Restaurante Dinner

Ordenar por:

relevancia fecha

31/12/2013

Francisco. lo descubrió en diciembre de 2013

Buena cocina, ingeniosa a ratos. Ruidosa atmósfera.

Unos días en Londres, y algunos restaurantes reservados. 5 dias, 4 restaurantes de hoteles, de una cierta altura. Anulamos un pub por una simple indisposición en el desayuno. El primero fue "Dinner", el segundo "Tartufo", el tercero "Helene Darroze", y el cuarto, viva España¡¡, "Ametsa".. Todos en hoteles. Zonas de Mayfair, Chelsea y Knightsbridge..Ganas de probar. Y de comprobar.
El segundo restaurante de Heston Blumental en Londres, el primero es casi una casita de campo, está dentro del "impresionante" hotel Mandarin Oriental Hyde Park, en Knightsbrigde. Al ser Navidad, lucía en todo su explendor de guirnaldas, chimeneas encendidas,árboles, etc.
Pero pasemos al comedor, a la comida. Nos situan, a veces lo solicito yo, en una mesa cercana a la gran cocina, la de salados, vista con grandes y limpias cristaleras y una docena de jóvenes cocineros muy precisos y coordinados en su trabajo.Un poco más allá se adivina,tras unas puertas bamboleantes, la cocina de dulces, cuarto frio, y obrador.Observaba como se movian,como bebian agua, como pasaban los platos-la preelaboración ya estaba hecha, controlada, medida y pesada-, comprobaban la temperatura interior de las pequeñas raciones de pescado con una sonda, hacian quenelles de brunoise de hortalizas,utilizaban biberones, espátulas, etc.Abrian o cerraban un horno donde se sometía a calor los entrecotes o chuletones, Una gozada verlos tan bien trabajando, perfectamente coordinados. Ninguno superaba los 35 años, todos muy jóvenes.


¿ Qué si nos gustó la cena?, Pues sí, nada que objetar, nos dejamos seducir, los platos están ya corroborados que son exitosos, apuestan sobre seguro. No es barato,salvo si vienes para el almuerzo y pides menú fijo. Sobre 30 o 40 libras como mucho.

dinnerbyheston.com

Pero en esta ocasión era noche, cena, y a la carta. Pagamos en torno, con agua mineral, cerveza, nada de vino, como 200 libras para dos comensales, y repito, sin vino.

Dos pequeñas pegas: Poca luz, - aunque asi lucen las lamparas circulares y los apliques hechos con una especie de falsos moldes de savarin,- y el excesivo ruido de los clientes. Bastante ajetreo. Personal que no habla español, y amable. Nada estirados. Creo que tiene dos estrellas Michelin, bueno igual sólo una, no sé...

Habría que volver, pedir otros platos y/o tal vez también ir a almorzar y comprobar como van estos menús de lunch más económicos, mientras se ve pasar al medio trote a la Guardia Real, con sus capas rojas, por estos senderos laterales de Hyde Park., mientras se asustan las ardillas blancas y hacen fotos o aplauden los turistas, desde los linderos del parque ante esta caballería lozana.