Restaurante Asador la Botica

Ordenar por:

relevancia fecha

05/09/2016

merecido galardón

Domingo previo de toros de altura en Valladolid, la casa llena, pero sacaron una mesa para recibirnos.
Imagino que tanta gente en la casa era algo inesperado por lo que el personal se dividía para tratar de mantener los ritmos.
Un buen vino de la zona. El nombre se presta a confusión Martin Verástegui, pero es un buen vino que con el cordero iba de maravilla.
Las setas salvajes muy bien, casi casi de cuchara y el patè de lechazo excelente.
No ataqué postres, solo un sorbete de limón de textura muy buena.
Vale la pena salirse de la autovía los 14 kilómetros...

13/10/2015

Octubre 2015. Cena Viernes. 4--


Previsto y confirmado el atascón puentil, decidimos hacer un split y aprovechar para probar esta famosa botica, famosa por su cocina tradicional renovada y también por el moderneo vanguardil del pequeño de la saga. Restaurante "Michelado".

Ojo que la oferta de hospedaje en Matapozuelos es bastante limitada y a nosotros nos obligó a pernoctar en Simancas, 30km away.

En la plaza del no-bonito pueblo, asador bien puesto pero asador, con su horno de asar, sus maderas recias y su todo. Sala amplia y bien atendida y solo tres mesas ocupadas en la noche de autos. Carta clásica con sus toques, con foco en la seta, la caza, la carne castellana y ojo que con hueco, dicen, para buenos pescados. Y el piñón patrio como hilo conductor.
(la cocina de proximidad lleva toda la vida inventada, vamos, que no debería haber otra).

También menú degustación de palo más "creativo", muy apetecible, que desechamos tras larga deliberación por largo y contundente. Un error, pequeño, pero error quizás porque habíamos visto que al menos en otros tiempos ofertaban tres menús de diferentes longitudes.

Carta de vinos potente y bien ajustada en precio. Yo, habiendo, que no es frecuente, Dominio de Tares, Cepas Viejas, no tengo más dudas. Son muchos triunfos a sus espaldas.

Aperitivo prescindible y primeros por debajo de esperado. Correcto el pulpo a la brasa y sabroso el guiso de setas pero menos potente de lo que la apariencia y el olorcillo adelantaban. Detalle del raspillado de su famosa piña verde sobre el guiso, que se repetirá al final del menú.

Segundos a gran nivel. Un espectacular lomo de ciervo madurado en cámara y servido casi crudo y el premiado lomo de cordero relleno de morcilla. Muy rico.

Ojo, todas las raciones emplatadas individualmente.

Sabrosa quesada para acabar el vino, cañas, postres y cafés para cerrar el electrónico en 111€ total para dos. No económico pero lo esperado por el nivel de disfrute.

Nos salió una cena potente, mucho, con lo que al final ese menú degustación creo que hubiese sido una opción más de nuestro palo. No obstante, gran sitio

juanma & carol

Pues no nos hemos cruzado de milagro

24 de octubre de 2015

juanma & carol

Nosotros como ya nos sabíamos lo del alojamiento, fuimos en una excursión de un día pasando por Segovia para comprar unas pastitas

24 de octubre de 2015

28/03/2015

Tres opciones: carta, menú clásicos de la botica y menú de la piña y el piñón q ha sido el que he probado en esta primera visita; este menú cambia según la estación y por ello los productos que se usan

02/12/2013

Merece la pena conocerlo

Curioso restaurante, en el que un padre y un hijo comparten cocina: el primero se encarga de los platos tradicionales y el segundo los más modernos.
- La comida:
Íbamos con la idea fija de probar el menú de setas del hijo, y eso fue lo que hicimos, pero nuestros vecinos de mesa se comieron un lechazo que nos hizo la boca agua. El menú que nos sirvieron fue una sucesión de platos todos ellos con algún tipo de seta. Platos muy originales y modernos, tanto en su presentación como en su composición.
- El servicio:
Muy simpático y atento, no tuvieron inconveniente en cambiarnos algunos platos del menú.
- El local:
Típico asador castellano, con mesas amplias y donde se está muy a gusto.
- Conclusión:
Merece la pena desplazarse hasta Matapozuelos para comer en este asador. Volveremos a probar el menú de piñas (en verano) y a comernos un lechazo como el de nuestros vecinos.

31/05/2012

ESENCIA DE PINARES CON CREATIVIDAD A CARGO DE MIGUEL ANGEL DE LA CRUZ

Este asador y restaurante familiar ( familia DE LA CRUZ ),es un oasis en tierra de pinares,entre Medina del Campo y Olmedo.
El padre de Miguel Angel,Teodoro,hace de maestro de ceremonias asando personalmente los lechazos que se elaboran en esta casa,mientras que Miguel oficia en la cocina y su hermano ejerce de maitre y sumiller con saber estar y resolviendo bien la situacion.
La comida en este lugar, a parte de ser estacional,lo referido a los menus degustacion que se elaboran en cada estacion del año,dando primordial importancia a las setas,la casqueria,la caza,y sobre todo las hierbas y plantas comestibles que abundan en los pinares de la zona.
Aunque la gran aliada de la cocina de Miguel Angel,es la PIÑA VERDE,la ralla en casi todo,hace helados,salsas etc.......saca todo su " Jugo",y nunca mejor dicho,ya que tambien la licua.
Tiene entradas clasicas,como su capuchino de morcillas,sus croquetas de lechazo y algunas raciones de picar,asi como el lechazo de encargo.
En lo que toca a la cocina de temporada que dirige Miguel Angel,destacan la frescura de sus platos,siempre vas a encontrar hierbas o sabores distintos,buenos productos de la zona,queso,setas,esparragos,lechazo,morcilla,piñones,vino etc etc.
Trabaja bien los pescados,en los cuales suele destacar el Rape,el Bacalao,el Salmonete o la Trucha.
En las carnes,la carrillera bien elaborada,la caza.el pichon en escabeche,el lechazo o la carne roja.
Los postres no son nada del otro mundo a excepcion de su premiado Pinar,Tierra y Piñones.
La carta de vinos es corta pero contenida en precios.
Comer en plan Menu degustacion ,vino y cafes sale entre 50 y 60 euros por barba,en cambio comiendo unas raciones y vino no pasaras de 25.
Ambiente rustico y clasico,en esta antigua Botica de pueblo,de la que todavia les quedan bastantes recuerdos.
Un buen lugar a conocer,la proyeccion de su chef es buena,pero sin llegar a emocionar.
Lo recomiendo si estas por valladolid o alrededores,cerca de la A-6.
Lo he visitado en 6 ocasiones,la ultima en Agosto 2011.

15/02/2012

La cocina del entorno

En la plaza Mayor de Matapozuelos está LA BOTICA, un veterano asador que los hermanos Miguel Ángel y Alberto de la Cruz, los hijos del propietario, están convirtiendo en una de las referencias gastronómicas de esa provincia y de toda Castilla y León. Una cocina en la que lo vegetal se lleva a la máxima expresión, jugando especialmente con los productos de la zona (cultivados algunos como las remolachas, salvajes otros como varios tipos de cardos) y sacándole el máximo partido a los pinos, piñas y piñones que tanto abundan por allí. Auténtica cocina del entorno. Y junto a la línea moderna y de investigación de productos convive la cocina tradicional del asador. Ahí siguen el lechazo asado en horno de leña del que se ocupa el padre, Teodoro, maestro asador, y las manillas de cordero, los callos y tantos otros guisos populares. Tomamos el menú (50 euros por cabeza), en el que se incluyó algún plato tradicional. Para empezar, pechugas de codorniz que se aliñan con el zumo de un trozo de piña verde de pino que llega en el mismo plato y el cliente exprime directamente aportando un peculiar sabor entre ácido y resinoso, muy astringente. Siguieron unos arenques con láminas de remolacha blanca y roja y queso de oveja rallado. Personalmente me sobraba el queso, demasiado potente, que desequilibraba la armonía entre arenques y remolachas. Probamos también el que fue proclamado mejor plato vegetal de 2011, el "tocino" vegetal asado con boletus, tallos de remolacha blanca, brotes tiernos de cardo mariano y piñones. El cardo mariano es similar a la alcachofa en cuanto a su aspecto, aunque con espinas, y se utilizaba tradicionalmente para afecciones hepáticas. Seguimos luego con la morcilla de Matapozuelos, que elabora el carnicero local y que el chef prepara con patata y yema de huevo de corral para suavizarla. Riquísima. Mi acompañante pidió que le pusieran otra versión de la misma morcilla que figura en la carta, con cabello de ángel. Otra muy buena combinación. Además del mejor plato vegetal, De la Cruz tuvo también una de sus creaciones entre los 10 platos del año según la selección que un grupo de críticos hacemos para la revista Vino y Gastronomía: el guiso de garbanzos con hierbas de la zona(en la foto). Excelentes garbanzos castellanos que se guisan en un caldo rico en colágeno con boletus pinícola, de nuevo cardo mariano, pencas de cardillo silvestre, y hojas tiernas de collejas. Muy sabrosos. Lástima que algunos garbanzos llegaran rotos en el plato. Concesión a la tradición castellana las albóndigas de congrio guisadas con setas, plato potente. Y terminamos con un lomo de ciervo asado en una salsa intensa. En algún momento, creo que fue en este plato, el cocinero ralló piña verde por encima. Un menú que responde bien a su nombre: "producto rural, cocina local". De la sala se ocupa con profesionalidad Alberto, hermano de Miguel Ángel.

31/07/2010

Borja lo descubrió en julio de 2010

Deliciosas los platos con setas, el lechazo no esta nada mal. Cocina elaborada. Perteneze a la asociacion de Asadores de Lechazo. precio sobre los 35€