Restaurante Casa Adolfo

Ordenar por:

relevancia fecha

16/09/2016

Lo que esperas de un menú del dia

Pues eso. Platos tradicionales, bien hechos. Sitio limpio y agradable, si esta lleno con algo de ruido. Servicio correcto y precio acorde a la zona.

Sin brillos ni destellos. Pero cumple perfectamente su función como casa de comidas, que no es poco.

01/06/2012

El mejor menú de la zona en un lugar agradable

Adolfo es, sin duda, de las mejores opciones para comer de menú por esta zona. Decoración sencilla y limpia, con unos bonitos lienzos de motivos culinarios como nota singular, manteles y servilletas de tela; espacio no muy ruidoso para la gente que va. En épocas caniculares terraza en sombra por su orientación al este, que si peca de algo es de tener pocas mesas.

El servicio, comandado por sus dueños, eficaz, rápido sirviendo y, si ya eres conocido, amable y cercano.

Como a menudo de menú: Con mi mujer, con amigos, con compañeros de trabajo y siempre me voy/vamos encantado/os. La carta es súper extensa, puedes elegir entre 15 primeros y otros tantos de segundos. Cocina sencilla, auténtica, conjugando platos clásicos con algunos guiños a lo imaginativo más que aceptables.

O sea, que puedes tomar de primero una crema de puerros fría, una ensalada de espinacas con aderezos curiosos, como unas judías blancas con chorizo, o unas lentejas sencillamente estofadas, qué están estupendas sin necesidad de echarles chichas de las que te dan la tarde.

De segundos los pescados son frescos, humildes pero frescos, y siempre con la opción de tomarlos fritos o la plancha, entre las carnes siempre alguna en guisito, las de siempre correctas y algún plato añorante, al menos para mí, como las salchichas blancas al vino con puré de patatas que me he tomado hoy; lo de añorante porque me recordaron a las que hacía mi madre. Con los segundos es potestativo del cliente elegir el acompañamiento, a saber: patatas paja, fritas de las buenas-buenas, puré o ensalada.

De postre no me pronuncio, pues no los he probado y de vino si que lo hago, pues ponen un sencillo Soldepeñas, que es un muy humilde pero muy correcto Valdepeñas, preferible mil y una veces a un Rioja jovenzuelo o un vaya usted a saber de dónde ha salido este vino, con los que te castigan el hígado y la azotea en la mayoría de los sitios de menú.

Hoy, que he ido con basca disipada, hemos tomado unas copas, en mi caso un gintonic de Bombay normal, generosamente servido, pero un pelín caro, a 7,5€.

Pero a lo que íbamos, el menú muy por encima de la media nacional, no pantagruélico pero suficiente, al precio de 11€. O sea, producto de crisis.

Por las noches hace tiempo que no voy, pero lo recuerdo con buena carta, precios contenidos y ambiente de gente normal y apacible, lo cual no sé yo si es tan normal.

15/02/2011

El lujo de la sencillez...

Hacía tiempo que no entraba en Madrid en estos "templos" que son las tradicionalmente conocidas como "casas de comidas". Una cocina auténticamente casera y tradicional, elaborada con productos de temporada y magistralmente servida de forma ágil y eficaz en una diáfana, luminosa e impoluta sala.
Los estómagos de quienes, a diario, comemos fuera de casa, agradecen que sigan persistiendo sitios como este; en mi caso, disfruté de una exquisita crema caliente de calabaza con picatostes (pan frito crujiente de verdad) y filetitos rusos con guarnición de pisto y patatas fritas caseras.
El menú diario es de 11 € y me reservo la próxima visita para probar su carta y vinos.
Para volver y volver. Quien trabaje cerca de la zona está de enhorabuena.

09/12/2011

Sencillez y calidad

He comido aquí desde que era un crío, primero cuando era Monterrubio y, desde hace unos años, cuando lo cogieron Adolfo y su hermana y le dieron un nuevo impulso al local.
Comida casera, pero con detalles que la hacen un poco más especial; menú del día muy bueno y, por desgracia, local pequeño.

22/01/2009

Comida casera

Nada más entrar lo primero que llama la atención es lo diáfana y bien iluminada que está la sala, con una luz suave ideal para ir a cenar. Es una casa de comidas de toda la vida, con familias comiendo platos conocidos: escalope, pollo al ajillo, calamares a la romana, huevos fritos, etc. Alegra poder volver a comer lo de siempre.

El servicio es amable y rápido. La cocina, sin sorpresas, está bien hecha y no abusan del aceite como suele ser habitual en muchas otras casas de comidas. Probé las recomendaciones de los demás y la verdad es que ni las croquetas ni las berenjenas me parecieron nada del otro mundo. Personalmente recomiendo el pisto, las ensaladas y el escalope. Cenar sale por unos 25 euros.

Manteles y servilletas de tela.

14/06/2010

comida casera exquisita

fuimos a cenar pero como íbamos con prisa pedimos unos cuantos entrantes para picar: berenjenas rebozadas con salmorejo (perfectas, ni grasientas ni secas), croquetas (ricas pero normalitas), cogollos con anchoas y salsa de mostaza (cogollos frescos nada amargos, anchoas buenas, salsa muy rica) y sepia a la plancha, en su punto, ni chiclosa ni dura. El sitio muy agradable y el servicio también. Tendremos que volver a comer para probar más cosas.

02/07/2012

comida casera

bueno, sencillo, barato, un servicio correcto en un lugar agradable para el medio día.

16/01/2011

Albóndigas caseras

Casa de comidas, muy tranquila. El viernes pasado tan sólo había ocupadas 4 mesas. Manteles de hilo y deliciosas albóndigas caseras. El pollo a la Villarroy también estaba bueno...

05/11/2007

Casa de comidas

Están desapareciendo de Madrid los dignos representantes de lo que en su día se llamaban "casas de comida". Obreros, estudiantes y oficinistas encontraban en estos establecimientos platos caseros a precios razonables. Servicio rápido y trato familiar.
Casa Adolfo, antiguamente Monterrubio, es uno de esos escasos establecimientos que superviven gracias a una inteligente reforma que elimina los ruidos y hace posible servir comidas en un único salon a mas de cincuenta personas al tiempo.

28/12/2007

Buen menú

Otro sitio para comer de menú bastante bien. La oferta de medio día es extensa y aunque a mi parecer algunos platos están un poco descuidados, sobre todo teniendo en cuenta que es un menú de 10'50, es de lo mejorcito de la zona para comer.

25/05/2009

Another huge fan

El mejor restaurante de comida casera que yo conozco.
Antes se llamaba Monterrubio hasta que el hijo, Adolfo, reformó el local hace algunos años a jubilarse los padres. Ahora lo lleva él con su hermana Maria y la comida sigue siendo estupenda, los precios mas que buenos y ¡que decir del servicio!
Al mediodia hay que ir muy pronto o estar preparado a esperar mesa. Pero la espera lo merece. En verano hay una terraza que resulta muy agradable.

This is my absolute favorite restaurant for home cooking in Madrid.
Years ago it was called Monterrubio until the original owners retired and their son Adolfo remodeled and updated the place. He now runs it with his sister Maria. The food continues to be sensational, the prices really reasonable and the service incredibly friendly.
If you don't go really early at lunchtime, be prepared to wait for a table. But it is worth it. There is an outdoor terrace during the summer which can be fun too. They don't reserve tables.

24/11/2008

De toda la vida de Dior

Efectivamente, es como volver a comer en casa. Nada de tonterías de vinagres de módena ni tomatitos de la huerta del tio arturo. Aqui filete empanado, croquetas con patatas paja y ensalada de espinacas con beicon. Tonterías, las precisas.

Es espacioso. Como soy muy pijin yo -las cosas, como son- lo veo desangelado. Yo le colocaría una plantita, un velador haciendo "hogar"... No sé. Redundaría en el rollo que se traen de casa de comidas. Pero es sencillamente, genial. Es una lastima que caiga tan lejos del trabajo, porque comer diario ahi debe ser genial.

¿A quien llevar? Pandilla de amigos de buen comer, el dia que tu pareja y tu pasais de todo y teneis hambre, celebraciones multitudinarias tipo "bautizo del primo de la Sierra" y cosas asi. Yo no llevaba clientes (a no ser que sea el jefe de mensajería y superconfianza (le falta glamour a la cosa y parece -y es- barato).

14/05/2007

Pirulín, Pirulero, para damas y caballeros

Cocina casera, riquísima, muy buen trato y muy bien de precio. El local es más bien pequeño, aunque te da sensación de amplitud porque no hay columnas ni mandangas por medio. Lo únio malo es que dejan fumar en el local y se pone un poco cargado. De la carta recomiendo: las croquetas, las berenjenas (mejor sin salmorejo, para mi gusto), el pollo al ajillo y el escalope. Lo que no recomiendo: el pavo con salsa de soja (me está bien empleado por ir de lo que no soy...). Los postres todos muy ricos. En la pared de la izquierda hay un cuadro de un puerro que, por alguna razón, me recuerda mi infancia (snif, snif,...). No puedes pedir más, Nicolás...