Ordenar por:

relevancia fecha

28/11/2016

Cocina basada en el producto y la tradición, muy bien ejecutada y con algún plato memorable.

Da la casualidad de que dejé de escribir después de una visita a Bilbao y que estaba decidido a volver cuando me coincidió otra visita a esta ciudad, así es que quiero empezar a hablar por el restaurante de esta última escapada: Etxanobe.

Gracias a sus restaurantes, el País Vasco es probablemente la comunidad autónoma que mas visito anualmente, y es un ciclo de nunca acabar, porque en cada visita se descubren sitios nuevos donde comer muy bien. Sin ninguna duda, País Vasco y Cataluña es donde mejor se come de España.

Las mejores experiencias gastronómicas las he tenido en esta comunidad autónoma. En mi memoria están grabadas a fuego las visitas a Elkano, Zuberoa y Azurmendi. También Nerua, aunque esta negativamente a pesar de ser uno de los restaurantes de los que mejor se habla en la comunidad gastronómica.

Entre Bilbao y San Sebastián evidentemente prefiero San Sebastián, tanto por la ciudad como gastronomicamente, aunque el cambio de Bilbao tiene muchísimo mérito. Podemos decir que hay dos épocas diferenciadas en la ciudad, que serían Bilbao antes y después del Guggenheim. Lo que era una ciudad descuidada y gris, pasó a ser una ciudad verde y nueva a raíz de la inauguración del museo, que dio un lavado de cara a la estética de Bilbao y se convirtió en su símbolo, a parte de lo que ha aportado económicamente. Desde el casco viejo hasta el nuevo San Mamés, pasando por el Guggenheim mientras se bordea la ría hay un paseo muy bonito.

Gastronómicamente las dos provincias tienen joyas. En Bilbao destacarían Azurmendi y Etxebarri por encima de todos, aunque no están en la capital. En el centro brillan Mina, Mugarra, Zarate, Etxanobe y Nerua (para quien le guste).

Etxanobe, del chef Fernando Canales, tiene 1 estrella Michelín desde hace muchos años y está situado en la última planta del palacio de congresos, el Euskalduna para los locales. La carta mezcla cocina tradicional (puedes pedir croquetas, un plato de jamón o merluza frita) junto con elaboraciones mas modernas.

El restaurante tiene bastante capacidad y está dividido en dos espacios, la sala, de tonos blancos, y la terraza. Si hace buen día es obligatorio comer en la terraza.

El servicio es de lo mas amable. Me recordó a las camareras de Zuberoa, mujeres ya entradas en años pero súper profesionales y que te hacen sentir como en casa.

Una cosa que me gusta de Etxanobe es las distintas opciones de menús, entre otros uno en el que escoges cinco platos de la carta a tu elección, aunque como siempre nosotros pedimos el menú mas largo, aquí basado casi exclusivamente en productos del mar.

Empezamos con el típico paripé de los restaurantes estrellados, sardinas de lata (si, de lata) convertidas en un trampatojo de PINTALABIOS. El sabor es tal cual os lo imagináis.

Seguimos con otro aperitivo mas apetitoso, el FOIE-LIMOTXO, un homenaje al kalimotxo que consiste en una mousse de foie con una gelatina de vino y cola. Muy bueno.

El primer plato es el mejor del menú. Si tenéis la oportunidad de ir y vais a la carta o escogiendo el menú de libre elección es obligatorio. Se trata del AJOBLANCO DE TRUFA Y GAMBA, la típica crema de ajo y almendra donde sustituyen el ajo por trufa blanca. Bocado que se torna excelso cuando coges gamba en la cucharada. Textura y sabor.

Otro plato muy bueno es el TXANGURRO DE GAMBA BLANCA acompañado de un gel hecho con las cabezas del crustaceo. Sabor potente.

El siguiente pase fue el mas flojo en mi opinión. Se trata del BOMBÓN DE SALMÓN con aguacate y arroz crujiente. Buen sabor pero no sorprende.

A continuación nos sirven el plato mas famoso de Etxanobe, la LASAÑA DE ANCHOA. Una crema de tomate con anchoas marinadas sobre pasta fresca y un toque de pimiento del piquillo. Muy buen plato.

Sigue alto el nivel con el RAGOUT DE VIEIRA, sabor a mar en una vieira de tamaño importante con plancton y alga codium acompañada de tres salsas (plancton, albahaca y espárrago).

Hacemos un parón de platos modernos para probar unas buenas COCOCHAS A LA BRASA. Acompaña una cebolla caramelizada que sobra absolutamente.

El mismo pescado pero en otra elaboración es el siguiente pase, MERLUZA en el punto perfecto de cocción con olivas y sobre una sopa de guisantes.

Terminamos los pescados con otro de los platos memorables del menú, el sencillo ATÚN CON SUMAC, Unos jugosos cortes con sumac, una especia libanesa con un sabor totalmente cítrico que casa muy bien con el pescado.

En este menú solo hay una carne, unos muslitos de PICHÓN cocinados a baja temperatura que hay que comer con la mano. La carne está tiernísima y se va deslizando por el hueso sin ningún esfuerzo. Acompaña una tosta con su paté con un sabor mucho mas intenso. Platazo también.

Terminamos con dos postres. En primer lugar el CAPRICHO DE HINOJO FRESA Y TOMATE, que es el típico postre fresco y ligero que ponen en los menús largos que te ayuda a bajar un poco la comida. En segundo lugar NARANJA CON NITROGENO LÍQUIDO, una crema cocinada brevemente en el nitrógeno por el mismo Fernando en la mesa que queda crujiente y fría por fuera. Bien, pero ninguno de los dos postres es especial.

En definitiva como he titulado, cocina basada en el producto y la tradición muy bien ejecutada, y con muy poco paripé, que siempre existe en este tipo de restaurantes pero que no molesta si tiene apenas protagonismo y no sobresale con respecto al sabor de los platos. Pagamos 110€ por persona con vino por copas, ya que no todo el mundo quería.

Yanzoo

No había oído jamás lo del SUMAC. Estupenda reseña

9 de noviembre de 2016

Miss Migas

Qué bueno, gracias por compartirlo Adreid. Te habíamos echado de menos.

9 de noviembre de 2016

Adreid.

Gracias eum y miss!

Alguien sabe como puedo recuperar el top11??

9 de noviembre de 2016

fresandco

Amigo mío, Welcome back!!!!

10 de noviembre de 2016

Adreid.

Gracias!

11 de noviembre de 2016

15/04/2014

La perfección

Etxanobe es el sitio donde no te equivocas. Lo pagas, pero no te equivocas.

Lo he visitado dos veces. En la primera pedimos el Menú Gastronómico, que funciona como deberían funcionar todos los menús en un mundo ideal: escoges cinco platos de la carta y un postre a tu elección (69 + iva). Un gustazo para zampabollos como yo.

La segunda pedí el menú de otoño, algo más barato y rápidamente vino Fernando Canales, con una sonrisa de oreja a oreja a redirigirnos al menú Gastronómico, y no pudimos decirle que no.

La lasaña fría de anchoas es un auténtico espectáculo, las habitas con yema, directamente las mejores que he probado en mi vida. Los postres interesantísimos.

En mi primera visita me asustó un poco un entrante que servían sobre una caja de madera con un agujero por el que salía vapor de hielo seco, que no tenía más sentido que dar la nota. Afortunadamente, cuando empezaron a sacar platos se me quitó la tontería.

Diría que, junto a Diverxo y Arola Gastro, es de los mejores restaurantes de España (que yo conozca). Volveré y volveré :)

30/01/2015

Increible Experiencia

Bueno poco mas que no diga todo el mundo experiencia increíble , tomamos el menú del chef. 88+IVA

Lo que menos me gusto fue el atún.. ahi pincho un poco.

Lo demás una experiencia para los sentidos.

08/11/2013

Nunca defrauda, uno de los mejores de Bilbao

Han sido varias las veces que he acudido a este restaurante y jamás me ha defraudado. Increíble tanto la textura como la combinación de sabores.

Diría que todos tienen algo en común y es la sequedad de los diferentes jefes de sala que nos ha tocado aunque eso si, siempre muy atentos y serviciales. Restaurante sobrio y de gran recomendación. Entre una cosa y otra, siempre me dejo unos 135€ por cabeza. Repetiría siempre que pudiera.

18/09/2012

ALTA COCINA A PRECIO RAZONABLE

15.09.2012 Comida tres personas y un bebé.

Me recomendó este sitio un amigo, muy fan de los programas de cocina de Fernando Canales, y allá que fuimos el pasado sábado.

• Local: Ubicado en la tercera planta del Palacio Euskalduna, junto a la renovada ría de Bilbao, el restaurante tiene unas vistas sobre la ría y sobre la ciudad maravillosas, siempre y cuando te ofrezcan una mesa junto a los ventanales o, si el tiempo lo permite, en la terraza. No fue el caso dado que muy probablemente el hecho de ir con un bebé y un cochecito condicionó que nos asignaran la mesa de la entrada del restaurante, junto a la barra. Se trata de un local elegante, con grandes mesas redondas, mantelería blanca y decoración clásica con telas en los techos. Algunos elementos modernos como lámparas o decoración minimalista en las mesas.

• Servicio: Nos recibió una de las jefas de sala, de carácter algo seco pero atento. Nos ofrecieron una trona para la pequeña, por lo que el cochecito lo retiraron. El camarero nos explicó algunos platos fuera de carta y en qué consistía el menú degustación (que optamos por él) y el menú gastronómico (elegir 5 platos de la carta). La única crítica que podría reseñar es que el agua la sirvieron del tiempo a pesar de pedirla fría y en un momento dado tuvimos que servirnos vino nosotros mismos.

• Pan: Ofrecen varios tipos de pan, con semillas, integral, normal, etc.

• Vino: Elegimos un Ostatu Selección 2008, vino crianza de Rioja-Alavesa del que no teníamos referencias pero que resultó bueno.

• Comida: Nos decantamos por el menú degustación, que empezó con dos aperitivos: Tomate líquido con aceite y parmesano y ensaladita griega. La cosa prometía. El menú degustación consistía en 5 platos diferentes elegidos por el Chef, a saber:

o Tartar de gambas con salsa de lemongrass.
o Lasaña fría de anchoas en sopa de tomate natural.
o Crema de hongos y cigalita asada.
o Lomos de merluza con jugo de mojojones y azafrán.
o Canelones de pularda y foie con pasta wonton.

Estaba todo realmente bueno. Las mezclas de sabores, originales y novedosas para mi, así como las presentaciones de los platos estuvieron muy a la altura de una estrella Michelin. De quedarme con algo, quizá el tartar de gambas y el canelón de pularda. Bueno, y la crema de boletus con la cigalita.. en fin.. ¡todo!

• Postres: Podíamos elegir cualquier postre excepto la Crema de naranja con nitrógeno líquido y dulce de leche, por lo que nos decantamos por estos tres:

o Cuajada ahumada de oveja con yema de mango.
o Cremoso de chocolate y aroma de naranja.
o Mousse de tres chocolates (chocolatissimo).

Ciertamente los postres están muy centrados en el chocolate, pero como soy un amante incondicional de la cuajada, mi decisión estuvo clara.. y acerté.. Absolutamente genial y original la presentación a modo de “huevo frito”. ¡Y de sabor impecable!

• Café: Buen café, sin embargo el sistema (original) de azucararlo mediante una especie de cuchara de madera con el azúcar cristalizado en un extremo no resulta muy práctico dado que no endulza demasiado.

• Calidad/Precio: Además de la comida, esto es lo mejor del restaurante. Un estrella Michelín, en un lugar excepcional de Bilbao por 75 € persona me parece algo bastante razonable.

Puntos fuertes: Sin duda la cocina, original, creativa, sorprendente y magníficamente presentada.

Puntos débiles: quizá el servicio es lo que menos me llamó la atención y que debieran cuidar más.

06/03/2013

Bastante más que mejor restaurante de Bilbao

Visitado el 21/03/09

Pretendía titular este comentario como "el mejor de Bilbao", pero lo consideraba un atrevimiento ya que, al fin y al cabo, únicamente he estado en Bilbao 2 veces y sólo conozco 2 restaurantes. Sin embargo, leyendo el resto de las opiniones, decido lanzarme, y si los de Bilbao opinan que es el mejor, yo no voy a discrepar. Es más, voy a ir más lejos y voy a decir que para mi este es uno de los mejores restaurantes que he conocido.

A los logros del marketing hay que recocerle sus méritos: si a cualquier persona simpatizante con el mundo de la gastronomía le nombras las palabras "Arzak" y "Berasategui" dirán al menos que les suena, que son cocineros famosos y que son de San Sebastián. Si preguntas a las mismas personas por "Etxnobe" o "Fernado Canales", del primero te dirán que es un actor famoso y del segundo, que no tienen ni idea de quién es. Pues señores, estamos ante un restaurante de altísimo nivel que, en mi modesta opinión, poco o nada tiene que envidiar a los citados de 3 estrellas michelín.

Lo primero que impacta de este restaurante es la sala: moderna, luminosa, de tonos claros, con un espectacular mural en una de sus paredes, suelo de madera clara; incluso el techo está originalmente decorado. Con mantelería y vajilla a tono, el resultado es una de las salas más agradables que conozco, atendida por un servicio femenino correcto y profesional.

Y en una sala así, el complemento perfecto ha de ser por obligación una comida al mismo nivel y esta desde luego no defrauda. Al contrario: lasaña de anchoas y tomate, foie, vizcaina de callos y cocochas de bacalao con canela, todo tan exquisito como su nombre sugiere.

¿ Y el precio por esta cena maravillosa ? 70 eur por cabeza, algo así como la tercera parte de los más mediáticos de Sanse.

10/04/2011

One of the best in town!

Un buen sítio en el que disfrutar de una muy buena comida 1.0 y divertiese con algún que otro experimento mas prescindible. La verdad es que la experiencia merece la pena. No perderse la Lasaña de Anchoas. Es mi plato preferido.

Joselu Blanco

Nueva visita y una vez mas genial.Esta vez fuimos con varios amigos y creo que todos disfrutaron un montón, hasta la mas difícil. La opción del menú gastronómico está muy bien. Se eligen cinco platos de la carta y además postre por 69 €. Si te gustan los caracoles, en Etxanobe hacen los mejores caracoles a la bizkaina que puedas probar.

10 de abril de 2011

19/08/2012

Muy bueno

Ayer comimos en el Etxanobe. Elegimos el menu gastronomico,: 5 platos a elegir de la carta y postre, nos gusto esta opcion. Todos los platos muy buenos, especialmente el arroz cremoso , las cigalitas y el bacalao a la brasa. La atencion del equipo inmejorable. Aunque es caro ya estoy pensando en volver.

24/07/2011

¡¡¡ I M P R E S I O N A N T E !!! , Sin duda es el mejor restaurante de Bilbao con diferencia y de los mejores de Vizcaya.

Pocos resaurantes quedan en los que todo este perfecto, el local, la atencion del personal, la vajilla, cristaleria y ¡Como no!, la comida.

El precio es elevado, pero esta a nivel del servicio y la calidad que ofrecen y en competencia con otros resaurantes de nivel similar. Cuando vas a un sitio asi, ya sabes en que precios te mueves.

Hemos ido varias veces a este restaurante y siempre mantienen la misma calidad y atencion.

NO perderse la famosa Lasaña de antxoas, las Cigalitas con verduras y la Merluza frita con pimientos rojos (plato simple donde los haya, pero realmente impresionante).

Restaurante totalmente recomendable, donde siempre sales satisfecho.

Gracias a Fernando Canales y su equipo por hacernos felices, espero que sigan en esta linea durante muchos años.

09/11/2010

Número uno en Bilbao

Sin duda alguna el mejor restaurante de Bilbao. Fernando Canales no es sólo un cocinero de televisión, también da bien de comer, en serio, cualquiera de sus platos serían el plato estrella en otro restaurante. No se puede uno perder la lasaña de anchoa, los huevos poché, las sencillas croquetas o el pastel de Josefina Maguregui. El sltio es también ideal, en lo alto del Palacio Euskalduna, con vistas a la ría y a medio Bilbao, lástima que no siempre haga buen tiempo para poder cenar en su terraza. Y el servicio no sólo es impecable y el que se le requiere a un sitio de tanta categoría, además no son gente estirada y tienen un trato muy personal amable con el cliente. La relación calidad-precio es buena, pero hay que tener en cuenta lo alto del listón, o sea, que hay que rascarse el bolsillo pero bien.

02/03/2009

Un 10

Sinceramente uno de los mejores restaurantes donde he comido en los últimos años. Absolutamente todo buenísimo, un sitio muy agradable y cómodo, silencioso, tranquilo y con unas vistas impresionantes.

Un carpaccio de cigalas sencillamente impresionante, una merluza con pimientos rojos buenísima, roast beef de vieiras, huevos poche con riñones y foie... en fin todo muy muy bueno. Es difícil encontrar un sitio donde todos los platos estén a una altura tan buena. Por algo tiene una estrella michelín, claro ;)

Tiene una terraza que en verano debe ser impresionante por lo que nos contaron, con vistas a la ría. Ahora estaba cerrada, pero tenía una pinta muy buena.

No sé el precio porque me inivitaron, pero debe rondar los 60-80€.

En fin, para mi gusto de lo mejorcito de Bilbao, hacía tiempo que no comía tan bien. Un 10.

26/02/2009

Uno de los mejores, si no el mejor, de Bilbao

En la tercera planta del edificio del Palacio Euskalduna está uno de los mejores restaurantes de Bilbao, con una estrella michelin.

La sala tiene unas vistas realmente impresionantes. Son mesas cómodas, enormes y bien separadas unas de otras. No noté que hubiese humo en ningún momento. Un sitio habitual para comidas de negocios o celebraciones. Espectacular el carpaccio de cigalas (19 euros) y la merluza frita con pimientos rojos (39 euros). Puedes pedir medias raciones de casi todos los platos, un buen sitio para compartir platos. Me invitaron así que no sé por cuanto sale pero debe de andar por los 70 euros. Para darse un buen homenaje.

Manteles y servilletas de tela.

27/11/2008

Impresionante

Por todos es sabido lo bien que se come en Bilbao, pero el Etxanobe, con una estrella Michelin, se sale del mapa. El menú es una fusión de ingredientes tradicionales vascos con cocina moderna deconstructivista, con cuajadas imposibles y anchoas que forman una lasaña sin pasta.

He comido Carpaccio de cigalas con vinagreta de bacon ahumado, Lasaña fría de anchoas en sopa de tomate, Lomo de atún rojo a la brasa, Rulo de cordero deshuesado con su molleja y Crema fría de avellana tostada. A cuál más rico, aunque las raciones eran algo pequeñas (menos mal que era un menú degustación). Vi en otras mesas el paté y tenía una pinta impresionante.

El servicio está bien, es atento, pero tiene fallos que llaman la atención en un restaurante de su categoría, como que sirvan el vino de un modo que acaban salpicando un poco (por cierto, qué selección de vinos blancos más buena) o se olvidan del café que les has pedido o no están pendientes de si te quedas sin pan... Aún así, un sitio genial para ir a dejarse el dinero, porque se come increiblemente bien.