Restaurante Auga, cocina de mercado actual y sugerente. Una experiencia gastronómica en un entorno inigualable. Humildad, sentimiento y dedicación son nuestras señas de identidad. Gonzalo Pañeda y Antonio Pérez conforman una de las parejas más sólidas del panorama gastronómico asturiano. Rodeados de un entusiasta y...

Ordenar por:

relevancia fecha

16/03/2016

Me reconcilia con la Michelín

Hay restaurantes con Estrella que tras visitarlos me enemistan con la guía francesa. Me parece que algunos casos las estrellas parecen regaladas... alguno se enfadará conmigo pero tengo mucho esa sensación con Restaurantes catalanes o de chefs de allí; chefs de las escuela del Bully que solo por eso, por tener el mismo estilo y un menú pintón se merecen el galardón. Me pasó en Comerç24 de Abellán, en Capritx en Terrassa o con otros de Madrid como Freixá o Arola que no creo que merezcan dos galardones.

En otras zonas, sin embargo, las estrellas me saben a gloria. Me pasó en Casa Gerardo de Marcos Morán y es el caso de Auga. Un restaurante de Gijón que por trato y, sobretodo, por calidad, me ha encantado.

Montado sobre la antigua rula (lonja) del Puerto de Gijón, la ubicación es perfecta. La carta es sencilla, basada en el pescado, aunque también tiene carnes y un menú (como buen estrellado) aunque no te insisten para que lo pidas.

Es impecable el pescado y yo, si volviera, no pediría otra cosa. Catamos bacalao, lubina y, lo mejor, una merluza de las mejores que he probado nunca.

Mención especial también para los callos y para la tapa de oricios. Esta última tiene un sabor intenso pero si te gusta el erizo de mar pruébala porque te encantará.

Si quieres leer una crónica completa visita: viajesytapas.blogspot.com.es/2016/03/restaurante-auga-gijon_15.html

Miss Migas

Muy interesante, este siempre es uno de los "olvidados" en Asturias. Le tengo muchas ganas y ahora más.

17 de marzo de 2016

17/01/2016

Buena materia prima, buena cocina, servicio atento.

Han dejado la Solana, con su estrella Michelin y todo y se han acercado al centro, al Puerto Deportivo, en la antigua rula.
Servicio cercano, nada engolado, ambles y como tuvimos que esperar, cierto tiempo, por los platos principales, van y nos ponen unas croquetas de compango que estaban buenas.Y al final,sin pedirlo tampoco, como dijimos que no a la oferta del chupito o cafés, nos ponen a modo de despedida unos vasitos con una espuma de piña y crema debajo. Todo un detalle.
Ubicación perfecta, y con terrazas y todo. Justo al lado del mar y encima del mar. Decoración fría y moderna, nada barroca. Metal y madera oscura. Gran panel en uno de los comedores, que le da algo de color, con temas navieros y herrumbes grises, platas, y azules: La proa de un gran barco en la pared.
Reservamos mesa para 4 personas. Mesa amplia y luces algo potentes, manteleria beige, copas blancas y vasos pesados de agua en tonos azules, con ondas. Aperitivo de la casa, unos chupitos de crema de quesos con espuma de remolacha y pizca de anchoas secas como decoración. A unos les gustó más que a otros, pero estaba fresco y suave, bien equilibrado. Ya directamente, sin entradas por varias razones, no sólo de dieta, elegimos en carta: Pedimos bonito con cebolla confitada, dos platos de salmonetes, que llegaron un poco frios, con endivias, un cordón del propio jugo guisado, reducido, de las espinas del salmonete, una bola de patata en pure, rota, como soporte para dar altura a los tres lomos de salmonetes, limpios y sin ninguna espina, suaves, perfectos salvo quizás un poco sosos, y templados ,,, alguna hierba más, unos dados de gelatina de Modena, y como colofón, encima de los salmonetes, una espuma blanca que sabia a mar, a llámpares ¿?. El cuarto comensal optó por rape que vino bien preparado, y con tamaño considerable, también con la espuma encima. Los platos oscilaron entre 19 euros el bonito, en su punto, nada pasado, abundante ración, y los 24 o 26 euros, creo, de los salmonetes y del pixin. Pan nos ofrecieron un tipo solo, cosa que me extrañó un tanto, una especie de pan gallego. Algo rústico para ese tipo de restaurante. No estaría mal más diversidad de panecillos. El postre era un cuenco con una sopa de chocolate blanco, no empalagoso menos mal, con gotas de aceite (?), dos o tres avellanas caramelizadas ocultas en la sopa, y un pequeño bizcocho o masa de coco avellana (?) que soportaba a una minima quenelle encima, helada. Decoración, un crujiente. Creo que 6'50 euros. Vino Blanco 17 euros, José Pariente, similar precio al que aparece en otras cartas de otros restaurantes de Gijon. Botella de agua 3 euros, y servicios,pan, como 1'50 por persona.
Seguro que el cochinillo con piña estaría bueno, y el coulant con avellanas también, pero optamos ya desde el principio, por pedir no demasiado plato. Otra opción seria el menú degustación que ronda los 65 euros, no sé si con bebidas, supongo que éstas van aparte.
El maitre nos respondió muy cortesmente a todas nuestras preguntas,y se disculpó por la tardanza en los platos de pescado, ofreciendonos sin pedirlas por la espera, las croquetas, 8, en forma de bolitas, que estaban cremosas y aromaticas de sabor.
Pagamos a escote,saliendo a unos 32 euros por persona. No es una mala opción El Puerto y esperemos por supuesto que mantengan el buen hacer que tenian los dos socios, Gonzalo y Toni.
Volvimos en Navidad del 2015. Y todo perfecto. Un local sin alaracas y con calidad. Amable personal, y socios. Tomamos para entrada un pastel de manzana y queso rey Silos, luego un buen mero con puré de patatas y tomate asado, y para compartir un postre de yogurt, helado etc. Agua mineral y un vino gallego, creo, blanco. No salió la cena para dos, como por 107 euros. Un lugar seguro donde no sales defraudado y para volver. Tiene una base clásica y tradicional, aparte del menú "moderno" que ahora creo que está sobre los 73 euros.

13/04/2015

Estrella Michelin en el puerto deportivo de Gijon

9-4-2015. Noche.

Ubicado en un saliente dentro del puerto deportivo de Gijon, rodeado de agua por todas partes menos por una, terraza y edificio de dos plantas, acristalada y con una decoración donde predominan las maderas, elegante y muy agradable.

Antiguamente denominado como El Puerto, con cuyo nombre ya obtuvo la estrella Michelin que posteriormente mantuvo con su nuevo nombre, nombre que representa, la palabra agua, leida al reves.

La noche, desapacible, lloviendo, y con el estomago todavía lleno despues del almuerzo, componian una serie de circunstancias poco propicias para un disfrute pleno.

Tienen carta y un menu de degustacion a 68 €/pax, optamos en este caso por carta.

- Como aperitivo, nos sirvieron un royal de foie, cebolleta y miel, bastante sabroso.

- Como entrante compartimos, ya apunté que los estomagos estaban bastante llenos, una manzana caramelizada, queso rey silo, sardina marinada y tomate. Como conjunto, es un buen plato, pero la potencia del queso y en nuestro estado estomacal, no fue la mejor eleccion.

- Merluza de pincho, sopa de patata, cítricos y cardamomo. Plato elegante, solo un pero, la merluza en algunas zonas estaba poco hecha, salvo ese incoveniente, es un buen plato.

- Merluza al horno, almeja, patata panadera y refrito de ajos. Excelente plato, a diferencia del anterior, tratamiento perfecto de la merluza.

- Chocolate blanco, piña y yogurt. Postre delicado, suave, muy agradable.

Con una copa de vino, nuestros cafes con hielo y un taxi esperando en la puerta, salimos zumbando, que para entonces no llovia, jarreaba.

21/11/2013

*michelin

Este restaurante también es conocido como el puerto.

12/06/2012

Placer gastronómico a orillas del Cantábrico

Un auténtico placer gastronómico absolutamente delicioso. Tuve la oportunidad de cenar en este restaurante y probar un menú degustación. Es uno de esos sitios a los que tienes que ir para comprender porque merece la pena salir a cenar fuera.

La carta está muy bien compensada y tiene todos los pescados que puedes imaginar en la orilla del Cantábrico. Las raciones son generosas y la calidad excepcional. Es el típico sitio donde tienes que ir si quieres quedar bien,

Recomiendo los pescados y dejarte guiar en la carta por recomendaciones llenas de creatividad. Bravo por ese helado de oricios que es como comerte el Cantábrico a cucharadas.

Repetiré en cuanto pueda.

02/03/2012

De lo mejorcito de Gijón

En un edificio propiedad de la autoridad portuaria que ocupa un espacio privilegiado allí donde en tiempos estuvo la rula de Gijón. Colgado prácticamente sobre las aguas del puerto deportivo gijonés, el restaurante tiene una acogedora terraza donde tomar el aperitivo o una tranquila copa vespertina, y dos plantas en cada una de las cuales se encuentra un comedor acristalado. En la cocina de Gonzalo Pañeda nunca falta ese punto de riesgo, de osadía, que define a los buenos cocineros. Siempre con mucha técnica y siempre con la obsesión, por el mejor producto. Producto asturiano casi siempre, que trabaja con mimo, en preparaciones sencillas que respetan los sabores y demuestran mucha sensatez. Junto a platos más modernos aparecen en la breve carta cosas tan tradicionales como la fabada, los callos, el arroz con bogavante o el entrecot de carne roja. Y siempre recomendaciones del día, en función del mercado, como el espléndido chipirón de potera afogado. Tienen además un completo menú degustación. Entre los platos que probamos en la última visita, crema de fabada; cola de cigala con hongos y algas; merluza de pincho con puré de patata y cítricos; callos a la asturiana; o un postre de yogur y chocolate blanco, patra terminar con arroz con leche. Todo a muy buen nivel. De la sala y la bodega se ocupa Toni Pérez, socio de Gonzalo y profesional muy competente. El Puerto se confirma como una de las opciones gastronómicas más serias de Gijón.

06/01/2013

Un clásico de Gijón revisado

Sin duda uno de los restaurantes más emblemáticos de Gijón. Recientemente ha sido remodelado tras pasar a manos de los anteriores responsables del restaurante La Solana, que se han llevado con ellos su estilo y su estrella Michelín. Cocina moderna basadas en productos de la tierra, tanto pescados como carnes, con algunos guiños a las tierras castellanas.

Está localizado junto al Puerto Deportivo, en el edificio que antiguamente era la rula (cuando lo que había era un puerto pesquero). Es ideal para dar un paseo junto al mar. Para los que vayan en coche es bastante difícil aparcar.

02/06/2011

Muy buen pescado

Es de los restaurantes más caros de Gijón, aunque la calidad es buenísima, como aparece en el resto de los comentarios, su situación es excepcional, en pleno puerto deportivo en el corazón de Gijón.
Cómo único defecto diría que el sitio es un poco frio en cuanto a decoración. El pescado del Cantábrico es excepcional, no sólo mires la carta, déjate aconsejar por el equipo del restaurante que te dirán las recomendaciones del día.
Las raciones son bastante grandes y normalmente están muy bien preparadas. Es el restaurante ideal para asegurar una buena comida o cena. Siempre quedarás bien.

ACTUALIZADO JUNIO 2011: Lleva unos meses cerrado :-(

ana cm

Lamentablemente cerrará en breve, se les acaba la concesión del local

4 de noviembre de 2010

28/08/2010

Restaurante ubicado en pleno puerto de Gijon con vistas agradables. Buen servicio y calidas instalaciones.

En cuanto al precio de los platos, no son baratos peo creo que la calidad del producto y la elaboración del mismo los justifican.

Para mi gusto no debeis perderos las croquetas de langosta (buena ración, la fritura es perfecta y el sabor muy agradable), la ventresca de bonitocon pisto (buena ración, cocinada muy fina sin exceso de grasa), la dorada a la sal (minimo dos raciones) y por su puesto los lomos de merluza "el puerto" con medio bogavante y almejas servido sobre una salsa marinera (para mi un plato de diez).
Respecto a los postres, la tarta de queso destaca por saber a queso y no a crema de untar tipo philadelphia como ocurre en la mayoria.
Desde mi punto de vista el pan es bastante mejorable. Aunque ponen variedad en un cestillo, la calidad no esta a la altura.
Al final de la comida/cena te sirven una teja enorme que es una delicia.

En definitiva, lugar agradable para disfrutar de un buen producto con unas muy buenas presentaciones.

ana cm

Va a cerrar no les han concedido la renovación de la concesión del local

11 de noviembre de 2010

11/01/2011

Es un restaurante caro, pero yo creo que lo vale. Los pescados son de una calidad inmejorable y las raciones, que con esos precios estamos acostubrados a que sean minimas, son muy generosas. El local, a mi acompañante le parecio demasiado austero, a mi me gusto, con el entorno que tiene no necesita mas.

17/08/2009

la dorada a la sal es única

Discrepo con buena parte de los comentarios de este restaurante. Su ubicación es excelente. Su entrada agradable. Su servicio bueno, aunque con el cambio de maitre, pñues ha perdido. Pero, la carta se ha quedado atrás... muy atrás. Pero, pero, la dorada a la sal es tan impresionante que, sólo por ella, merece la pena ser visitado. Difícil probar una igual.

26/05/2007

JagTomas lo descubrió en mayo de 2007

Distinguido local que es lamido por el mar en las inmediaciones del puerto deportivo en lo que fue la RULA (lonja). Alta cocina de claro fondo marinero con esencia cantábrica, elaborada al estilo clásico, CARO