azul la semana anterior lo vi y me acordé como disfruté en Barrera, otro restaurante que llevaba años en la lista y que no había ido por pereza. Estos sitios luego te sorprenden mucho mas que casi cualquier sitio de moda, así es que decidí que era el momento de ir.

El restaurante está en la calle Augusto Figueroa, justo al lado del Parking, por lo que se puede ir en coche siempre y cuando no seas la típica persona que prefiere estar tres cuartos de hora buscando aparcamiento por no pagar 3 ó 4€, aunque a decir verdad, el restaurante está bien situado y es mejor no llevar el coche para acompañar la comida con un buen vino.

La sala se ve desde fuera, ya que tiene unos grandes ventanales hacia el exterior. Por dentro la decoración es clásica, con mesas de madera y buena mantelería, pero con detalles de arte moderno. Las mejores mesas son las que están pegadas en la pared, en altura con respecto a las demás. El perfil de cliente son personas de 50 años para arriba, de buen comer y que ya conoce la casa (y algún famoso incluido que ademas busca un sitio íntimo).

El servicio tuvo algún despiste sin importancia pero por encima de eso me quedo con la amabilidad y educación. Da gusto así.

La cocina es clásica, afrancesada, con elaboraciones complejas basado en guisos y salsas de acompañamiento. Para tomar la comanda Iñaki se sienta en tu mesa y te empieza a contar lo que tienen fuera de carta y a hacer diversas preguntas. En base a lo que te apetezca te va conformando la comanda, pero sin condicionarte en absoluto. No es fácil elegir, ya que todo es muy apetitoso.
Efectivamente es un personaje curioso, con una labia muy característica, pero el trato es estupendo. Además recomienda bien y la flexibilidad es total.

Una vez realizada la comanda aprovecha para saber tus gustos en cuanto al vino y maridar los platos elegidos, en este caso por copas ya que no nos ofrció carta de vinos.

Si es verdad que te queda una sensación de incertidumbre, ya que al final no sabes si has pedido mucho o poco. Iñaki intenta que pruebes todo lo que te apetezca y te mide las raciones, pero no sabes si te has pasado o no. Lo mismo ocurre con el precio, ya que estos en carta es elevado y no sabes si después de pedir tantas raciones se disparará. Así mismo no sabes el precio de los vinos.

En realidad lo que hace Iñaki es conformar un menú degustación, que cuesta 70€ en carta con el maridaje incluido, y esto lo supimos cuando vimos la cuenta, ya que en ningún momento nos dijeron nada de menú.

Empezamos con los AHUMADOS DE CAZA con humo abedul. Presa, venado y paleta. Tremendos, el sabor a humo junto con la carne y el aceite hace un bocado imprescindible. Hay que pedirlo.

Después la YEMA DE HUEVO CON TRUFA Y BUÑUELO DE IDIAZÁBAL CON REDUCCIÓN DE PX. Una buena yema es un bocado delicioso.

Seguimos con la ALCACHOFA CON TRUFA Y FOIE GRATINADO RELLENA DE SETAS. Otro buen bocado con sabores profundos. Me gusta mas que la alcachofa rellena de La Paloma.

Junto con los ahumados lo que mas me gustó de la cena fue la ANGUILA CON CÍTRICOS, en este caso pomelo y mandarina caramelizada que contrarrestan el sabor graso del pescado, que es espectacular. La segunda opción de pescado fue el BEGI HAUNDI CON CALDO DE GARBANZOS Y SU TINTA, que es un txipirón de tamaño grande. Buen fondo.

Todo lo anterior fue para compartir en raciones emplatadas individualmente, que siempre es un detalle distintivo.

Finalizamos con una carne cada uno. Por un lado el SOLOMILLO WELLINGTON con un finísimo hojaldre. Muy bueno.
No se puede hablar de solomillo wellington sin acordarse de Lakasa, y resulta que César Martín trabajó en este restaurante del cual se nota la influencia (tipo de cocina, protagonismo de la caza, el propio solomillo wellington, los buñuelos de Idiazábal...)

Por otro lado había que probar algo de caza. Iñaki dispone de una variedad bastante grande en caza tanto de pelo como de pluma, y estando en un sitio que da este protagonismo a la caza quise probar la BECADA, aunque desafortunadamente fue lo único que me decepcionó de la cena, y es que estaba a años luz de la de La Tasquita de Enfrente.

Para los postres Iñaki te vuelve a hacer una serie de preguntas y finalmente elegimos un postre de TEXTURAS DE CHOCOLATE que estaba brutal y una PANCHINETA con un hojaldre fino y una crema de nivel. Muy bien.

El pan estaba muy bueno, sin embargo en los vinos hubo algún altibajo.

No lo voy a negar, después de probar tantas cosas me esperaba un rejón de los que hacen historia, pero como dije antes el precio final fue 70€ por persona maridaje incluido. No digo que sea poco, pero entre las opiniones que se leen y que al pedir todo es muy ambiguo, no sabes que esperarte.

No obstante Arce me ha sorprendido muy gratamente y volveré seguro. Hay una gran cocina con producto de temporada y elaboraciones complejas que no se encuentran en cualquier lado, además de un buen servicio.

Sr Rodriguez

Personas de buen comer...

5 de abril de 2017

La cuenta si es tan ...

La yema está buenísima, imprescindible.

5 de abril de 2017

24/10/2016

Las torpezas de los buenos salen CARAS!!

La semana del 17 al 23 sale la gastro-noticia de que 25 restaurantes de los buenos de Madrid se adhieren a un plan solidario conocido como "Madrid Exquisito". El proyecto consiste en que sirven un menú cerrado por un precio de 25 euros del cual 1 es donado para fines solidarios. La idea me parece fantástica así que miro los restaurantes y me encuentro con Arce. Recuerdo haber estado aquí celebrando la Navidad del 2015 pagada por la empresa así que me supo a gloria, aparte de que ciertamente los platos me parecieron una delicia. Una verdadera lástima que no me hubiera quedado con ese recuerdo y tenga ahora el que os cuento!!!

Como viene siempre costumbre, llamo, reservo, pido para 4 o para 5 generalmente y luego elijo a mis víctimas, jajajajaj. En esta ocasión, sabía de antemano que P.B, P.V. se animaban seguro así que quedaban dos huecos y que mejor oportunidad que compartir la mesa con otras dos personas de paladares exquisitos, exigentes e innovadores como S.S. y M.L.

Después de la que estaba cayendo en Madrid se agradece que te asienten en la mesa central. Qué suerte pensé para mis adentros! Jajaja, ilusa de mí cuando me traen las cartas "normales" y le digo a la camarera: "Disculpe, teníamos el menú cerrado de Madrid Exquisito". La Srta. con cara extrañada, me dice que se lo tenía que haber comunicado antes (cosa que por cierto ya había hecho y, si la memoria auditiva no me falla, hasta juraría que se lo había confirmado a ella).... ¿Qué pasa? ¿Qué los que vamos a un menú solidario estamos obligados a sentarnos en algún sitio especial, quizás al fondo a la derecha casi donde están los baños? Ah ..... Vale, vale, ya lo capto. Un detalle muy feo, la verdad, si no quieres clientes de "segunda categoría" entonces no te acojas a estos proyectos de menús asequibles y solidarios. A Dios rogando y con el mazo dando .... Vaya tela!!!

Iñaki, muy singular y cercano, toma asiento en nuestra mesa y nos canta muy sobriamente el menú. A mí se me hace la boca agua porque yo iba famélica que no me había dado tiempo a desayunar .... Ay ay ay ...craso error!!!!

Llegan los entrantes consistes en un plato moderno con 3 espacios y cada uno de ellos ocupado por lo siguiente: una bolita de queso idiazabal, una yema de huevo sobre una lámina de patata y dos o tres pedacitos de carpaccio ahumado de presa ibérica paleta de cerdo ibérico. Muy mono, muy bueno y sobre todo, muyyyyyyyyy escaso.

Llegan los segundos servidos del mismo modo: arroz meloso con verduras (francamente no me gustó nada), tempura de bacalao (me llegan a decir que es otro pescado y me lo creo también) y dados de carne roja en semiguiso de setas (ni siquiera estaban tiernas y tampoco calientes). Ni muy bueno, ni destacable y por supuesto, ni muy generosas.

Y finalmente los postres .... Y esto es triste porque aquí es cuando me estómago empieza a sufrir la pena de que esto estaba llegando al final y se iba a quedar así!!! Los postres: helado (dos pequeñas bolas que no dicen nada), ruso de chocolate (lo traduzco: galleta dura de chocolate) y tocino de cielo (el bocado más rico de todos ... Pero vamos, un visto y no visto).

¿Y dónde está la pelotita? Como si de un juego de magia se tratara, el precio de las aguas se duplican (algo más de 5 euros la botella), los cafés los traen del mismísimo Colombia porque cada uno tenía un módico precio de 3 euros y 3 cañitas y una cola cola por casi 20 euros ..... Lo mejor el vino, uno de la Ribera del Duero por 12 euros que maridaba el menú "solidario". Solidario pero para mantener el tipo, eso sí!!!!

En resumen, que pagamos cada uno 37 euros por quedarnos con más hambre que un perro chico y, al menos en mi caso, con cara de tonta.

Sinceramente me parece vergonzoso que este tipo de restaurantes que se suponen TOP vayan de solidarios acogiéndose a estos proyectos que, por cierto, ole porque me parece una fantástica idea, pero luego se lo quieran cobrar por otro lado. Si no puedes dar de comer por este precio, sencillamente, sigue como estabas, siendo un restaurantes TOP para pudientes y dolorosas punzantes.

Una gran decepción. Ya lo siento amigos comensales.

Por si fueran de interés, los siguientes datos:
- Sábado octubre 2016
- Comida
- 5 personas
- 37 euros / persona

Alexo

Buena crónica/denuncia....

24 de octubre de 2016

Yanzoo

Totalmente de acuerdo. Por estas y otras razones cuando oigo o veo "rebajas gastro" me da por pensar donde estará esta vez el truco.

25 de octubre de 2016

Miss Migas

"Los siguientes datos",como tú los llamas, son de mucho interés siempre, bella. Igual que tus crónicas. Ya lo siento por la experiencia....

25 de octubre de 2016

Helen Holms

Una pena la verdad porque el recuerdo que tenía de este restaurante era excelente .... me alegro si ha servido de ayuda para otros usuarios!!!! Alexo, Eum, Miss Migas, gracias por vuestros comentarios ;)

25 de octubre de 2016

24/10/2016

MENU SOLIDARIO INSOLIDARIO

Comida sábado Octubre 2016

Antes de ir leo las críticas de este sitio y me hago caquita... sin embargo, la mayoría de las malas críticas vienen de que hacen contigo lo que quieren, y me digo, si yo voy con el menú solidario este de 25€ (1€ de donativo), baratito, y precio cerrado, soy inmune... ¿inmune? ¡¡¡UNA LECHE!!!

El local parece que le hubieran dado un lavado de cara y no está mal, me gustó. Quitando el ordenador con impresora y pila de papeles que tiene iñaki ahí mismito delante de todo el comedor y donde prepara sus dolorosas...

Iñaki es majo, simpático, pintoresco, se sentó a la mesa como acostumbra para adornarse contando el menú. Demasiadas expectativas para el resultado que vino después.

MENÚ. Se componía de 3 platos triples. Cada plato tenía 3 huecos y en cada hueco una cosa, así los entrantes, segundos y postres.
Cantidad absolutamente insuficiente si vas con hambre. Yo me quedé medio bien porque iba sin hambre. Hay cosas que estaban bastante bien y otras normales para un menú de 24€ sin bebida. En ese precio (antes de las sorpresas) sería normal y correcto, aunque no para volver desde luego.

PRECIO. Aquí viene el problema. Primero el importe: El menú para 5 personas, con una botella de vino de 12€, más aguas, bebidas y algún café se quedó en 36,35€ por cabeza.
Y segundo que le hice una foto a la cuenta y se ven los detalles "sorprendentes":
- Nos cobran aparte 1€ adicional por persona del donativo sobre la cuenta final, cuando se supone que iba incluido en los 25€ del menú. (Adjunto imagen)
- 3 Aguas a 5,5€ la botella. 16,5€ en agua.
- 4 Cervezas/Cocacolas 19,25€. A 4,8125€ cada uno.
- 3 Cafés 9€.
Me parecen unos precios abusivos y desproporcionados de la bebida. Más pensando en el nivel culinario del menú.
Lo curioso es que Iñaki nos recomendara una botella de 12€ en vez de una de 30€...

ME GUSTA:
- El local no está mal.
- Las 4 minilonchitas de carpaccio de carne y el minúsculo tocino de cielo estaban muy buenos.

NO ME GUSTA:
- Los mini-segundos me parecieron todos mediocres. El pescado algo seco, el arroz con zanahoria y guistantes de batalla, y la carne con setas normalita. Hay menús del día por 14€, con bebida, más ricos, abundantes y vistosos.
- El abuso con las bebidas.
- Que me cuelen 1€ cuando debería estar incluido en el menú. Si al menos hubiera notado que el euro se había invertido en un menú bien rico...

16/04/2018

Clásico con producto cuidado de temporada, salsas sublimes y buen gusto.

15 de abril de 2018

13/05/2016

Desde que trabajé en la zona he estado muchas veces deseando ir a este Restaurante y por unos motivos o por otros no lo había podido hacer hasta este martes.

Fue en el transcurso de una cena de la Asociación de Gourmets de Madrid, en la que nos cerraron el Restaurante para nosotros y tanto Iñaki el propietario, como su hijo estuvieron en todo momento muy pendientes de nosotros.

El menú que probamos consistió en los siguientes platos:
- Surtido de ahumados de mar y montaña con humo de serrín de abedul y aceite virgen extra. Piezas de cerdo ibérico, corzo, atún rojo pulpo y salmón.

-Ensalada de habas con chatka sobre tártara ligera y vinagreta de trufa.

-Yema en cuchara de patata con polvo de trufa y aceite de chalota, bocado de queso de idiazábal con cebolleta confitada y vinagreta de Pedro Ximénez.

-Semi tartar de bonito del cantábrico con ajo blanco y wasabi. Este plato extraordinario. Os recomiendo que lo probéis si tenéis la ocasión.

-Pularda confitada y asada con salsa reducción de vino de madeira. Creo que es la primera vez que me gusta la pularda, muy jugosa y la salsa de vino, muy rica, armonizaba perfectamente con el plato.

-Ruso de chocolate y café al aroma de queso fresco. Lo más flojo sin duda de la noche.

Y cada plato lo maridamos con un vino diferente de Bodegas Vintae.

El primero Libalis fue una auténtica sorpresa, uno de los vinos que más me han llamado la atención este año, casi monovarietal de moscatel de grano menudo con un toque de viura y malvasía. Lo buscare y compraré sin duda.

El segundo Atlantis Albariño 2014, un vino correcto, algo más seco de lo normal.

El tercero un Hacienda López de Haro, 100% viura que después de los dos vinos anteriores se quedaba un poco corto aunque evolucionaba bien en copa e iba de menos a más.

El cuarto fue el Pacto Crianza, un rioja clásico y correcto.

El quinto Matsu el Recio, un magnífico vino de autor de Toro. Corpulento, sedoso y fácil de beber. La segunda sorpresa de la noche.

Y el sexto y último Melante, vino dulce de vendimia tardía, monovarietal moscatel de grano menudo, estupenda tercera sorpresa.

En definitiva una gran selección con tres opciones para recordar y buscar. Todo un acierto sin duda.

La cena por lo demás muy animada con los consejos del Enólogo de la Bodega, las explicaciones del Chef y propietario Iñaki Camba, y la charla con todos los invitados, especialmente con el invitado de honor, el Excelentísimo Señor Don Francisco Marambio, embajador de Chile en España ameno conversador. Además tendremos oportunidad de seguir disfrutando de su compañía pues a la salida nos confirmo que contáramos con él como nuevo socio por lo a gusto que se había sentido.

En suma un evento muy agradable, en la línea habitual de las cenas de la Asociación de Gourmets de Madrid, gourmetsdemadrid.es

02/06/2016

Templo Gastronomico

Sentarse en una mesa de Arce es una gran experiencia donde siempre se aprende de Iñaki Camba, que es una enciclopedia gastronomica.
Restaurante de cocina tradicional, donde se cocina de verdad un excelente producto.
Bien tratado y sabiendo lo que tienen entre manos.
Un RESTAURANTE con mayusculas.

14/12/2014

Un sitio peculiar con una excepcional cocina de caza 07/11/2014

Para hablar de Arce creo que hay que hablar de dos cosas, de una buena calidad y saber hacer la cocina de caza y de su peculiar cocinero, Iñaki Camba. Y es que Iñaki tiene una forma de ser muy peculiar acorde con el sitio que regenta (para algo es su restaurante) y creo que hay que ir mentalizado cuando pasas por la puerta, porque si no te puede chocar mucho (tanto para bien como para mal). Y es que Iñaki es un cocinero que se sienta y habla, o más bien recita, las posibilidades que ofrece para la noche pudiendo resultar para mucha gente algo cargante (sobre todo cuando se trata de un soliloquio en el que no se puede participar).
Dicho esto pasemos a la comida que es lo importante.
Entre los entrantes muy destacable los boletus crudos laminados y el bombón de Idiazabal. Algo más simple aunque todavía efectista la patata con yema de huevo.
Espectacular la fideua con foie y creo recordar que con trompetas de la muerte (un plato que recomendaría encarecidamente).
Una ostra con tomate también producto de calidad aunque no me resulta un plato imprescindible.
Como plato principal liebre a la royale (primera vez que la tomo así que no tengo mucho donde comparar) pero me gustó el plato (por la intensidad de sabor).

15/04/2014

Lo malo de jugar con fuego es que te puedes quemar

He estado dos veces en Arce, en las dos he alucinado igual con el extravagante servicio, pero en la segunda el nivel de la cocina no compensó el esperpento del maestro de ceremonia.

Las dos veces he ido con descuento, pero ¡aviso a navegantes!, no te va a servir de nada porque Iñaki te diseñará amablemente unos precios ad hoc para que pagues lo que a él se le ponga en la peineta. No sé si esto es muy legal, pero bueno...

Cuando llegas a Arce, te ofrecen una carta de la que no podrás pedir nada porque el famoso Iñaki Camba se te sentará al lado en breves instantes y te recitará como un papagayo una ristra de platos de los que escogerás alguno si el aturdimiento te lo permite. Entre medias, en un fenomenal ejercicio de upselling/intimidación, te colará lo que le dé la gana, como una patata frita con una yema de huevo que te vende como si fuera ambrosía.

En mi primera visita, todos esos problemas se vieron sorteados por unos ahumados "mar y montaña" francamente inigualables y un pollo de corral a baja temperatura que era bestial. Con lo cual, me callo la boca y digo que es uno de los mejores restaurantes de Madrid.

La segunda vez, sin embargo, nos trajo un montón de platos sin ninguna gracia, excepto un Ruso (que parecía un tiramisú, pero Iñaki apostilló que no lo era), bastante rico. Con lo que, evidentemente, decido no volver nunca más a este restaurante.

Lo malo de pasarte de listo, es que luego tienes que dar la talla, porque si no lo haces, quedas bastante mal.

Precio: unos 60-70 por cabeza. Ojo con los vinos, que el buen hombre tiene fama de servir botellas prohibitivas sin avisar del precio.

acme

Es lo que tiene Don Iñaki. Yo he ido dos veces. Una de gañote y otra de no y no he conseguido comer bien.

Lo jodido es que tiene su club de fans con lo que "adependiendo", del día digo yo, se debe comer bien.

15 de abril de 2014

Carlos García Magant...

Yo tengo que concederle que la primera vez disfrute como un enano. Las cosas como son.

También supongo que si gastarte 100 euros en una comida no es algo que afecte en nada tu presupuesto, no debe ser mala opción. Desde luego, tampoco la mejor...

15 de abril de 2014

14/07/2014

Mi favorito de toda la vida

Llevo años viniendo a este restaurante, es donde celebramos las cosas importantes de la familia como cumpleaños, aniversarios, y que-bien-que-es-veranos... Iñaki es una persona muy entrañable, te guía por el menú con comprensión y conocimiento, y los platos que sale de la cocina son exquisitos. Deja que Iñaki te aconseja, y prueba algo nuevo, te sorprenderá... Imprescindible su plato de ahumados...

28/11/2014

Una tomadura de pelo

Una carta pretenciosa y un resultado mediocre a precios desorbitados. Los 75 euros por cabeza están garantizados.

30/01/2014

MALA ELECCIÓN

No recuerdo una tan mala elección para comer, la comida es normal y es mucho más que escasa. Cuando vimos la primera entrada "mar y tierra" nos quedamos de piedra, una cosa es un plato fino o elegante y otra cosa la cara dura de este señor, es impresionante. El plato fuerte? Unos 100 grs o seguramente menos de carne de "buey" que yo ni me lo creo.
Para resumir 3 personas por "probar" un poquitín de comida 210€. Un vino tinto del que le dio la gana a Iñaki y botella sin etiqueta y abierta por supuesto. El dueño? Insoportable.

06/08/2014

Iñaki Camba te trata como si estuvieras en tu casa

El trato que dan en Arce, no lo he visto en ningún sitio. Es una atención personalizada que te hace disfrutar desde el minuto 1 hasta que abandonas el salón. Es na de esas experiencias gastronómicas que repetirías día tras día.

18/06/2012

Un clásico bien sólido

Tras un tiempo en el que su cocina acusó una cierta irregularidad, hemos encontrado estos días la mejor versión de Iñaki Camba. La misma solidez técnica que le dio fama, el mismo dominio de los puntos adecuados para cada producto, el mismo acierto en la combinación de ingredientes en el plato. Por desgracia, la crisis aprieta, y se ceba especialmente con este tipo de restaurantes de alta cocina. Por eso se ha visto obligado a incluir un menú por 25 euros, con tres pequeñas entradas (yema de huevo en patata frita; pulpo ahumado con puré de patata, y queso frito con miel), un principal y postre, que es una verdadera ganga. Buena ocasión para descubrir el trabajo de este cocinero.
En el menú que Camba nos prepara tras sentarse en nuestra mesa para conversar y ver si tenemos “hambre o apetito” aparecen los espárragos blancos y verdes envueltos en salmón ahumado, y unos guisantes lágrima “viudos” para respetar todo su intenso y delicado sabor. Las setas nunca faltan en la carta. Por ejemplo un salteado de amanitas y boletus, o unas tan clásicas como impecables colmenillas rellenas de carrillera y foie. Tampoco falta la casquería. Magnífico el guiso de manitas y caracoles, productos populares llevados con acierto a la alta cocina. Y para no quedarnos sin caza, apurando la temporada, nos sirve unas hamburguesas de ciervo y jabalí a la mostaza que están francamente buenas. Jugosas y sabrosas. Los postres tienen en general menos interés, pero para los amantes del queso siempre hay un buen surtido de piezas bien afinadas. La bodega sigue siendo completísima, aunque empiezan a faltar algunas referencias.

antonio ceniceros

intentare repetir. La ultima vez me decepciono la becada que nos sirvió y en conjunto la cena fue irregular. De esto hace ya un año y no he vuelto. No se si sera coincidencia de fechas del altibajo comentado.

17 de noviembre de 2013