restaurante bar de tapas caseras gallegas cocina del norte barrio embajadores arganzuela, cerca de sala caracol, festivos abiertos, celebraciones, reuniones, menús diarios, especiales y para llevar, zona comedor amplia, fumadores, la mejor tortilla española y empanada gallega, también para llevar, acceso fácil para...

Ordenar por:

relevancia fecha

30/10/2017

Buen restaurante en la zona de Embajadores, muy cerca de la sala Caracol. Se trata de un restaurante de comida tradicional, muy típico con bocadillos, sándwiches, raciones...a precios bastante buenos. Genial.

24/05/2016

Tapas y menú del día de calidad

Pinchos de tortilla gigante, torreznos, boquerones, un buen menú del día.

Un sitio honesto, con calidad y precios acordes.

Una buena opción en la zona.

28/01/2016

El Valle no dejeis de venir

Si os pilla por la zona de Embajadores, no dudéis en tomaros unas cañitas en este bar en la esquina de la calle Sebastian Herrera al lado de la Sala Caracol.

Bar gallego de toda la vida al que le tengo especial cariño por como nos cuidan Joaquín el propietario y Julieta, su mujer (que esta pendiente de todo).

El menu diario casero con productos tradicionales no tiene competencia. Cuesta 10 euros y aunque tengas mucha prisa te atienden rápidamente.
El servicio parece chino. Mesas con manteles y servilletas de tela. Carta escueta de vinos pero servidos a su temperatura.

Hoy para rebajar crema de verduras y filete de ternera plancha con patatas fritas caseras o ensalada. La crema como si os la hiciera vuestra abuela y el filete pues de ternera, a la plancha y tierno.

Postres, algunos caseros y otros industrales, a gusto del consumidor
Chupitos de parte de la casa...

Recordad que es un bareto pero es un local de lo mas honesto...
Y que conste que no lo digo porque me tenga guardada una botella de vermut Gran Reserva Perucchi.

15/12/2014

Un valor seguro

Comida familiar en EL VALLE, el asturiano-gallego, que está en Embajadores, enfrente de la Sala Caracol. En barra todas las consumiciones servidas con alegría y con su buena tapa (empanada, tortilla, torreznos, etc.). Amplia variedad de raciones clásicas (pulpo, cecina, huevos rotos, oreja a la plancha, etc.), todo género de primera y bien cocinado.

Además tienen un comedor con unas veinte mesas. Nosotros nos decantamos por el menú de domingo que tiene una estupenda relación calidad-precio (20 euros: primero, principal, postre y bebida). Nada más sentarnos nos toman nota de las bebidas y nos ponen un generoso aperitivo.

Nosotros probamos:

Gambones: cuatro piezas de buen tamaño, hechos a la plancha con escamas de sal. Jugosos y sabrosos.

Habitas: salteadas con unos taquitos de jamón. Tiernas y sabrosas, con jamón del bueno.

Chipirones: Ocho piezas, limpios y hechos a plancha, acompañados de cebolla caramelizada y ensalada. Perfectos de punto y sabor.

Paletilla: De cordero lechal, bien asada, con un poco de jugo y acompañada de champiñones, pimientos de padrón y patatitas. Buenísima.

De postre unas filloas y una tarta de queso, ambas caseras.

Carta de vinos de corte clásico (riberas y riojas) con pocas referencias, pero de calidad contrastada (Matarromera, Luis Cañas, etc.). Nosotros pedimos un tinto Arroyo (un ribera crianza), que resultó estupendo, servido bien de temperatura y en copas adecuadas.

Servicio simpatiquísimo, manteles y servilletas de tela. Chupitos de parte de la casa. Ambientazo, el local lleno y doblando mesas (no me extraña). En resumen, un valor seguro. La verdad es que comimos de maravilla, salimos rodando y preguntándonos, por qué no venimos más a menudo.

29/10/2014

gallego

cerca de la Sala Caracol, si vas a algún concierto seguro que alguna vez te has tomado una caña aquí.

Cañas, raciones que van bien para las previas de los conciertos.

24/02/2013

Buen Tapeo y Cañeo

Es restaurante y bar de tapas gallego. Menús del día, ideal para cenas de grupo. Buenas carnes, pescados y mariscos, está a la vista, así que no hay duda de la calidad.
Enfrente de la Sala Caracol. El público cambia dependiendo del tipo de concierto que haya. También es una buena opción cuando sales de La Cuarta Pared.
Leí opiniones sobre su racanería al poner tapa. Siempre que he ido me han puesto y bastante generosas con la primera y la segunda caña, así que parece que han reaccionado a las críticas.
Empanada buenísima, croquetas más que decentes, huevos rotos, bocadillos varios... todo caserito y bien cocinado.