Restaurante El Refectorium

Ordenar por:

relevancia fecha

02/07/2017

Me gusta mucho éste restaurante, su localización (con una vista inmejorable de la Bahía de Málaga) esta en Cerrado de Calderón y su nombre exacto es Refractorium Campanario ya que hay otro en Málaga que es Refractorium Catedral. Su especialidad...........la ensaladilla rusa.

05/04/2013

Tapas y raciones en La Malagueta

Como siempre:
Comida: De acuerdo a lo esperado
Atención: Por encima de lo esperado
Mesa: De acuerdo a lo esperado (barra) (Servilleta de Papel)
Presentación: De acuerdo a lo esperado
Emplazamiento: De acuerdo a lo esperado
Servicio: De acuerdo a lo esperado
Calidad/Precio: De acuerdo a lo esperado, 53 euros 2 personas con bebidas y copas.

Digo tapas y raciones porque en mi opinión (muy bien asesorado por la compañía) merece la pena "echar un rato en la barra" ya que aunque tienen un pequeño restaurante y las tapas se pueden convertir en raciones y/o platos dentro, es más auténtico estar cara a cara con los camareros quienes están pendientes en todo momento de cualquier necesidad del cliente. En primer lugar me paro en mencionar las bebidas que tomamos (2 cervezas, 3 blancos, 3 tintos y 2 gin-tonic Rives con Indian Tonic), vinos a destacar el Sanz "Verdejo" frío muy fácil de beber. De tintos uno de cada D.O. destacadas, Carlos Serres (Rioja) y López Cristobal (Ribera), el primero bebible, el segundo muy astringente. Las copas muy bien preparadas.
De la comida: comenzamos con una tapa (gigante) de ensaladilla rusa, por el módico precio de 2 euros; seria lo más destacable relación calidad-precio de todos los platos. El cilindro de ensaladilla lo ponen sobre una cama de hojas de lechuga y encima lo decoran con unos tacos de ventresca previo al baño de mahonesa que le dan (exquisita). Seguimos con una fritura de gambitas chiquititas (ricas), pero destacaría el siguiente plato (1/2 ración generosa de salmonetes) con un fino rebozado que permite distinguir los lomos internos de este pescado muy sabroso. Para finalizar tomamos dos pulgas de lomo con una seta laminada bañada en aceite de ajetes. Sin llegar al postre tuvimos la oportunidad de probar 2 trozos de queso curado, muy fuerte para crear la necesidad de beber vino pero sin ser excesivamente picante. Una bolita de helado de frutas variadas (muy dulce en mi opinión) precedió el final de la noche formado por los dos buenos gin-tonic andaluces citados anteriormente.

Quizás mi opinión puede estar un tanto sesgada por el buen trato recibido debido a que estuve con una asidua del local pero creo que ello no desmerece la buena relación calidad/precio de su oferta gastornómica.

26/10/2011

Mucha fachada, comedor decepcionante

Situado cerca de la Plaza de Toros de la Malagueta, es un lugar que tenía ganas de conocer hace tiempo, pero siempre lo dejaba pasar. El otro día fuimos, y ya desde la terraza se veía animado, mucho más en la zona de barra, en donde hay tres mesitas para degustar las tapas que se quieran. Pero como queríamos comer decidimos ir al comedor, que es más bien pequeño y que estaba ya casi lleno. La clientela, eso nos llamó la atención, era de la tercera (por no decir de la cuarta) edad. El lugar está decorado de una forma un tanto clásica por no decir rancia, y abundan las botellas de vino como elemento decorativo, con abundancia de riojas y riberas, claro, era de esperar. Hay una en especial, Admiración (!), que también decora las mesas.
En la carta, entrantes, verduras de temporada, ensaladas, carnes y pescados de la compra del día, que aparecen en una hojita aparte a modo de encarte. En esa misma carta al final aparecen los vinos, una carta breve pero con buenas marcas, aunque siempre se va sobre seguro. Abundan los riberas del duero, también hay riojas, pero menos. En el apartado de blancos, un Botani, por ejemplo, pero elegimos Marqués de Riscal verdejo, D.O. Rueda, está bien (12 €). Los precios suelen doblar a los de la tienda. Las copas podrían mejorarse. El servicio del vino es malo malísimo, el camarero apenas llenaba la copa de mi acompañante, no sé por qué extraño motivo, y al final se llevaron la botella con un comentario ("ya está vacía"), aunque me pareció que quedaba algo...
Elegimos ventresca con cebolla caliente (¿es que acaso se puede poner con cebolla fría!), 10 €. Se notaba que era de lata, vamos, una conserva vaciada en el plato, con acompañamiento de patatas chips. Estaba bueno, sin embargo. Luego pedimos, de los pescados, calamar a la plancha (16 €), bueno; y lomos de bacalao con tomate natural (20 €), no emociona. No tenían salmonetitos de la bahía..., sólo a la plancha. Los postres son cantados, como en las tabernas, y los sacan de una nevera, por lo que tienen pinta de industriales. La tarta de queso (6 €) estaba buena, sin embargo.
En total salimos por 73 € (un café incluido), es caro para lo que te ofrecen. A lo mejor la zona más bulliciosa de la barra merece más la pena, pero el salón es ni fú ni fá.
Como ya digo, el servicio deja bastante que desear, por no decir que es pésimo. La indumentaria impecable no hace al camarero. El que nos tocó no podía ser más estirado y desagradable, como si nos hiciera el favor (a lo mejor sólo son amables con los habituales). Una mesa de dos señoras le estaba montando un pollo al camarero de turno porque tardaban en servirles, y el otro hizo el comentario de "vaya día que llevo".
Los servicios son pequeños, angustiosos, se escucha todo el ajetreo de fuera, tienen aspecto cutre-rancio acorde con el exterior, y ese bote de colonia Nenuco no hace más que completar la impresión de "quiero y no puedo". Desde luego, es un sitio para gente estirada y sin mucho gusto culinario, para pijos y taurinos, a lo que se ve. Tienen otro local en Cerrado de Calderón, barrio pijo por antonomasia.

10/09/2010

This is a fabulous neighbourhood bar just behind the bullring. Always busy, always serving wonderful food. The menu is small but it’s all high quality stuff, and the service is top-notch, fast and friendly.

azahar-sevilla.com/vivalastapas/category/malaga/el-refectorium

27/02/2010

un tapeo sobresaliente

el localo esta situado junto a la plaza toros. Tien una barra pequeña pero su tapeo es de una relacion calidad precio insuperable. Una ensaladilla rusa de 10, una fritura fantastica, las alcachofas inolvidables, y el precio muy muy razonable. Es algo incomodo por la poca barra, los camareros muy pendientes de los conocidos, no tanto de los que no somos asiduos, peron aún asi para mi es de las primeras barras del pais.
a pinilla

09/02/2010

Mejor la Barra que la mesa por el expectaculo de los productos que pasan por delante.
El vino, jamon y flamenquin