Restaurante Europa Decó

Ordenar por:

relevancia fecha

11/04/2014

Fernando Encinar lo descubrió en junio de 2007

original, muy rico y también muy caro

El restaurante del hotel Urban está en la planta de entrada, a la izquierda. Es un espacio precioso, siguiendo la linea étnico-minimalista del resto del hotel. El servicio es atento, rápido y eficaz. La carta es relativamente corta y formada por platos a medio camino entre tradicionales (pan tomaca) y propuestas muy originales de platos de siempre (pescado a la plancha).

Lo único que no está solucionado es el tema del ruido. Puede ser insoportable intentar mantener una conversación porque la reverberación de las conversaciones es tan fuerte que acabas con la cabeza como un bombo. Aparte de esta incomodidad, el sitio es un acierto: zona de no fumadores, servilletas de tela, una oferta de panes como en pocos sitios he visto, una atención constante a la reposición de bebida y panes... todo estupendo

La materia prima es fantástica. He probado el jamón serrano y un tartar de atún de los mejores de Madrid. Y me recomendaron un plato sencillamente sensacional: variado de pescados a la plancha, que consiste en pequeños trozos de muchos tipos de pescados cocinados a la plancha.

El postre de leche merengada es riquísimo. De precios no sabría calcularlo porque iba invitado pero debe salir por más de 60 euros.

cruz

Sí reservas a través de El Tenedor la cuenta se reduce a la mitad, tal cuál y te dan exactamente lo mismo que sí reservas tu ;-)

29 de abril de 2014

20/06/2014

Comida creativa en un ambiente chic

Por una regla escrita que llevo impresa en mi código genético, por lo general “no me gusta comer en restaurantes ubicados en hoteles”. No me preguntes porqué, pero simplemente no me resulta atractivo.

Quizás el último que pisé fue Sant Celoni y siendo justos me dio muchos motivos para volver (si no el mejor, uno de los 3 mejores restaurantes de Madrid) ya que la experiencia fue realmente agradable y culinariamente de mucho nivel.

Europá Decó no es Sant Celoni. Tampoco pienso que sea un Top 10 (Sant Celoni, Club Allard, Diverxo, Viridiana, Ramón Freixa,..) de la restauración madrileña como lo sitúan en algunos foros gastronómicos, pero si me parece un buen restaurante, con una decoración muy atractiva y una galería de platos bien resueltos. Sin duda ocuparía un meritorio lugar a continuación de los 10 primeros mejores restaurantes de Madrid.

Leer más en... calandria.es/europa-deco

19/02/2014

Buena cocina pero le falta algo. No entusiasma.

Después de la marcha de Joaquín Felipe, no habíamos vuelto por aquí, por ello, hemos hecho una visita para comprobar el estado actual de su cocina.

Hemos encontrado la sala bien atendida, un personal muy amable, muy pendiente de las mesas, un buen nivel de profesionalidad.

La cocina, en cambio, es una cocina con pretensiones, con algunos buenos detalles, pero que en su conjunto no entusiasma, le falta continuidad, le falta enganchar y crear la expectativa acerca del siguiente plato.

Nada que ver con la rotundidad y creatividad de los platos que degustamos aquí en su anterior etapa.

Nos recibieron con un aperitivo consistente en una porción de empanadilla criolla con un salsa de soja gelatinizada. Sin ninguna gracia, se podía comer simplemente.

De primeros para compartir:

- Croquetas de ibérico con lágrimas de pimentón: Crujiente exterior, con sabor a ibérico, pero interior ni líquido, ni cremoso, más bien apelmazadas.

- Vieiras escabechadas con salsa romescu y caviar de aceite: Plato, con diferencia, el mejor de la comida. Ración escasa pero muy bueno. Excelente.

Como principales:

- Arroz meloso de bacalao con alcachofas y boletus edulis: Racion generosa, más bien seco, y muy escaso de sabor. Prescindible.

- Lomo de bacalao ahumado con Amanita cesária y Enoki: Plato que no entusiasma, bacalao crudo y con exceso de sal.

- Rape envuelto en papada ibérica y jugo ahumado: Plato con pretensiones, no tengo claro que la unión de la papada con el rape sea la unión ideal, el sabor del rape estaba desaparecido.

De postres:

- Coulant (Crema de café y helado de vainilla): Bien de textura y sabor.

- Arroz con leche texturizado: Espuma de arroz con leche, esponjoso bañado con almíbar de canela y helado de limón. Buen postre, original, presentación, contrastes de sabores. Bien.

- Sex on the Beach. Original nombre, se compone de un gel de arándanos, helado de sanguina y vodka. No acabo de entender la relación de esos componentes con un sex on the beach, siempre pensé que para esa acción hacían falta otros componentes, pero debo reconocer que estaba bueno, francamente bueno.

Un Pirineos Gewürztraminer de Somontano, unos cafés y unos petit fours ponen fin a esta comida.

09/06/2015

está bien

La comida está buena pero no es el mejor restaurante donde se pueda comer sushi en Madrid

24/02/2012

Hoy me apetece hablaros de uno de los sitios que más me gustan de Madrid, el hotel Urban. Seguro que más de uno de vosotros lo tiene en su lista marcado en amarillo fosforito como sitio ultra chic y no os equivocais. Abrió sus puertas en mayo del 2004 y desde entonces no ha hecho más que consolidarse como uno de los hoteles más exclusivos de Europa, con un estilo vanguardista y de diseño que, personalmente, prefiero a otros de súper lujo pero más tradicionales –que también tienen su encanto, no lo niego...

Sigue leyendo en tictactable.com/tictacnews/restaurante-europa-deco-glass-bar-hotel-u...

25/01/2012

Restaurante ideal para una cena romántica: luz ténue, buenísima carta, mejor atención, zona privilegiada para comenzar o terminar el plan dando un paseo,...

Me encantó el tartar de atún, ¡creo que es el mejor que he tomado en mucho tiempo! y buenísimas las migas de foie. El vino que nos propusieron no podía ser más delicioso, y para terminar, de postre, "el éxtasis".

Deseando repetir... y conocer el Glass Bar!!! Sólo me lo impide el precio, unos 70€/persona. Aunque hay menús degustación "cerrados", había algunos platos en la carta que me llamaban muchísimo la atención y no me quise quedar sin probarlos.

07/03/2010

Sin hacer ruido.

Situado en pleno centro de Madrid, en la planta baja del Hotel Urban, con una entrada desde el propio hotel y otra independiente desde la calle.

Está considerado uno de los mejores restaurantes de la capital, sin el ruido mediático de otros. Cocina seria, técnica, con los toques justos de creatividad. Buen producto.

Con la actual crisis han ajustado los precios de los menús (el menú degustación gastronómico vale ahora 50 euros), y ofrece distintas opciones para comer por un precio bastante razonable para la calidad que se ofrece.

Uno de los aspectos más interesantes son las jornadas gastronómicas que de vez en cuando organiza alrededor de determinados productos, como el bacalao, el atún (una de las grandes especialidades de Joaquín Felipe) o el cerdo ibérico.

Nosotros nos acercamos para probar el menú dedicado al cerdo ibérico, que se pudo degustar hasta finales de Febrero de 2010.

El local es amplio, luminoso, con grandes cristaleras, decorado muy al estilo neoyorkino, con colores cálidos. Muy agradable aunque algunas sillas sean un poco incómodas.

Servicio amable, atento y profesional. El único fallo fue que el vino no llegó hasta después del primer entrante (algo que no debería suceder en restaurantes de este nivel).

Después de una tapa (maki de sardina con guacamole), entramos directamente a la degustación de los productos ibéricos: como aperitivo, tomamos un poco de Jamón ibérico con pan tumaca (correcto), que nos habría sabido mejor si el vino hubiese llegado a su debido tiempo.
Como entrantes, dos de los mejores platos, el “Tonato de ibérico”, una especie de vitelo tonato en el que, en vez de ternera, las láminas son de de carne de cerdo con salsa de atún y anchoas, apio y alcaparras (muy rico). Y el Bocata de presa paleta en un adobo de cítricos con salsa de chiles (una combinación tan equilibrada como sabrosa).

De principales nos pusieron la Sopa cahuela, un caldo muy ligero con castañuelas y puré del hígado del cerdo (el hígado aportaba una untuosidad muy agradable al plato que, aun así, fue el que menos nos llamó la atención del menú). Siguieron las Lágrimas de cerdo ibérico (la carne que hay entre las costillas,) al humo de sarmiento, acompañadas con tomate confitado al aroma de jerez (suculento). Y para cerrar la parte salada, unas excelentes Carrilleras del cerdo con uvas al pedro ximénez y mostaza, que se podían comer sin cuchillo de lo tiernas que estaban.

Como postre, un Hojaldre hecho con manteca de ibérico, con cabello de ángel (uno de los mejores que hayamos probado, con un suave toque de limón) y helado. Estaba bueno pero tampoco llamaba mucho la atención.

Carta de vinos con buena selección pero precios bastante desorbitados.

Ambiente muy diverso: parejas jóvenes, clientes del hotel, famosos (Modesto Lomba y Jesús de Pozo aquella noche), ejecutivos. Se estaba a gusto, sin rigideces ni estiramientos.

Dos menús degustación (50 E. c/u), una botella de La Vicalanda (35 E), dos cafés y una botella de agua, 142 Euros.

LO QUE MÁS NOS GUSTÓ
-La capacidad de crear un menú monográfico sin que resulte pesado ni fatigoso.
-El local tiene una decoración muy moderna y agradable.

LO QUE MENOS NOS GUSTÓ
-El precio de los vinos no está en consonancia con el de la comida.
-Algunos fallos en el servicio del vino, que no deberían darse en un restaurante que pretende estar en la élite.

13/06/2010

No acaba de convencer

29/05/2010 Nueva visita
Tomamos 3 medias raciones para empezar:
La armonía del atún rojo: plato clásico de este restaurante con el atún presentado de diferentes maneras.
Ensaladilla y ensalada de berberechos, que no fueron platos para el recuerdo.
Como principales:
Tataki de lomo de atún: bueno pero con demasiados germinados de soja, que, de haberlos tomado, hubiesen anulado el sabor del atún.
Cordero ecológico, presentado como un kebab. Original, sabroso aunque algo seco.
De postre, chocolat urban.
Para beber tomamos champagne Alain Graillot.
La cuenta 165,72 los dos.
Un buen restaurante pero hay opciones mejores.
***************************************************************************************
Restaurante con bonita decoración (como el resto del hotel Urban), buen servicio y buena comida, pero no sé muy bien por qué, no me acaba de convencer.
En esta última visita pudimos probar
la armonía del atún rojo, un plato muy rico compuesto por diferentes cortes del atún rojo tipo sashimi
arroz meloso con bogavante, muy sabroso
virutas de foie con PX, nada del otro mundo
Lomos de cordero confitados, bueno sin más
raviolis de manzana con helado de té negro.

Sin muchas ganas de volver, de momento.
Mejor ir directamente al Glass Bar.

23/09/2010

Restaurante de hotel muy bonito, elegante y moderno.
Servicio muy bueno y atento.
Nosotros estuvimos 6 personas por lo que nos ha permitido probar muchos platos, de entrantes, virutas de foie con PX, Carpaccio de Vieiras, armonía de atún, tartar de atun rojo etc... todo estaba muy bueno, la presentación del plato un poco sencilla pero la calidad de la materia prima nos lo hacía olvidar, todo esto acompañado de un Finca ValleGarcía Viognier, bueno pero no perfecto. De Plato principal hemos pedido carillera de iberico, solomillo, atun rojo etc... todo acompañado de un magnifico Clio de Bodegas Nido + postres (lo mas normalito y sencillo de la carta)
Chocolate con miga y azahar, strudel...
Total 90 euros/ persona, el sitio es caro pero pienso realmente que merece la pena porque no he visto ninguna nota desagradable o ningún plato que no nos haya gustado mucho.
Espero poder repetir!

25/08/2010

Seguramente de lo mejor de Madrid

Joaquín Felipe realiza día a día algo extraordinario. La comida además de creativa es espectacular. El buen hacer de todo el equipo hacen que empezando por el servicio, la comida, incluso con la realización de un menú con precios razonables para épocas de crisis en las que no bajan la calidad es para quitarse el sombrero. Bien por esta apuesta de calidad relación precio. Aparcacoches - Parking -Zona fumadores
También medias raciones

04/07/2011

Genial!!

Ubicado en uno de los mejores hoteles de la capital, con un local de estilo moderno y acogedor. Se come fenomenal (siendo el atún uno de sus puntos fuertes) y con un servicio impecable. Además tiene unos menús muy competitivos. Muy recomendable. Comer sale por unos 75€ por persona.

21/08/2007

comida creativa

Uno de los mejores restaurantes por la zona de Las Cortes. El servicio es lo mejor: impecable, amables y muy atentos. La comida, para ser creativa, está sabrosa y no se puede decir que peque de escasa. El sitio es muy agradable, bien iluminado, sin humos y con mobiliario de diseño contemporaneo. En resumen, un sitio estupendo si te gusta la comida creativa. Eso sí, sale por unos 70-80 euros.

Las servilletas de tela, pero para un restaurante de esta categoría se echa a faltar un buen mantel de tela. Eso de comer encima de la mesa sin mantel le quita un poco de clase.

31/01/2011

HiperFashion

Correcto, pero me esperaba más. También es verdad que era un menú especial para el Gastrofestival, y puede que no sea su mejor carta de presentación.

16/09/2007

un restaurante estupendo

un marco incomparable para una cocina de grandes vuelos. estupendas cocciones‚ especialmente de las verduras. maravilloso bacalao. el servicio impecable gracias a su jefe de sala Paco Patón. prepara el bolsillo....