Restaurante Bens D´avall

Llevamos desde el 1971 defendiendo la cocina balear, inspirados por el entorno único de nuestras islas, de una forma saludable, natural y creativa.

Ordenar por:

relevancia fecha

14/04/2014

MENÚ DEGUSTACIÓN EN LA QUE PUEDE SER UNA DE LAS MEJORES TERRAZAS DE MALLORCA

BENS D’AVALL es una de las mejores terrazas con vistas al mar en las que he estado.

El restaurante se encuentra en un acantilado en lo alto de una montaña y desde su terraza solo se ve la montaña y el mar mallorquín.

Hay que llegar pronto, sobre las 8, y es obligatorio reservar una mesa en primera fila.

Estar ahí tomando un vino y disfrutando del atardecer mallorquín es algo inolvidable.

Un aviso: mi primera visita fue en junio 2012 y las 8 era la hora perfecta para llegar. Sin embargo mi segunda visita fue en agosto 2013 y como en ese mes anochece más temprano, las 8 ya es tarde.

No hace falta empezar a cenar tan pronto. Simplemente podéis estar tomando un vino o una copa de champagne mientras disfrutáis de las vistas. Pero ojo con los precios de esas copas que parecen cortesía de la casa y que luego te soplan 11 euros por ellas.

Una vez anochece, y al estar al borde del mar, os aviso que refresca bastante.

La comida es un menú único basado en productos locales e igual ocurre con la bodega, llena de referencias de Baleares.

En general se come bien. No hay platos de esos que perduran mucho tiempo en la memoria pero se ven ganas y detalles que quizás podrían hacerles ganar una estrella michelín.

13/05/2013

Elegante terraza en medio del bosque

Visitado el 29/06/05
Cuesta llegar pero merece la pena. Sitio elegante y de precio elevado, está algo perdido en medio de un pinar. Con buen tiempo se cena en la terraza, bien vestida y con vistas al mar. En mi nuestro recuerdó quedó un estupendo cava de cosechero servido a 2ºC; lástima que en la factura no ponga el nombre.

02/11/2010

La Guía de María lo descubrió en noviembre de 2010

Precioso atardecer sobre el mar y la ladera de la Tramuntana

Su propietario y cocinero está considerado uno de los mejores intérpretes de la cocina mallorquina con ejemplos como el pescado del día sobre calamar con cebolla nueva, pasas, piñones, colmenillas y oréganos fresco, el pescado de la costa sobre parmentier niçoise, olivas picantes y limones, el carpaccio de gambas de Sóller o los robiols de brossat a la canela de cítricos.