Restaurante Astrid & Gastón

Ordenar por:

relevancia fecha

31/07/2015

Muy buena experiencia

Más de veinte platos, cada uno presentado con una historia basada en la niñez y los recuerdos.
Merece la pena probar un sitio así si eres aficionado a la gastronomía.
El lugar es impresionante, un palacio con jardines.
El precio, por comer en un sitio así, me pareció correcto. Unos ciento y pocos euros por persona. Al ver el sitio pensamos que iba a ser más doloroso la verdad, pero aprovechando el cambio sol/euro creo que está bien.
En principio intentamos La Central, pero estaba lleno, ese será para la próxima!

10/09/2014

fantástico

toda una experiencia. Si te quieres pegar un homenaje en Lima, este es de los sitios más indicados. Además, a mitad de precio (gracias al cambio euros-soles) que lo que te puede salir la sede del restaurante en Madrid.

Este es el primer restaurante que abrió Gastón Acurio, ahora está abriendo sedes por medio mundo.

La comida peruana es excelente en general y cuando se sofistica como en este sitio, es aún más gratificante.

Mi consejo es dejarse acosenjar y dejar que el maitre te vaya diciendo. Tienen un sumiller excelente y nada estirado.

Tienen un bar también, ideal para una copa antes de comer, o para las de después. Copazos y cocktails de brutal calidad.

Imprescindible reservar.

gordolobo

vaya.... ¿pero te gustó?

7 de mayo de 2013

gordolobo

bueno, creo que merece la pena. Después en tu viaje por el interior amortizas lo desembolsado, que comer es barato. Normalmente hemos ido a muchos "mejor restaurante de la ciudad" pero pocas veces al "mejor restaurante del país" :-D

7 de mayo de 2013

Estrellita

El Perú con su exito mundial gastronómico despierta mucha envidia de países fronterizos...que pena por ellos que se aguanten!!

18 de octubre de 2013

24/09/2012

Gastón Acurio, uno de los grandes

En esta ocasión fuimos invitados a cenar en el que probablemente sea el restaurante mas famoso de Lima, del cocinero referente de la cocina peruana, Gastón Acurio.
Merece la pena llegar con tiempo y tomarse una cerveza o un pisco en la barra de bar antes de sentarse a la mesa.
Hay incluso quien disfruta de los entrantes en la zona de bar.

El servicio es muy atento y se respira un ambiente en el que prima el cuidado a los detalles.
Es importante señalar que los precios de los vinos son altísimos, pero se permite llevar tu propio vino, que es tratado con el mismo cariño que si fuera de su bodega.
Nosotros llevamos una botella de un Malbec argentino (espectacular). A la entrada nos lo cogieron para ponerlo a temperatura y nos lo sirvieron cuando lo indicamos. No cargan nada por este servicio de descorche.

La calidad de la comida estuvo a la altura de lo esperado, destacando un pez de río desconocido al menos para mi, el paiche.

No he tenido la oportunidad de probar el de Madrid, pero puedo afirmar que el de Lima resulta altamente recomendable.
El precio creo que no llego a 60€ por persona.

17/11/2011

Sobrevalorado

No es por discrepar pero:

Tras comer allí como colofón a un maravilloso viaje de 21 días por ese gran país, tanto mi acompañante como yo llegamos a la conclusión de que es un buen lugar, pero que está tremendamente sobrevalorado.

La comida está ciertamente buena, no lo vamos a negar, pero lo que tiene de innovador, de creador de la cocina "novoandina" no es para tanto: la presentación, la composición de los platos, los enrevesados nombres, etc. todo recuerda y remite a lo que ya llevamos tanto tiempo conociendo en Europa, no innova, se ha limitado a copiar los patrones de la nueva cocina europea pero partiendo de la base de la cocina peruana, allí en todo caso su novedad y su mérito.

El servicio fue amable, los panes caseros deliciosos, la separación entre las mesas correcta, aunque tal vez no tanto como parece haber en el de Madrid.

Me parece increíble que un restaurante de esta categoría no tenga un servicio de guardarropía y uno tenga que andar con su chaqueta colgando del respaldo de la silla.

Me parece imperdonable que en un restaurante de esta supuesta categoría, el tiempo de espera entre el primer y el segundo plato excediera los 20 minutos.

No me gustó que nos cobraran ( encima a un precio proporcionalmente caro) por unos aperitivos que no pedimos y que nos pusieron sin más. La única vez que nos cobraron en Perú por algo que no habíamos pedido y que nos habían puesto en la mesa, siempre, hasta ese momento, se trató de "cortesía de la casa".

Lo siento por los viticultores peruanos, tal vez no tuvimos suerte con nuestra elección...

En definitiva, que no está mal, repito, pero que no es para tanto. Carísimo si se compara con el coste de la vida en Perú, 45 € por barba. Por ese dinero, si se elige bien, se puede cenar igual o mejor en España.

04/09/2011

Se merece todos los premios

Puesto con gracia,en un edificio como "sólo medio arreglado", con servicio de lujo y comida de lujo.
Además de la excelente oferta, del cuidado menú, son 100% peruanos y 100% internacionales... No se cortan en ofrecer carne de cuy (una especie de conejo de indias que en Perú es popular en zonas rurales) y sientes que hay algo más... y te cuadra la escuela de cocina que han promovido en un barrio muy popular y tantas otras cosas.

26/02/2010

Del famoso cocinero peruano Gastón

Los platos en la zona del bar son excelentes, y al ser pequeños permiten probar más de una cosa el mismo día. Los mini tacu-tacus de lomo son lo mejor, pero no se queda atrás el tiradito, que preparan al estilo japonés.
Los cocktails también merecen la pena. Tengo un buen recuerdo el Cholopólitan.

10/04/2009

increible!!

si digo que fue la mejor cena de mi vida, creo que no exagero. fue el colofón del viaje que hice a Perú el pasado diciembre. 10 días por un país excepcional, altamente recomendable! Perú es mucho más que MachuPicchu :) si tenéis la posibilidad de viajar a este fabuloso país sudamericano, no dejeis de hacerlo ;)

volviendo al Astrid&Gastón, llegamos a eso de las 22h00 (previa reserva) y despues de un largo y un poco apurado (íbamos mal de tiempo) desde Larcomar hasta el restaurante. El restaurante está en una de las callecitas perpendiculares a la avda. ppal. La facha es muy sobria pero desde que entras por la puerta ya se percibe un ambiente especial.
Fuimos a la mesa directamente, una pena no haber sabido de 11870 con antelación y así habernos deleitado con un piscosour antes de la cena...
El comedor es precioso, muy espacioso y desde el mismo se ve todo lo que pasa en la cocina ya que está separada por una cristalera de colores.
Tal y como se apunta por aquí, lo mejor es dejarse llevar por el consejo del maitre. Con el vino nos empeñamos en probar uno peruano (a pesar de que nos lo desaconsejaron); debimos hacer caso al "desconsejo"...

La cena fue espactacular!!
como entrante un plato "degustación" de entrantes: mini causa limeña, un pincho de pulpo, una ostra y una gambita que era medio tempura-medio algo que no sé como describir. todo espectacular y a sugerencia del chef.
los platos principales fueron el tradicional arroz de pato y atún sellado. estupendos los dos, no sabría por cual decantarme!
y como colofón, el postre! tengo que reconocer que el dulce nunca ha sido ni es mi gran pasión pero como el arroz con leche de lúcuma y helado de mango no he probado nada igual... todo un espectáculo!

en cuanto al precio, me invitaron :) pero puedo confirmar que con el tipo de cambio EURO-SOL sale a un precio más que razonable (creo que ir al Astrid&Gastón de Madrid es prohibitivo). creo que puedes salir a unos 40EUROS por cabeza más o menos, vino incluido y más que satisfecho en cuanto a cantidad y calidad.

no dejeis de ir cuando estéis en lima...

04/12/2007

la vanguardia gastronómica del Perú

Seguramente es uno de los mejores restaurantes del país.

El menú degustación nos sacó la mejor sonrisa y demostró la altísima calidad de la gastronomía peruana.

Especial mención y saludos para la profesionalidad y simpatía del sumiller.

Un aperitivo en la barra (pisco sour, por ejemplo) completa una velada perfecta.