Restaurante Barrera

Ordenar por:

relevancia fecha

15/12/2017

Pequeño restaurante con gran cocina y producto. Muy recomendable.

Han caido un par de visitas mas a Barrera, sinónimo de que se come muy bien.

Hemos repetido entre otras cosas escabeches, chuletillas o alcachofas, estas insistiendo a Ana ya que no nos las quería servir porque no le parecían buenas, de hecho no nos las cobró. Y coulant, también hemos repetido el coulant, el mejor de Madrid para mi gusto.

En la segunda visita los CALLOS me sorprendieron aun mas, súper untuosos, y podría decir que son de mis favoritos aunque en la tercera visita no estaban tan perfectos, por lo que se puede observar cierta irregularidad (también en otros platos). Nada importante.

Ana también nos sorprendió con un ESCABECHE DE CALAMAR muy fino, quizá el que mas me ha gustado en Barrera, pero el plato que me ha ganado de verdad es la MERLUZA FRITA, según dice hay gente que solo va a comer eso, y no me extraña. Tan simple, tan bueno.

Sigue con 4,5 estrellas.

--------------------------------------

4,5 estrellas y probablemente 5 en la próxima visita. Después de varias visitas a sitios de 3 estrellas se agradece recuperar la fé en el mundo gastronómico.

Este sitio es (o fue) uno de los muchos descubrimientos que me ha aportado el 118. Es, porque la visita ha sido reciente, y fue porque el restaurante llevaba años en la lista. Muchas veces da pereza visitar los restaurantes de cocina tradicional y ya sea por comodidad, preferir algo informal o mas ambiente nos acabamos decantando por sitios mas modernos, fusión o de reciente apertura en los cuales sales decepcionado el 75% de las veces. Ojo, a mi me gusta de todo y en muchos de esos restaurantes también disfruto, sin embargo, me doy cada vez mas cuenta de que donde mas contento salgo es cuando la cocina tradicional es capaz de sorprenderme, y esto es sumamente difícil. Cuántas veces hemos comido chuletillas, pisto, alcachofas, guisantes y tantas otras elaboraciones habituales y cuantas veces son capaces de sorprendernos?

Debe ser difícil no conocer Barrera y acabar aquí, ya que el sitio no tiene muy buena pinta desde fuera. Parece un Bar Paco de toda la vida y no se espera la calidad de cocina que hay dentro. Incluso el cartel encima de la puerta, donde ya casi no se acierta a leer el nombre del establecimiento, "necesitaría" un cambio. ¿Cuántos sitios mas así habrá en Madrid?.

En Viernes noche y casi a última hora es muy complicado conseguir buena mesa de improvisto, por eso decidimos optar por un lugar mas tradicional, y que bien hicimos. Al llegar la sala está vacía. Sorprende, pero luego entró otra mesa.
La dueña nos pregunta como hemos conocido su restaurante y nos cuenta que el número de mesas varía mucho, ya que muchas veces tiene el restaurante lleno y otras completamente vacío. También nos comenta que nos puede dedicar mas tiempo al estar solo nosotros y que podemos probar mas variedad. La verdad es que nos atendió de 10, parece muy tímida pero nos estuvo hablando durante toda la cena. Un encanto de mujer.

La sala es pequeña, de 6 u 8 mesas y estilo muy clásico.

No hay carta, ella te cuenta (y recomienda bien) lo que hay en el día.
La carta de vinos es corta pero bien seleccionada. No dispone de algunas referencias, pero por otro lado tiene algunos vinos fuera de carta que suplen las carencias, uno de los cuales nos recomendó: Viña Gravonia, un blanco de bodegas López Heredia que nos gustó bastante.

De aperitivo nos sirve un poco de ENSALADILLA RUSA que estaba muy buena. El primer entrante fueron las PATATAS REVOLCONAS, quizá su plato mas característico. Se trata de un puré de patata con pimentón y torreznos. Fabulosas, las mejores que he probado.

Seguimos con unos ricos CALLOS, con un guiso mas ligero en comparación con otros probados pero igualmente untuosos. A continuación, un par de ALCACHOFAS abiertas en flor que fríe después de confitarlas. Sabor intenso, propio de la temporada y buena mano en la cocina. Acompañan unas confituras de berenjena y calabaza buenas pero que no son necesarias.

El plato mas sorprendente de la cena fue un extraordinario ESCABECHE DE VENTRESCA, plato para repetir y repetir.

Terminamos con unas magníficas CHULETILLAS DE CABRITO y un buenísimo PISTO como acompañamiento.

El primer postre que probamos es obligatorio, un COULANT DE TURRÓN académico. Masa ligerísima y contenido líquido. Brutal.
Como segunda opción un buen ARROZ CON LECHE sin canela ni otro aderezo que le reste sabor, y con los cafés sirve una pequeña porción de bizcocho al nivel de los postres aneriores.

No recuerdo exactamente cuanto fue la cuenta, pero no sobrepasó los 60€ por persona con vino. Todos los platos estuvieron a un nivel muy alto y el precio me parece acorde a la calidad.

Sin duda Barrera se aupa a un puesto alto en mi top de preferencias en Madrid.

Sergiete

Yo estoy igual, con este sitio en pendientes desde hace mucho, me falta seguir tu ejemplo y arrancarme...

8 de marzo de 2017

Sr Rodriguez

Idem. Otro que anda en pendientes un par de años (o más)

8 de marzo de 2017

Berri

Este restaurante es una joya escondida. La mujer un amor. Las revolconas una delicia. Me alegro que sigan en buena forma. Mi ultima visita dista ya mucho en el tiempo.

9 de marzo de 2017

Adreid.

Según te habla ves la pasión que tiene por lo que hace, y eso luego se nota en los platos.

10 de marzo de 2017

27/01/2018

Peculiar y rico a partes iguales

La cosa empezó muy mal en Barrera, no nos atendieron al llegar ni para pedir una caña, tardaron como 30 minutos en acercarse, de la carta de vinos no tenían ni uno y ya hasta nos dijeron que mejor les acompañase a elegirlo, la carta es cantada sin precios, que no me suele hacer gracia pero bueno, al final preferimos juzgar los sitios por lo pagado frente a lo disfrutado y el juicio sumarísimo vendría con la cuenta.

Ya veíamos que la cosa iba a ir fatal pero, sorpresas te da la vida, creo que es de las pocas veces que he visto una remontada así en un restaurante, finalmente la jefa de sala, personajazo interesante, nos recomendó un vino que resultó estar realmente bueno "villamagna crianza 2014" nos supo a gloria. Cuando empezaron a llegar los platos los tiempos ya estuvieron perfectos, de entrante pedimos una ventresca escabechada que estaba buenísima, jugosa y suave el escabeche, muy bien, regalo de la casa porque no quisimos pedirlas nos pusieron sus famosas patatas revolconas que es un plato que a mi ni fú ni fá, pues bien, claramente son las mejores que he comido nunca, espectaculares. De segundo yo pedí perdiz guisada, riquísima, y Scout cabrito asado que estaba realmente buenísimo, nos vinimos tan arriba ese lluvioso Sábado que hasta tomamos postre, un coulant de turrón impresionante con 2 copas de cava, y otras 2 a las que nos invitaron disculpándose por el retraso inicial.

Barrera es un restaurante de corte muy clásico de los que no solemos frecuentar demasiado y después de comer como comimos no sé muy bien el porqué. Barato no es, salimos a 60 Eur por persona, pero nos pegamos un homenaje importante.

25/03/2015

para sorprender y sorprenderse

comparto la opinión de Fernando :-) , y es cierto... la cocinera se supera continuamente, cuida la calidad y el método, siempre encuentras algo que te sorprende, aunque sea la botella del aceite (navarro, suele ser...) ¿A qué no sabíais que hubiera aceite extra virgen navarro?
Carnes, pescados y verduras siempre preparadas con esmero, .. hasta las almendras del aperitivo se tuestan ahí.

El coulant de chocolate negro es mítico, y la sopa de pescado sin marisco.... (gracias Ana),

Vale la pena hacerse amigos del lugar y disfrutar de alguna versión personalizada de platos preferidos.

06/03/2014

Fernando Encinar lo descubrió en octubre de 2006

Un restaurante secreto

actualización marzo 2014: han pasado ya casi ocho años desde que entré por primera vez en Barrera. Y siempre que he vuelto el nivel no ha hecho más que crecer. Ana es una maga de la cocina, con el paso del tiempo en vez de descuidarse y dejarse llevar se impone sobre si misma y madura de una manera prodigiosa. He ido muchas veces con gente que al ir probando sus platos abrían los ojos de gozo: pero este sitio cómo lo has descubierto?? Nunca nadie salió defraudado, y yo menos que ninguno. Ahora en este invierno humedo está preparando unos niscalos y unos boletos de morir, unas patatas revolconas (plato típico de Avila!) de las mejores que he probado nunca, realmente excepcionales, y ha incorporado alcachofas fritas que se presentan solas, orgullosas de no necesitar nada porque se bastan para sorprender al más exigente. El tratamiento de los pescados es igualmente magnífico y en los postres, a diferencia de lo que suele ocurrir en otros locales donde el entusiasmo decae, en Barrera incluso se eleva a los cielos: imprescindible la manzana confitada, el arroz con leche... Nunca me defrauda. Bravo!

2006: Conseguí descubrir este restaurante por mi amiga Ivana, a la que nunca le estaré suficientemente agradecido. Es un sitio donde siempre como de gloria, y siempre más de lo que debiera ;-) Se que a la dueña no le gusta nada que lo comente pero no puedo evitarlo. Me gusta tanto que no puedo dejar de recomendarlo. Me encantan sus entrantes caseros (las patatas revolconas, tan de Ávila, está sencillamente perfectas; las judias verdes son fabulosas o cualquier verdura, que además de ser de una altísima calidad lo preparan de forma sencilla pero riquísima. pero mi plato preferido es el bonito a la chanfaina que no siempre hay :( de postre, para los muy chocolateros, un diamante: la mousse de chocolate. aunque todo está riquísimo. he probado también la compota de manzana con helado de queso y fue estupendo. 50 euros por cabeza. Es de mis sitios favoritos. Siempre que voy, salgo feliz

11/03/2014

Comida de Siempre, Excelente.

Ahora que ya estamos todos un poco hasta el moño de sitios fashion da gusto descubrir sitios con buen servicio, amables, manteles de tela, materias primas de primerísima calidad y una cocina de siempre sin fuegos artificiales. Me encantan sobre todo sus primeros (las setas, la ensaladilla rusa, el pisto, etc.)

Es un sitio que cuesta trabajo pensar que no sea mucho más famoso. Que sigan como hasta ahora y no se les suba a la cabeza. Cenar sale por unos 40-45 euros.

Servilletas y manteles de tela.

23/05/2014

Cena de 9 amigos. Restaurante de cocina muy clásica con materia prima de mucha calidad. Atiende la encargada-dueña muy amable (efectivamente, también muy tímida). Tomamos para compartir ventresca en escabeche, boletus y patatas revolconas con torreznos (esto último si bien pesado, tenía un sabor insuperable). De segundo merluza rebozada con pisto, una de las especialidades (muy alta calidad), tres postres a compartir muy buenos también. Total, con innumerables cañas, vino y una copa, 55 euros por persona. Precio ajustado a la calidad del garito, por tanto muy bien. Decir que no tienen carta, te cantan los platos (y de paso la dueña no toma nota de nada, se acuerda de todo y punto, lo que tiene ser un profesional y no beber).

31/05/2012

El que llaman restaurante "secreto" de Madrid y del que quizás esperaba algo más

Últimamente había leído muy buenos comentarios sobre este restaurante situado en el barrio de Camberí. Muchos de ellos hacían hincapié en el hecho de que se trataba de un restaurante "secreto". La verdad es que me resulta difícil imaginar que alguien que no lo conozca, pueda llegar a entrar simplemente pasando por su puerta. Desde el exterior parece que se trate únicamente de un bar. De hecho, el pasillo que une el bar con el comedor ese día tenía las luces apagadas. Por lo tanto, en la primera visita has de hacer un pequeño acto de fe para llegar a la mesa. Una vez pasada esta primera prueba, te espera la singular dueña en un salón con una capacidad para unas 8 mesas. Casi antes de sentarte, ya te ha preguntado como has conocido el restaurante.

Por lo que había leído, no le gusta que su establecimiento aparezca en la red y por lo tanto me limité a mentirle piadosamente diciéndole que un amigo me lo había recomendado. Pasando a la comida, no hay carta y los platos te los canta la amable dueña, con el inconveniente de no saber exactamente en que precios te estás moviendo. En esta ocasión éramos dos comensales y tomamos lo siguiente:

- Compartimos media ración de Patatas Revolconas (6€) con unos buenísimos torreznos que tenían el punto de cocción ideal. Plato contundente pero delicioso.

- Una ración de Ensaladilla Rusa (12€) correcta. Muy buena la combinación con los pimientos de piquillo y las almendras tostadas. Aún y así, para mi lejos de otras ensaladillas de cabecera en la capital como las de La Maquina, SAMM o El Doble.

- Como segundos una Ventresca en Escabeche (25€) acompañada por un excelente pisto con una yema de huevo frita. Materia prima fresquísima y sin adornos innecesarios.

- El otro plato principal fue un Bacalao con Tomate (25€). Correcto sin más.

- Para acabar unas Texturas de Chocolate (8€) que estaban bastante buenas aunque eché en falta algún contrapunto a tanto chocolate. Quizás un helado de vainilla hubiese ayudado.

Acompañamos la cena con una botella recomendada por la dueña de Rivera del Duero (18€) del cual no recuerdo el nombre.

La cena salió a 49€ por persona.

En definitiva, un sitio con el que no quedarás nunca mal si bien después de todo lo leído esperaba algo más. Ya se sabe, el manejo de expectativas es siempre una tarea complicada.

Fotos y más restaurantes en guiaumami.com y en Twitter @GuiaUmami

06/12/2011

Dominio de las recetas tradicionales, con toque creativo y precio razonable

El sitio: muy bien, una vez que cruzas el bar y llegas al salón.
La atención que te prestan amables, sin confianzas pero sin estiramiento ni estilos rococó: natural, bien, en su punto, como la comida que te sirven.
Primeros:
*patatas revolconas: para enmarcar, muy buenas.
*La ensaladilla rusa: muy buena (aunque eché en falta más bonito y un toque de vinagre, gusto personal mío). Prefiero el estilo gallego con guisantes, y el bonito cocido fresco, pero esta no es cocina gallega.
Segundos:
*Perdiz estofada: muy buena, incluyendo el acompañamiento de mango, que encajó perfectmente.
*Merluza a la plancha: muy buena también (y eso que a la plancha, para mi gusto, es difícil porque al no ser rebozada pierde demasiado su jugo y su delicado sabor). Estaba muy buena, pero los de costa, que conocemos la merluza "do pincho" de Celeiro, ... pues que 1 solo día se nota, sorry)
Postres
*Souflé de turrón: perfecto, en sabor y vistosidad, soberbio.
*Arroz con leche: bien, pero yo le echaría algo de canela (gusto personal).
Cafés: bien
Invitación a licores (aceptada, of course). Acualizacion: la segunda vez no hubo invitacion.
Carta de vinos: sin ser extensa, es suficiente, con buena seleccion por varias denominaciones. Tomamos un buen vino de Guadalajara, recomendación de la casa por no haber el vino mencía que elegimos (ante mis dudas, nos ofreció probarlo)
Total: 104E x 2p, buena relacion calidad/precio.
==
Hemos vuelto. Las patatas revolconas siguen fantásticas. Ls "boletus al Pedro Ximenez" buenos. El cordero asado bien, sin embargo, aun estando bien cocinado, me hubiera gustado algo más de cocción, aunque el sabor nunca iguale al horno de leña, por lo menos algo mas de chamuscadillo.
==
Nueva estadía, paso de 5* a 3*: en verano me intentaron servir una carrillada que olía a podrido .. mal rollo me da. Nos pidieron disculpas (sin más), y le perdonamos pero no se si volveré por ahora.

paloma l

Estuve la semana pasada y la verdad me parecio una pasada el precio. Las perdices las cobran a 32 euros cada una y no son nada del otro mundo. No te dan carta con lo cuál cuándo vas a pagar el susto es monumental. El resto de los platos están en la misma línea de precios y sinceramente ni la comida ni la categoria del local lo valen.

23 de febrero de 2012

Manuel Alvarez-Monte...

Un buen restaurante para el que no le guste la cocina moderna. Las patatas revolconas y la ensaladilla excepcionales. La dueña muy amable y cercana. Precio unos 35 - 50€

8 de mayo de 2015

15/10/2013

Barrera gran sorpresa

Las mejores chuletitas de cabrito que he comido jamás, acompañadas por servilletas y mantel de hilo que no se encuentra en casi ningún sitio.

22/07/2011

No lo esperado.

Lo cierto es que despues de lo aquí leído, nos animamos a probar el afamado Barrera, y he de decir que nos decepcionó mucho.
El servicio es fantástico, y la atención de la dueña muy agradable. También los detalles, como la cuenta a mano, ... Pero lo más importante, la comida, no fue nada excepcional. Las patatas revolconas están buenas, quizá de lo que pedimos es lo más reseñable, pero el resto de primeros, segundos y postres, nada estaba realmente bueno. En general, los pescados y todo lo que pedimos era de buena calidad, pero sin mucho sabor.
En nuestra opinión, no está mal, pero no para volver.

20/12/2010

Sobresaliente el servicio y la comida!

Fuimos a cenar aquí, guiados por los buenos comentarios de Fernando Encinar, y una vez más estoy completamente de acuerdo, el local es muy acogedor, tras una entrada de bar tradicional llegas a un pequeño comedor con pocas mesas, pero bien puesto, sillas vestidas, etc.., la comida es sobresaliente, en concreto tomamos las patatas revolconas, con torreznos recién hechos, y unos níscalos de primero, los segundos fueron rabo de toro, y perdiz estofada, la perdiz no traía verdura, me pregunto qué tal estaba, y se lo comente, en 10 minutos me trajo lombarda rehogada, y más salsa, un gran detalle!!, vamos que repetiré 100%.