Restaurante Cervecería Polar

Ordenar por:

relevancia fecha

29/03/2016

Expertos en cervezas

Un lugar que si no lo conoces seguro te pasa desapercibido ya que ni se encuentra en una calle concurrida ni desde fuera pueda parecer que es lo que oculta su interior.

Nada mas entrar llama mucho la atención la cantidad de neveras con una infinita variedad de cervezas, si te apetece descubrir lo mejor es marcar una preferencia y dejar que te aconsejen y te cuenten la historia de los diferentes tipos de cervezas.

El local dispone de barra con taburetes altos, luego una zona más para pasar el rato picoteando algo o simplemente degustando cervezas y también hay otra zona con mesas pensada para comer / cenar, tienen típicos productos alemanes.

05/02/2016

No sabían los egipcios ni ná

Se le hace a uno muy difícil no comenzar una reseña sobre una cervecería no citando unas de las cumbres del saber cuñado que es “ya los antiguos egipcios fabricaban cerveza”, incluido su corolario “pero ellos la tomaban tibia, no fría”. Con la moda de la cerveza artesanal, la aparición de un gran número de pequeños productores que no deja de aumentar y la apreciación creciente por la cerveza el dato anterior se cita a diario más que a Churchill. Y sin embargo en la Cervecería Polar en Tetúan (El Tetu) llevan desde muchos años antes de este éxtasis cervecil haciendo apostolado de su fe.
Situada en el corazón caribeño de Tetuán, cerca de Cuatro Caminos, zona atestada de peluquerías latinas y bares de delicias dominicanas (pollo frito), por el tipo de negocio, la ubicación y su parroquia recuerdan a esos bares que aparecen en las películas en estados del profundo Sur de los EEUU en los que hay banderas confederadas colgadas de las paredes y placas de Harley Davidson. Una especie de bastión de resistencia.
Pero esta impresión se pasa rápido, la Polar es una cervecería con personalidad propia y un carácter fuerte donde cada elemento de la decoración recuerda al cliente que allí la cerveza se toma en serio; desde las paredes donde se exponen las incontables jarras de cristal específicas que cada marca belga diseña y fabrica para la cerveza, hasta toda una larga pared forrada del suelo al techo con frigoríficos de exposición con todas las marcas que despacha la casa a la vista, pasando por los banderines con la bandera bávara que cuelgan del techo. El local se divide en dos zonas, a la entrada se encuentra la barra con cinco grifos de diferentes variedades y unas cuantas mesas altas para beber y picar algo y al fondo hay un salón donde es posible sentarse a comer con tranquilidad. Porque además de cerveza, que siempre se acompaña de su respectiva tapa como huevos Villeroy, en la Polar preparan platos que van desde las croquetas de jamón (bastante buenas aunque son para los que les gusten de bechamel más espesa), a huevos estrellados con patatas con diferentes tropezones, carnes trinchadas, etc. Todo de buena calidad y acompañado por pretzels que sacan siempre recién horneados.
El servicio es bueno y podría parecer distante hasta que al saldar la cuenta te obligan a aceptar su invitación a algún licor para brindar con algo dulce.
Éste es uno de esos sitios que a uno le da miedo recomendar, que se corra la voz y que en dos meses no se pueda pasar pero, a pesar de eso mismo, creo que se merecen los halagos incluso con toda la expectación que el mundo de la cerveza levanta en los últimos tiempos.
Si supieran en qué ha quedado todo esto los egipcios habrían puesto más esfuerzo en servir una buena cerveza fría que en centrarse en sector del ladrillo.

spider72

Y además que lo de los Egipcios está ya "to roto"

5 de febrero de 2016

01/05/2011

Cena de Navidad

Tiene una carta de cervezas impresionante y unos menús para grupos de distintos precios. Las jarras de cerveza se sirven muy fresquitas y son de buen tamaño. Nosotros nos reunimos allí para la cena de Navidad. Probamos las alitas de pollo, pasables, el brie empanado (buenísimo), aritos de cebolla (ricos). Las bandejas con distintas salchichas, aceptables, eran de distintos tipos y bueno, algunas triunfaban más que otras. El codillo con chucrut estaba estupendo. Para el postre pedimos de todo. Lo que menos nos gustó fue el brownie y la pirámide, pero la tarta de chocolate con helado y la mousse estaban ricas. Luego lo típico, pacharán, crema de orujo, cafelines y cava. Salimos a 25€ por cabeza.

29/03/2008

jamama lo descubrió en marzo de 2008

Hace años tuve una época en la que iba mucho. Incluso hicimos varias celebraciones familiares en las que nos juntábamos 20 personas, con niños y cochecitos incluídos.
Recuerdo que tenían un montón de tipos de cervezas y de comer solíamos pedir surtido de salchichas, codillo con chucrut, patés, quesos, ensaladas...
Por entonces estaba muy bien. Ahora no sé si seguirá con la misma calidad. Habrá que pasarse un día.
En la puerta he visto una carta con varios menús para celebraciones por 30, 35 y 40€.