Primer restaurante de Madrid especializado en cocina de Zamora y León. El local es de diseño y ambiente distendido, donde puedes comer o tomar algo en la barra o la terraza. Su oferta gastronómica aúna la tradición con técnicas más actuales.

Ordenar por:

relevancia fecha

06/04/2017

cocina de león y zamora para comer... comer

Desde el 2012 no iba, ya hace tiempo, por circustancias, vuelta entre semana para comer, menú del día 15,9€, elevado, pero es cierto que con hambre no te quedas, buenas cantidades, les falla el postre, pero se compensa con creces con el servicio, muy atentos.

La comida bien, no se si sería el hambre, tienes para elegir 5 primeros y 5 segundos. Y por supuesto sigues teniendo opción sin gluten, todo un acierto.

El medio menú son 10,9€. Le sigo manteniendo las 4 por el pack completo.

Detalle de botella de agua llena al sentarte.

Tienen cocido maragato.

--
Actualización: Sigue siendo muy recomendable. Para 8 personas, 2 niños menú infantil de 11,5€ bastante bueno, entre los comensales 1 celíaco, muy atentos y pendientes por cierto, 2 coca colas, 2 trinas, 1 caña mediana, 2 sin alcohol, 1 copa de verdejo, fuente de cecina, pan, huevos rotos con morcilla, una de mondas de patata, 2 bacalao a la brasa, recomendado, chuleta de ternera, carrilleras de buey, 2 solomillos, 1 bizcocho líquido de chocolate, 2 helados uno de ellos con fresa, tarta de chocolate y nata, tarta de queso, té rojo e invitación a chupitos, 205,55€. 25,69€ por persona, aunque los niños bajan la media ;)

--

Sitio sorprendente, especializado en comida leonesa, zamorana ;), asociado al FACE, la federación de asociaciones de celíacos en España. Se nota en la carta ya que te viene la típica espiga que índica si el plato está libre o no de gluten.

Es bastante grande, 2 plantas, con terraza, para un mejor tiempo perfecto :p, pero aún así hasta la bandera, mejor reservar. Un detalle, ponen una jarra de agua sin decir nada :)

Primer detalle, si eres celíaco te preparan el pan en el horno, no tardan mucho. Tienen ámbar una de las cervezas sin gluten que existen :p

Para dos personas, 1 vaso de sidra, un tinto leonés cuatro pasos, fuente de cecina, mondas de patata con dos salsas, de queso azul y aguacate sorprendente la verdad, muy rico, unas carrilleras de buey, y solomillo con patatas, tarta de plátano con galleta, fresas confitadas con helado de vainilla, y dos cafés con leche, 80,65€.

Además tiene tienda para comprar los productos típicos :D

Recomendable, y si eres celíaco imprescindible :D

dagger

sirven Sidra? la ternera D.O. Aliste?

vale, seguro que el queso azul no es de Posada ni la morcilla de Matachana... de zamorano tendrá lo que tu quieras, pero de leonés poco le veo...

20 de marzo de 2012

JAVIER SERRANO

TU COMENTARIO DE PASTA PESTO PIZTa pizza . ME GUIO MUY BIEN COMIMOS DE FABULA Y SUPERBARATO VALE LA PENA ,MUCHAS GRACIAS

24 de marzo de 2012

27/11/2016

Todo bien, pero cocina leonesa...

Sitio bien, servicio amable, amplio espacio para comer y producto leonés y zamorano cocinado de forma original aunque no siempre mejorando las elaboraciones tradicionales.

Ensalada de rúcula, mango y cecina que estaba buena.
Timbal de botillo con tortilla de repollo y patatas fritas. Yo no vi la tortilla y el botillo no sabía a botillo, aunque el conjunto estaba rico.
De segundo parrillada de carne que venía con unas piezas mejores que otras y algo frío.
Postres ricos, vino Bierzo (Cuatro Pasos) algo pasadín de precio y jarras de agua (detalle que siempre agradezco): 27€ por persona.

No me parece un mal lugar, pero no reconozco la cocina de mi tierra en él.

11/05/2016

Menú del día sin más

Acudí a este restaurante ante reclamos como "el mejor menú del día" del Madrid y puedo decir, experiencia mediante, que es una afirmación muy matizable. En primer lugar, títulos de los platos algo engañosos: salmorejo con tartar de salmón.. Puede que hubiera algo de salmón o de aguacate, pero me pareció un "salmorejo normal". Presa ibérica de segundo: poco jugosa y presentación pobre, que no minimalista, tuve que pedir unas mostazas para darle algo de alegría. Postre también sin grandes emociones y precio final, 15,90.

Mi amigo pidió una Casera para acompañar el vino y la cobraron: 2,40. Un poco tal.

Eso sí, muy amables.

Antonio Álvarez

Voy a tener que revisitarlo, porque yo soy de los que lo proclamaba y varias voces me han dicho ultimamente que la cosa ha ido a peor, entre ellos un muy asiduo (mi señor hermano)

19 de mayo de 2016

21/04/2015

Menú del día a 15.50

Menú del día correcto pero que tampoco me ha enamorado mucho por ese precio.
Aceitunas y garrafa de agua nada más sentarte.
Servicio majo.
Platos de menú apetecibles cuando los lees escritos. Es verdad que se salen un poco de lo típico del bar de menús. Tienen un menú de dieta a 8.90 que consiste en un plato de carne o pescado con guarnición, pan, postre y sin bebida, Las raciones del menú normal son hermosas así es que supongo que con el de dieta no te quedas mal.
-Ensalada templada de lentejas con escabeche de pollo y puerro. Me ha parecido que la mezcla de los ingredientes no casaba mucho y la he encontrado más bien sosa.
-Esparragos blancos rellenos de espinacas con bechamel y cacahuetes. Los cacahuetes para mi gusto quedaban raros con los esparragos y el plato se hacia un poco pesado por una abuncancia de bechamel.
Los segundos, mejor que los primeros:
-Pescado del día: Salmonetes. Servidos con ensalada a la plancha, muy buenos.
-Lomos de bacalao gratinado con ligera salsa alioli sobre cama de patata (está escrito así en el menú) Me cuentan que bueno también.
Café con hielo y una estupenda manzanilla servida en una tetera de hierro.
Conclusiones: Menú correcto pero por ese precio,aunque en cantidad sea abundante,prefiero otros.

Sr Rodriguez

Por lo leído parece que a ese precio Marcano o Verdejo están por encima

21 de abril de 2015

je suis béatrice

El Verdejo no lo conozco pero el de Marcano le daba mil vueltas a este y a poca distancia de este y más barato,el francés del Petit Prince me gusta mucho más. Y si me apuras el del Cosme en Duque de Sesto, aunque más clásico y creo recordar que es un poco más barato,también lo pongo por encima. A la carta tienen un 40 en el tenedor, pero de esto no puedo opinar.

21 de abril de 2015

Sr Rodriguez

Oído. A mi el menú de Cosme (a 13e) me gustó y lo tengo reciente

21 de abril de 2015

Sr Rodriguez

Joder. Yo recuerdo haber estado ya con la fórmula de plato del día + aperitivos y salir por esos 16€

22 de abril de 2015

je suis béatrice

Por eso yo hablaba de que el menú de Marcano le daba mil vueltas....antes del traslado. Del Marcano en la nueva ubicación no puedo opinar pero ya veo que han subido precios bastante, qué lástima.

22 de abril de 2015

Antonio Álvarez

Vaya, que pena que no te haya entusiasmado, que se que te piqué para ir!

23 de abril de 2015

Antonio Álvarez

Por cierto, "prefiero otros". ¿Cuáles? Ya sabes que voy a la caza del mejor menú del día

23 de abril de 2015

je suis béatrice

No te preocupes,Antonio, que estaba por la zona ,y además en cuestión de menús muchas veces de un día a otro la cosa cambia. A mi el Barandales no me pareció mal,pero claro,es que sales a 15.50 y ahí pinchan, para mi gusto la relación calidad precio no es de lo mejor...así sin pensar mucho y por la zona del Barandales tienes el francés del Petit Prince, en Duque de Sesto el Cosme que yo no diría que es el mejor del mundo mundial pero que por 13 euros me parece que cumple; En la barra del Trébol que esta en Goya tienen un menú más barato que en sala o terraza y como menú de batalla tampoco esta mal. El de Kokoro, japo en Ramón de la Cruz ( aunque allí yo me suelo tirar a la carta) tampoco me desagrada.No te puedes perder el de Casa Dani en el mercado de Ayala, sin florituras pero todo un espectáculo (vete porque es digno de ver, y el ambientillo es curioso). Llegando a nuestra República uno de mis habituales es el Silvela 77 que ya te comenté, y ya en el meollo guindalero el indio de Chicote también tiene menú, el Sagar. Hala, ya has visto mis cartas....

23 de abril de 2015

09/04/2015

¿Hay un menú del día mejor en Madrid? ¿Dónde?

El menú del día. Para muchos suena como a obreros con mono azul y vino peleón, como algo poco estiloso. Para otros es simplemente algo innecesario, porque se hacen la pregunta lógica de “¿quién come en realidad primer plato, segundo y postre?”. Es como los libros de Simone Ortega o la Sección Femenina (en realidad, libro de Ana María Herrera), todos con sus menús de primero, segundo y postre. Antes la gente comía demasiado o con más reposo, y eso es bueno, porque no es bueno que el hombre esté sólo. Pero ahora somos más de tirar de un plato y a correr. Pudo haber un tiempo en el que si no ibas a casa a comer, bajabas al menú del día. Pero ahora todo es la invasión de la tartera y el microondas. No se qué posición tiene cada uno, pero yo soy partidario. El menú del día es muchas veces el fastfood más local, más cañí y más todo lo bueno posible. Si un sitio lo frecuentan obreros con mono, si llenan el sitio será que algo tiene. Muchos no coinciden con esto, pero yo sí. Claro que, seamos serios, muchas veces el menú del día es un A-E-I-O-U con aceite de girasol y materia prima de calidad dudosa. Lo que yo me vengo preguntando, lo que quiero investigar con todo mi ingenio, es esto: ¿dónde están los mejores menús del día? Esos que tienen precio decente y platos epatantes. Quiero menú del día un poco sibarita, porque los populistas también somos bonvivants y por tomar un filete de lomo a la plancha con patatas fritas congeladas no me motiva tanto pagar, pero si te curras algo de buena relación calidad/precio ya cambia el cuento.

El menú del día que busco tiene que costar máximo 12€ y los platos tienen que tener calidad y sabor. Tienen que hacer buenas operaciones con materia prima de calidad, pero económica a la par. Todo un reto. En estas que llega Barandales. Un lugar que no cumple mi primer requisito, ya que el menú cuesta 15.95. Entonces ¿me mato? Vale, no es para ir a diario, pero es el menú más competitivo que conozco hasta la fecha. Alta calidad, pasa de los 12€ pero desde luego es más barato que cualquier restaurante cercano de la muy competitiva zona de Menorca/Doctor Castelo/Narvaez. Aprovecho para decir (siempre que hablo de esta zona debo hacerlo) que soy barrionalista de La Guindalera, pero que yo viví antes en la zona de Menorca y me muero de envidia de que tengan tabernas tan chiripitiflauticas. Pido a los hosteleros de La Guindalera más creatividad en sus establecimientos, hay público.

Barandales, junto al Couzapín, decorado entre la modernor, el minimalismo y las mesas de Ikea (quién sabe si son de ahí). Así como colorido, da imagen de primavera y para ser un sitio zamorano es raro porque Zamora suena a invierno. El motus del sitio es ese, “cocina zamorana”. La carta no la he probado y el menú no se si es zamorano. Pero es un menú que en mi oficina manejamos bien, porque es el sitio donde llevamos a las visitas majas. Hay gente con la que comemos de tanto en tanto y en Barandales les impactas bien porque no es la clásica comida de negocios, es un menú del día que tiene “algo más”. El local tiene una planta a pie de calle y debajo otra, aconsejo ir a la de abajo siempre que sea factible porque la de arriba es puro ruido y estos temas de la resonancia son reputos cuando se quiere hablar con los acompañantes.

Para hacernos una idea, en nuestra última visita (comida de todos los de la oficina, porque sí), tenían de primeros ensalada con cecina y mandarina, patatas a la importancia, coliflor con mayonesa de pimentón, buñuelos de viento rellenos de espinaca. De segundos, entraña de ternera con pimiento y almendras, bistec con ensalada, dorada a la espalda y varias cosas más que ahora no recuerdo.

Servidor: Opté por ensalada con cecina y mandarina. Muy buena mezcla, con vinagre balsámico de Módena que iba requetefetén con la mandarina, más esa cecina en tacos que creo que es algo que va con todo. Yo es que soy cecinero, tomaría cecina hasta con el colacao, o helado de cecina, o cualquier desmadre. Cuando digo con el colacao me refiero a dentro del colacao, porque ya acostumbro a desayunar cecina con el colacao siempre que puedo. Bueno, en realidad ya no, porque tomo café Y té para desayunar. Eso son mis cosas.

De segundo, entraña con pimiento rojo y almendra picada. Esa entraña de moda, cómo mola cómo mola. En los sitios argentinos acostumbran a ofrecerla y en los zamoranos por lo que veo también, al menos en este. En su punto total, punto de sal, punto de cocinado, de sabor, excelente. Con una salsa de vino tinto que no se qué llevaría pero era para relamerse. Lo del pimiento con almendra picada era resultón, especialmente porque el pimiento estaba acongojante. Me emociono como un niño con la caja de cartón de los juguetes, a mí es que me das un buen pimiento asado y puedo llegar a votar el PP o cualquier otra enajenación.

Los postres suelen ser trabajados aunque esta última vez no estaban inspirados. El camarero, moreno con gafas, simpático, timido en principio, resultó ser un poco vacilón (en el buen sentido) y al cantarnos los postres, como tenemos un compi alérgico a los frutos secos, decidió anunciarlo todo tal que “piña con pistacho”, “melón con almendras”, “tarta con cacahuetes”. Cómo en realidad no soy la mente ingeniosa que piensan sino que no siempre capto las gracietas, me quedé con lo de melón con almendras y eso pedí. Cuando me lo trajeron sin almendras tuve que insistir en mis almendritas picadas. No era mala mezcla. El menú incluía vino de la casa. Como no soy gente del vino (y me pesa admitirlo, porque esta carencia DEBE ser solucionada) desconozco la bodega, la añada, la denominación de origen, todo. Pero resumiendo: estaba bueno.

Vale, entonces, Barandales, ¿es el menú del día que busco como el Arca Perdida? No, porque se pasa del precio estandar. Pero ¿es el mejor menú del día que conozco? Sense dubte. Ahora mi nuevo propósito es pedir de carta. Otro día.

guindillasmutantes.wordpress.com/2015/04/09/barandales-madrid

je suis béatrice

Como orgullosa barrionalista también de la Guindalera con un pasado ligado también a la zona de Sainz de Baranda, Menorca, que es el barrio de mi infancia, suscribo lo que dices ( aunque ningún pimiento me haría cometer semejante enajenación como de la que hablas, quizás si me practicasen una lobotomía...) El caso es que me apunto el Barandales, que lo tenía visto pero no probado y por nuestra zona te sugiero el Silvela 77 , con menú de menos de 10 euros, a ver que te parece.

10 de abril de 2015

Avelio

Un comentario ilustrativo y muy bien escrito Antonio. Un saludo

10 de abril de 2015

Antonio Álvarez

Pues yo me apunto el Silvela 77, a ver que tal!

10 de abril de 2015

gastrolola

Yo tb me voy a apuntar a esto de descubrir menús diferentes, Antonio, espero poder dar pistas. Estaré pendiente de tus sitios

11 de abril de 2015

05/01/2014

No dejará poso en tu memoria, ni bueno ni malo. Probamos el menú degustación con una oferta del 50% de descuento que lo dejaba en 27 euros. Por ese precio la relación con la calidad es muy buena. A 40 o 50 euros lo hubiera considerado un robo.

La ensalada, con lechuga iceberg, sin pena ni gloria. Las estas rebozadas bien de sabor y de textura, muy bien fritas y nada grasosas. Los embutidos de León demasiado sencillos. Los huevos rotos con jamón de cebo del barato del Ahorramás, aunque las patatas estaban pasables.

Como segundo un bacalao con verduras bastante decente, en su punto de sal.

Postres algo pretenciosos y sin interés.

12/12/2013

Ideal para comer bien

Visita Dic 2013
Restaurante leonés/zamorano/berciano donde mas he sentido que aprovechaba una oferta de descuento. Ya casi había perdido la esperanza…
Entrantes clásicos pero de muy buena calidad, a resaltar algo tan simple como las mondas de patata, que estaban excelentes.
De segundo, mi solomillo estaba en su punto y muy tierno y sabroso.
Los postres flaquean algo mas. Destaco que el agua no sea embotellada, para mi es un punto a favor.
El servicio atento y eficiente. El salón no es tan cálido como se ve en la foto, pero es amplio y con mesas separadas.
Total 25€ con vino y postre.

15/07/2013

Detalles cuidados y excelente comida

Definitivamente, volveremos al Barandales. Pocas veces hemos salido de un restaurante tan contentos con la comida, el servicio y todo lo relacionado con la experiencia.

Lo primero que uno nota es que en el Barandales han cuidado cada detalle para que estés a gusto. Cómoda terraza por si se quiere tomar una caña, a la sombra. Servicio rápido y atento (Aunque había más sitio abajo, mi novia venía con muletas y nos instalaron arriba para que no tuviese que bajar escaleras sin problemas), pendientes de ti pero sin agobiarte y rápidos en cocina. La comida es deliciosa, todo. Pedimos una de pulpo para compartir, y luego un plato cada uno: Albóndigas árabes, Merluza y estofado de venado. A cada cosa más rica.

Pero sobre todo lo que le gana a uno son los detalles: Tablas de gran cantidad de comida para compartir grupos grandes, colocadas un poco elevada para que no estorben en la mesa. Vino por copas por si no hay quorum para una botellita. Platos vegetarianos destacados. Una carta lo suficientemente pequeña para que no sea difícil decidir, pero amplia como para tener de todo... un lujo.

Recomendadísimo.

04/01/2014

Calidad mejorable

La calidad de la comida es mejorable y tambien la elaboracion! El precio me parece alto en relacion con la calidad que ofrecen!

23/01/2011

León en Madrid

Tercera visita a este gran restaurante de cocina Leonesa con toques Zamoranos, local recomendable 100%, servicio atento y amable, no ruidoso, se esta muy agusto, también tiene tienda con productos tipicos, preparan por encargo el maravilloso Cocido Maragato. Fuimos 4 comensales y lo elejido fue lo siguiente:
Al centro
Ensalada de Aguacate y Naranja
Chorizo y Salchichón de León y queso Zamorano
Pan con tomate aromatizado con aceite de ajo
Setas de cardo con alioli
Huevos rotos con patatas y jamón
Segundos
Suprema de solomillo ibérico con hojaldre crujiente y salsa de mostaza a la antigua
Taco de bacalao en salsa de setas
Albondigas de la Abuela árabe
Lomos de trucha en escabeche con verduritas de temporada
Postre
Mousse de fresitas silvestres con coulis de frambuesa
Tarta de queso de la Abula
Piña troceada con chocolate fondant
Bodega
Hacienda Zorita ( D.O Arribes )
4 cafés y 2 chupitos
115€
Como dije relacion calidad precio genial, estaba todo muy bueno, como siempre.
Las albondigas espectaculares.

19/07/2011

Restaurante y tienda con productos leoneses y zamoranos

Local agradable, las mesas algo juntas, y trato cordial. Su especialidad es la cocina con productos de Zamora y León, incluida la posibilidad de degustar un cocido maragato (por encargo).

Os recomendamos, además del cocido, los bombones de morcilla, las patatas a la importancia y los huevos rotos con jamón. Y de plato principal, el bacalao en salsa de setas, las albóndigas de la abuela árabe y los lomos de trucha en escabeche con verduritas de temporada, riquísima.

Buenas referencias en la carta de vinos, sobre todo caldos de la zona y de Toro. Los postres, simplemente bien.

03/04/2013

Muy bueno

Realmente pasamos un rato muy agradable, con buen servicio y una gran calidad en la cena. El bacalo, los quesos, los postres....En definitiva, todo excelente.

03/04/2011

Igual fue un mal día, pero ...

Acudimos con una promoción de eltenedor.com con la que supuestamente íbamos a disfrutar de un menú degustación con un 50% de descuento. La primera sorpresa fue ver que esa supuesta "oferta" está en la carta del local. Pero es que además no se trata de una oferta sino de un reclamo publicitario; el menú a 27,50 € me pareció carillo para lo que era, y seguro de que nunca se ha ofrecido a 55 € (al menos no si valoran su integridad física).

El menú consistía en un surtido de ibéricos, una ensalada de pollo con salsa de queso, pan con tomate, setas de cardo rebozadas con ali-oli y huevos rotos con patatas y tocinetas, y un segundo a elegir entre cuatro platos de los segundos probamos la trucha en escabeche y el hojaldre de solomillo ibérico con mostaza antigua. De postre un surtido con piña con chocolate, tarta de queso y mouse de fresa. Con excepción de unos ibéricos que debían ser ibéricos por eso de la península y no por el tipo de guarro con el que se elaboraron, y un pan con tomate y una tarta de queso francamente buenos, se me ocurre poco más que decir, nada estaba malo pero tampoco especialmente bueno. El vino un Hacienda Zorita, que pese a sus 88 puntos Peñin me parecio falto de cuerpo y que no nos permitieron cambiar por otro ni aún pagando la diferencia.

Fuera de carta y para completar pedimos unas sardinas con salsa de fresas (11,80 €), ¡que daño ha hecho Ferrán Adriá!, ahora cualquiera piensa que por hacer una mezcla rara es un genio, ¿pero a quién se le ocurrió poner mermelada de fresa encima de unas sardinas?, se quedaría a gusto. También probamos la tarta de trucha, otra de ingenio, ¿pero cómo a alguien se le ocurrió meter un trozo de trucha seca en un Nicanor del Boñar?, y aún más ¿cómo es posible que eso esté tan bueno?.

Destacar que, si no me fijé mal, junto a otras dos mesas fuimos los únicos que no comimos el menú del día, que por el éxito (el local estaba hasta la bandera) imagino debe tener una excelente relación calidad precio. Al hilo de esto me di cuenta de que salvo por la decoración, de la que dentro de un momento hablaré, salí con la sensación de haber tomado un menú del día: cocina anodina, local muy ruidoso (creo que debería buscar alguna solución al respecto ya que es imposible mantener una conversación sin forzar la voz), y servicio atento y eficaz, pero para nada amable, como si les costara sonreir.

Volviendo a lo de la decoración, el local es moderno y la propuesta resulta chocante para un sitio que presume de hacer cocina tradicional de León y Zamora. Especialmente bonita es la cava de vinos. Mención aparte los baños, con unos azulejitos rojos, que parecen sacados de una película de Tarantino (no pude evitar imaginarme la sangre, viscosa y un poco más oscura, resbalando por los azulejos). Por último destacar la terracita urbana de la entrada, que ahora que no se puede fumar, me pareció perfecta para sobremesas de café y copa, y copa, y copa.

Por cierto, vigilar la cuenta, ya que a nosotros nos cobraron una botella de vino que estaba incluida en el precio ¿Por qué nunca se equivocan a mi favor?

Si quieres leer mi opinión más ampliamente, la de mi amigo Mengano, ver las fotos de nuestra comida, o saber que nos parecen otros locales, puedes hacerlo en lascomidasdefulanoymengano.com.

31/03/2011

Comida leonesa/zamorana junto al Retiro

La primera vez que fui a Barandales fue atraído por la propuesta del restaurante, apostando por la gastronomía leonesa-zamorana sin renunciar a una cocina con ciertos aires de vanguardia. Al llegar al restaurante, quedé muy sorprendido porque era un sitio muy grande en el que apenas había 3 mesas ocupadas... mala señal, pensé en aquel momento. Iba con mis padres, quienes creen que en los sitios que se come bien la decoración tiene que ser como de "antiguo mesón". La modernidad de Barandales, a priori, no les aportaba buenos presagios.

Sin embargo, aquella fue solo la primera de otras muchas visitas a Barandales. Para mí es un restaurante en el que se quiere trabajar bien el negocio y a su clientela. Su fuerte son las carnes (excelente el entrecot/chuletón que te sirven en rodajas bien servido de sal gorda) y su particularidad la abundancia de productos leoneses como la cecina, el botillo, cocido maragato, pimientos del bierzo... y todo un surtido de vinos del Bierzo, León y Toro.

Trabajan bien el negocio porque además de servir comidas y cenas, organizan actividades paralelas gastronómicas como catas de vino, jornadas de determinados productos, etc, así como algunas sesiones en las que se acompaña a los clientes con alguna actuación musical en directo.

Las últimas veces que he ido el restaurante estaba mucho más lleno, especialmente de parejas jóvenes con hijos pequeños, y es que el sitio es amplio, tranquilo y con un ambiente bastante familiar.

En resumen, una buena opción para comer bien a un precio razonable. Dependiendo de los platos elegidos y los vinos, lo normal es andar por los 35-40 euros por persona. Tienen además menús del día, distintos cada día de la semana, mucho más económicos.