Restaurante Casa Ecuador

Ordenar por:

relevancia fecha

08/11/2015

Honesto, humilde y rico rico

Sitio ideal para descubrir la comida ecuatoriana: una casa de comida frecuentada fundamentalmente por emigrantes que sirve comida típica con buenos ingredientes y buena cocina.

Platos enormes, buen precio y cocina con cariño.

Comimos (4) patacón pisado con queso y mote con chicharrones como entrantes y arroz con camarones, ceviche de camarones y encebollado mixto. Con bebidas 13 euros por cabeza. Repetir siempre que pueda.

23/09/2014

Buena cocina ecuatoriana

Cena en CASA ECUADOR, un humilde restaurante ecuatoriano situado al principio de la calle Batalla del Salado, al lado de Atocha. Sitio pequeño, unas diez mesas, con pinta de cafetería, y clientela mayoritariamente ecuatoriana. Como no tenemos mucha idea de esta cocina, y la carta es bastante amplia, nos pusimos en manos del simpático camarero que nos atendió y al final nos puso:

- Unas humitas para compartir, que consiste en un cilindro de maíz tierno relleno de queso fresco, envuelto en hojas de la misma planta y hecho al vapor. Buen entrante.

- Ceviche de camarón. Langostinos de buen tamaño muy frescos levemente macerados en una especie de salmorejo con especias y cilantro. Muy refrescante, de lo mejor de la cena.

- Arroz con menestra y pollo rebozado. Bandeja con frijoles guisados, arroz al vapor y un sabroso pollo rebozado con frutos secos “tipo Kentucky”. Ración abundante, ideal para compartir.

- Arroz con guatita. Callos de ternera en salsa de maní con trocitos de patata, acompañados también de arroz al vapor. Deliciosos, mucho más suaves que la versión madrileña.

La verdad es que estaba todo buenísimo, ingredientes de calidad y muy buena mano en los guisos. Para beber, además de refrescos típicos, cerveza, zumos y batidos, sólo tienen dos tipos de vino, un blanco y un tinto. Elegimos el blanco que resultó ser un verdejo pésimo, lo peor de la cena. Lección aprendida, en Ecuador no se bebe vino.

Pagamos 44 euros por todo. Un sitio muy recomendable: buena atención y exquisita cocina a buen precio. Eso sí… ni se os ocurra pedir vino.

spider72

Anotado avelio...nada de vino. Quizá acepten descorche :)

23 de septiembre de 2014

Avelio

La verdad es que cuando pedimos una botella de vino el camarero nos miró raro. No obstante son super-amables, si les propones lo del descorche no creo que te pongan pegas. Aquí recomiendo comer con cerveza, tienen una ecuatoriana que se llama Pilsener y que habrá que probar.

23 de septiembre de 2014

spider72

Yo creo que cada sitio tiene su personalidad...me veo más a cervezas, especialmente si la tienen ecuatoriana que a vino.

Estuvimos a punto hace un par de semanas de ir a otro ecuatoriano, el paralelo cero

23 de septiembre de 2014

EandradA

En estos sitios siempre molan los zumos de guayaba, papaya, mora y otras frutas ricas zumificables.

23 de septiembre de 2014

EandradA

Mañana me voy a tomar un menú aquí, mira por dónde.

23 de septiembre de 2014

Lady Spider76

Si es que pedir vino en un ecuatoriano es como pedir vodka en un chino. Apuntamos Avelio.

Cervezas y zumos (sin azúcar) creo que son más adecuados. Así es que muuuchas gracias por el aviso.

23 de septiembre de 2014

04/09/2014

Grata sorpresa

"El mejor peruano es un ecuatoriano", así respondía un camarero de La Cevicuchería cuando le pregunté por su restaurante favorito. Él era ecuatoriano pero, bromas aparte, no iba nada desacertado: Casa Ecuador, esa recomendación, es una propuesta fabulosa.
Situado en un extraño cruce de caminos poco amable al paseo, es difícil no percatarse de las colas diarias para entrar o en la mezcla interracial causa de un peregrinaje de comunidades latinas y de unos escasos conocedores españoles. También es complicado obviar el carácter cambiante, original y fresco de un gran menú diario que, por 10€, ofrece dos platos genuinos, caseros y ricos de una gastronomía sincréticamente original. Guisos que recuerdan la base española, pero con perturbadores elementos exóticos, encebollados que remiten a ceviches, pero reinterpretados con soltura.
Una vez dentro comprobarán que están en una casa de comidas, de servicio diligente y cortés, incluso bajo presión, un lugar humilde, pero bien cuidado. Mi consejo: no lo duden y opten por un encebollado con "extras" o, si van con hambre y bolsillo justo, un menú que según el día será selva, cordillera o mar, igual que ese país tan cercano y tan olvidado.

spider72

Esto no me lo pierdo...

5 de septiembre de 2014

15/09/2014

Probado y aprobado

Domingo noche, después de intentar comerme el peor bocadillo de calamares de la historia decidimos pasar por aquí.

El local está limpísimo y el servicio es muy amable. La idea era picar algo, no cenar, así que pedimos un tamal de pollo y cerdo, muy rico, la verdad, y miniempanadillas de queso y carne bien fritas, buenas aunque no sorprendentes. De beber un zumito de moras, que, casero o no, estaba riquísimo.

En una mesa ocupada por ¿ecuatorianos? había unos platazos de carne con muy buena pinta. Me da que los guisos los hacen bien; así que volveremos en breve a probar algo más contundente.

Tienen menú del día de martes a viernes.

04/08/2012

El mejor sitio de comida ecuatoriana

He estado en varios restaurantes ecuatorianos (no hay muchos en Madrid) y para mi este es el mejor.

Suele tener mucha demanda los fines de semana y es normal ver a gente esperando para sentarse.

Destacan los ceviches, los encebollados y sobre todo el arroz Chaulafán (muy parecido al arroz chaufa peruano. Un arroz que lleva gambas, pollo, huevo y varias especias. El de aquí es el que más me gusta.

Está muy bien de precio y los platos son grandes.

El servicio es atento, son muy rápidos y están en todo.