Nuestra cocina está basada en la autenticidad y la calidad de la materia prima, predominando los productos de temporada. Disponemos de varios comedores con distintos ambientes, rodeados de jardines y zonas verdes. Estamos situados en la Vía de Servicio de la Moraleja (Sanchinarro). Nuestro horario de comidas es de...

descripción completa de Restaurante El Oso

Ordenar por:

relevancia fecha

10/07/2014

El Oso, homenaje a la materia prima

En esta ocasión nos hemos acercado a visitar a Maria Lorenzo y su hijo Borja que llevan casi 20 años al frente de El Oso, convirtiendo lo que antes era un antiguo tablao flamenco en todo un referente de la gastronomía nacional. Nosotros ya tuvimos la oportunidad de tener una primera experiencia con la cocina de Maria, en la visita a Esbardos, pero esta vez tocaba conocer al padre del Osezno.

A primera vista, nada más entrar en El Oso uno se da cuenta de que se encuentra en un restaurante de los denominados TOP, no sólo por el nivel del público asistente sino por la delicadeza a la hora de cuidar cada uno de los detalles, en nuestro caso y aprovechando el buen tiempo optamos por disfrutar de la comida en su famosa terraza, decorada con aires rústicos en los que se puede apreciar un claro aire asturiano, queremos aprovechar estas líneas para destacar la comodidad de sus sillas y la amplitud de sus mesas.

Una vez sentados y después de pedir la pertinente Mahou con olivas (nosotros somos más de patatas fritas), nos dispusimos a empezar con una comida en la que nos decantamos por los platos de temporada, que bajo la tutela de Borja han sido incluidos en la carta, empezando por un tomate rosa de Carabaña del que os vamos a decir lo que para muchos puedo resultar una obviedad, pero os aseguramos que no es tal y es que los tomates sabían a TOMATE, un sabor intenso, fresco, carnoso y puro que hacían buena la frase de menos es más, ya que un simple tomate con aceite y sal convertían a ese plato en todo un espectáculo.

Con el buen sabor de boca que nos había dejado los tomates, no podíamos irnos de El Oso sin probar sus famosas anchoas doble cero traídas desde Getaria y limpiadas una por una en sus cocinas, de estas anchoas todo lo que os digamos es poco, ya que es sorprendente como en un bocado tan pequeño se pueden concentrar tantos matices, por lo que os recomendamos que las apuntéis como un Must.

Otro de los clásicos al que no pudimos resistirnos fue al bonito de Villanueva, un plato que en nuestra visita a Esbardos nos sorprendió muchísimo y que en esta ocasión tuvimos la suerte de probar el del año 2012, en la cual pudimos percibir ciertas diferencias respecto de la de Esbardos, sin duda, un plato que pone de manifiesto lo dicho al principio del post, al ser todo un manifiesto a favor del cuidado por la excelencia en la materia prima.

Dejando de lado los clásicos y volviendo a los platos de temporada nos animamos con los arvellos, una legumbre a medio camino entre el guisante y el haba del que están tremendamente orgullosos en El Oso teniendo incluso su propia producción, con la que por desgracia les es imposible atender a la enorme demanda que este producto levanta entre los fieles de El Oso. Para su presentación los saltean con jamón de bellota Joselito.

Una vez acabados los entrantes y siguiendo las recomendaciones de Borja nos atrevimos a probar el CHULETÓN, lo pongo en mayúsculas en relación a su tamaño y calidad, una carne que se cortaba como mantequilla y que en la línea del resto de platos conservaba la pureza y la tradición, si lo vuestro es la carne os recomendamos que no dejéis de probarlo ya que además viene acompañado de una ración de patatas muy suculenta.

Para finalizar nuestra experiencia, no podíamos irnos, sin disfrutar una vez más del exquisito flan de queso, uno de los postres de los que María se siente más orgullosa y del que os podemos decir que es el broche ideal para una comida de semejante nivel.

Si os ha gustado la crítica podeis seguirnos en Gastrotxusan.com

spider72

Wow pedazo de crítica...¿y no hubo nada, nada, pero nada que fuera un pelín menos perfecto? Yo es que he estado en el Oso y no está mal (por algo lleva 20 años) pero en fin...con sus luces y sus sombras, como la vida misma...

Gastrotxusan a tu lado Miss Migas en plan happiness es como Leatherface en la Matanza de Texas, jamás vi una crítica tan almibarada y, me temo, tan poco objetiva. En fin...

11 de julio de 2014

Gastrotxusan

Agradezco tu sinceridad, pero nuestra experiencia en El Oso fue excelente y como decimos en la crítica es un restaurante de Materia prima y esta es de lo mejor, si me pides un pero te lo digo… El precio, para nuestro gusto elevado, pero la calidad del producto se paga

11 de julio de 2014

spider72

genial. Me pones un pero y al final me dices que "la calidad de paga". Osea que no es un pero.

¿De verdad crees que esta crítica es una crítica? Madre de diossss

11 de julio de 2014

Gastrotxusan

¿Hacer una crítica es hablar mal de un sitio?

11 de julio de 2014

spider72

Claro que no. Una crítica es una opinión. Puede ser buena o mala. Pero en el 11870 lo de verdad prima es la honestidad y una realidad aplastante...dentro de que a cada uno le gusta lo que le gusta...

Si es que os gustó hasta el relleno de las sillas joé...¿no es agotador ser tan políticamente correcto como vosotros?

11 de julio de 2014

06/04/2014

Increíble arroz meloso

Hace unos meses estuvimos cuatro amigos en el restaurante El Oso. No puedo más que recomendar este restaurante.

El servicio muy bueno (cierto es que tampoco éramos demasiadas personas en la terraza un sábado a mediodía), y la comida todavía mejor.

Pedimos: 1 ración de jamón, 1 ración de pimientos del piquillo rellenos de calamares en su tinta, un chuletón para dos y un arroz meloso para dos. También dos postres para compartir y tres tés. Sin beber vino, aunque sí algún refresco y agua, salimos a 40 euros por persona.

A destacar, sin duda, el arroz meloso de rape y verduras. Suficiente como para tres personas que coman "normal" y de sobra si compartes con una pareja con buen saque. Estaba todo en su punto y muy sabroso. No puedo esperar a volver!

El sitio, además, es de lo más tranquilo, perfecto para una larga sobremesa!

24/10/2012

Buena comida en un sitio agradable

Comimos un sábado dos personas y a los dos nos gustó mucho.
Hay que ir obligatoriamente en coche, pero esa es la únca pega. Como cosas buenas, tiene muchas. La principal, que la comida está muy rica. El sitio es además agradable, con unas salas muy agradables y un servicio distante pero eficaz.
Comimos para dos personas: una ración de terrina de foi con pan de frutos secos (muy bueno el foi) y media ración de fabada para compartir (buenísima). De segundo, chuletón para compartir. Muy rico y buena carne. Las patatas también bastante buenas.
La cantidad del chuletón estaba bien para un hombre y una mujer, que era nuestro caso, pero de haber sido dos hombre habría sido algo excaso.
De postre, una tarta de queso y cuajada riquísima. Para beber, una botella de sidra y agua. En total, 106 euros)-
Un precio raconzable teniendo en cuenta el sitio y la comida.
Todo lo que comimos estaba muy bueno y fue muy agradable.
Recomendable.

20/03/2014

Una comida asturiana de calidad.

Para mi el descubrimiento es reciente pero, a medida que lo comento con amigos y familia, me doy cuenta de que el restaurante el Oso lleva demostrando su saber hacer desde hace muchísimos años... goo.gl/BIyhx3

03/07/2011

el valor de cuidar la calidad

Como asturiana viviendo en madrid por trabajo hay que decir que la fabada solo la tomaré en este restaurante en Madrid. Trae los ingredientes de allí, y con su esmero logra que este mejor que algún restaurante de asturias como por ejemplo 11870.com/pro/la-pondala, que a mi opinion es uno de los mejores restaurantes de Gijon.

Luego cada plato de la carta tiene una tónica general de cuidado y esmero, que es imposible no notar. A destacar estarían las anchoas, de verdad, a mi no me gustan las anchoas desde pequeña y estas son las primeras que pruebo y me gustan.

Mi plato favorito el foie, que lo acompaña con un pan que se podria comer sólo perfectamente.

El local con varios salones, cuidando en todos ellos el espacio entre las mesas para mantener la intimidad de los comensales y una terraza que este verano frecuentaré mucho, con botellas de sidra de decoración.

Tiene buena relación calidad precio, depende de lo que pidas puedes salir desde 30 € o 40 € cada uno a más, y solo por las horas que veía a mi madre en la cocina para preparar una fabada parecida a la de aquí, como decimos en asturias, "poniendo las fabes a remojo", me parece muy razonable.

27/06/2011

Uno de los grandes asturianos de Madrid

Vaya por delante que no voy a ser objetivo ni imparcial con esta opinión, puesto que me inivitaron a un menú degustación y me gustó TANTO que voy a escribir desde el estómago y no desde la cabeza ;-)

El Oso es una institución en Madrid, en la subida hacia la Moraleja en la carretera de Burgos, con un local amplísimo, con varios pisos, muchas salas, algún salón para celebraciones y una terraza muy chula en verano. Desde fuera parece una casona asturiana enmedio del prado.

La comida es sencillamente espectacular. Todos los ingredientes se traen de Asturias y se cocinan de forma artesanal y eso se tiene que notar a la fuerza. La fabada es de las mejores que he probado nunca y mira que es un plato que me gusta y suelo pedir. Las anchoas (doble cero) estaban deliciosas, el chuletón a la brasa perfecto....pero el gran plato, lo que realmente me fascinó, especialmente a mi que no soy gran amante del pescado, fue el pixín (rape). De lo mejor que he comido nunca, literalmente. Rape de barriga negra que remonta el río (la explicación para los incultos :p) Increíblemente sabroso. El plato estrella.

Por lo demás un restaurante en el que parece que todo funciona bien, el servicio atento y educado, la cadencia de la llegada de los platos perfecta, las mesas cómodas y separadas, en fin, un gran restaurante y un gran descubrimiento para mi (había querido ir tres o cuatro veces en los últimos años y al fin lo conseguí).

El precio es razonable, no es un restaurante barato pero tiene una relación entre calidad y precio muy buena (la fabada 12 € me pareció realmente ajustado por una de las mejores fabadas que puedes comer). Sin vino puedes seguro comer por unos 45-50€.

Volveré, y muchas veces me temo ;)

21/06/2011

Materia prima inmejorable, éxito asegurado

Al restaurante El Oso se va a comer, pero a comer muy bien! Tiene todos los elementos necesarios para disfrutar de una buena comida:
- Materia prima excelente, por lo que no necesitan desviar tu atención con salsas muy elaboradas.
- Buena cocina
- Raciones generosas
- Tranquilidad

Para mi el mejor plato es el pixín, aunque le van a la zaga las anchoas, la fabada, el chuletón, y de postre me encantó la mousse de higos.

Estoy seguro que cualquier asturiano se sentirá como en casa comiendo en este restaurante.

06/02/2013

recomiendo

Parte mala: se tiene que ir en coche o sumar al gasto un taxi, parte buena: el resto, precioso sitio donde ir a cmer o cenar, buen servicio mejor comida, caro...si vale la pena darse un capricho... si.
Un saludo.

29/03/2011

COMIDA DE VERDAD

Alimentos básicos, los de siempre. Nada de gafapásticos inventos ni artificios. Comida con raíces que te inunda el paladar de tierra y mar, que te traslada a la cocina de tu abuela y te hace sentir nostalgia: fabada, pote, espectaculares anchoas, deliciosas carnes.Sólo Asturias es España, lo demás es tierra conquistada!!!

El servicio es excelente, en todo momento te sientes colmado de consejos y atenciones. El local es elegante y acojedor.

Un sitio perfecto para conquistar a tu chica/o por el estómago.

28/03/2011

"Restaurante de ensueño"

No puedo dar ni un solo detalle negativo. Empezando por el salón en el que estuvimos, compartiendo una comida espectacular, y acabando por el personal del restaurante.
El ambiente del restaurante es relajado. Eso hace que el tiempo pase sin darse cuenta. El salón es totalmente acogedor, cristaleras gigantes que ayudan a desconectar del estrés de la gran ciudad.
El personal del restaurante es amabilísimo, una atención total. Discreción, simpatía y eficacia absoluta.
Y la comida…uf, la comida es algo excepcional. No sabría decir cuál es el plato que más me gustó: las anchoas deliciosas del Cantábrico, la fabada espectacular, el entrecot sabrosísimo,… ¡¡arroz con leche!!, trabajado de tal forma que se deshace en la boca como si de una crema se tratara…
Es un restaurante para repetir… ¡¡¡un 10 en todo!!! Sin duda…

21/02/2011

alta cocina casera asturiana

un restaurante con mucho encanto, con muy diferentes ambientes, todos ellos muy acogedores, me encantó un pasillo acristalado que con vistas a una zona con hojas de parra y un pequeño canalón a modo de riachuelo.

La parte interior tiene una decoración muy moderna con un predominante color verde de las botellas de sidra que rodean todo el local, donde sobre todo destaca el espacio que tienen: las mesas de cuatro son para dos personas y el espacio entre mesa y mesa es superior al habitual, y eso se nota...

Yendo al tema... lo más destacable de la comida es la materia prima. Las anchoas son las más buenas que he probado en mi vida con muchísima diferencia, una maravilla! El jamón de Joselito... una gozada. La fabada hay que probarla (especialmente destacable no sólo por el sabor de la propia fabe, sino por el acompañamiento de las fabes: el chorizo, la morcilla, ... mejores que lo que suele ser habitual)

Entrando en los segundos platos, la carne gobernada es una especialidad que no en muchos sitios se puede probar, y aquí la tienen. Merece la pena probarla, pero para mí, lo que más me gusto fueron son los pixines, de barriga negra, buenísimos.... 1'3 Kg de pescado y a pesar de todo no te cansas...

Los postres, un 10: la mousse de higos, algo dulce, pero espectacular y la tarta de queso, me encantó. No es la tarta de queso habitual, tiene un toque a nata y queso particular, no sé exactamente qué es, pero la textura es mucho más jugosa y no se hace pesada.

Por lo demás, el personal encantador, y muy pendiente en todo momento. Repetiré, sin duda!

27/03/2011

materia prima de primer nivel

el local es muy bonito, y la comida son platos asturianos de toda la vida, pero se nota que con material primas de primera calidad y cocinados con mucho criterio.

Tanto el pote, como las verdinas como la fabada, una maravilla. Los oricios absolutamente exquisitos. Las anchoas del cantábrico merecen mención aparte, uno se va con la sensación de que es un plato diferente a cualquier otra anchoa probada con anterioridad. El entrecot, también merece mención especial, recomendable 100%, se deshace en la boca.

De postre, mousse de higos muy buena, aunque muy dulce, y el arroz con leche con la superficie caramelizada, muy, muy bueno.

El trato del personal de sala exquisito.

Supero con mucho mis expectativas y, como amante de la buena cocina asturiana, desde este momento se ha convertido en uno de mis favoritos ;)

30/11/2009

Confirmado: “El mejor asturiano de Madrid”

Por unas horas es como trasladarse al Principado en cuerpo y alma. El restaurante ‘La Venta del Oso‘ es merecedor por derecho propio de la etiqueta de mejor cocina asturiana de Madrid. La combinación de la calidad de sus materias primas y el amable trato del personal convierten una simple comida en un recuerdo entrañable.

Aquí os dejo un post de mi paso por 'El Oso'.

labarrigadelgloton.wordpress.com/2009/11/30/confirmado-el-mejor-astu...

30/07/2009

Con las ideas claras

Precio medio: 50 €.

Calificación: 8.

Los responsables de El Oso, Pepe Villanueva y María Lorenzo, tienen muy claro lo que hay que hacer y cómo hacerlo. Sencillamente trabajar con productos de primerísima calidad y centrarse en preparaciones sencillas y bien elaboradas, sin renunciar nunca a sus orígenes asturianos. Han finalizado este año 2009 además una profunda reforma del establecimiento, que ha quedado como un espacio moderno y acogedor. La carta no es sólo asturiana, aunque los platos tradicionales de la tierra se conviertan en los grandes protagonistas, desde una fabada impecable hasta, en temporada, un jugoso bonito en rollo que recuerda los mejores que hemos tomado en Asturias. El producto también es importante: excelente jamón ibérico gran reserva de Joselito, anchoas en salazón como difícilmente se encuentran en Madrid, surtido de quesos asturianos... Menos atractivas resultan las croquetas de caviar de oricios, demasiado grandes y de masa algo pesada.

En los platos fuertes, los pescados, muchos llegados directamente de las rulas asturianas, tienen un gran protagonismo. Sobre todo el pixín (rape) de barriga negra, que abierto y al horno, es excepcional. Este mismo pixín puede tomarse en los tradicionales fritos, bien jugosos. La otra gran alternativa es la merluza, en distintas preparaciones – a la romana es nuestra favorita-. Las carnes rojas proceden de vacas asturianas. Destaca el chuletón, sabroso y tierno.

Los postres son caseros y en general están a buen nivel, aunque resultan contundentes. Imprescindible el cremoso arroz con leche, aunque merecen la pena la copa de crema de queso de La Peral con manzana, la mousse de higos y el tocinillo de cielo. En la lista de vinos se ha hecho en los últimos tiempos un importante esfuerzo de actualización, con presencia de diversas D. O. y marcas muy interesantes. Hay además un apartado de vinos dulces por copas para acompañar los postres.

Crítica publicada también en "Madrid 360" del diario ABC en julio de 2005