Restaurante El Boliche del Gordo Cabrera

Ordenar por:

relevancia fecha

21/11/2014

¡Excelentes carnes! y un menú de 10

Curioso nombre el de este restaurante uruguayo. Investigando un poco descubrí que su nombre es un homenaje al “Gordo Cabrera”, un gran amigo de la infancia del propietario.
Como a un restaurante Argentino, mas conocidos y numerosos en Barcelona, se viene a comer carne. En el boliche del gordo Cabrera se come muy buena carne, de diferentes partes del mundo. Carta especializada en carnes de diferentes partes del mundo y como no las famosas empanadillas de carne. Si comes a la carta, la carne de buey te la sirven poco hecha para que el que lo desee la pueda acabar de hacer en las piedras calientes que te montan en la mesa.

Al mediodía, una irresistible oferta en forma de menú del día, donde combinan una oferta de cocina de mercado con algún plato de carne característico de la zona más al sur de Sudamérica.

Amplio oferta de primeros, donde no dejamos de probar los excelentes ravioles de ricota y espinacas a la boloñesa.

De segundo predomina las opciones de carne a la parrilla, de excelente calidad. No defrauda. La opción del bistec, era un entrecot muy tierno, la parrillada combinaba chorizo criollo, morcilla, ternera y pollo todo a la brasa.

Alguna opción de pescado o carne al horno. Gran detalle el de acompañar los platos de carne con tres salsas: la característica chimichurri (orégano, ají, aceite y vinagre), la parrillera (que lleva cebolla) y el all i oli característico de la cocina catalana.
De postre no había ninguna opción casera, así que a degustar las trufas de tres chocolates.

Sin duda alguna, un menú con muy buena relación calidad precio (14€). Por la noche en laborable disponen de un menú por 20$.

Amplio comedor de techos altos con cocina a la vista. Curiosa la terraza de la entrada, con sofás a modo de sala de estar.

18/09/2014

Restaurante para ir a comer carne.

Ofrecen carnes de Uruguay y Argentina, de España y también un chuletón de la Normandía francesa.

Los entrantes fueron correctos y la carne estaba rica (probé el chuletón de la Normandía). Sacan las planchan a la mesa para que cada uno se la cocine al gusto.

Los postres me parecieron más flojitos.

El servicio fue agradable.