Restaurante Gambrinus

Ordenar por:

relevancia fecha

26/11/2016

Un clásico. Se come bien y con un servicio muy atento. Algún detalle un poco rancio

10/11/2010

De lo mejor de Lisboa

Es fácil de encontrar. En el centro. En una calle super turística. El único restaurante que no tiene a la puerta nadie invitándote a entrar. Lógico. No lo necesitan.

Uno de los mejores restaurantes de Lisboa y con méritos merecidos. La decoración es algo antigua, como de parador franquista, con sillas repujadas en cuero y lucernarios de hierro. El servicio, señores de chaquetilla blanca, te lleva a otra época cuando los camareros trataban a todo el mundo de usted. Tienen una barra de bar a la entrada y dos salas separadas para fumadores y no-fumadores, que es de agradecer.

La comida, especialmente el marisco, es excepcional. Muchos de los platos los terminan de preparar en la mesa con lo que tiene un aire de show cooking. Me quedaron por probar las filloas que me dicen que son su especialidad. Desde luego un sitio para volver muchas veces.

14/01/2010

cruz lo descubrió en enero de 2010

el mejor de lisboa (para los lisboetas)

me encanta portugal , no cabe duda, desde hace 20 años veraneo aqui y hago mas d una escapada al año, pero decididamente no vengo a comer, aun no entiendo a la gente q hace viajes a portugal para comer, creo q lo he probado todo y aqui como pq hay q comer pero no por placer
el gambrinus es junto con tavares el mejor restaurante d lisboa, d hecho para los lisboetas es el gambrinus, tavares es mas para turistas, aqui la gente entra saludando a todas las mesas, son todos habituales
el tipo d cocina es tradicional y d mercado, la materia prima es excelente, el problema es q todo tiene cierto regusto a mantequilla y q los mariscos y pescados los pasan d punto d coccion tres pueblos y medio, las gambas estaban tan "greladas" q casi ni se pelaban y las almejas habian menguado dos tallas
las carnes son tambien buenisimas pero tiene ese toque d mantequilla...
los postres como en todo el pais, deliciosos, nadie como los portugueses transforma el huevo: ovos moles, cremas, natas, trouxas d ovos, crestas....
el servicio es d 10, profesional, amable, relajado, emplatan con gran maestria todo delante del comensal
muy buena la copa d porto seco q me ofrecieron como aperitivo
el sitio es del todo recomendable
para llegar, situarse d frente al teatro nacional en el rossio y coger la calle q sale por detras a la derecha, portas d s.anton, en la acera d la izquierda es el cuarto negocio, creo, es el unico restaurante d la calle sin cazaturistas
el precio medio es d 50€